The World of the Creative Dreams
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El Guardian del tiempo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: El Guardian del tiempo   Sáb Ago 16, 2008 2:49 pm




Bueno esta es una que me salio luego de ver una película. Realmente no estaba totalmente en mi 100% de inspiración así que espero que les guste este pequeñito que hice en honor al cumpleaños de nuestro Ave Fénix <como me encanta esa ave mitológica> jejeje, bueno nos vemos...

Espero sea de su agrado y espero sus comentarios...





El Guardian del Tiempo


Leyenda

Escenas en negritas – recuerdos
Escenas en cursivas – recuerdos dentro de un recuerdo
*o* *o* - Cambio de escena

¿Has sentido alguna vez lo que es sentir tu corazón sangrar hasta morir?

¿Han visto alguna vez el miedo en los ojos de la persona mas aman en esta tierra?…

Y lo peor de todo…

¿Han sentido ese dolor como propio, sin poder hacer nada para evitarlo?…

Si lo haz sentido tal vez puedas comprender mi sentir en este momento, mi desilusión y mi rebeldía hacia la diosa que alguna vez jure proteger.

Si, haz leído bien, alguna vez jure proteger a una diosa que hoy, ante nuestros ojos, dejo morir a nuestro amigo.

Mi nombre es Ikki y hasta el día de hoy fui el caballero de bronce del Fénix y fiel sirviente de la Diosa Athena, quien protege este planeta de todo mal…

Mal que nuestro amigo, según Athena, llevaba dentro por cuestiones de raza…

En estos anos de servicio a la diosa fui testigo de muchas cosas en esta vida. Presencia muertes, si muchas muertes, pero ninguna me afecto tanto como la de mi amante y amor de mi vida…

Hyoga, Caballero de Bronce del cisne…

El cielo esa noche se encontraba en una de las fases mas tranquilas que podía sentir cualquier huérfano que viviera en ese orfanato. Luego de las largas hornadas de entrenamiento, almuerzo, mas entrenamiento de distintas clases al fin teniamos la oportunidad de descansar.

- Una estrella fugaz

Comento al momento de ver una estela dorada traspasar el cielo de un lado a otro. Mas cual fue su sorpresa al ver como algo aterrizaba con gran estruendo en las cercanías del orfanato.

Su curiosidad pudo mas que su cautela así que se acerco al lugar. Allí encontró todo lo vivo hecho cenizas, la tierra casi toda esparcida hacia los lados, obviamente algo había caído con gran velocidad y al chocar con la tierra había dejado esa gran marca. Siguió caminata, hasta toparse no con lo que el imaginaba, tal vez una nave espacial con un extraterrestre verde y con antenas en la cabeza.

No de ningún modo…

En el suelo se encontró a un niño rubio, de tez clara y completamente desnudo inconciente. Se acerco a él como hipnotizado, se arrodillo a su lado y lo cubrió con su abrigo.

Y allí se sentó a esperar a la mañana…

Sus ojos en ningún momento se cerraron, a pesar del cansancio y el sueno continuo, mas bien recorría el cuerpo desnudo del menor en sus brazos imaginándose de que mundo podría venir y por que entre tantos lugar fue a caer allí…

Pero mas que nada sin darse cuenta, en ese mismo día, a esa misma hora se enamoro de ese rostro que admiraba con curiosidad…


Cualquiera que hubiera estado conmigo en ese momento habría jurado que me había vuelto loco. Pero me lo lleve al orfanato donde lo recibieron con los brazos abiertos.

No se si fue el que nos quisiéramos como hermanos o el que siempre terminábamos felices lo que hizo que el se sintiera segura a nuestro lado y eso ayudo a que eso que yo sintiera al conocerlo que me dio tanto miedo no se volviera a repetir.

Así fuimos creciendo, pero mientras mas crecíamos mas se notaba en sus ojos, en su actuar, en su hablar… en fin, algo malo había en el y yo me negaba a creerlo…

Lo que puede hacer el amor no??

Para todos Ikki del fénix era muchas cosas, rebelde, testaduro, guapo, deseado y mal humorado hasta mas no poder, pero entre todas estas cosas esas personas jamás imaginaron encontrar entre ellas también la cualidad de guardar secretos…

Mis ojos observaban recientemente el caminar nervioso del caballero de los hielos.

- lo que es la vida, hace 10 años estuviste en mis brazos moribundo

Pensé, pero sabiendo que el escucharía mis pensamiento. Y dicho y hecho, apenas pensara esto lo vi voltearse hacia mi con esos ojos azul celeste que desde hace muchos anos me tenían en su poder irremediablemente enamorado.

Sus ojos se encontraron con los míos.

Lo vio sonreírme y volverse al balcón, miro su reloj suspiro derrotado y se volteo nuevamente y dirigirse a donde yo estaba sentado para luego sentarse a mi lado.

- ¿por que le huyes a la luz solar?
- por que me quema la piel

Fue su simple respuesta. Resople al verlo recostarse de mi brazo y cerrar los ojos, allí donde estábamos podía sentirse el calor del sol.

me levante del sofá, ocasionando que Hyoga me mirara con curiosidad y yo mire mientras lo tomaba en brazos sintiendo claramente como su cosmos helado se adentraba en mi cuerpo, pero esto no me importo como el quejido salido de sus labios cuando un destello del sol salido de un espejo que tenia Saori pegara en su hombro derecho.

Esta nos miro con una sonrisa de victoria, luego se retiro como mismo apareciera.

Yo mire a Hyoga quien se sostenía el hombro en el momento que veía como su mano se empapaba de sangre…

Lo hizo a propósito

Me dijo sin saber que estaba en un total acierto.

Unas semanas mas tarde vimos nuestras pesadillas comenzar a hacerse realidad

Saori reunió a todos los caballeros que había en ese momento viviendo en la mansión, los de bronce y algunos de oro, con el pretexto de que un mal que todos debíamos identificar al momento se encontraba entre nosotros…

Que rabia me dio cuando miro a Hyoga con una sonrisa de victoria, demostrándole que ella ya había ganado. Pero el coraje pasó a ser miedo cuando sentí un aire asfixiante comenzar a rodear el ambiente…

La muy tonta había despertado el poder dormido dentro de Hyoga ¿¿o eso era lo que quería??

- Un Guardián (pregunte sintiéndome temblar de pies a cabeza)
- y que es eso? (pregunto Shun sintiendo mi estremecimiento)

Esta vez Saori solo nos miro a Hyoga y a mí con una sonrisa que disfrazaba sus verdaderas intenciones.

- Un Guardián es un ente del tiempo que tiene el poder de matar o de dar la vida. Pero segado por el odio o por el dolor puede llegar a ser muy peligroso…

En ese momento un recuerdo vino a mi mente


Caminaba por los pasillos mirando en cada alcoba buscando al culpable de mi actual angustia…

- donde te metiste Hyoga

Entonces recordé que a esas horas este solía ir al patio trasero a calmar sus poderes, a liberar su tensión física al intentar retenerlos en su interior lo cual acababa haciendo peor el que explotara en su interior.

Me pare en la puerta del patio mirando ese poder ensimismado. No era la primera vez que lo veía, pero no acababa de acostumbrarme a ver algo tan bello parecer a la vez algo tan peligroso.

La arena volaba a su alrededor, formando una delgada barrera a su alrededor, sin poderlo evitar me acerqué a el y este al mirarme volteo el rostro hacia al frente. Allí solo se veían plantas muertas, árboles secos y cuerpos de personas muertas por todos lados…

Ahí si abrí los ojos como platos. Lo sostuve cuando este se tambaleo y cayo en mis brazos inconciente… jamás olvidaría sus palabras ante mi pregunta…

- se lo merecían…


Mi mano sostuvo la de Hyoga debajo de la mesa, un mal presentimiento comenzaba a crecer en mi interior.

- La mayoría pueden pasar fácilmente como una persona normal. Su raza se caracteriza (lo mira directamente a los ojos) por ser rubios y de ojos claros…

Los cristales estallaron y las cortinas se prendieron en fuego. Los chicos se levantaron azorados y yo abrace a Hyoga diciéndole palabras en el oído que yo sabia lo calmarían mientras miraba a Saori con la mirada mas horripilante y aterradora que poseía, pero esta solo me miraba sonriente…

Ya solos me dijo…

- Es un monstruo y tú lo amas, me das asco…
- Mas asco me da aquella que no habla de frente sino que se esconde tras estupidas reuniones…

Ella se levanto molesta y me dijo amenazante

Quieres que sea directa, tu así lo haz querido fénix

Y salio del salón con el cosmos destilando a su caminar…


Ese día, y los siguientes vimos nuestras pesadilla comenzó a hacerse realidad y yo vi imponente como solo podía gritar, llorar y suplicar en vano…

Me despertaron los gritos de Hyoga abajo, los gritos desesperados de Shun y la discusión de Shiryu con los guardias… pero lo que me saco de mis casillas fue la histérica risa de Saori sobre todo lo demás…

- ¡¡¡¡Suéltenlo!!!!

Apenas me escucharon los guardias me sostuvieron y yo luche, luche, y luche desesperadamente mientras veía como Hyoga era arrastrado por los guardias al exterior donde claramente seria acusado públicamente como traidor, por culpa de una estupida razón, su raza…

- Viste lo que hizo (me dijo con una gran sonrisa) sabes de lo que es capaz y así lo quieres ayudar (me mira con desprecio) ¿por que?
- ¡¡¡¡Por que lo amor!!!! ¡¡¡¡Mas de lo que tu podrás amar en tu retorcida vida!!!!

Una cachetada en mi mejilla y el sonido del golpe terminaron por descontrolar a Hyoga, su poder exploto calcinando a los guardias que lo jalaban al exterior, a los caballeros de bronce que solo se reían a carcajadas, quemando en el trayecto las cortinas de la casa y miro a Saori con la peor de sus miradas, esta solo lo miro dejándolo inconciente con el poder de Nike…

- ¡¡¡¡Lo vez!!!! Es un monstruo
- y tu eres una zorra

Intente aferrarla con los brazos, pero los guardias que aun quedaban me sujetaron

- Tócale un pelo y será tu último día…


Los meses que siguieron fueron los mas largos de mi vida, cada día lo veía ser maltratado y humillado. Pero me dio alegría también el ver que no solo yo luchaba por su libertad, sino también mis compañeros de armas, Aioria de Leo, mi maestro, Shaka de Virgo, maestro de mi hermano Shun, Dohko de Libra maestro de Shiryu y Camus de Acuario maestro de Hyoga también luchaban diariamente por conseguir la libertad de nuestro amigo…

Lastima que todo fuera en vano…

- ¡¡¡¡Queeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!
- ¡¡¡¡Por queeeeeeeeeeeeeeee!!!!
- ¡¡¡¡Esto es una injusticia!!!!
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Liberenlo!!!!!!!!!!!!!!!!!

Fueron los gritos que se oyeron cuando fue sentenciado a la muerte por unas muertes que solo ocasiono defendiendo su vida y la mía.

Pero ni las lágrimas de su maestro lograron cambiar el veredicto del consejo.

*o* *o*

Entre en el calabozo en donde lo tenían cautivo y lo vi encadenado a la pared, de rodillas en el suelo y con el rostro Lelio de sangre eso si me hizo pensar lo peor

- Hyoga

Este levanto la cabeza y unos ojos negros como la noche me miraron. Lo abrace a lo cual este me devolvió el abrazo.

- Ikki

Lo mire, este me abrazo con mas desesperación mientras me decía

- te puedo dar lo que mas atesoro en mi vida y que no quiero que muera conmigo

Eso me llego al alma

- estas encinta

Este asintió, a lo cual yo lo abrace besándolo contento…

- claro lo que tu quieras…

Este me sonrió, coloco sus manos en mi cabeza y al momento de su poder destilar de su interior sentí una corriente recorrer desde mi cabeza a mis pies y subir hasta ubicarse en mi vientre.

- Ahora mi especia no morirá conmigo

Me dijo besándome y abrazándose a mí. Allí pasamos la última noche juntos.

*o* *o*

Entre la multitud de la gente pude ver claramente como Hyoga era ejecutado como un vil traído, sin serlo. Y con cada uno de sus gritos mi mente se llenaba de mas y mas rencor, pero en mi cabeza solo se veía la palabra

“venganza”

6 años mas tarde

Me detuve frente al santuario con mi hija sostenida de mi mano. Me pare frente a una de las paredes que daba a ella, coloque la columna con mi mano y mi hija me imito.

Una grieta se veía en el lugar donde mi hija y yo habíamos colocado la mano en cuestión de minutos esta se extendió por todo el santuario, las paredes comenzaron a caerse, los suelos a desprenderse y las columnas a caer al suelo con gran estrépito.

Detrás de mi se pararon los muchachos ahora convertidos en Guardianes al igual que yo y mi hija, con ellos sus respectivos maestros y Camus quien tomo a mi niña en brazos.

Nos quedamos allí mirando como se consumía el santuario en miles de pedazos, quedando a los varios minutos, reducido a cenizas.

Una manita se aferro a mi hombro y al voltearme me encontré con mi rubia hija y sus celestes ojos mirándome desde los brazos de Camus…

- por que les mataste papa
- Se lo merecían
- ¿Por que?

En mi mente me traslade en el preciso momento en que yo le preguntaba exactamente lo mismo a Hyoga y yo le respondí lo mismo que el me dijera esa tarde…

Por que nadie merece morir, todos tienen un destino en el mundo y nadi, absolutamente nadie tiene derecho a truncarlo

Sus ojos destellaron entendiendo la lección. Camus lanzo un polvo al aire, abriendo el portal por el cual viajaríamos de ahora en adelante como los Guardianes que éramos.
[img]

_________________


Última edición por Solmarie, The Dark Angel el Lun Sep 01, 2008 9:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: El Guardian del Tiempo   Lun Sep 01, 2008 5:02 pm

Renuncia o Disclaimer: Los Personajes que aqui salen no me pertenecen, le pertenecen *lamentablemente para mi* a Kurumada, por lo tanto yo no saco nada de esto *solo divertirme un rato haciendoles sufrir, jejeje*

Resumen: Bueno esta es la historia del oneshot anterior. Hyoga viene del futuro, sin que nadie se entere, tal vez solo Ikki.

¿Su mision? evitar que Saory Kido o Athenea, Protectora de la Tierra *y mi principal victima* destruya a la unica raza en este planeta capaz de evitar catastrofes que arrasarian con la raza humana... comenzando por su propia familia claro esta...

¿Su destino? Ser el amor mas grande en la vida de un pajarraco alado que daria la vida por el

¿su final? Averiguenlo en la historia *lero lero creyeron que lo iba a decir jejeje*


Pareja: Ikki & Hyoga * mi favorita de bronce* Camus & Milo * Mi pareja favorita de Oro* y otras que se me ocurran *como Shaka & Shun siacaso jejeje*


Clasificación: ummmm... mayor de 17 creo que sera suficiente *si algun capitulo cambia de clasificacion yo les aviso jijiji*


Advertencias: Lemon, violencia, sufrimiento y amooooooooor *mmm eso no es una advertencia jejeje* Violacion...



Capitulo 1
El viaje al pasado


El cielo era recubierto por destellos plateados, estos a su vez eran obsequiados por las estrellas en su mas bella melodía de dolor y tristeza en esa noche de desesperación para un pueblo al verse aniquilado.

Una joven corría por las veredas de un bosque desesperadamente intentando proteger lo que mas quería con su vida. Un pequeño que corría detrás de él con el miedo reflejado en su infantil rostro. Sus pasos los llevaron hasta el borde de un lago de bellas y cristalinas aguas, de frondosos árboles y rocosas estructuras. Sobre las aguas sobresalió una cabecita de pelaje rojo y unos cristalinos ojos que los miraron interrogantes, los mismos que segundos después miraron hacia atrás haciéndole saber a la joven que el tiempo se acababa y que debía ser rápida.

La joven se giro hacia el niño, se arrodillo frente a este quitándose el rosario que portara en su cuello luego lo miro, le sonrió atrayéndolo hacia ella y le coloco el mismo al pequeño en el cuello diciéndole...

- Esto te protegerá a ti y a tus seres queridos, de seres como los que viste hoy Yasex... cuídate mucho hermano (mira a la sirena, la cual le sonríe) Lixa te conseguirá un lugar donde puedas vivir lo suficiente como para defenderte de ellos y repoblar esta parte del planeta tierra con nuestra raza nuevamente.

Con un último beso la joven le entrego en brazos de la sirena, quien le sostuvo con fuerza adentrándose en las aguas con el niño. Juntos entraron por un pasadizo cubierto de perlas preciosas hasta toparse con la entrada a un templo oculto...

Reconociendo el lugar Yasex salio del agua y se acerco a la pared frente a el, coloco su mano sobre la misma en el preciso momento en que una voz femenino detrás de el le hizo pegar un brinco de miedo...

- Así que tu eres el heredero de esa cosa

Yasex se volteo con cautela solo para encontrarse con la violeta mirada de la joven delante de el. La imponente joven portando un conjunto de pantalón de cuero negra y camisa de seda, de tirantes dejando al descubierto la mayor parte de sus senos, también negra al igual que sus elegantes botas, en su mano derecha esta portaba un báculo de oro que destello amenazante al sentir el amenazante cambio en el niño frente a ella...

- Que quiere ya mato a toda mi familia

fue su aterrada respuesta, ante esta la joven solo sonrió con desden, se acerco a el levantándole el rostro le miro expectante.

- Sabes que te pareces mucho a tu padre no? (le sonríe con cinismo) sus mismos ojos cristalinos, su misma piel morena y su mismo cosmos amenazante...

Detrás de ella se distinguió un destello dorado que le impacto en la espalda a la joven lanzándola contra una de las paredes de la cueva. Levantándose con una cara de pocos amigos la joven se giro con enfado encontrándose con un joven de cabellos y ojos castaños que le miraba con odio...

- Se supone que debes proteger a este planeta y a todas las criaturas que en el habitan...
- Si eso hago

El solo sonrió con verdadero cinismo, mientras se acercaba a Yasex, lo tomaba por una de sus lastimadas manos con sumo cuidado y lo alejaba de la joven.

- A mi lo que me parece es que solo quieres asesinar a este niño por que su padre se negó a estar contigo Athena...
- ¿¿Y que si así fuera?? (Le dijo ella con verdadero odio)

El collar en el cuello de Yasex comenzó a brillar intensamente, frente a el y al hombre se formo un portal de color rojo en forma de espejo, en este se pudo ver exactamente el mismo lugar en el que estaban, pero en una tranquilidad mucho mas intensa que en ese lugar en el que se encontraba. El joven se paro frente a el mientras le indicaba que entrara en el portal con rapidez.

- Pero...
- Debes irte y advertir a los demás de lo que ocurrirá
- Pero...
- ¡¡¡Yasex vete de una vez!!! y busca en el pasado a los santos de bronce ellos te ayudaran

Al ver que Yasex dudaba el joven lo empujo haciéndolo caer en el portal, la joven al ver esto grito con enojo haciendo destellar su báculo en el proceso, el intenso brillo que impacto sobre el joven lo asesino al instante, cayendo su cuerpo segundos después sin vida en el suelo.

Esta se paro frente al cuerpo sin vida, uno de los caballeros que en su vida fue uno de los mas guapos de su época, uno de los mas queridos, pero también era envidiado por muchos. La joven lo miro con una maldad inquebrantable...

- Lo encontrare donde quiera que este... para eso tengo los próximos 1o años, lo encontrare en el pasado donde ustedes, traidores a la justicia, lo enviaron tratando de salvar la vida de una escoria que tuvo uno de sus compañeros.

Un grito proveniente del susto provocado por un chapoteo que la empapo salio de los labios de la joven a la vez que se volteaba solo para encontrar en el agua a una sirena rubia y de ojos azules que le miraba con odio en sus pupilas, la joven sonrió con ímpetu...

- Tu eres la madre de esa cosa, con razón las sirenas no se lo comieron vivo cuando la traidora del camaleón lo entrego a tu compañera.

el báculo destello, lo que ocasiono que la sirena saltara al agua y nadara hacia fuera de la cueva con sus compañeras, entre túneles, pasadizos y mas túneles la joven salio de la montaña que protegía el refugio de las sirenas del planeta tierra para luego desaparecer con una gran sonrisa de victoria...

- Te encontrare mocoso, no tendrás tu legado, primero te mato a ti y a quienes te protegen también...

XXXXXXXXXX

Unos ojos azules miraban en dirección a la cama que hace unos minutos dejara su hermano intentando no despertarlo. enarco una ceja cuando no lo vio volver en unos minutos como otras veces, así que preocupado se levanto de la cama, salio de la alcoba donde dormían solo para encontrar a su hermano parado en la puerta de la alcoba mirando hacia la oscuridad que se iba formando en el lugar.

- Parece como si se comieran la luz...
- Vámonos, venga

le dijo corriendo a la alcoba para despertar a sus compañeros, mas su hermano se quedo donde mismo estaba al creer ver en medio de esa oscuridad la figura de una joven que le miro con los ojos mas violetas que jamás hubiera visto, escucho a su hermano gritar dentro de la alcoba mientras los cristales se rompían y las paredes comenzaban a caer...

- Que rayos pasa aquí

esos ojos azules lo miraron esta vez como si se tratara de un desconocido, la joven delante de el solo sonrió mientras se inclinaba frente al niño de ojos verdes y retrocedía respetuosamente hasta desaparecer. tras su partida todo volvió a ser como antes...

- ¡¡¡Shun!!!

Ese grito lleno la estancia, seguido de todos aquellos que se encontraban en su alcoba cuando este cayó en brazos de su hermano inconsciente y con quemaduras en las mejillas... mas bien parecía como si alguien le hubiera sujetado el rostro y quemado las mejillas intencionalmente....

Horas mas tarde los mismo niños se encontraban en vela cuidando del pequeño quien se encontraba ardido en fiebre.

- Que se supone que esta diciendo...

Le pregunto un niño de cabellos castaños que le miro preocupado

- No se Seiya, pero lo que haya sido ya se fue todo esta tranquilo
- Pero mira a tu hermano!!! (le grito desesperado)

Esos ojos azules le miraron esta vez intensamente.

- Mi hermano es muy lejos de lo que ustedes creen, no es tan débil como creen ya lo verán...

Mas que sus palabras, fue la convicción de estas lo que convenció a sus compañeros... La tan segura certeza de que este se recuraría y en unos cuantos días se encontraría con ellos jugando, riendo y bromeando como si nada hubiera ocurrido.

Una luz brillante los segó a todos por unos minutos. Seguido de una estela plateada que cruzo el negro firmamento estrellado ante la asombrada mirada de todos, este fue a estrellarse a kilómetros del lugar.

- Ikki ¿¿a donde vas??
- Que no haz visto eso voy a ver que fue eso

Una mano se coloco sobre su hombro y sus ojos se fijaron en unos ojos azules que le miraban con curiosidad.

- Ten cuidado al salir Ikki, que no te vean y sea lo que sea, ten cuidado con lo que sea que halla caído en ese meteorito...
- Gracias lo tendré...

Poco sabían esos cuatro niños que su vida cambiarían esa noche. pues el destino había predispuesto que la tierra seria protegida, no por la diosa que años mas adelante jurarían proteger, para que así esta pudiera proteger la tierra, sino por ellos mismo al proteger tal vez a la única persona que conocía los secretos ocultos en lo mas profundo de los terrenos humanos para salvar el futuro de la raza humana.



Dudas, quejas y gritos me los envian a moon.white.wolf@hotmail.com o bien me pueden dejar un comentario mas abajito... cheers lol!

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 167852
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Mar Sep 02, 2008 11:53 pm

aqui esta bien?? o mas abajito??

wuaaa lo subisteeee que bonitoooo n.n

siii

snif malos le qauemaron los cachetes a shuni-chan snif

jaja ikki se va a topar con el amor de su vida?? sii le caera del cielo?? siiiii??? n.n
Volver arriba Ir abajo
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Capitulo 2   Miér Sep 03, 2008 8:46 am

Capitulo 2
El dios guardián para el guardián del portal


Ikki veía todo el lugar con la boca abierta y con los ojos abiertos como platos. Los edificios convertidos en escombros, las plantas echas cenizas, los cuerpos que ahí se encontraban reducidos a los huesos, pero lo que si le llamo la atención fue que delante de el comenzaba a formarse lo que parecía ser un cráter enorme.

Guiado por la curiosidad Ikki se acerco al inicio del cráter solo para encontrarse en el interior a un niño de su edad cubierto de polvo y arena. Llevado por el miedo Ikki se acerco a el y al voltearlo se encontró con unos dorados cabellos que cayeron sobre su regazo y un moreno cuerpo que se aferro a el mientras un desgarrador grito salía de sus labios, tras esto Ikki sintió como sus piernas se humedecían, ahí si se aterro, estaba herido...

Lo levanto del suelo consiguiendo únicamente que este gritara con mas desaparición y se aferrara a la espalda de Ikki enterrando sus colmillos en su piel, por lo que fue a Ikki a quien le toco esta vez soltar un grito y por instinto sus manos dejaron caer su carga al suelo y se alejo de este aterrado.

Desde su ubicación Ikki pudo ver claramente la razón de los gritos, una viga sobresaliente del suelo enterrada en el abdomen del pequeño. Se acerco nuevamente, le tomo por la barbilla y lo obligo a mirarlo, unos ojos azul celeste le devolvieron la mirada.

- No te voy a lastimar, pero debo sacarte de aquí o podrías desangrarte...
- ¿¿Fénix??

Ikki lo miro sin entender, pero solo se limito a sostenerlo por debajo de las caderas con una mano y con la otra jalarlo como pudo por sus hombros, para finalmente y con un grito de parte del pequeño frente a el lograr sacar la viga de su cuerpo y abrazarlo esperando a que se calmara.

- ¿¿Como es que estas aquí?? ¿¿que sucedió??
- No me preguntes algo que no me creerías de respondértelo

Ikki solo le sonrió, se levanto aun con el en brazos, quien dio un respingo por el brusco movimiento, mas no se quejo. Así se dirigió a lo que podía llamar hogar.

Cualquiera que hubiera estado con Ikki en ese momento habría jurado que se había vuelto loco. Mas sin importarle lo dicho por nadie lo llevo al orfanato donde lo recibieron con los brazos abiertos.

No sabia bien si fue el que se quisiéran como hermanos o el que siempre terminában felices lo que hizo que el se sintiera seguro a lado suyo, pero eso ayudo a que eso que Ikki sintiera al conocerlo, que le dio tanto miedo, no se volviera a repetir.

Los siguientes días los compañeros de cuarto de Ikki, en conjunto a este mismo, se dedicaron a cuidar de su nuevo amigo, como también evitar que sus superiores se dieran cuenta de su presencia en el orfanato.

Mas nada puede pasar inadvertido para la orden de Athena… y mas cuando esta buscaba al recién llegado…

- ¿¿Te sientes mejor??

Su mirada se dirigió a la puerta en donde se encontró con un sonriente Ikki que traía una bolsa con alimentos, que ellos mismos habían recolectado con las pocas monedas que poseían. Una sonrisa de confianza apareció en el rostro del pequeño a la vez que asentía sentándose en la cama para recibir los alimentos.

Ikki le fue ofreciendo las cosas y este las fue comiendo con ansiedad.

La puerta se abrió y por ella entraron sus compañeros de cuarto junto a dos niñas mas. Una de cabellos y ojos azulados que le sonrió con sincera felicidad, a su lado venia una niña de cabellos y ojos violetas que le sonrió de manera forzada.

La tensión creció enseguida entre Yasex y la niña, a quien le presentaron como Saory Kido, nieta del dueño del orfanato.

Tras ellos apareció un anciano de blancos cabellos y ojos miel, que miro al niño en la cama con algo de recelo. Luego miro a los demás y se abrió paso hacia la cama en donde unos ojos azules no le quitaban la vista de encima

- ¿¿Y tu quien eres? ¿¿Y como llegaste aquí sin que me diera cuenta?

El pequeño trago con dificultad, por lo que este se sentó a su lado y le levanto el rostro para fijar su mirada en sus ojos directamente.

- ¿¿Como te llamas?

Ahí Yasex miro a Ikki pidiendo ayuda, a lo cual Mitsumasa miro a Ikki interrogante, este le dijo el primer nombre que se le ocurrió…

- Hyoga, señor

Mitsumasa enarco una ceja

- ¿Y por que no me respondió el?
- Por que no habla nuestro idioma, es ruso

Fue su simple respuesta y esta pareció complacer al anciano por que este se levanto de la cama y sonriendo con simpatía a este se acerco a la puerta jalando a su nieta con el mientras dejaba a los niños solos en la alcoba…

Ya solos se dirigió directamente a su nieta

- Te quiero lejos de ese niño Saory, es peligroso
- ¿Por que abuelo?
- Solo obedéceme hija, y no te acerques a el

Poco sabia el anciano la obsesión que había iniciado en el corazón de la pequeña, quien asintió únicamente por complacerle, mas en su cabecita de 10 años le comenzó una curiosidad que mas adelante arruinaría tal vez muchas vidas tras encontrar la resistencia de quien seria una gran ayuda para el planeta entero…

XXXXX

- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Hera!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ese grito retumbo por todo el palacio hasta llegar a oídos de su hermosa esposa, quien sonrió levantándose para ir a el.

La joven diosa de cabellos dorados se presento ante la presencia de su majestad el dios de dioses, Zeus, con su mas provocativa tunica y su mas hermosa sonrisa.

Esto provoco que la ira de su esposo se calmara un 50% bajándole también en el proceso el volumen de voz que emplearía ante su enfado…

- Es verdad que sabias de ese cambio en el trayecto de la historia y dejaste que ocurriera…

La diosa le sonrió con cariño acercándose a el para sentarse en su regazo y luego de darle un beso le dijo…

- Un guardián es un guardián en el tiempo que sea amor, y nuestra prioridad ahora es que su vida no peligre y si para eso debo cambiar la historia y sus relaciones también lo hare…

Un cariñoso gesto en su nariz le hizo sonreír para luego escuchar las palabras de su esposa…

- Además ni tu mismo pudiste con Athena en el pasado, tal vez creciendo entre los caballeros mas poderosos nuestro guardián pueda defenderse cuando llegue el momento o no cree mi rey…
- Si, tienes razón
- Ahora puedes llamar a Ares, mi rey

El dios solo hizo un movimiento de su mano y segundos mas tarde se encontraba parado frente a Ares, Dios de la Guerra, quien miro a sus dioses regentes, Hera ahora sentada en su respectivo sitio por supuesto.

- Ares, Dios de las Guerras divinas hoy te encomendaremos una misión que espero seas capaz de cumplir pase lo que pase, el precio no es demasiado alto sin muertes hijo mío, pues la meta las requerirá de seguro…

El joven dios le sonrió de forma maliciosa, en sus ojos se reflejo el cruel destino de millones de personas que morirán prontamente de manera cruenta. Personas que deberían pagar por poner siquiera sus manos sobre el pensamiento de matar a otro ser humano.

- Estoy a sus servicios padre, ¿en que le puedo ayudar querida madre?

Les dijo respetuosamente. Ante esta pregunta el dios dirigió una mirada a su esposa, quien se levanto, se acerco a su hijo y le hizo levantarse. Para acto seguido acercarse al pozo del destino para mostrarle unas imágenes que el joven vio con horror.

- ¿Esa no es la familia de guardianes del tiempo madre?? (le pregunta dolido)
- Si hijo, y ese niño huérfano solo en un tiempo que no conoce necesita del protector de su familia al menos hasta que controle su poder correctamente…

Esta vez la rojiza mirada, ahora penetrante, se dirigió a su padre.

- ¿Y como harán eso??
- Déjale eso a las parcas hijo, estas ya tienen sus instrucciones sobre ese hecho
- Pero padre, para despertar ese poder Hyoga deberá matar a un humano y a su edad no es prudente, podría oscurecerse su espíritu
- Demasiada preocupación para tu mente hijo, ya te dije que todo esta planeado y tu madre y yo lo vigilaremos de cerca… nada malo le sucederá créeme que no…

El dios guerrero suspiro mirando la imagen del pequeño sonriéndole a Ikki mientras este le contaba un chiste que le saco una verdadera carcajada de felicidad al niño…

- Hijo, no deberé decirte que…
- Ya lo se madre… le doy mi palabra de que nunca se enterara de la verdad…

Y ante sus padres desapareció dejando a su paso una estela de color rojo sangre… El primer paso estaba dado todo lo demás dependía de su joven hijo y de las parcas…

- “Ojala todo salga bien esta vez o mi hijo morirá de amor”
- Increíble un dios enamorado de un mortal…
- Sabes que Ares no le faltara a Milo de Escorpión amor, aun cuando lo vea reflejado en los ojos de su hijo… lo ama demasiado como para causarle ese daño…




Bueno pues aqui les dejo el segundo capitulo esperando que sea de su agrado jejeje

:::Terror:::: Muerte a saori siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! (echando a correr tras Athenea con un hacha mas grande que el) Muerte a saori!!!!! (Fue su grito de Guerra pasando frente a sus compañeras las demas musas que le miraban sonrientes... luego mira hacia aca con una sonrisa) Hasta el proximo capitulo (y siguio persiguiendo a saori con el hacha mientras las otras musas se despedian con la mano) hasta el proximo capitulo...

:::Solmarie::: byes... los espero... lol!

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 167852
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Jue Sep 04, 2008 1:05 pm

ikki bautizo a hyoga!! qeu chidoooo


jaja ikki eres genial!! eres de respuesta rapida!!

mitsumasa algo sospecha jaja y le proibio a la loca acercarse, no pienza que asi le aumenta la curiosidad??

mal echo muy mal echo.... jaja

miloooo y ares... y zeus y heraa

wuaaa ya salieron muchos personajes jaja, ares deve cuidar a hyoga, pero hyoga tiene quien lo cuide n.n
Volver arriba Ir abajo
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Jue Sep 04, 2008 1:54 pm

Capitulo 3
Demeter, Diosa protectora de la tierra


- ¿¿Demeter??

La diosa del matrimonio entro en la humilde cabaña en medio del bosque que poseía la diosa de la tierra, como solían llamarle los dioses superiores.

La diosa le sonrió con entusiasmo al recibir su visita en su humilde hogar. Mas no estaría tan feliz de saber para que acudía a sus dominios la diosa del olimpo.

- A que debo su visita mi señora
- Necesitamos que proveas tu protección a un niño que será el guardián del tiempo…

Eso tomo por sorpresa a la diosa, quien mas sorprendida aun derramo el contenido de su taza en el suelo cuando esta choco contra el mismo, rompiendo la fina porcelana en el proceso.

- Y eso por que?
- Cosas de Athena, tu sabes??
- (Le mira molesta) Deberían ponerle un alto Hera, esa niña fue muy mal educada y ahora esta afectando a la tierra con sus niñerías.
- (Suspira) Ya lo se Demeter y eso es lo que mas temo…

XXXXXXXXX

Risas se escuchaban en todo el salón.

Cuatro niños sentados en el suelo, mientras el quinto se encontraba en medio del circulo con una esfera de color negro que se fue extendiendo por todo el salón formando la estela nocturna…

La ultima que viera antes de ser enviado a esa época.

Un gran “Ohhhh” fue la frase dicha al unísono. Al ver el destello de la constelación de acuario y la de Escorpión al unirse y convertirse en una, mas para cinco niños nada significaba ese echo, pues que podrían saber ellos que ese echo significaba que una nueva vida acababa de consumarse a miles de kilómetros de distancia…

- Creo que ya es suficiente por hoy Hyoga, vamos a la cama chicos.

Y con una queja en común los cuatro chicos se levantaron del suelo y se encaminaron a la alcoba donde dormían seguidos del mayor, quien acallaba sus protestas con duros golpes que les hacia brincar con dolor.

A la mañana siguiente Hyoga y Ikki se encontraban en la alcoba charlando. Mientras mas reía el pequeño mas fría se ponía la alcoba, por lo que Ikki procedió a colocarse un abrigo, pues sabia que era algo que su amigo aun no controlaba como quisiera que fuese.

Estando en el baño cambiándose por algo mas abrigador la puerta se abrió y por ella entro un joven de cabellos dorados y ojos azules que le sonrió a los dos niños. Mas la sorpresa se hizo mas grande para Ikki al ver como la cuchara que en ese momento tenia Hyoga en la mano comiendo un flan que le había comprado Ikki con sus ahorros termino por caer en su regazo junto con su contenido.

- ¿¿Estas bien??

Le dijo pasando su mano suavemente frente a sus ojos preocupado. pero su amigo solo podía mirar al joven frente a el apunto de echarse a llorar. El joven dándose cuenta de esto se acerco a ambos niños preocupado, le sonrió y se sentó a su lado obligándole a mirarle.

- ¿Te pasa algo pequeño?

El solo negó con la cabeza, mientras tomaba una servilleta para limpiar el jugo del flan que había caído sobre sus ropas, a lo cual el joven sonrió con mas cariño aun.

- No te preocupes, eso sale perfectamente

El solo le sonrió débilmente y miro hacia otro lado evitando su mirada.

- Bueno pues me retiro, tengo cosas que tratar con el dueño del orfanato

Ahora si Yasex se aterro y por consecuencia de esto su cosmos exploto tan dorado como lo era el cosmos del caballero frente a el.

- Calma, no diré nada de que estas aquí.

Luego le dedico una preciosa sonrisa, se levanto, salio de la alcoba y afuera se encontró con uno de sus compañeros. Este le miro con verdadero interés

- Es el?
- Si, procura que Athena no se entere Camus o morirá antes de llegar a tus brazos o a los de Cristal.
- Créeme que no diré nada… yo quiero mas que nadie que ese niño se convierta en un hombre y que no muera como ocurrirá con su padre… con mi escorpión amado…

Shaka le miro con tristeza, lo abrazo mientras le decía sabiendo que esa seria su perdición en esto…

- Yo te aseguro que eso no pasara Camus, primero morimos todos los demás antes que dejar que le toquen un pelo a Milo

Camus solo suspiro angustiado y juntos se dirigieron a la oficina del rector a arreglar todo con el. Esperando que todo fuera como estaba estipulado y no hubieran complicaciones.

XXXXXXXXX

Hyoga caminaba por el jardín sumido en sus recuerdos. Pocos sabían verdaderamente que venia de otro tiempo, otro tiempo donde la tranquilidad que ahora reinaba no era conocida. Donde el miedo y la angustia reinaba en cada familia de Grecia, donde Athena solo aterrorizaba a los demás cuando en un pasado los protegía con vehemencia.

Un suspiro salio de sus labios mientras tomaba una rosa de con sus raíces y las llevaba a sus labios destellando en esta con un intenso color dorado.

Dolorosas imágenes comenzaron a surgir en su cabeza. Entre ellas la ultima vez que viera vivo al hombre que hoy entrara en su alcoba vivo…

*o* *o* *o* *o*

- Llévatelo Milo!!!!
- No, no te dejare para que te maten, tu vienes con nosotros Acuario!!!

Camus de Acuario atrajo a Milo de Escorpión, su amante a escondidas desde que tenia memoria, y le planto un beso de despedida, para luego girarse al niño parado entre ambos, se arrodillo frente a el, le revolvió los dorados mechones en forma de despedida mientras le decía…

- Cuida de ti y tu papa, el es un testaduro así que a ti te tocara el no dejarlo volver…

*o* *o* *o* *o*

Pero que podría hacer un niño en contra de la voluntad de un adulto. O como devolver la vida a ese cuerpo que una vez vibraba de alegría de tan solo tocarlo, como regresar a ese corazón la necesidad por volver a latir, como hacerle entender a ese joven corazón que había otra vida que necesitaba de el con mucha mas desesperación en ese preciso momento…

Sus piernas temblaron sosteniéndose de un árbol, a la vez que mas dolorosas imágenes terminaban por salir de su cautiverio…

*o* *o* *o* *o*

- Quédate aquí y no salgas…

Fueron las palabras de su padre antes de hacerle frente a la joven de violáceos ojos que le miro con asco. La vio acercarse a su padre y asestarle una cachetada que dejo una herida en su mejilla derecha, pero esta fue devuelta con mas fuerza por este…

En ella le dejaba sentir todo su dolor, su desesperación y sus lagrimas de noches tormentosas tras perder a la única persona que le hacia sentirse completo en esa vida…

- Te ofrecí el mundo y preferiste a esa cosa
- Esa cosa como usted le dice gano mas que mi cuerpo señora (le dijo con desden) gano también mi confianza, mi respeto y mi amor…

Una mano levantada en el aire fue lo ultimo que vio antes de verlos desaparecer en una ráfaga de viento, para horas mas tarde ser encontrado por una mujer rubia y de ojos azules que le sonrió mientras le decía

- Te llevare a un lugar seguro…
- Mi papa… June… mi papa, ella…
- Calma, estarás bien, el te prometió que volvería y aunque no pudo cumplirte te estará velando desde el cielo mi cielo y todo estará bien nunca lo dudes.

Y con esa certeza en la mente se dejo cargar por ella esa noche de tormentosa lluvia…

XXXXXXXXX

- ¿¿Al niño ruso??
- Si, quiero llevármelo
- Pero…

Unos papeles cayeron sobre el escritorio, donde se le estipulaba la custodia del pequeño…

- Ahora soy su guardián y puedo hacerle una querella por lo que esta haciendo aquí…

Esas únicas palabras fueron suficientes para llegar a un acuerdo y en la mañana salir con Hyoga hacia el santuario donde era seguro estaría a salvo por los siguientes seis años, para cuando regresara…

A tomar venganza…

Pero ninguno pensó en lo que esa noche ocurriría…



Bueno aqui estoy nuevamente cumpliendo con mi deber, publicando el tercer capitulo, espero les guste

pd. Fliss amiga ya se que Hyoga tendra quien lo cuide, pero Ikki no sera capaz de protegerlo de todos, si de controlar su poder, pero no asi de controlar todo cuanto Hyoga puede hacer...

lol! lol! ahora si, pues nos vemos

besitos, hasta la proxima...

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 167852
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Jue Sep 04, 2008 2:39 pm

que va a pasar?? en la noche pueden pasar muchas cosas

seiya va a mojar la cama??
shun va a tener pesadillas??
ikki pateara a alguien??
shiryu se caera de la cama??

n.n

no ya enserio que planeas malvada!!!

buaa
buaa

una duda que planeas hacerle a mi conejito mosho??!!
Volver arriba Ir abajo
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Sáb Sep 06, 2008 10:13 pm

Capitulo 4
La Muerte de Mitsumasa Kido a manos del Guardián


- ¡¡¡Hyoga ven a jugar!!!

La mirada celeste se dirigió a donde los demás chicos jugaban divertidos un partido de soccer.

- Les daré una pela de seguro así que no
- Demuéstralo, aquí el mejor soy yo (le dijo Ikki desafiante, pero con una gran sonrisa en el rostro)
- “Y quien rayos me enseñó a jugar soccer, el mejor jugador de seguro” después no te quejes Fénix

Ikki le miro extrañado al igual que los demás…

- ¿Por que nos llamas así…?
- ¿Así como? (le mira confundido)
- A mi me llamas Fénix, a Shiryu Dragón, a Shun Andrómeda y a Seiya Pegaso… ¿por que?

Hyoga palideció, miro hacia el suelo pensando en una excusa y se encogió de hombros para luego decirle

- No se simplemente me acostumbraron a decirles así…
- ¿Quien te acostumbro? (le pregunta Shiryu) hablas como si nos conocieras de años y llevas solo una semana aquí con nosotros (termino por decirle)
- “Digno de un Libra” (pensó Hyoga fastidiado) no me hagan preguntas que no me creerían de responderles por favor, ya lo sabrán a su tiempo.

Ikki se sentó a su lado con una sonrisa de malicia, por lo que Hyoga lo miro con una cara de curiosidad. Cuando Ikki ponía esa cara era por que algo planeaba o estaba por hacer.

- Deacuerdo no te preguntaremos mas si juegas un partido con nosotros y nos demuestras que tan bien juegas, “ruso”

Hyoga enarco una ceja cuando el le dijo así, mas no dijo nada. Simplemente les sonrió con la misma sonrisa que Ikki pusiera minutos antes y les dijo un “si, pero después no se quejen” y se levanto para seguir a Ikki al centro del parque donde jugaban.

Ikki se quedo prácticamente con la boca abierta cuando Hyoga le leyó el pensamiento y le arrebato el balón antes de que se lo lanzara a Shiryu, corriendo entre los niños que allí habían reunidos.

- Algún problema Pato…

Hyoga lo miro incrédulo….

- No se te ocurre nada mejor pajarraco alado

Forcejeando en el césped húmedo. Ikki descalzo y Hyoga aun con tenis no se dieron cuenta que iban directo a un piedra sobresaliente. El talón de Hyoga dio contra la piedra y cayo al suelo llevándose a Ikki en el proceso, quien cayo sobre el en el preciso momento en que comenzaba a llover.

Fue todo como un sueño, El sobre Hyoga, un día de verano lloviendo, a centímetros de su rostro, su cabello húmedo y su ropa mojada pegada a su cuerpo. Esos ojos azules mirándole y esos labios entreabiertos invitándole a besarlos…

Todo fue tan rápido que nisiquiera se dio cuenta de que ocurría.

Un destello dorado sobre su cabello, que Ikki miro sorprendido justo antes de que recibiera una descarga y cayera metros atrás y mirara a Hyoga sorprendido.

- Bueno cada día me sorprendes mas Pato

Y una carcajada general se escucho en el parque, mas ninguno dijo nada de lo ocurrido ese día.

Tampoco de que tuvieron que volver por que Hyoga al parecer tenía un poder eléctrico y lógicamente el agua lo activaba.

XXXXXXXXX

Todos dormían, menos uno…

Hyoga miraba fijamente las estrellas através de una esfera plateada que flotaba frente a el en la cama. En la misma comenzaban a pasar imágenes de épocas venideras, la guerra con el santuario, la posesión de Hilda de Polaris, el ataque de Poseidón y hasta el inminente regreso de Hades, rey del inframundo. Su mirada se dirigió entonces al rostro del menor de todos.

Shun dormía en brazos de su hermano como todas las noches tras tener una pesadilla que pocos sabían se relacionaba con el despertar del dios de los muertos.

Dejo la esfera aun lado proyectando imágenes del futuro mas que nada y miro por la ventana hacia fuera. Cuando deseaba estar en esos momentos con su familia, viviendo con ellos como la familia que eran y que jamás los separaran…

Un suspiro salio de sus labios tras mirar sus manos llenas de cicatrices, los chicos no las veían, no tenían por que, aun no había ese lazo entre ellos. El día que se hicieron verdaderamente amigos, entonces no solo verían las cicatrices sino también otras cosas que el prefería mantener en secreto toda la vida de ser posible.

- Sabía que eras una cosa de esas…

La esfera exploto en el preciso instante en que un alambre se aferraba al cuello de Hyoga y este soltaba un grito de miedo. Una mano tapo su boca en el momento en que sus compañeros se movieron hacia el otro lado para seguir durmiendo.

Aun con su mano sujetando su boca este lo jalo hacia el exterior del edificio hacia otro donde lo esperaban su nieta y un hombre de cabellos castaños y ojos que destellaban en un aura maligna con tan solo fijar sus ojos en el.

Este lo arrastro hacia una de las paredes de donde pendían unas cadenas, las cuales coloco alrededor de sus muñecas y una mordaza ahogaba los siguientes gritos que comenzaron a llegar a su boca y morían en la tela.

- Mi señor déjeme a mi no se manche las manos con su inmunda sangre…

Si deverdad hubiera sabido las consecuencias de sus acciones nisiquiera hubiera estado allí esa noche.

Tomo el látigo con púas con su mano izquierda, mientras en su mano derecha utilizaba un frasco con un liquido rojizo que derramo sobre el niño.

Al instante en que el liquido rozo su piel un grito rasgo el aire. Su cosmos estallo explotando las ventanas de cristal y sacando los tornillos de sus tuercas, dejando caer las ventanas al suelo haciendo estruendo al caer.

XXXXXXXXXX

Un auto se detuvo de golpe antes de girar en la esquina contigua al orfanato. La pareja en el interior se miro angustiada al sentir un cosmos mas poderoso que el de todos ellos, incluso mas poderoso que el de Athenea, despertar de golpe.

- ¿¿Que fue eso??
- Que esperan invitación, muévanse

Ambos hombres se giraron sorprendidos encontrándose con la rojiza mirada del dios de la guerra. Quien le sonrío a Milo dándole un beso en la mejilla como saludo.

- Que mucho haz crecido mi guardián
- ¿¿Ares?? ¿¿Que rayos haces aquí??

Ares solo le sonrío y desapareció de su vista, apareciendo esta vez flotando frente a ellos para luego dirigirse al orfanato dejando tras de si una hilera rojiza que la pareja siguió sin dudar…

- “Que rayos hace el guardián de mi familia en la tierra” fue lo que pensó milo desesperadamente.

XXXXXXXXX

Tatsumi sonrió con malicia mientras arrojaba unas cuantas gotas del liquido en su rostro, a lo cual Hyoga cerro los ojos al contacto… al abrirlos la respiración de Tatsumi se detuvo en su totalidad…

Unos ojos blancos le devolvieron la mirada, mientras los grilletes caían al suelo solos y el suelo comenzaba a llenarse de grietas, polvo… las puertas del salón se abrieron aparatosamente, una atroz ventolera entro en el recinto atrayendo con ella hoja secas que se quedaron en el lugar…

Tatsumi dejo caer el látigo y el frasco al suelo a la vez que intentaba huir sin conseguirlo, pues no había dado ni cinco pasos cuando sintió que era arrojado contra una de las paredes con tanta fuerza que al caer al suelo este se encontraba inconciente.

Los blancos iris se reflejaron en las mieles del señor Kido quien sonrió satisfecho…

- Así que este es el poder de un guardián del tiempo…
- Y desearas jamás haberlo conocido humano insignificante…

Con cada palabra dicha una herida se abría en la piel del señor Kido, una nueva herida que nunca cerraría. Con cada paso que daba sentía mas y mas calor en su interior y con cada una de sus frías miradas su piel se fue consumiendo en su misma avaricia, según las mismas palabras de Hyoga. Cayo al suelo con el rostro consumido por las quemaduras, sus ojos miel se reflejaron en los aterrados ojos de su nieta a quien el pequeño miro, pero nisiquiera con la intención de hacerle nada.

Así que se giro hacia el nuevamente, se arrodillo a su lado se inclino sobre su rostro e inhalando saco de su cuerpo lo ultimo de vida que quedaba en su cuerpo, que se introdujo en su propio cuerpo tomando la forma de un hilillo sumamente fino de color amarillento.

Minutos después Hyoga cayo al suelo aterrado al ver la escena mientras sus manos se dirigían a su rostro y amargas lagrimas recorrían ya sus mejillas en un intento por apaciguar su culpa.

Camus se paro en seco al ver el salón en ruinas, Tatsumi en una esquina inconciente, a Saori Kido hecha un mal de lagrimas sobre el cuerpo sin vida de su abuelo y a su nuevo pupilo acurrucado en una esquina con la cabeza entre las piernas, llorando desgarradoramente.

Camus se acerco a este y lo abrazo, a lo cual el pequeño se aferro a su pecho con desesperación mientras le decía angustiosamente….

- Ayúdeme… no quiero matar gente…
- Te ayudaremos hijo, no volverá a suceder esto así que no te preocupes

Así estuvieron varias horas. Abrazados mientras silenciosas lagrimas continuaban saliendo de sus ojos. Apenas su cosmos se tranquilizo y Hyoga se quedo dormido en sus brazos Camus se levanto del suelo con este en brazos y se dirigió al aeropuerto directamente… ya mas adelante el mismo le mandaría una carta a sus amigos explicándoles lo ocurrido…

Ahora lo mas importante era calmar a su pupilo a controlar esa magia que crecia un poco cada dia y ayudarlo a no renegar de ella, que seria lo primero que haría seguramente.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 167852
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Dom Sep 07, 2008 2:31 am

snif poshis hyoga como sufreeee snif

ikki tarado,tu dormidote y te golpean al futuro conyuge jajaja

shuni tiene pesadillas mengache yo lo abrazo


se murio el vejeteeeeeeeeee shiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

genial!!!!

wuaaaaa

muerto muerto muerto

n.n
Volver arriba Ir abajo
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Miér Sep 10, 2008 4:45 pm

Capitulo 5
Ares se presenta


Camus de Acuario era uno de los hombres mas fríos sobre la faz de la tierra, se dice que solo su pareja, Milo de Escorpión y actual esposo a logrado arrancar de sus labios una sonrisa sincera. Es también uno de los hombres mas poderoso y peligrosos del Santuario de Athena, la mayoría de sus enemigos de tan solo verlo se muere del miedo.

Esa mañana en cambio Camus de Acuario sorprendió a todo sus compañeros al llegar con su esposo Milo de una misión, si eso no fue lo que les sorprendió, sino el niño que venia sostenido firmemente por su mano derecha, una copia exacta de Milo a su edad. Sus rubios cabellos, con ondas, esos ojos azules que derretían a cualquier mujer y ese aire de inocencia que irradiaba cada poro de su ser. Mas de uno abrió la boca sorprendido al momento en que Camus le sonreía a una ocurrencia del pequeño, lo levantaba en brazos y le decía algo al oído provocando una risa elocuente del menor…

Sin duda ese niño cambiaria al gran caballero de los hielos, haciendo que este dejara tal vez de ser El frío caballero de los Hielos, el hombre mas helado sobre la faz de la tierra…

Hyoga miro la casa de Acuario con la boca abierta, mas atrás Camus y Milo lo miraban sonrientes…

- Vamos a entrar para que veas tu alcoba

Hyoga lo miro con un extraño brillo en los ojos

- Una alcoba para mi solo, no tendré que compartirla
- (Le sonríe) No, será para ti solo…
- Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Hyoga entro a la casa gritando emocionado, mas luego de escuchar como esa risa desaparecía de improviso Camus y Milo entraron a la casa preocupados. Encontrando al patriarca de pie en la puerta trasera y a un Hyoga muerto de miedo que se escondió tras Camus…

- Que significa ese niño Camus
- Será mi pupilo señor

El patriarca suspiro molesto, se acerco a Camus jalo a Milo y al niño por consiguiente y miro primero los ojos de Hyoga para luego mirar los de Milo, al verse tan observado de esa manera que solo le hacia temblar de miedo Hyoga comenzó a llorar…

Las paredes comenzaron a agrietarse, el suelo a llenarse de hojas secas y el techo de enredaderas. El patriarca veía el espectáculo estupefacto…

- ¿Y que rayos pasa?
- Es el poder del niño señor, al parecer tiene el poder de la muerte, por eso no me gusta que llore…

Le dijo arrodillándose frente a Hyoga para abrazarlo y decirle al oído con un dulce tono de voz “calma, esta bien, el no quiso asustarte” Hyoga miro al patriarca al rostro, o al menos la mascara que portaba, y se limpio el rostro con las manos para luego sonreírle alegre.

- Bueno, solo falta que lo presentes a sus compañeros Camus
- Me alegra que lo haya aceptado mi señor…

Al momento de irse Camus y Milo hicieron una simple reverencia mientras el patriarca miro a Hyoga con una sonrisa de cariño a la vez que le daba un dulce y le decía…

- Bienvenido seas al Santuario Hyoga

Dos días mas tarde

- Hola

Hyoga se volteo sobre la rama para mirar abajo allí parado se encontró con un joven rubio, con los ojos cerrados, que para sorpresa del joven lo enfocaban directamente, y un punto en la frente…

- ¿¿Como entraste aquí??
- Pues la puerta estaba abierta (le dice apenado) discúlpeme si le moleste, enseguida me retiro

El caballero le sonrío, mientras lo sostenía para que no se cayera del árbol y le dijo

- No me molesta, puedes quedarte si quieres… Camus me dijo que te gusta el campo supongo que por eso te llamo la atención mi jardín

Hyoga asintió feliz. Si en eso tenia razón, desde niño se había criado corriendo libremente por las veredas de los bosques en su época. Riendo y haciendo travesuras con su papa, mientras su padre se ocupaba de prepararles la comida…

Un suspiro salio de los labios del pequeño “era tan distinto conocerlos a ellos desde antes de su nacimiento”

- Bueno yo me retiro, puedes quedarte el tiempo que desees, no eres molestia créeme que no.

Hyoga le sonrío viéndolo alejarse, para unos minutos antes de este cruzar el umbral del bello jardín llamarle, el aludido se volteo y le enfoco aun con los ojos cerrados.

- ¿Como se llama?

Este le sonrío

- Shaka de Virgo
- Pues mucho gusto Shaka de Virgo
- El gusto es mío pequeño, te quedas en tu casa…

Y dicho esto salio del jardín para dirigirse a sus aposentos. Al salir se encontró con un hombre en las sombras, del cual solo se veían sus rojizos ojos. Shaka sonrío, paso delante de el y le dijo…

- Puede entrar a verle mi señor, el niño estará feliz de conocer a su guardián

Y continuo su camino ante la asombrada mirada del dios de la guerra, quien salio de su escondite mirando al caballero alejarse con la boca abierta…

- Es bien precedida tu reputación, tienes el derecho de llamarte reencarnación de buda Shaka de virgo.

En el jardín Hyoga se encontraba sentado sobre la hamaca que se encontraba allí cerca, mirando el jardín en general, el revolotear de las mariposas y sintiendo la brisa acariciar su piel y mover sus cabellos y sus ropas.

Detrás de el se paro Ares, quien se quedo estático al ver esa escena tan mágica, tan odiosamente tentadora. Se paro tras el, bien cerquita a solo centímetros de tocarlo y lo abrazo de improviso lo que le arranco un grito de miedo a Hyoga ocasionando que por el forcejeo que este dio, ambos cayeran al suelo y al verlo Hyoga grito mas aterrado aun.

- Hyoga, cálmate…

Pero este no parecía escucharle

- Yasex, cálmate de una vez

Ahí si se detuvo de golpe mirándolo sorprendido “como sabe mi nombre”, fue su respuesta, Ares solo le sonrío

- Por que no habría de saber el nombre de mi protegido
Hyoga lo miro como si estuviera loco a lo cual Ares le sonrío y le dijo
- Te lo voy a demostrar…

Al momento siguiente se encontraban en el palacio real en el olimpo. Sentados sobre sus tronos se encontraban Zeus y Hera, ella recostada del hombro de su esposo, pero se enderezo con una señal de su mano al momento que aparecía Ares delante suyo.

Una vez delante de sus padres, Ares se postro delante de él hincando una rodilla en el suelo y mirando al suelo, esperando su hablar.

- Ares, Dios de las Guerras divinas hoy te encomendaremos una misión que espero seas capaz de cumplir pase lo que pase, el precio no es demasiado alto sin muertes hijo mío, pues la meta las requerirá de seguro…

El joven dios le sonrió de forma maliciosa, en sus ojos se reflejo el cruel destino de millones de personas que morirán prontamente de manera cruenta. Personas que deberían pagar por poner siquiera sus manos sobre el pensamiento de matar a otro ser humano.

- Estoy a sus servicios padre, en que le puedo ayudar querida madre?

Les dijo respetuosamente. Ante esta pregunta el dios dirigió una mirada a su esposa, quien se levanto, se acerco a su hijo y le hizo levantarse. Para acto seguido acercarse al pozo del destino para mostrarle unas imágenes que el joven vio con horror.

- Esa no es la familia de guardianes del tiempo madre?? (Le pregunta dolido)
- Si hijo, y ese niño huérfano y solo en un tiempo que no conoce necesita del protector de su familia al menos hasta que controle su poder correctamente…

Luego de eso y creyendo que lo que venia no era prudente que lo escuchara un niño de su edad Ares los transporto nuevamente al jardín nuevamente, en donde el niño se sentó en la hamaca donde se encontraba y el se sentaba delante suyo para ver su expresión.

- ¿Entonces debes cuidar de mi?
- Sip (fue su simple respuesta)

Hyoga sintió una furia crecer en su interior, la cual se sintió inmediatamente en el ambiente calido del jardín el cual en cuestión de segundos se vio atacado por una ventisca de nieve que congelaría a todos, pero los dos que allí se encontraban no eran cualquier persona.

- ¿Y por que ahora? (lo mira con los ojos tan blancos como el papel) ¿¿por que no protegiste a mis padres??
- Por que no sabia que habían sido atacados

Esa fue la gota que derramo el vaso

- ¡¡¡COMO QUE NO!!! (Una ráfaga enorme rasgo la tunica del dios, la cual cayó al suelo hecha pedazos) ¡¡¡¡QUE CLASE DE GUARDIÁN ERES!!!!

Tras decir esto Hyoga deseo no haberlo hecho nunca, por que dolorosas imágenes acudieron a su mente…

XXXXXXXX

- ¡¡¡¡QUE CLASE DE GUARDIÁN ERES!!!!
- ¡¡¡CALLATE CAMUS, NO SABES DE LO QUE ESTAS HABLANDO!!!

Trato de irse, mas la mano de Camus en su brazo atrayéndolo hacia le negó ese derecho, apenas Camus le planto un beso de por mas violento, Milo se separo y le dio una cachetada, a lo cual recibió un golpe mas fuerte de parte de Camus que lo envió al suelo…

Desde allí unos ojos azules miraban tristemente a otros zafiros dolidos…

- Para esto querías que me casara contigo, para maltratarme

Camus intento calmarse

- Lo siento, perdóname, es que a veces me desesperas Milo…

Le dijo abrazándolo mientras Milo lloraba en sus brazos su desgracia

- Prométeme que lo protegerás
- Eso no lo dudes amor, el será mi mayor prioridad

XXXXXXXX

Ya mas tranquilo Hyoga miro a Ares, se levanto de la hamaca y se abrazo a el mientras lloraba mas amargamente aun, por lo que Ares solo lo abrazo dejándolo que se desahogara…

- padre, por que dejas que esta criatura sufra de esta manera… (Pensó ares con angustia)
- Ella los matara a todos…

Ares lo miro intrigado

- ¿¿Quien??
- Athena (lo mira) los matara por que intentaran protegerme (y se echo a llorar)

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Vie Sep 12, 2008 9:50 pm

Capitulo 6
El regreso a casa



Todo cuanto amas será destruido por la avaricia de un solo hombre. Aquel al que llamaras “mi amor” será tu pilar en la vida y todas aquellas personas que llamaras de igual manera “seres queridos” serán los sellos para tu poder…

Unas pupilas celestes miraron al cielo aburridas, una y mil veces había escuchado ya esas palabras provenientes de su maestro y una y mil veces el le hacia repetir la clase.

- Hyoga, atiende que ya no eres un niño y no tengo por que llamarte la atención.

Los ojos del muchacho se dirigieron a los ojos del hombre frente a el mientras le indicaba con la mirada que continuara, así que mas seguro que antes este procedió a la próxima fase de la clase que seria algo que el no había visto nunca.

- Levantante…

El obedeció y se coloco frente a su maestro, quien tomo su muñeca con cuidado y hizo un corte lo que provoco un quejido de los labios de Hyoga y un flasheo en sus ojos que hizo sonreír a su maestro.

- Congela todo el suelo en cinco minutos

Hyoga lo miro con la boca abierta…

- ¿¿Pero no me había dicho??
- Se lo que te dije (le mira seriamente) pero ahora serás capaz de saber cuando debes detenerte ¿no crees?
- Si, claro que si

Le dijo esta vez cerrando los ojos y encendiendo su cosmos. Camus se sento sobre la roca mas alta que encontrara en el lugar sabiendo que si el era capaz de hacer, significaba que estaba listo para volver…

~Habla Hyoga~

A mi mente llegaron imágenes del pasado que me impulsaron, no me obligaron a encender mi cosmos en su totalidad. Gritos, llantos y desesperación era lo que escuchaba en mi cabeza.

Una rodilla fue a dar al suelo a la vez que habría los ojos, mi mano derecha rozo la superficie de piedra congelando al instante todo a mi alrededor. Me levante del suelo y camine en línea recta, a cada paso que daba el congelamiento se expandía a tres o cuatro kilómetros a la redonda, me detuve justo frente a la mesa de estudio y tome de allí encima una navaja que rose sobre la palma de mi mano y deje caer una gotas sobre el suelo…

Apenas la sangre toco la superficie de la fina capa de hielo esta brillo por varios segundos y volvió a la normalidad. Echo esto mire a Camus aun con los ojos blancos, a lo cual este se bajo de la roca donde estaba sentado sin tener cuidado, se resbalo y estuvo apunto de caer al suelo si no hubiera llegado en ese momento Milo.

- Creo que nuestro niño esta listo para regresar con los suyos no crees
- Si yo también lo creo…

Camus me miro…

- Mañana a primera hora dejas el santuario, prepara tus cosas para volver
- Si maestro…

~Habla Camus~

Lo vimos caminar hacia la casa de Acuario, por no decir correr. Apenas se podía sentir la emoción por volver con sus compañeros…

Pero…

- ¿Te preocupa algo Camus?
- Si, me preocupa el que Athena se obsesione con ese poder que ahora emana de el Milo…
- ¿Y que mas?
- Me preocupa que reclame la consumación del trato…

Sentí como Milo temblaba en mis brazos y juntos lo vimos entrar en la casa, en donde se sentó seguramente en el borde de la ventana a ver el anochecer…

Algo que venia haciendo desde que llegara hace 10 años…

------------------

- Ikki…

La respiración de Saory Kido se detuvo de pronto. Ante ella se encontraba ahora un joven apuesto, de perfecto y perfeccionado cuerpo y con una mirada salvaje.

- ¿Que mirabas en el cielo?
- La constelación del cisne a brillado hoy mas que cualquier noche en estos 10 años.
- Tú mirabas la constelación todas las noches…

Ikki solo sonrío…

*o* *o* *o* *o* *o* *o*

- Te prometo que volveré (le dijo al teléfono) pero tu tienes que volver echo todo un guardián Hyoga prométemelo…
- Te lo prometo (una leve sonrisa se escucho al otro lado de la línea) mi padre me dijo una vez que al mirar una constelación miras a la persona que es custodiada por la misma…
- Pues yo mirare la constelación del cisne todas las noches, y contare lo días hasta tu regreso…

Un rubor apareció en el rostro del pequeño rubio ese día aun pegado el teléfono a su oreja, lo que llamo la atención de Camus y de Milo…

Quienes sonrieron presintiendo algo que mas adelante podría salvar la vida del niño…

*o* *o* *o* *o* *o* *o*

- ¿Por que confiabas en el sabiendo que podría matarte en cualquier momento?
- ¿Por que confiabas en tu abuelo sabiendo que te mentía?

Saory se quedo callada a lo cual Ikki se acerco a ella y le dijo…

- Por la misma razón que tu seguramente, “yo creía y sigo creyendo que muy dentro de su corazón existe una buena persona y pienso mantener esa persona conmigo…” y cualquier persona que quiera siquiera tocarle un pelo sentirá la venganza del Ave. Fénix, aunque sea la mismísima Athenea…

Su rostro tomo una expresión de furia…

- Le pese a quien le pese…

Eso a Saory le supo amargo. Mientras en su oído escuchaba una voz que le decía “pronto su poder será tuyo y el hombre frente a ti se rendirá a tus pies” y una sonrisa extraña apareció en su rostro…

XXXXXXXXX

Un destello rojizo sobresalió de la mochila del muchacho y un par de ojos idénticos a los suyos se dirigieron a ese lugar. Hyoga saco de la mochila la esfera que su padre le diera en el pasado en la cual se podía ver una sombra rodeada de una neblina rojiza…

“ya me encontraste ehhh, pero ya no soy ese niño que dejaste huérfano Athenea”

XXXXXXXXXXX

Recostada del barandal de su alcoba Saory Kido miraba el mar de la bahía de Japón con una sonrisa que causaría escalofríos a cualquiera que la viera.

- Debes ser un chico precioso ahora que haz terminado de madurar mi querido Yasex

Dijo al aire al momento de girarse sobre sus pasos para impulsarse y sentarse sobre el barandal y mirar sus manos con una sonrisa de victoria…

- Nadie puede conmigo, nisiquiera una niña malcriada como Saory Kido…

Una sonrisa mas grande se apodero de su rostro cuando un pensamiento surco su mente…

- Sus padres siguen vivos y por lo que se el debe estar por ser concebido…

Miro al cielo con una mirada retadora

- ¿Que pasaría si mato a los caballeros que son sus padres?

No muy lejos de allí sus palabras eran observadas por dos personas. Hera lloraba desconsolada sobre los brazos de un furioso Zeus…

- Despertarías la furia de un dios que no quieres ver molesto…

Fue la respuesta del dios a la pregunta hecha por su hija…

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Dom Mar 08, 2009 4:44 pm

Capitulo 7
El primer enfrentamiento




Hyoga se detuvo frente al orfanato que hacia menos de 10 años había podido llamar hogar. Dentro se podían escuchar risas, gritos y uno que otro quejido, de adultos, jóvenes y niños por igual.

- ¿disculpe?

Al girarse se encontró con una chica de cabellos azulados y ojos del mismo color que lo miro sorprendida primero, para luego de dar un grito de alegría y abrazarlo alegremente.

Se vio jalado hacia el interior del orfanato sin poderlo evitar, hasta el patio trasero en donde se encontró con sus compañeros ahora hechos unos jóvenes apuestos al igual que el.

- ¡¡¡Miren quien llego!!!

Dos niños se le acercaron con una gran sonrisa en el rostro, uno lo sostuvo por la muñeca izquierda jalándolo hacia el salón, para luego hacerlo sentarse al lado de Ikki “esos ojos los reconocería en cualquier lado”…

- ¿Como haz estado?

Una gran sonrisa apareció en su rostro mientras los miraba a cada uno. “bien” fue su simple respuesta, para luego continuar los demás con su relato.

La tarde la pasaron charlando y riendo. Recordando momento pasados, contándose anécdotas de cada cual en su entrenamientos y cuanto habían cambiado en esos 6 años, mas en todo ese momento Hyoga estuvo callado, lo que preocupo a Ikki.

- ¿¿te ocurre algo?? (Le pregunto obligándolo a mirarlo)

Hyoga solo negó con la cabeza, para luego mirar al cielo mientras pedía a los dioses desesperadamente “denme más tiempo por favor, no me dejen ir antes de vivir completamente”…

Cada uno se miro preocupado, mas no dijo nada, no querían incomodar a su amigo a horas de su llegada, así que todos miraron a Ikki dándole la tarea de hablar con su amigo en cuanto pudiera.

Tras otra hora más, los chicos se fueron despidiendo y retirándose a acostarse, al final solo quedaron Ikki y Hyoga sentados uno frente a otro.

- ¿Hyoga qué ocurre?
- Para que quieres saberlo, nada cambiara lo que va a ocurrir…

Le mira esta vez intensamente. Un escalofrío le recorrió toda la columna vertebral a Ikki, como viva señal de que algo malo ocurriría, esto solo le causo mas terror a su alma…

- Aun así quiero saber lo que ocurrirá…

Hyoga suspiro levantándose dispuesto a irse a su alcoba, mas Ikki no lo dejaría así. Levantándose tras él, lo tomo por una muñeca y lo volteo hacia el pegándolo a su cuerpo le planto un beso que hizo que este bajara todas su defensas.

- No…

Fue su respuesta alejándolo de su cuerpo, para luego mirarlo con una mirada llena de dolor y angustia. Lo vio recoger sus cosas en silencio y entrar a la casa.

Ikki nunca sintió la noche tan desolada como esa en su vida. Saber que algo ocurría y no podía saber lo que era, presentir que el destino les tenía un doloroso final a ellos dos reservado y que su amigo no ponía lucha era lo que más le aterrorizaba.

- A que le temes tanto Hyoga…

Recostado aun de la puerta de su alcoba, este sentía sus lagrimas recorrer sus mejillas, sintiendo un hueco en su corazón comenzar a crecer y consumirlo por dentro.

Se paro frente a la ventana, admirando la inmensidad de la noche y la luz rojo oscuro que desprendía la esfera que coloco sobre el buró apenas entrara en la alcoba, cada vez más oscura, demostrando el poco tiempo que quedaba…

- Un poco más de tiempo es lo único que les pido por favor…

XXXXXXXXX

- ¿¿Como dices??

Hyoga sintió su alma caer a sus pies. La poca felicidad que sintiera en esos momentos se vio eclipsada por esa conversación que tuvo con Ares esa mañana.

- Si, no te dije nada cuando eras un niño, para que no afectara en tu desarrollo.
- ¡¡¡QUE DESARROLLO NI NADA!!!!!

Guiado por el coraje Hyoga lo sujeto por el borde de la túnica y lo levanto del suelo como si no pesara ni la mitad de lo que realmente era su peso. Sus ojos antes de un azul hechizantes ahora tomaban un tono rojizo claro…
- CUANDO PENSABAS DECIRME DE ESE CAMBIO EN LA HISTORIA

Ares se sostuvo de sus brazos cuando sintió su respiración comenzar a fallarle, mas no fue suficiente esto al ver como este le aferraba con más fuerza sin darse cuenta del daño que estaba ocasionándole…

Pero cuando abrió la boca para decirle algo para su auxilio, Hyoga lo dejo caer al suelo aparatosamente, mientras le decía esta vez casi fuera de sí…

- ¡¡¡¡CUANDO YA FUERA TARDE!!!!
- Eres… el… guardián… del… tiempo…

Ares tomo una gran bocanada de aire y prosiguió esta vez con un poco mas de soltura, aunque en su cuello aun se podía ver la marca de los manos qué momento antes casi le asfixian.

- el cambio se producirá y eso no lo podrás cambiar, por más que grites, llores y te rebeles, el cambio se llevara a cambio y punto…

XXXXXXXXX

Esa mañana a pesar de que los rayos solares reflejaron en su rostro Hyoga se volteo hacia el lado contrario intentando volver a dormir. Mas unos ojos violetas frente a él le hicieron levantarse de golpe y darse con el borde de la baranda del cabezal…

- De verdad que te has vuelto un muchacho sumamente hermoso mi querido Yasex…
- Lárgate de mi alcoba Athena

Ella gateo en la cama y se arrodillo frente a él.

- ¿o qué? Me atacaras, para que ellos te encierren por traición…

Una sonrisa de satisfacción invadió la faz de la joven mientras lo acorralaba contra la pared tras de él y lo aferraba de los dorados cabellos…

Un destello esta vez completamente negro la arrojo por la ventana más próxima ante la sorpresa de todos ella fue a caer a la piscina en el piso de abajo y allí grito lo que le plació solo porque no había conseguido su cometido…

Y una sonrisa de triunfo salió de sus labios cuando vio a los muchachos enfurecidos atravesar la piscina camino a la casa. Desde arriba unos ojos rojizos le miraron con verdadero odio…

- Ya no soy ese niño que tu destrozaste Athena, ya te darás cuenta…

Apenas atravesaron la puerta todos cayeron al suelo al resbalar con el hielo en el mismo. Todos y cada uno de ellos se levantaron del suelo, sosteniéndose de todo lo que pudieran dándole espacio a una joven de violáceos cabellos y dorados ojos que entro en la alcoba con una sonrisa de satisfacción que se acerco a Hyoga y le sujeto por el cabello como minutos antes forzando esta vez el beso que antes tanto anhelaba.

Consiguiendo por ese atrevimiento una mordida que solo le rasgo los labios cuando este le mordiera utilizando los colmillos con toda intención.

- El maldito este me ah mordido… enséñenle a respetar…

Entre todos lo sujetaron y lo encadenaron como un vil animal. Jalándolo por las mismas bajaron al primer piso donde los chicos se encontraban conversando alegremente, la cual desapareció al ver la escena.

El primero en reaccionar sin pensarlo dos veces, fue Ikki…

- qué rayos le hacen…
- me ataco
- Y por qué habrá sido (le dijo esta vez Shiryu)
- suéltalo ahora….

La joven solo sonrío con verdadero cinismo, mientras se acercaba a uno de sus hombres diciéndole…

- llévense a quien se interponga…

Así también Ikki termino en la celda por querer ayudar a Hyoga, mientras los otros chicos ideaban la manera de ayudarlos sin que terminaran en la horca por traidores…

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Mar Mar 10, 2009 1:07 pm

Bueno pues aqui debo agradecerle a mi inseparable amiga Fliss por ayudarme en este capis, sin ella no me hubiera quedado como yo queria...

Asi que...

A ella le dedico este y lo que continua de historia...

:::Tortura::: Ya dedicasela completa...
:::Amor::: es mas nosotras se la dedicamos...

:Todas las musas::: LE DEDICAMOS ESTE FIC A NUESTRA AMIGA Fliss Lete, esperamos te guste...

Ahora si, sino me interrumpen...

Al capitulo que va hoy...


Capitulo 8
Hyoga Vuelve a su Tiempo


Para todos Ikki del fénix era muchas cosas, rebelde, testarudo, guapo, deseado y mal humorado hasta más no poder, pero entre todas estas cosas esas personas jamás imaginaron encontrar entre ellas también la cualidad de guardar secretos…

Me apresaron junto con Hyoga en el calabozo. Los guardias nos empujaron al interior de forma violenta ocasionando que ambos cayéramos por las escaleras, cayendo Hyoga sobre mí apenas tocamos tierra firme.

Mire el calabozo con coraje, como podía ser ella tan odiosamente malvada. Pero esto dejo de ser importante en el momento en que vi a Hyoga temblar en mis brazos y arrastrarse hasta un rincón donde la luz solar no lo tocara. Esto lo vi confundido.

- ¿que pasa? (le pregunte)

Unos ojos rojizos me enfocaron en medio de la oscuridad y por consiguiente un escalofrio recorrio todo mi cuerpo. Desde donde estaba Hyoga vio ese detalle bajando la mirada casi al instante respondiendo a mi pregunta...

- La luz solar me quema la piel

Cai en cuenta al escuchar esto, la razon del cambio de color de sus ojos, pense lo peor entonces. Me acerque a el, aun en medio de la oscuridad y lo atraje hacia mi, arrancandole un quejido de dolor que confirmo mis sospechas.

- En donde te pego el rayo solar
- En la cintura

Y dicho esto concentre mi cosmos en esa area mitigando un poco el ardor y el dolor que este sentia en esos momentos.

Ya mas tranquilo me abrace a él y lo deje descansar sobre mi hombro. No pude evitar el verlo dormir, en medio de la oscuridad, los pocos rayos solares que se filtraba a través de mi figura y que le daban sin pegarle directamente lo hacía ver tan odiosamente tentador.

- Contrólate Ikki, no es el momento para ese tipo de pensamientos.

Me dije a mi mismo intentando controlarme. Así que sin poder hacer nada mas lo recosté sobre mis piernas y me dispuse a dormir también, nada podíamos hacer más que confiar en nuestros amigos.

xxxxx

Veía todo el lugar aterrado. Su padre lo mantenía oculto de los ojos hambrientos de esos hombres que se encontraban en el calabozo.

Su mirada se dirigió a la puerta en el momento en que esta se abrió y por ella entraron dos personas.

Dos caballeros.

Ambos se acercaron a ellos, uno tomo a su padre por la mano jalándolo hacia él y el otro agarro al pequeño para montarlo sobre su hombro. Al ver esto su padre intento soltarse de los brazos del hombre, pero esto era en vano, pues apenas este noto el forcejeo le dio una bofetada lanzándolo al suelo e inmovilizándolo bajo su propio peso…

El joven se encamino hacia la salida aun con el niño sobre el hombro, ya fuera subió las escaleras de la sala y siguió el pasillo rumbo a su alcoba.

Se vio lanzado sobre la cama, desnudo como estaba, y ser sujetado por dos pares de manos. Una le sostenía las manos sobre la cabeza y las otras evitaba todo movimiento de sus piernas. Sus ojos siguieron todo movimiento del joven mientras se desvestía y como luego de haberse quitado toda prenda, le miro con verdadera fascinación.

- De verdad que eres hermoso
- Jabu termina con esto y ya…
- claro que si, antes que llegue tu tutor no?

Le dijo esta vez acariciando su rostro y bajando por su cuello, pecho, abdomen y deteniéndose en sus muslos.

- Bueno espero que te hallan enseñado a comportarte chiquito o sufrirás mas

Jabu se monto sobre él, mientras sus dos compañeros luchaban contra el niño, quien intentaba cerrar las piernas aterrado. Le sujeto el rostro dándole un beso forzado que ocasiono que Yasex se echara a llorar mas aterrado aun.

El se echo a reír cuando sus compañeros soltaron las extremidades del niño, sujetándolo de la cadera le obligo a sentarse sobre él, arrancándole un grito de dolor cuando su miembro desgarro las entrañas del niño…

- Tan estrecho, tan delicioso

Comento para sí con una sonrisa sádica que fue partida por el gemido lujurioso que dejo la boca de Jabu quien se aferro aun mas a la cintura del pequeño elevándole y bajándole un par de veces, ignorando los gritos de angustia del mas pequeño.

Xxxxxx

El grito dado por Hyoga me despertó aterrado.

- ¿Qué pasa?

Pero para mi mayor sorpresa Hyoga me empujo aterrado, entre ambos se acababa de formar un charco, que yo más que nada quería que fuera agua, aunque mi olfato me decía que no era eso…

- Hyoga, Hyoga amor cálmate…
- No te me acerques…

No fue sus palabras lo que me frenaron, sino su voz, su tono de voz y esa mirada que en la oscuridad donde estábamos me helaba la sangre.

- Hyoga cálmate, aun no entiendo qué pasa
- No te me acerques o te juro que te mato
- ¿Qué?

Le dije sorprendido sin creer lo que oía. Matarme, ¿por qué?

- ¿Que eh hecho para que me trates así?

Un sollozo en medio de la oscuridad me ayudo a comprender. Una pesadilla, por eso había despertado gritando… pero ¿por qué?

- Hyoga…

Trate de acercarme, pero esta vez el poder de Hyoga me retuvo pegado contra una pared… Lo vi acercarse. En la oscuridad lo único que podía ver era ese poder saliendo de su interior de un color rojizo que me aterraba. Pero aun no comprendía su proceder, aun no sabía porque me atacaba…

O acaso había hecho algo en su pasado, futuro o lo que fuera.
Acaso había hecho algo tan horrible como para que él quisiera arrebatarme la vida sin chistar.

- Hyoga, amor…
- No me llames así… tu… mal nacido… tú y tus amigotes arruinaron mi vida, mi niñez…
- Hyoga, te juro que no se de lo que me hablas…

Una sonrisa en medio de tanto olor a sangre, sangre, dios mío era mía o suya.

- Aclararme para poder saber por qué moriré hoy en tus manos. Dime que hice en tu pasado, que te hice tan horrible como para que merezca la muerte…
- De verdad quieres saber

Me respondió fríamente. Coloco su mano sobre mi frente diciendo con desden “pues te cumpliré tu deseo fénix, te mostrare el cochino que tienes en el interior” y dicho esto sus recuerdos se trasladaron a mi cabeza, mostrándome todo lo que él veía en esos momentos.

xxxxx

Yasex grito con todas sus fuerzas cuando sintió como era partido por la mitad. Su rostro se lleno de lágrimas, y sus muslos de sangre. Un peso en la cama se dejo sentir antes que sintiera que un par de manos le obligaban a mantenerse en alto mientras algo duro comenzó a presionar sobre sus nalgas.

- No
- Cállate mocoso del demonio

Sus ojos ahora de un rojo sangre se reflejaron en el espejo, viendo a un chico de espaldas de cabello castaño y detrás suyo un chico de cabellos azules y ojos marinos que le sonrió con verdadera lascivia. Un nuevo grito rasgo el ambiente cuando el chico tras él se introdujo en su interior de manera violenta y juntos, él y su amigo, se movían dentro de él, desgarrando su interior. la sangre manchaba no solo los miembros de ambos si no también las sabanas, su conciencia parecía perderse pero por algún cruel motivo no encontraba el descanso de la inconsciencia.

xxxxxx

- Eso no puede ser…

Le dije seguro, jamás sería capaz de hacer algo así. Y menos a él, a mi niño, a mi amor…

- FUISTE TU!!!!!

Ese grito y su poder irradiando en toda su capacidad. Su rostro lleno de lágrimas y sus piernas cubiertas de sangre, la luz irradiaba con toda intensidad esa mañana.

- TU Y ESE MALDITO DE JABU ME VAN A PAGAR LO QUE ME HICIERON!!!

No me intereso desgarrarme las muñecas, pero me libere de los clavos que me aprisionaban y me abrace a Hyoga. Quien al no esperárselo perdió el equilibrio y caímos al suelo. Aun abrazado a él.

Forcejeo con todas sus fuerzas, guiado por el miedo más que nada.

- Eso fue en el pasado Hyoga, este es el presente y te juro que jamás sería capaz de hacerte algo así.

Tome su barbilla con cuidado y lo obligue a mirarme. Una mirada ahora azul celeste me enfoco y dos lágrimas recorrieron sus mejillas en el momento en que yo me sentaba sobre él y le hacía sentarse también.

- Y si no me crees, anda adelante, mátame y cobra ese deshonor que te hice amor.

No sé en qué momento fue, pero si, las lágrimas recorrían mis mejillas solas, con voluntad propia. Hyoga me miraba atónito, como si no me conociera. Luego se abrazo a mí y lloro angustiosamente.

- Sácalo, lo siento Hyoga, aunque no haya sido yo, te pido perdón por ese yo que en el pasado te hizo una bajeza así…
- Mi padre, murió esa noche Ikki, mientras yo era violado a él lo asesinaron sin compasión.

Cerré los ojos con fuerza, cuanto más le harían sufrir. La puerta se abrió en ese mismo instante y en ella se paró la persona menos indicada. Hyoga miro hacia la puerta y se tenso completamente.

- No, no otra vez por favor (dijo abrazándome con desesperación) la historia se repite…
- No esta vez no

Y dicho esto me levante del suelo, obligándolo a él a hacer lo mismo, me acerque a la pared más próxima. La espalda de Hyoga dio contra la pared y yo me pare delante de él viendo a Jabu y a otros dos bajar las escaleras con una sonrisa de complicidad.

Pero eso sí, lo juraba hoy. Hyoga no pasaría por esa angustia otra vez, aunque mi vida se tuviera que ir en ese momento no lo permitiría.

Pero en la cabeza de Hyoga esa escena se repetía nuevamente, aunque con cambio de papeles.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Mar Mar 10, 2009 1:07 pm

*_* *_* *_*

La puerta se abrió dando un horripilante chirrido. En el umbral de la misma y siendo protegido por los rayos solares tres personas se pararon en la entrada. Dos jóvenes y un hombre.

Sus padres se levantaron, Milo lo tomo en brazos y Camus se paro delante de los dos. Retrocedieron hasta chocar con la pared. Sentía a su padre temblar en el momento en que Camus cayó a suelo cubierto en sangre y mal herido…

Uno de los jóvenes, lo cargo en brazos y se lo llevo dejándolos a ellos dos frente al joven y al hombre.

El mayor de cabellera verdosa y ojos violetas, el más joven de cabellos castaños y ojos claros. Su padre lo dejo en el suelo y lo coloco tras su espalda en el momento en que el mayor lo sujetaba de un brazo y lo jalaba hacia el plantándole un beso mientras sus manos se paseaban por el cuerpo desnudo de su padre.

Un chico de unos 15 anos mas o menos se arrodillo frente al niño pegado a la pared con una mirada de pánico. Una sonrisa de verdadera lascivia se formo en el juvenil rostro. Su mano se dirigió a su rostro, sosteniéndolo sin ninguna consideración, mirando a esos ojos azul celeste que le miraban aterrados, su mirada se dirigió entonces a su cuello, brazos, pecho y abdomen.

- Patriarca, de que son esas líneas que tiene en todo el cuerpo

El patriarca se alejo del muchacho entonces, para mirar al aterrado niño que el joven le mostraba completamente desnudo. Su mirada se dirigió al cuerpo entre sus brazos.

- Esas líneas tomaran algún símbolo cuando su pareja lo tome, mientras tanto se quedaran ahí
- ohhhh, lástima que esa pareja no sea yo, no podre ver el símbolo que tomara...

Un grito rasgo el aire cuando el chico le alzo en brazos y se lo encaramo en el hombro, para luego salir del mismo.

Hyoga se grabo en la mente los gritos que salían de donde hasta ese momento se encontraba con sus padres.

- Ahora tu eres mío hermoso

Le dijo lanzándolo sobre la cama ante la atenta mirada de sus dos compañeros.

*_* *_* *_*

- Ahora tú eres mío hermoso

Esas palabras activaron algo en el interior de Hyoga. Quien al instante se vio rodeado por una estela de color rojo sangre y sus ojos perdieron todo color casi al isntante, mirando a Jabu con una mirada que le helo la sangre a este.

- Ya no soy un niño unicornio y te cobrare lo que tu y el patriarca inmundo le hicieron a mi padre.

Jabu sonrió burlonamente acercándose, levanto la mano dispuesto a agarrarlo por un hombro, pero no llego ni a tocarlo cuando el poder de Hyoga exploto y el se vio lanzado contra una de las paredes acompañado por sus dos amigotes. El cosmos de Hyoga antes rojiza se volvió oscura hasta tomar un tono negro, se acerco a los tres jóvenes clavados en la pared, quienes le miraban aterrados.

- Les hare vivir lo mismo que vivi yo esa noche, cochinos, humanos inmundos, alimañas de alcantarillas.

Su mano derecha se pozo sobre uno de los compañeros de Jabu, la izquierda sobre el otro retirarndole toda vitalidad, toda esperanza y toda vida entre gritos aterradores que Jabu veía aterrado. Hyoga acerco sus labios a los de uno de sus compañeros con una mirada que este deseo jamás a ver visto.

- Que dices ahora, hydra…

Y dicho esto hinalo con énfasis y del interior del joven salió un hilillo amarillo que se adentro en el cuerpo de Hyoga, luego repitió el mismo procedimiento con el otro chico. Entonces se volvió hacia Jabu, quien tembló aterrado cuando sintió la mano de Hyoga posarse en su pecho, mientras sus ojos le miraban con verdadero oído.

- ¿Sabes que? Arruinaste mi vida unicornio, por tu culpa perdi la inocencia que caracterizaba a un niño de mi edad, por tu culpa y por tu maldita avaricia me quede solo en este mundo, cuando tu lo único que querías era un acoston..

Y terminando de decir esto un brillo negro salió de los dedos de Hyoga adentrándose en el cuerpo de Jabu y su piel comenzó a echar humo mientras Jabu gritaba como desquiciado. Cuando la vida abandono esos ojos Hyoga se acerco a centímetros de su rostro y inhaló aspirando la última gota de vida que quedaba en su cuerpo. Cuando esto ocurrió los tres cuerpos se convirtieron en polvo y cayeron a los pies del muchacho.

Mis ojos se abrieron enormemente cuando vi como el cabello de Hyoga cambiaba de color, tomando un tono negro azabache.

- Hyoga

Lo vi tensarse, pero en ningún momento se giro a verme. Así que me levante del suelo como pude, sintiendo algo en mi espalda crujir. Apenas mis manos tocaron sus hombros este tembló, le presione los hombros con fuerza para poder voltearlo hacia mí y no me dio tiempo a verle el rostro pues él se cubrió el mismo con las manos.

- Hyoga (le presione las manos con cariño intentando alejarlas de su rostro) vamos amor, que no eh visto de ti ya

Hyoga negó con la cabeza y bajo la cabeza más aun, para luego empujarme haciéndome caer al suelo pesadamente. Luego lo vi voltearse y esconderse en un rincón.

- Pero que te pasa ahora, amor quiero pasar lo bueno y lo malo contigo
- No te me acerques mas por favor
- Por favor
- No… no quiero que me veas

Suspire con pesadez. Pero me acerque completamente y tantee un rato hasta tocar una de sus piernas, antes de poder retirarla mi mano se cerró en ella y lo jale arrastrándolo por el suelo hasta dejarlo debajo de mí.

- Hyoga no me hagas tener que obligarte
- No sería la primera vez…

Rodé los ojos

- De que sirve que confíes en mí si me tienes miedo

Y dicho esto le quite las manos del rostro por la fuerza quedándome sin aire al momento.

Me levante de encima suyo aun en shock y retrocedí unos pasos. El por su parte se sentó en el suelo y me miro con unos ojos rojizos que me quedarían grabados en mi memoria por siempre.

- Tu, tu… rostro…

Su rostro, eso era lo que me tenía en ese estado casi catatónico. Su piel igual de bronceada, ese bronceado que a mí me volvía loco, pero en el habían unas líneas finitas de color rojo que terminaban justo debajo de sus ojos y se adentraban en su camisa. Mis ojos siguieron sus manos cuando estas se dirigieron a los botones de la camisa y fueron liberándolos uno a uno. Aun a través de la apertura de la camisa podía ver claramente una fina línea que cruzaba su abdomen.

- No querías verme (me mira) pues bien te voy a cumplir tu deseo

Y dicho esto la camisa rozo sus hombros, sus brazos y cayó al suelo dejando su torso desnudo. Luego esas mismas manos, que viéndolas bien también tenían una línea alrededor de donde justamente se une la muñeca y el brazo, se dirigieron al botón de su pantalón al mismo tiempo que su pie izquierdo quitaba el zapato del pie derecho y viceversa quedándose únicamente en medias, luego se quito los pantalones, quedándose en ropa interior.

Al verlo así contuve el aliento.

Las líneas que conectaban con las del rostro terminaban en sus hombros, tenía una que rodeaba el abdomen a la misma altura que la de los brazos, luego le seguían las de las muñecas, en el lado exterior de las piernas, en cada una, tenía una pequeña línea, comenzando en la cadera hasta llegar a sus tobillos y en el cuello tenía una que rodeaba la extensión del mismo.

Camine como inducido por una extraña magia hasta estar a centímetros de su cuerpo y tome su mano derecha, para acercar su muñeca a mi rostro y poder ver esa línea más de cerca.

Mis ojos se dirigieron de esta a los ojos rojizos que me enfocaban bajando por todo ese perfecto cuerpo y volviendo a subir hasta toparme con esos labios que tanto deseaba besar.

Fue puro instinto, solté su muñeca, rodee su cintura con la mano que estaba sosteniendo la misma y la otra mano se enredo en su cabello jalándolo hacia mí y plantándole un beso que deseaba más que nada en este mundo. Al mismo instante Hyoga se tenso e intento alejarme, pero poco a poco se fue relajando.

Coloque mi pie detrás de su rodilla e hice presión ocasionando así que este perdiera el equilibrio y juntos cayéramos al suelo. Me sentía poseído por alguna rara sensación que no conocía, pero así mismo la seguía. Baje rozando el contorno de su pecho con mis labios y con mis manos, sintiendo una desesperación que no entendía de donde venia, prácticamente le arranque la ropa interior.

Me senté recostándome de la pared y lo senté sobre mí. Casi al instante Hyoga se sostuvo de mis hombros cuando mi miembro se adentro en su cuerpo y la sangre comenzó a manchar nuestras piernas…

- Ten cuidado la próxima vez

Me dijo, mas no me permitió alejarme sino que comenzó a moverse sobre mí. Me quede totalmente embobado cuando esas mismas líneas que ante me asombraran comenzaran a brillar con un tono amarillento.

Hyoga se sostuvo de mi en el preciso momento en que la que estaba en su cuello y conectaba con las de su rostro comenzaron a brillar sangrando a los varios minutos. Al instante me detuve arrancándole un grito de dolor a este haciendo el brillo más intenso y la sangre cada vez fluía mas… así que me levante de donde estábamos sentados y lo recosté sobre el suelo, y empuje hacia adentro nuevamente arrancándole un grito.

Tres empujones más fueron suficientes para que me corriera en su interior y él en mi abdomen. Y apenas le mire las líneas habían sido sustituidas por el tatuaje en su espalda, en forma de reloj de tiempo.

- Que significa

No termine de hablar cuando un portal se abrió delante de nosotros y Hyoga lo miro con los ojos llenos de lágrimas.

- No, no te vas a ir
- El tiempo acabo, solo vine a avisarles
- No Hyoga, no volverás a ese tiempo solo
- Ya naci en este tiempo, si me quedo morirá el niño y por ende…
- Tú también

Hyoga me beso y suspirando procedió a vestirse nuevamente. Yo lo mire en silencio en todo momento aun sin moverme de mi lugar. Ya vestido se volteo hacia mí, se acerco y dándome un beso, me dijo…

- Cuida de tu hermano Ikki, el se convertirá en el Dios más poderoso sobre la faz de la tierra…
- ¿Qué?

Una sonrisa adorno su rostro

- Te espero halla tío

Y dicho esto se irguió en el preciso momento en que la puerta se abría y en ella aparecían los demás. Hyoga no espero mas simplemente atravesó el portal y este se cerró tras él.

Apenas se cerrara el portal, una luz plateada brillo sobre nuestras cabezas, descendió sobre mi regazo y ante la sorpresa de todos tomo la forma de un bebe…

- Es su forma de despedirse

Escuche la voz de Shiryu a mis espaldas y enseguida sentí mi mundo abrirse debajo de mi. Desee morirme en ese momento o dejar este plano…

- Lo que él me conto aun no ah pasado…
- ¿Que te conto…?
- Que Jabu, otro tipo y yo le violamos cuando tenía 6 años…

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 167852
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Miér Mar 11, 2009 2:20 am

o.o

pobre hyoga... mira como lo haces sufrir snif

a esa dedad vivir una doble penetracion como para traumarse de por vida....

me encantoooo

jojo

pero no termina ahi ¿verdad? snif

yo quiero saber!! que pasa mas delante!! anda siii sii siiiiii

_________________

Volver arriba Ir abajo
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Miér Mar 11, 2009 5:48 pm

Claro que no termina alli mi querida Fliss, aqui te dejo el proximo capis...

Capitulo 9
La llegada al futuro


El portal se cerró tras él y por primera vez en esos 7 años lejos de su tiempo Hyoga sintió un vacio en su alma comenzar a crecer con una rapidez alarmante. El cielo, ese cielo que el mismo había visto tantas veces en el pasado, ahora en su época era tan distinto al que antes viera tantas veces desde la ventana de su alcoba en el santuario de Atenas.

Miro alrededor sintiendo un cosmos llamarlo, un cosmos que el reconoció al instante...

- Mi hija...

El llamado cada vez se hacía más angustioso y en su cosmos se sentía el terror. Traspaso los arboles en esa área de Grecia que tanto el conocía, en ese momento no se pregunto ¿por qué su hija se encontraba en Grecia? era más importante para el llegar al lugar y auxiliar a su niña amada. Se quedo paralizado tras uno de los arboles viendo la escena.

Su hija prácticamente desnuda, acorralada contra uno de los árboles y tres hombres borrachos intentando inmovilizarla contra el mismo, para así poder divertirse a su gusto.

- De verdad que eres hermosa niña, pero tu padre no te va a ayudar, el te abandono cuando eras una infante, por qué crees que te ayudaría ahora

Hyoga se quedo paralizado, el abandonar a su hija, ahora mismo se enteraba que tenía una. El grito que dio su hija le hizo explotar todo su poder a máximo nivel, arrasando con los arboles y siendo rodeado por un aura rojiza brillante que llamo la atención de todos en el santuario de Athena...

El guardián del tiempo había regresado.

Cuando los hombres se voltearon aterrados se encontraron con una escena más aterradora que antes. Hyoga parado frente a ellos, destilando odio por todos sus poros. Sus ojos rojizos claros, su cosmos rojizo cada vez mas amenazante. A su paso los arboles caían al suelo totalmente quemados, las plantas y las flores a su alrededor se consumían en llamas y hasta los pajarillos que tanto animaban a la chica momentos antes huían despavoridos.

- Inmundos humanos, espantos de seres... les enseñare a no meterse con nuestra raza inmundicia humana

Los hombres echaron a correr, pero fue tarde. Hyoga apareció frente a ellos frenándolos de golpe y cayendo estos al suelo sentados, temblando de miedo. Hyoga se arrodillo frente a ellos inhalando en sus rostros sin compasión. Los rostros de estos se vieron consumidos por un calor intenso que salía de su interior. Sus cuerpos poco a poco fueron consumido por el quemante aliento que salía de los labios de Hyoga, quemándolos en su totalidad, tras minutos de esto un hilo amarillo se desprendió de los cuerpos de los tres hombres y se introdujo en los labios de Hyoga.

Hyoga se levanto del suelo limpiándose los labios con asco, a sus pies cayeron los tres cuerpos completamente quemados e irreconocibles de los tres hombres.

- Tú eres el guardián supremo?

Su mirada, ahora de color celeste, enfoco a la chica. Se acerco a ella extendiendo una mano a su paso en esta apareció una frazada negra con la cual cubrió el temblante cuerpo de ella.

- No sé a qué te refieres con guardián supremo cariño, lo siento

La chica le miro a los ojos. Encontrándose con una mirada idéntica a la suya. Pasos a su espalda le hicieron voltearse en el momento en que entre los arbustos aparecía un hombre de cabellos azulados y ojos rojizos que le miro sorprendido, pero luego sonrió.

- Hyoga...

Hyoga le miro de arriba a abajo, luego se volteo hacia la chica interrogándola en silencio. Ella sonrió señalando al hombre frente a ella

- El es mi papa, no te preocupes que estaré bien

Dicho esto este asintió, le coloco la frazada de forma que la cubriera bien y le abrazo con cariño. Luego se acerco con ella al hombre.

- Cuida mejor de tu cría humano, casi es violada hoy

El hombre le miraba atónito. Dejo a su hija detrás suyo y le agarro de los hombros, luego le obligo a mirarle encontrándose con unos fríos y crueles ojos celestes que le miraban confundidos.

- de verdad no me reconoces ¿no?
- ¿debería?
- !!!claro que deberías!!!

xxxxxxx

Los chicos miraban a ikki aun en el suelo, este se encontraba en estado de shock. Su mirada se encontró con los ojos azulados de su hija. Una tierna sonrisa se le regalaba desde ese rostro infantil, una sonrisa de puro amor paterno apareció en el rostro de ikki abrazándola mientras un doloroso sollozo salía de los ojos de ikki recordando las palabras de Hyoga el día anterior.

xxxxx

Se encontraba sentado en una esquina de la piscina que había en la mansión Kido, tras horas de que sus amigos intentaran sacarle información Hyoga se había retirado agotado a su alcoba. Pero tras dar muchas vueltas en la cama se decidió a bajar y darse un chapuzón en la piscina.

Se sentó en el borde de la misma, junto sus manos cerrando los ojos. En medio de la oscuridad su cosmos rojizo claro se dejo ver y en medio de sus manos comenzó a formarse una esfera negra que comenzó a reflejar imágenes de su futuro.

- Un día... ¿por qué me pasa esto a mi?
- ¿que te pasa?

Hyoga brinco soltando la esfera, la cual cayó sobre la superficie de las aguas alejándose flotando sobre la misma. Hyoga la miro con enfado volteándose para encontrarse con unos ojos castaños que le miraron reflejando una mirada que el viera hace muchos años atrás.

- ¿que quieres?

El se arrodillo rodeándolo con sus brazos, pego su cuerpo al de Hyoga logrando una mueca de asco en el rostro de este último. Su cosmos se elevo amenazante lanzándolo contra una de las paredes, en el preciso momento en que ikki aparecía por la puerta y veía a este pasar volando a su lado y a un Hyoga bastante alterado en el borde de la piscina. Ignoro al caballero gigantescamente y se dirigió a Hyoga preocupado.

Este se concentraba recuperando la esfera en el agua. la misma dejaba destellos rojizos en su viaje por las aguas regresando a las manos de su amo. En todo momento ikki se quedo callado viendo a su amigo trabajar. lLa esfera toco las manos de Hyoga brillo por unos segundos volviendo a la normalidad casi al instante.

Viéndolo mas tranquilo Ikki entonces se sentó a su lado, escuchándolo suspirar, mirando el interior de la esfera.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Miér Mar 11, 2009 5:48 pm

- Es diferente ahora

Hyoga se acerco a él y la dejo flotando entre ambos. Ikki en vez de mirar la esfera miraba el rostro de Hyoga, su cabello, su cuello, su cuerpo. Siguiendo esas gotas que recorrían el cuerpo de Hyoga hasta introducirse en el pantalón de este. Hyoga al sentirse observado le miro y paso su mano a centímetros del rostro de Ikki sonriendo divertido

- Que se te perdió en mi cuerpo ikki

Viéndose sorprendido Ikki enrojeció a más no poder arrancándole una sonrisa a su compañero. Hyoga vio sorprendido como Ikki sostuvo su mano aun en el aire, mirándole fijamente las muñecas con los ojos desorbitados, luego le mostro la muñeca y le señaló las cicatrices en ellas.

- ¿que te paso? ¿por qué no las había visto antes?
- (se suelta de su agarre) no me hagas esto ahora por favor, no ahora que no hay tiempo
- ¿tiempo para qué?
- solo olvídate de lo que viste, de lo que sientes ahí dentro por mi Ikki o solo sufrirás en un futuro

Ikki le miro sorprendido, pero luego le rodeo por la cintura atrayéndolo hacia él y plantándole un beso. Casi al instante la esfera frente a ellos, aun flotando, brillo intensamente haciendo que estos se separarse, Hyoga intento tomar la esfera para tapar las imágenes, pero Ikki se le adelante viendo las imágenes pasar a una velocidad alarmante que aunque veía las mismas no lograba diferenciar nada.

Solo una imagen se le quedo grabada, la de una chica rubia y de ojos azul celeste, con una aura rojiza que le sonreía a un adulto de cabellos azulados y ojos rojizos que le abrazaba mientras caminaban entre los senderos de un bosque que el reconocía como uno de los tantos en Grecia.

- Tendremos una hija
- No
- Pero...

Hyoga le miro esta vez con los ojos rojizos provocando un escalofrío en el cuerpo de Ikki

- Mañana regreso a mi tiempo Ikki y el tiempo no es suficiente para concebirla, así que no, no tendremos una hija Ikki de fénix y te quiero lejos de mi

xxxxx

Ikki miro a su hija en medio de un torrente de lágrimas. Una mano en su hombro le hizo levantar la cabeza encontrándose con los ojos de sus dos compañeros y su hermano. Se levanto teniendo cuidado con su hija y se la entrego a su hermano.

- Cuidala un momento, debo ir a hacer algo…

Sin mediar mas palabras Ikki se vistió y salió corriendo del calabozo rumbo a su propia alcoba. Preocupados sus compañeros siguieron sus pasos, y vieron sin comprender como Ikki se adentraba en su alcoba. Iba al armario y sacaba su maleta. Entonces sacaba ropa del armario, del buro y del baño tomaba la toalla, e introducía cada cosa con un orden en especifico en la maleta, se dirigió al baño tomo el cepillo de dientes y el del cabello luego procedió a introducirlos en un pequeño compartimiento de la maleta.

Cerro la maleta y se la echo al hombro derecho, luego se dirigió a su hermano, tomo a la niña, le dio un beso en la mejilla diciéndole abrazándolo

- Siento tener que irme así Shun, pero prometo que te diré en donde vivo con la condición (dijo esta vez mirando a los demás significativamente) que no le digan a nadie, y mucho menos a Saory.

Luego de las despedidas y el característico llanto de su hermano, por la ida del mayor, Ikki de fénix salió de la mansión Kido para nunca mas volver allí. Tomo el bus unas cuantas calles mas allá, dejo la mochila en el suelo entre sus piernas y miro a su hija con una gran sonrisa.

- Prometo que cuando llegue el momento de ver a tu papa, no lo dejaremos ir nuevamente hija.

La mirada de Ikki se dirigió al exterior mirando los arboles pasar con una rapidez demasiado grande para él. Un suspiro salió de sus labios estrechando el abrazo con su hija añorantemente…

¿Y ahora a dónde iremos mi vida? Qué lugar es seguro para ti y para tu papa en todo este mundo lleno de humanos crueles.

- Ikki ¿qué vas a hacer?

Comento para sí…

xxxxxx


Hyoga intento levantarse, pero Ikki le agarro por un hombro obligándolo a quedarse sentado en donde estaba. Su mano se aferro a su barbilla volteándole el rostro hacia su persona, sus labios rozaron los de Hyoga ocasionando con esto que la esfera explotara.

Hyoga le empujo aterrado, pero ikki no se dio por vencido atrapándole las manos en el acto y atrapándoselas tras la espalda mientras lo tumbaba en el suelo.

- No dejame…

Le dijo suplicante sintiendo las manos de ikki introducirse entre sus ropas. Ikki se alejo de el, por lo que este se alejo de el.

- Hyoga lo siento… no se que…
- Todos los humanos son iguales, quieren todo por la fuerza.

Le dijo esta vez retrocendiendo cuando Ikki se acerco a el y le aferro por la cintura, pero esta vez sin tratar de hacer nada. Sus manos intentaron alejar a Ikki temblando aterrado, mientras en su cabeza miles de imágenes le taladraban el cerebro.

- Jamás cambiaras, pensé que en el pasado seria distinto pero sigues siendo un cochino ante todo…

Hyoga gimió cuando Ikki le cayo con un beso, al principio intento alejarse de este aterrado, recordando ante todo esa noche tan aterradora. Pero el ver a Ikki reflejarse en su mirada y ver en ella de todo menos malas intenciones le hizo lanzarse al abismo aunque luego se cortara con las filosas piedras.

Así que mas seguro que antes Hyoga se aferro al cuello de Ikki profundizando el beso, este por su parte se arrodillo frente a él como pudo, evitando el caer a la piscina. Lo recostó sobre el suelo reflejándose en esos ojos ahora rojizos. Lo jalo por las manos para sentarlo sobre él con demasiada violencia por lo que el impacto que recibió su propio cuerpo en conjunto con el peso del otro le hizo perder el equilibrio y caer a la piscina llevándose en el acto a Hyoga también.

- Bueno al menos ya no bañamos

Otra carcajada por parte de Hyoga. La visión que recibiera Ikki era abrumadora. Pero mas le alerto el ver a Hyoga impulsarse para sostenerse del borde de la piscina rodeando su cintura con sus piernas, dirigió una de sus manos al miembro ya erecto de Ikki y se lo empalo de un solo golpe soltando un grito de dolor, pero aun así ni una sola gota de sangre se reflejo en las aguas. Sintiéndolo estremecerse en cada estocada Ikki dirigió sus manos a las caderas del muchacho y retirándose de su interior volvió a entrar esta vez de la correcta manera arrancándole en vez de un grito de dolor un gemido de placer que fue gloria para los oídos de Ikki.

Así que luego de verlo disfrutar tanto como el Ikki acelero sus estocadas tomando un ritmo al que Hyoga se acoplo casi al instante entre besos de pasión acumulada.

Las anteriormente tranquilas aguas de la piscina se unieron al vaivén de los jóvenes que se unían con pasión en su territorio. En la oscuridad de la noche un tatuaje se distinguió en el pecho del cisne, Ikki lo miro con interrogante, pero un beso por parte de su amante de una noche desecho todo pensamiento de preguntar.

- Las preguntas vendrán después…

Fue la inaudible respuesta del joven rubio fielmente aferrado a sus caderas. Ikki dirigió entonces sus manos a las piernas del joven impulsándolo fuera de las aguas recostándolo sobre el frio suelo alrededor de la piscina, salió de la misma con una velocidad alarmante, se acomodo entre las piernas del otro y volvió a entrar, arrancándole un quejido de dolor. Al escucharlo quejarse Ikki se detuvo de golpe asustado, mas Hyoga solo le sonrió indicándole con esto que estaba bien. Ikki respiro mas tranquilo, se reacomodo con cuidado y comenzó a moverse en su interior entre suaves movimientos que esta vez Hyoga si le respondía entre gemidos de placer cada vez que su miembro rozaba una zona sensible en el interior del muchacho.

Y desde su posición Ikki pudo ver como el tatuaje en el pecho de Hyoga tomaba la forma de un reloj de tiempo y en su interior se reflejaba el caer de la arena. Esta último comenzaba a tornarse rosa pálido.

- Deja de entretenerte ikki…

Sus ojos se dirigieron a los de Hyoga, encontrándose con un color rojizo brillante en vez de un par color celeste como él esperaba encontrar. Más no pregunto, continúo con su trabajo, cada vez mas difícil para él, por lo que Hyoga enredo sus brazos en su cintura y se sentó sobre sus piernas.

Hyoga soltó un grito cuando un ardor desgarrador le baño las entrañas y ikki vio asombrado como en el interior de ese tatuaje que tanto le llamara la atención una figura, que ikki juraría un bebe, se formara en su interior.

- ¡¡¿Hyoga?!!

Exclamo aterrado Ikki cuando Hyoga cayera inconsciente en sus brazos. Tomándolo de las caderas con sumo cuidado, se retiro de sus entrañas y para su asombro ni una gota de semen se derramo entre ambos.

- ¿qué rayos?

Pero las preguntas vendrían después azorado se levanto de donde estaba sin soltarlo en ningún momento. Se giro en busca de la esfera que antes Hyoga tuviera entre ambos, encontrándosela flotando a centímetros de su rostro. Por lo que mas tranquilo comenzó a caminar hacia el interior de la mansión seguido por la mágica esfera…

Pero entre todo este barullo ninguno de los dos noto unos ojos violetas llenos de cólera que les observaba consumir su amor desde una de las ventanas del segundo piso.

Saory Kido en un futuro debía ser la diosa mas piadosa de este mundo, pero esa noche su destino se torció de una manera muy peligrosa para el planeta mismo.

- Juro que arruinare tu vida Yasex, te quitare lo que mas quieres en esta vida… y si para eso debo viajar al futuro, eso hare…

Mientras ella se revolvía en su alcoba de ira y coraje, entre mezclado con envidia, celos y despecho. Ikki entraba a la alcoba de Hyoga, recostándolo sobre el lecho con sumo cuidado, se volvió dispuesto a irse deteniéndose de golpe cuando casi choca con la esfera mágica que aun continuaba flotando frente a él…

Unas imágenes llamaron su atención, en ella se reflejaban escenas dentro de lo que parecía ser un calabozo o un sótano, él y Hyoga encerrados, un Hyoga furioso intentando matarlo y luego una luz brillante le impidió ver mas…

Unos ojos azul marino enfocaron el rostro plácidamente envuelto en el mar de sueños y sonrió completamente enamorado. Sus dedos se enredaron en ese cabello dorado y por alguna razón le pareció sentirlo mas sedoso que esa misma mañana…

- Que has hecho de mí mi cisne, que has hecho conmigo que no puedo sentirte lejos y siento que debo protegerte de un gran mal…

xxxxxx

Los ojos de Ikki se reflejaron en los azules de su hijita mientras jugaba con las manitas de la pequeña sintiendo un poder comenzar a emanar de su interior.

Ikki vio sorprendido como ante sus ojos una pequeñita esfera de color rojiza se iba formando y mostraba imágenes de un futuro muy lejano que la niña miraba entre estruendosas sonrisas.

- Juro que te esperare cisne… y cuando te vuelva a encontrar no te dejare ir nunca mas.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Lun Mar 16, 2009 3:15 am

Capitulo 10
Hyoga y Natasha son capturados


Ikki veía a su hija sentada en la mesa mientras una esfera de color plateada relucía frente a ella. Una sonrisa afloro a su rostro al recordar a Hyoga en esa misma posición cuando tuviera unos 8 años.

De pie donde estaba veía la esfera brillante a centímetros de la mesa de su casa, mientras su hija se encontraba sentada en una silla, sentada sobre una de sus piernas, sus brazos cruzados sobre la mesa y su cabeza recostada de los mismos observando las imágenes que viera en su interior.

- Natasha ven a comer hija

La chica le miro sonriendo y se levanto para acercarse a la mesa. Se sentó en la silla frente a su padre, ikki le coloco el plato delante a lo cual la chica le sonrió comenzando a comer su cena.

xxxxxxxxxx

Caminaba por las veredas de ese bosque trastabillando. Sus piernas cubiertas en sangre por la herida que escurría sangre.

- En donde estaba ese endemoniado lago…
- Miren lo que tenemos aquí

Hyoga se detuvo de golpe al reconocer esa voz. Sus ojos celestes se reflejaron en unos ojos violetas que le miraron con odio.

- ¿Que quieres Athena?
- Lo que siempre eh querido Yasex…

Este retrocedió cuando ella se le acerco. Estaba muy débil por lo que cuando su pierna izquierda choco con una raíz cayó al suelo pesadamente soltando un grito de dolor.

Casi al instante se vio apresado por dos pares de manos, una sosteniéndole los brazos y los otros las piernas firmemente evitando así que se fuera a escapar. Violetas y Celestes se encontraron, detallándose unos a otros.

- En que te has convertido Athena, diosa que debe proteger a todos los seres sobre la faz de la tierra.

El rostro de la chica se deformo completamente agarrándole por el cuello con coraje. Su mano derecha se dirigió al cinto de su pantalón y extrajo una daga que coloco frente al rostro de Hyoga.

- Recuerdas esta daga no Yasex...

La daga recorrió el contorno de su rostro desde el lado derecho de su frente, su mejilla, barbilla, pasando a su cuello y deteniéndose en su hombro derecho.

- ¿Recuerdas que con esta daga le quitaron la vida a tu padre?

Un grito rasgo el aire esa tarde uniéndose a este un sinfín de risas. La chica se levanto de encima suyo, se sacudió el vestido, se volteo de espaldas a este y se acerco a un hombre de cabellos y ojos castaños que le miro con pena. De sus manos la diosa tomo un báculo dorado y comenzando a caminar le dijo a los demás hombres...

- Este ya no me sirve, ya fue usado así que diviértanse con el...

Mas de uno sonrió lascivamente acercándose al joven en el suelo que aterrado retrocedió hasta chocar con un árbol cercano. Varias manos le aferraron por las piernas jalándole hacia el grupo de chicos, un certero golpe fue recibido por su adolorido hombro arrancándole un grito de dolor.

- Quien quiere ser el primero que se goce a esta belleza.
- ¿Por qué no dos a la vez?, así terminamos más rápido

Hyoga lucho contra las manos que le sostenían contra el suelo en vano. En unos cuantos minutos se vio desnudo frente a estos, varios pares de manos recorrían su cuerpo a voluntad, mientras dos hombres luchaban por someterlo a su voluntad.

- Ya no soy ese niño al que destrozaron, malditos...

Un grito rasgo el ambiente. Las piernas de ambos hombres se cubrieron de sangre y el rostro del muchacho de lágrimas debido a la violenta intromisión en su interior. Sus ojos cambiaron de un azul celeste a un rojo sangre en una fracción de segundos. Sus uñas, ahora tan afiladas como una navaja, se enterraron en la piel del hombre que le quedaba de frente desgarrando toda la carne a su paso, provocándole un sangrado que le condujo a la muerte en cuestión de segundos. El viento comenzó a soplar con violencia, las ramas de los arboles se balanceaban peligrosamente hacia el cuello del segundo violador, quien aterrado salió de su interior dejándole caer al suelo dolorosamente.

- ¿A donde crees que vas?

Fueron las últimas palabras que escucho el hombre antes de ser horriblemente atravesado por una rama filosa que le partió en dos.

xxxxxxxxxx

Natasha se levanto de golpe cuando la esfera que flotara entre ambos cambio de un plateado claro a un rojo sangre y saliera disparada en dirección al bosque. La joven no se tardo nada en salir corriendo tras ella.

Ikki corrió tras ella con el terror reflejándole en todo el rostro. Corrio tras ella por varios minutos. Evitaron arboles, brincaron laderas, recorrieron largos senderos de bellos parajes, pero nada le preparo jamás para el espectáculo que solo una vez en su vida había visto, hacia más de 30 años atrás.

Todo a kilómetros convertido en cenizas, los arboles sacados de raíz, el suelo cubierto de sangre y cuerpos por doquier. En una esquina lo vio sentado en el suelo, con las piernas recogidas y la cabeza escondida en el hueco de su regazo. Sus pies cobraron vida propia, pues no pudo saber en que preciso momento fue que se encontró parado a varios pasos de su persona, tampoco en qué momento se arrodillo importándole poco la sangre en el suelo.

Su mano se posó sobre su hombro lastimado y al instante unos ojos rojizos, pero carentes de toda vida le enfocaron. Tras de el Natasha ahogo un grito de dolor cuando esos mismo ojos le miraron estudiándole.

- Ella es nuestra hija Hyoga...

Le dijo levantándose para tomarle en brazos y dirigirse a su casa. Natasha camino a su lado en todo momento con la esfera flotando entre los tres.

- Estará bien no papa?
- Si hija estará bien...

Xxxxxxxxxxx

Todos se quitaban a su paso. Cualquiera que estuviera en sus cávales sabia que una vez su diosa estaba furiosa era mejor no molestarle lo mas minino. Esa cara, esos ojos destellando silenciosamente y ese cosmos saliendo de cada poro de su ser demostraban lo furiosa que se encontraba.

Así que esa tarde cuando la hermosa y joven diosa se interno en los templos de sus caballeros ninguno se atrevió a decirle ni “ji” sobre lo que le había molestado tanto. Solo un caballero en particular era capaz de hablarle sin que su cabeza peligrara en el intento, Seiya de Pegaso. Ese chico que por seguir a esa diosa que pocos soportaban a estas alturas se había quedado completamente solo.

Cuando la diosa se interno en la casa de Acuario el santo que la custodiaba se levanto de su asiento y se interno en las estancias privadas sin siquiera dirigirle la palabra. Esta resoplo molesta y le siguió con báculo en mano. La puerta se cerró en su cara cuando ella intento seguirle dentro de la alcoba.

- Camus de Acuario sal en este instante
- Lárguese de una maldita vez

El cosmos completamente negro se dejo sentir en todo el santuario, la puerta voló en mil pedazos y en el interior se encontró a un Camus furioso parado en medio de la alcoba cruzado de brazos.

- ¿Que le pasa? ¿Hoy tampoco se le dio?

Una cachetada fue la respuesta...

- No seas tan insolente Acuario
- Lo soy desde el día en que perdí a mi marido por un capricho de su señoría aquí presente... (Le dice a gritos) ASÍ QUE NO PIDA MAS DE LO QUE MERECE!!!

El rostro de la diosa se quede lívido, pero despertó enseguida cuando Camus le paso para al lado dispuesto a retirarse. Se volteo dispuesta a seguirle, pero sonrió con mas énfasis a la vez que decía

- Sabes que tu querido hijo apareció hoy

Camus se detuvo al instante y se giro hacia ella

- Mis hombres le han dado un gran escarmiento

La sonrisa que soltó le dolió en lo mas profundo a Camus. Saory se sentó en el sofá con una odiosa sonrisa, coloco el báculo recostado de su hombro izquierdo y le dijo.

- Sus gritos fueron un bálsamo para mis oídos...
- Que le han hecho para que odie tanto a su familia...
- Pues sinceramente nada, pero me encanta verles sufrir...

Le dijo a la vez que le daba un golpe al báculo contra el suelo y este soltaba un rayo que atravesó el techo del templo hasta perderse de vista.

Xxxxxxxxxxx

Un grito rasgo la tranquilidad con que caminaban por el bosque. Ikki se detuvo de golpe seguido de su hija. Hyoga gritaba con desesperación sosteniéndose el hombro. Su mano se fue llenando de tanta sangre, que la misma comenzó a escurrírsele entre los dedos.

- ¿Qué pasa?
- Quema... me esta... quemando...por...dentro...

Le dijo dificultosamente debido al dolor. Ikki miraba hacia todos lados buscando un posible arroyo cercano, su mirada se concentro en su hija quien veía a su padre aterrada. Resoplo molesto, miro alrededor con rapidez enfocando un árbol que daba bastante sombra. Se acerco al mismo y recostó su carga con sumo cuidado del mismo. Hyoga le miraba en todo el proceso, el cómo se quito la camisa, le destapo la herida arrancándole un alarido de dolor y como fue limpiándole la misma con la tela.

- Natasha ven hija

Le dijo una vez la vio alejada de ellos, dándole su espacio. La chica se arrodillo a un lado de ambos. Ikki tomo su muñeca y la coloco sobre la tela.

- Quiero que te quedes aquí con el, voy a buscar una atilaria para colocarle en el hombro

La chica asintió presionando con fuerza la tela para así intentar detener la hemorragia. Ikki se levanto y corrió bosque adentro dejándoles a ambos solos.

- Siento...
- Calma, la daga te dreno mayor parte de las fuerzas
- Que es la atilaria
- Es una planta que utilizamos para aminorar el dolor y cicatrizar la herida.

La mano de Natasha comenzó a brillar intensamente, introduciéndose el mismo en el interior del torrente sanguíneo lo que ocasiono un temblor en el cuerpo de Hyoga y un mareo que le llevo a sostenerse de la cintura de la menor, esta le miro y le sonrió comprensivamente pero a la vez preocupada por el semblante de este.

- “Deprisa papa”

xxxxxxx

- ¿¿Que le hiciste??

La mayor parte de los caballeros se voltearon al escuchar ese grito dado por Camus de Acuario.

- ¡¡¡¡Porque no los dejan en paz!!!!
- Calmate camus, nada conseguiras exsaltandote
- AL DEMONIO EL TRANQUILIZARME...

Xxxxxxxxxx

- Será mejor que te escondas
- ¿Por qué?

Al instante siguiente se vieron rodeados por varios caballeros dorados. Natasha se abrazo a su papa aterrada y este se levanto con esfuerzo colocándola tras él.

- Camina sino quieres que tu hija salga lastimada

Hyoga le miro con una mirada que le helo los pelos, abrazo a Natasha y caminaron siendo vigilados por los caballeros.

Segundos mas tarde Ikki salía de entre los arbustos con unas plantas en las manos, las cuales guardo en uno de sus bolsillos echando a correr en dirección contraria...

- Te dije que el día que te metieras con mi hija lo ibas a lamentar Athena...

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Lun Mar 16, 2009 3:27 am

desde aqui comenzara lo triste Sad mi patito va a sufrir horrores en estos 2 capitulos que le siguen a este Mad pero asi es la cuestion...

espero los disfruten...

Tomatasos, insultos o felicitaciones dejen comentarios que con gusto yo los leere y respondere lo antes posible...

Capitulo 11
Comienza el Principio del Fin


Mas de una mandíbula cayó asombrada cuando Athena y sus hombres llegaron con Hyoga y Natasha casi a rastras, el segundo prácticamente desnudo.

Al llegar al templo del patriarca este se encontraba hablando animadamente con Dohko de libra y ambos miraron a la diosa asombrados. Shion se levanto de su asiento para sostener a Hyoga al ver que Natasha hacia un esfuerzo sobre humano por mantenerlo de pie.

- ¿Qué te pasa muchacho?

Unos ojos rojizos le miraron en silencio y unas manos intentaron alejarle de su cuerpo. El mayor afianzo el agarre por la cintura sonriéndole tranquilizadoramente, luego le indico a la chica que le siguiera hacia el interior de una de las alcobas.

Shion le ayudo a recostarse en la cama con sumo cuidado, recibiendo las plantas de manos de un chico menor que ostentaba una prominente barriga de unos 7 meses de embarazo. Natasha sonrió al verle y se arrodillo a sus pies para pegar su oído a su abdomen diciéndole al infante que allí dentro crecía.

- ¿Como esta mi primito amado, tu papi Shun te cuida bien ahí dentro?
- Gusto en verte de nuevo Hyoga...

Hyoga le miro y le sonrió débilmente ahogando un grito cuando las plantas tocaron su hombro herido. Sintió una corriente recorrerle todo el brazo hasta extenderse por todo su cuerpo. La puerta de la alcoba se abrió dando paso a un hombre de cabellos azabaches y ojos marinos que se abrazo a Shun dándole un beso, luego se arrodillo y beso su abdomen con todo su amor. Ya hecho esto se dedico entonces a mirar hacia la cama, donde un Hyoga cada vez mas pálido intentaba por todos los medios mantenerse despierto.

- ¿Hace cuanto que tiene la daga en el hombro?
- Hace una media hora mas o menos
- Por todos los dioses ahí que trabajar rápido entonces

Le dijo remandándose las mangas de la camisa, tomando el maletín de manos de Shun acercándose a la cama. Hyoga se alejo aterrado, a lo cual él le sonrió con cariño.

- ¿Que, tanto eh cambiado que no me reconoces?

Hyoga solo le miro aun sin saber de quién se trataba.

- Soy Shiryu cálmate, que debemos sacarte esa daga lo antes posible.

Shiryu abrió el maletín y de el saco una jeringuilla en conjunto con un liquido azulado que le inyecto a Hyoga en el brazo. Luego se levanto y se interno en el baño a cambiarse. Shun entro tras el cerrando la puerta para poder hablar.

- Shun te recomiendo que te quedes con Hyoga, el veneno esta casi en todo su cuerpo necesitamos a la muerte de nuestro lado
- ¿Crees que sobreviva?
- No es muy probable, y si sobreviviera no dudo que el consejo de caballeros lo tildaría como traidor al igual que a nosotros dos y a todos aquellos que le ayuden.

Shun tembló sosteniéndose el vientre con terror. Luego juntos salieron del baño, para el sentarse en una silla al lado de Hyoga y Shiryu procediera a sacar el veneno de la sangre de su amigo.

En un intento por salvar su vida...

Apenas dio un paso dentro de la casa del patriarca ikki se vio rodeado por varios caballeros que intentaron retenerle en vano. Porque en menos de 5 minutos todos salieron volando todos contras los distintos pilares que sostenían el templo del líder de los caballeros.

- Le están atendiendo ahora mismo

Ikki se detuvo en seco al escuchar una voz amiga entre tanto problema. Se encontró a Shion sentado en el gran asiento en el salón de audiencias y a sus pies se encontraba su hija con la cabeza recostada de su regazo con la esfera que siempre tenía con ella flotando frente a su rostro.

- ¿Natasha?

La chica le miro con una mirada que a ikki le hizo estremecer. La joven se levanto y corrió a refugiarse en sus brazos llorando desgarradoramente.

- ¿Que te pasa hija?
- Lo mataran papa... si sobrevive, lo mataran de todos modos, el tío Shion ya me lo dijo

Ikki miro a Shion aterrado, pero Shion solo desvió la mirada hacia su pareja sentado en el escalón que servía para colocar la silla donde el patriarca ahora mismo se encontraba sentado. La mirada de ikki le siguió en todos sus movimientos. Desde levantarse, pararse en la ventana, suspirar con angustia hasta mirarle pidiéndole disculpas silenciosamente por algo de lo que él no era culpable.

- Ikki el consejo de Guardianes lo acusa de haber roto las reglas.

Ikki solo soltó a su hija incrédulo.

- Si no lo hacia lo hubieran matado con apenas 8 años de edad Shion. Que pretendían que lo dejaras aquí para que muriera junto con sus padres.
- Al parecer eso pretendían (suspira largamente) lo que quiero que sepas es que el consejo de guardianes le ha negado su ayuda, Hyoga se enfrentara a las leyes del santuario completamente solo.

Ikki se sentó en el las escaleras que daban al exterior del templo teniendo una perfecta vista de todo el santuario. Natasha le siguió sentándose a su lado y recostando su cabeza en su hombro para luego cerrar los ojos con angustia.

- Mi esfera dice que todo esto se puede cambiar
- Si se puede cambiar mi pequeña, pero el precio es muy grande para mí
- ¿Cuál es el precio?

Le dijo levantando la cabeza para mirarle interesada.

- Un guardián del tiempo... o uno en particular que tiene loca a Athena
- Mi papa
- Exacto...
- Shion, mira...

Shion se levanto para ver hacia donde señalaba ikki. Y vio sorprendido como varios jóvenes venían subiendo las escaleras del gran santuario, entre ellos venían Kiki, Jacob e Isaac, hijo menor del Acuarino y el Escorpión.

- Creo que tendremos ayuda para sacarlo de aquí
- Buscare a los demás dorados que también ayudaran, si van a actuar deben hacerlo rápido Ikki.

Mientras era atendido bajo esa poderosa anestesia Hyoga tuvo una clase de visión que cambiaria el rumbo de los planes de su esposo y amigos.

- Bienvenido seas

Hyoga miro sorprendido el gran salón en el que se encontraba. Un gran salón de audiencias donde había tres tronos de plata que resplandecían con la luz que entraba por los grandes ventanales. En los mismos se encontraban sentadas tres personas, hembras, diferentes en edad pero igual en belleza.

Una niña, rubia de ojos violáceos, portando un vestido blanco perla y unas sandalias sentada sobre el asiento con las piernas cruzadas y un gran libro en donde se encontraba enfrascada buscando algo. Su compañera, era una hermosa mujer, su cabello dorado se encontraba atado en una trenza que caía graciosamente sobre su hombro derecho ostentando su vestido rojo y al lado de esta una mujer entrada en años que le sonrió cariñosamente.

- Bienvenido seas a nuestra morada Yasex Guardián del Tiempo.
- Para que me habéis convocado, ¿por que supongo que son las Moiras no?
- Bien nos conoces jovencito, pero no así tu futuro o el de tu cría verdad.

Hyoga le miro confundido, la niña grito emocionada señalando algo en el libro. Tomo un marcador que flotaba frente a ella y marco en el libro. El extenso libro se quedo flotando en el regazo de la mujer quien lo retiro a un lado y se acerco a Hyoga con una triste mirada.

- Temo decirte querido mío que tu futuro no es nada alentador, mas tu cría sufrirá mas que cualquiera de los guardianes.
- Sobre ella pesa el poder de todos los anteriores guardianes...
- Excepto el poder de su progenitor
- Y eso como puede ser...
- Una línea en el tiempo ha sido torcida mi querido niño... me temo que tendréis que ir al pasado nuevamente, pero esta vez a evitar una catástrofe mayor...

La niña se acerco a ambos y extendió un espejo hacia ellos. La mujer lo tomo en el aire y lo hizo girar a gran velocidad frente a ambos, creándose una ventana que mostraba el escenario que ocurriera hacia mas de 30 años...

En el preciso momento en que Hyoga miro al espejo una melena azulada se vio. Ikki, con unos 9 años de edad, entraba en el cráter creado por el portal creado a la hora de enviarlo al pasado. Se acerco a él y lo levanto arrancándole un grito de angustia, arrodillarse a su lado y recostarlo en su regazo y abrazarlo, para segundos después enterrar sus colmillos en su piel...

- Ahí...

Hyoga le miro sin entender

- Nunca te explicaron que no debías morder a un humano, que eso te ataría a el de por vida, a ti y a toda tu generación...

Hyoga se quedo sin respiración un minuto comprendiendo. Había roto las reglas y por eso iba a pagar su hija.

- Sabes que el consejo te ah retirado su ayuda... pero aun así debes cumplir con tu deber mi querido niño...
Hyoga despertó sobresaltado encontrándose completamente solo en la alcoba. Suspiro con angustia, se levanto con cuidado y se acerco a la ventana sosteniéndose el hombro donde se encontraba una venda. La puerta se abrió...

- Hyoga deberías estar recostado
- Shiryu necesito pedirte algo

Le dijo a la vez que se volteaba hacia él y este se quedaba en silencio esperando a que el hablara.

- Desde pequeño sé que mi destino es morir (se voltea hacia la ventana) pero hasta hoy no me preocupaba

Hyoga miraba al patio, donde su hija jugaba correteando con los niños del pueblo. Ella si sería una gran guardiana, tendría una vida normal y con toda su felicidad Hyoga sería capaz de dar su vida por ellos.

- ¿Por qué me dices esto?
- Porque tú sabes lo que es estar a punto de perder a una persona importante (lo mira) lo viviste con Shun hace años.
- Hyoga no te rindas
- El consejo me dio la espalda, solo restan horas para que Athena reclame mi contrato con el santuario y eso derramara mi sangre Shiryu. Solo temo que Ikki trate de entrometerse, no quiero que mi hija se quede huérfana a sus 15 años, quien velara por ella.

Shiryu se acerco a él y miro a Natasha jugar con los niños.

- Tiene tu poder
- No, tiene el de mi padre.
- Los caballeros están de tu parte...
- Pero no deben ayudarme o morirán todos junto conmigo.
Shiryu suspiro y asintió. Luego de un incomodo silencio salió de la alcoba.

Hyoga salió de la alcoba en las escaleras se encontró a Ikki sentado mirando el cielo acariciando un collar que llevaba al cuello. Se sentó a su lado en silencio y se recostó de su hombro, a los varios minutos Ikki le recorrió la cintura con su brazo para acercar mas sus cuerpos.

- Ya lo sabes no?
- Si (fue la respuesta que le dio ikki)
- Y que piensas...
- Para mi sigues siendo el mismo (le dijo sin mirarle)
- Aun después de saber que me acosté con Athena y con medio santuario
- Aun después de saber eso (le mira) para mi seguirás siendo el mismo aun si supiera que te acuestas con cada tonto que te encuentras, mi amor seguirá siendo igual...
- Eres un tonto (le dijo sonriendo)
- Si un tonto por culpa de mi amor por ti...

Y estas palabras Ikki las sello con un apasionado beso que Hyoga le respondió con la misma pasión. Se fueron separando entre pequeños besos, Hyoga se sentó sobre sus piernas recostándose de su pecho y juntando sus manos en forma cariñosa.

- Sabes que este será nuestro ultimo día juntos no?
- Y debemos disfrutarlo...

Le dijo levantándose y tomándole en brazos para entrar a la alcoba entre risas y abrazos. Shion sonrió cuando los vio pasar frente a él y Dohko...

- ¿Cuando es el juicio?
- Mañana...

Le dijo antes de entrar ellos a su respectiva alcoba.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Jue Mar 19, 2009 8:37 pm

Capitulo 12
El Juicio,
Hyoga es sentenciado a Muerte


Esa mañana muchos estaban súper felices y mas de uno señalaba a la joven Natasha hija de un guardián problemático, como mismo habían escuchado muchas veces.

Pero ninguno sabía lo horrorosa que había sido la vida de ese guardián problemático. Ninguno sabia como había llorado y sufrido a su lado, por los prejuicios, como Ikki y los demás debieron detenerlo muchas veces para que no se quitara la vida guiado por la culpa de haber matado a todas esas personas, aun cuando había sido en defensa propia. Nadie, nunca sabría lo que era ser odiado únicamente por ser diferente, por tener una misión que a muchos molestaba, únicamente por ser importante para un ser superior a todos ellos...

Unos simples humanos como ellos que podrían saber.

Esa mañana cuando Natasha abrió los ojos deseo no haber despertado para recordar por que debía levantarse temprano. Se volteo en la cama dispuesta a volver a ese mundo donde se sentía segura, ese mundo donde todo era lo que ella quería y donde nadie, nunca, intentaría matarle.

Natasha cerró los ojos cuando escucho los toques en la puerta. Sabía que era su padre, pero aun así no quería levantarse, no quería enfrentar a un mundo que pensaba que ellos eran basura. Escucho pasos en dirección a la alcoba y se arropo con las sabanas hasta la cabeza, a los varios segundo sintió una mano sobre su cabeza y una voz cálida que reconoció como la de su tío Shun.

- Cariño debes levantarte, no dejes que ellos te afecten.
- ¿Qué les hemos hecho tío?, ¿por qué nos tratan así?, nosotros que protegemos su mugroso planeta, nosotros que velamos por su odiosa raza...

Shun cerró los ojos con dolor, recordaba esa misma frase en labios del padre de la joven bajo las sabanas. Pero claro que la situación era distinta.

=====
- ¿Lo encontraron?

Les había preguntado el mayor de los hermanos, recibiendo una negativa de parte de los demás. Ikki y los demás suspiraron angustiados. Shun miro el cielo, comenzaba a enfriar y si su amigo se quedaba en la interperie de seguro cogería una pulmonía.

Entonces se le ocurrió...

- Vuelvo enseguida

Corrió hacia fuera del orfanato y se dirigió al parque cercano. Allí debajo de uno de los arboles, encontró a su amigo encogido sobre si mismo y con la cabeza escondida en su regazo. Tras el llegaron sus amigos también. Shun se acerco a Hyoga, a quien sintió claramente llorando con angustia.

- Hyoga
- ¿Que les eh hecho? (le mira) que mal les eh hecho para que me traten así.
- Son unos ignorantes (dijo tajante Shiryu)
- Si no fuera por nosotros su mugroso planeta estaría a punto de la extinción, su odiosa raza estaría extinta hace mucho tiempo, y así nos pagan...

Shun le abrazo y lloro con el su desamparo. Estuvieron ahí bajo la lluvia durante varias horas, esperando a que su amigo se calmara y quisiera retornar con ellos.

Claro que no contaban con que al día siguiente ninguno volvería a ver a su amigo, hasta tal vez 15 años mas tarde.

====

- Son unos ignorantes cariño, no entienden que sin ustedes nuestro planeta no sería nada, que sin su protección nuestra raza peligraría. Solo son dejados llevar por el miedo hija y tu no les puedes dar la razón, quedándote encerrada, debes mostrarles quienes son ustedes los guardianes...

Natasha le miro sonriente y salto de la cama, para luego correr al baño. Shun suspiro pesadamente...

- Le dijiste lo mismo que le dijera yo a Hyoga hace 10 años.
- Es la verdad, los humanos somos unos ignorantes y nos desquitamos con los que no tienen culpa.
- Tú no eres así...
- Lo era en otras vidas, por qué crees que me temían tanto como Hades...
- Yo te amaba con locura, en cualquier vida que vivieras... para mi eras un ángel

Shun se echo a reír con ganas, mientras le sacaba la lengua en forma infantil, sacándole una sonrisa perversa a Shiryu quien lo cargo y lo saco de la alcoba de la chica rumbo a la suya propia...

Una hora mas tarde.

Natasha iba fielmente sujeta al brazo de su padre. Portando su mejor vestido, sus mejores sandalias y sus mejores joyas. Ese día a mas de uno le saco un suspiro de puro enamoramiento...

- Eres simplemente hermosa...
- ¿Como haz estado primo?
- ¿Como está la guardiana mas bella de todo el Olimpo...?
- Ahí Thanatos, Hypnos dejen de elogiarme mira que después las diosas los odiaran.
- Odiarnos por elogiar a la belleza (mira a su hermano) lo dudo, ¿tu no hermano?
- Definitivamente...

Ikki les miro con la preocupación en la mirada. Ambos jóvenes miraron alrededor con una gran sonrisa y les preguntaron bajito

- ¿Y nuestro padre?
- Debe estar en algún cuarto vacio haciendo el amor con Shiryu ya saben cómo son esos dos, parecen dos adolescentes.

Todos soltaron una carcajada. Luego de que los jóvenes se retiraran Ikki entro al salón del juicio abrazado a su hija y juntos se sentaron en la primera fila. A los varios minutos entraron dos guardias trayendo a Hyoga encadenado y empujándole a cada rato, ocasionando que en varias ocasiones este trastabillara estando a punto de caer al suelo.

Lo sentaron sobre una silla de madera frente a un gran tribunal. Un hombre de cabellos plateados y ojos violetas se le acerco con una daga, le extendió la mano a lo cual Hyoga extendió la palma de la suya. El hombre hizo un corte en su muñeca y dejo caer unas cuantas gotas sobre un papel de color rojizo, tomando este un tono blancuzco al momento con unos 20 puntitos rojos.

- Salió positivo mi señor.

Ikki miro a Shion sin entender lo antes hecho, pero fue su hija quien le respondió su duda.

- Salió positivo de que mi padre no es virgen. Y las manchas rojas son porque ah asesinado utilizando su poder, el número de gotas dice el número de muertes que ah ocasionado con su poder.

Ikki trago saliva, claro que el recordaba esa vez cuando eran niños, luego lo de Mitsumasa kido y ahora la semana pasada asesina a al menos 5 hombres fríamente.

El hombre le entrego el papel al Juez quien lo observo varios minutos, escribió varias cosas en un expediente, miro a Hyoga y volvió a escribir.

- Joven acusado, es usted un guardián puro
- Por sangre no señor, pero por poder si
- Ok...

Y volvió a escribir. Ikki miro al juez con mas atención cuando este abrió la boca sin entender, se quitaba los lentes, se levantaba y se acercaba a Hyoga.

- Levántese por favor

Hyoga obedeció, poniéndose de pie y levantando los brazos a continuación, para luego ser tumbado sobre una plataforma. Shion sujeto a Ikki cuando este se fue a levantar.

- Cálmate o tendrás problemas. Además solo le harás sufrir mas.

El juez se alejo.

- Desnúdese

Hyoga le miro con cara de pocos amigos, se cruzo de brazos a la vez que se sentaba.

- Oley
- ¿Que ah dicho?, obedezca...
- Que no entiende viejo ridículo, le dije que no...
- Guardias...

Los hombres no se acercaron ni tres pasos cuando salieron volando por las ventanas mas próximas y el juez fue lanzado contra el escritorio.

- ¿Quien mas quiere morir hoy?

Ikki tembló en su asiento y brinco asustado de la silla cuando vio a su hija levantarse y correr hacia su padre.

- ¡¡¡¡Natasha!!!!

Hyoga se volteo en el preciso momento en que un color plateado le servía de escudo. Sus ojos se abrieron con impresión cuando el grito dado por ella inundo los oídos de todos los presentes.

- Natasha...

La sostuvo cuando esta cayó en sus brazos, sangrando mortalmente. Un brillo plateado se disparo de su interior y antes de salir disparado hacia otro lado Hyoga lo sostuvo con su mano. Coloco su mano sobre el pecho de su hija y dejo emanar su poder. El mismo se adentro por la herida, hasta llegar al fondo de la herida, y desde ese punto comenzó a restaurar tejidos, músculos y nervios desgarrados, la sangre comenzó a desaparecer y la piel a cerrarse, aparentando que nunca había existido ninguna herida. Hyoga tomo a Natasha en brazos y se la entrego a Ikki....

- Estas bien utilizaste mucho poder
- Estoy bien, solo algo mareado
- Está bien y ella
- Solo está agotada

Ikki miro al juez, quien se acomodaba en su asiento nuevamente escribiendo con una rapidez que dejaba ver su coraje.

- Hyoga, Guardián del Tiempo numero 513 hoy aquí en el santuario de Athena y bajo la presencia de su señoría yo declaro que eres un peligro para la sociedad y para ti mismo, así que se te condena a la muerte dentro de 24 horas... (Mira a los guardias) llévenselo al calabozo.

Ikki vio a Hyoga temblar y como sus ojos se cristalizaron. Ahí Ikki entendió. Entrego a su hija en brazos de Camus y se interpuso entre los guardias y Hyoga.

- Yo me opongo a esa decisión, puesto que Hyoga solo se defendía de las agresiones contra su persona y la de mi hija, a quien gestaba en esos momento.
- No, ikki
- Su esposo no es ese muchacho ikki de fénix
- Si ya lo sé, pero mi esposo, Shaka de virgo sabe perfectamente que Natasha es hija del acusado y la acepto como tal
- Eso no quita el que su padre es un asesino y que tiene que acatar su castigo...

Ikki iba a protestar, pero una mano en su hombro le hizo callar y mirar el rostro del hombre que mas amaría en esta vida...

- Déjalo así ikki. No te expongas mi amor, así debe ser, así debió ser siempre...

Pero antes de que lo sujetaran Hyoga se acerco a Athena y le aferro por los hombros con una fuerza que a muchos sorprendió.

- Te voy a sacar de su interior maldito....

Y dicho esto, Hyoga inhalo su aliento, sacando un hilo negro que se introdujo en su interior y que le provoco un mareo. Al instante de soltar a Athena esta cayó en brazos de Seiya, quien miro a Hyoga agradecido

- Te eh devuelto a la mujer de la que te enamoraste Pegaso, cuídala mucho que no habrá un después.
- Gracias Hyoga, y siento lo que te ocurrió.
- Está bien no te preocupes.

El juez hizo sonar su voz sobre todo lo demás...

- ¡¡¡¡Ahora si LLEVENSELO!!!!

Los guardias sujetaron a Hyoga por cada brazo y se lo llevaron. Teniendo que pasar primero sobre los caballeros que no estaban de acuerdo y luego sobre un furioso fénix que les gritaba insultos a diestra y a siniestra intentando proteger a su guardián amado.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169440
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   Jue Mar 19, 2009 8:42 pm

Capitulo 13
La muerte


Me tape la boca cuando vi los calabozos donde lo tenían cautivo. Allí abajo donde de seguro cada noche nadie lo defendería de los mismos fantasmas que rondaba su cabeza. Donde cada guardia en turno de seguro se gozaría ese cuerpo por la fuerza.

Abrí la puerta del calabozo encontrándolo tirado en un rincón del lugar, completamente desnudo, sus muñecas encadenadas a la pared mas cercana, en sus tobillos habían marcas de donde seguramente el día anterior estuvieron unos clavos que le sometían a los gustos de los guardias y que al parecer por el forcejeo del encuentro habían terminado por destrozarlo.

Me arrodille a su lado con los ojos llenos de lágrimas, las cuales se negaban a hacerme caso y a quedarse ahí, en mis ojos. Mi mano toco su hombro con sumo cuidado y este levanto la vista con debilidad encontrándose con una gran sonrisa dedicada. Un sollozo abandono sus labios a la vez que se aferraba a mi cintura, soltando un grito de dolor cuando intento mover las piernas.

- ¿Que te han hecho?
- Sácame de aquí por dios santo...
- No puedo hacer eso, nuestra hija está de por medio

La vi esconder su cabeza en mi regazo y temblar en mis brazos debido al frio. Haciendo mi mejor esfuerzo le senté sobre mi regazo y le abrace encendiendo mi cosmos a lo mínimo que daba para así no lastimarle. Lo sentí temblar mas no quejarse, al contrario, se abrazo mas a mi cerrando los ojos.

- Dile a Natasha que no me odie por favor
- Ella no te odia, ni jamás te odiara créeme

Hyoga asintió en silencio y termino por quedarse dormido en mis brazos. Ante lo cual yo suspire angustiosamente mientras pensaba.

- No pueden simplemente llevar a cabo la sentencia, no, tienen que destrozar su cuerpo y su mente en el transcurso de el proceso.

Viéndole completa y profundamente dormido lo recosté sobre el pobre catre que había en el calabozo y lo cubrí con mi capa. Tampoco le dejaría dormir en ese estado completamente desnudo para que cogiera una pulmonía de seguro.

Suspire con desesperación y sali del calabozo.

Dirigiéndome entonces a la casa de Virgo, en donde me esperaba Shaka. Este me extendió las manos con una gran sonrisa, solo entonces mis lágrimas salieron por voluntad propia.

- Le destrozaron los tobillos Shaka, lo trataron peor que a un perro
- ¿El estará bien? Crees que aguante llegar al lugar de la ejecución en ese estado
- No conoces a Hyoga...
- Por eso te pregunto, tu lo conoces bien...

Suspire con dolor y me abrace a él. Shaka era un buen hombre, a pesar de saber que Natasha era hija del cisne, o de quien fuera alguna vez el cisne, no rompió mi compromiso con él, sino que al contrario dijo que la niña era suya, solo por protegernos. Shaka era consciente de que en estos 15 años nunca deje de amar a mi cisne y que por consiguiente el jamás conseguiría ocupar el lugar que tuviera y siempre tendría este en mi corazón.

Pero no por eso no tendría una especial muy dentro de mi corazón.

- Hubieras visto como se aferro a mi cuando me vio Shaka. Pensó que era uno de esos malditos nuevamente.
- Trata de dormir mi amor, necesitaras las fuerzas para mañana.

Me recosté a su lado y este comenzó a acariciarme el vientre. Acto que hacía desde que descubriera que eso solía adormecerme hasta hacerme caer en un profundo sueño. Y definitivamente así fue. A los varios minutos dormía profundamente, por lo que él me siguió minutos mas tarde.

XXXXXXXXXXX

Hyoga soltó un grito de angustia a la vez que despertaba del placido sueño, luego de una angustiosa noche donde fue brutalmente violado y humillado sin compasión, cuando un latigazo pego dolorosamente contra sus ya de por sí, lastimados tobillos. Dos pares de manos le obligaron a colocarse bocaabierta sobre el catre y otro par de manos le abrió las piernas, mientras uno de los hombres se ubicaba entre las mismas.

- ¡¡¡¡DEJENME!!!!

Grito con todas sus fuerzas y con las pocas fuerzas de su cuerpo intento liberarse de sus agresores en vano. Una mano aferro su cabeza ahogando con un beso el grito que este fue a soltar cuando fue poseído de forma violenta.

Cada golpe en su interior rasgaba una parte de su alma, comenzando a evidenciarse en sus ojos. Cada palabra obscena dicha en su oído, rasgaba una parte de su corazón y cada risa escuchada esa noche termino por acabar con sus fuerzas emocionales para defenderse de esos malditos.

Era eso o ver a su hija vivirlo años mas tarde, no eso jamás.

Con un grito de placer el hombre sobre él se corrió en su interior ocasionando que con esta acción Hyoga se sintió tan poca cosa que ni siquiera se entero cuando fue poseído nuevamente y nuevamente en esa hora...

Su espíritu había sido destrozado...

- Chicos llego la hora, límpienlo y llévenlo a la ejecución

Hyoga no opuso resistencia cuando estos limpiaron los desastres hechos. Un paño húmedo se paseo por todo su pecho, abdomen y muslos con cuidado. Unas vendas fueron colocadas en sus tobillos.

Los hombres le levantaron arrancándole un doloroso grito, para acto seguido caer al suelo nuevamente. Los hombres resoplaron molestos y levantaron el látigo dándole otro golpe obligándole a caminar cada vez que sus fuerzas flaquearan.

La luz le dio de lleno en el rostro y este se tapo con la mano. Pero su mirada no cambio en nada cuando sus ojos se encontraran los de su maestro quien esperaba a las afueras del calabozo.

XXXXXXXXXX

La mañana siguiente algo dentro de mi estalló con una desesperación que me despertó temprano. Lo suficiente para escuchar los gritos de Hyoga en el patio, los gritos desesperados de Shun y la discusión de Shiryu con los guardias… pero lo que me saco de mis casillas fue la histérica risa de Saori sobre todo lo demás…

Me puse la bata a toda prisa, despertando a Shaka en el proceso, quien bajo conmigo. La escena que nos recibió fue lo que termino por descontrolarme. Hyoga completamente desnudo, con la espalda destrozada y las piernas cubiertas en sangre, señal sin duda de lo que había ocurrido la noche anterior.

Los ojos me cambiar de color al instante, un cosmos en vez de rojizo como era el mío sino de un color dorado puro, destilo de mi, al instante sentí la voz de Shaka en mi oído que me decía “lastimaras a Hyoga en el proceso” con esas simples palabras volvi a la normalidad con una rapidez alarmante.

Pero ahí no quedo la cosa...

Al contrario, no sé de dónde saque tanta rapidez de un momento a otro, pero así fue, en menos de 3 minutos a travesé cerca de 15 kilómetros sujetando a uno de los guardias con los ojos mas dorados que jamás nadie me viera.

- ¡¡¡¡Suéltenlo!!!!

Apenas me escucharon los guardias me sostuvieron y yo luche, luche, y luche desesperadamente mientras veía como Hyoga era arrastrado por los guardias al lugar donde seria la ejecución...

Así como estaba eso jamás...… bastante lo habían humillado en su vida como para hacer algo así.

- Viste lo que hizo (me dijo con una gran sonrisa) sabes de lo que es capaz y así lo quieres ayudar (me mira con desprecio) ¿por qué?
- ¡¡¡¡Porque lo amo!!!! ¡¡¡¡Mas de lo que tu podrás amar en tu retorcida vida!!!!

Una cachetada en mi mejilla y el sonido del golpe terminaron por descontrolar a Hyoga, su poder exploto calcinando a los guardias que lo jalaban al exterior, a los caballeros de bronce que solo se reían a carcajadas, quemando en el trayecto las plantas que habían en el lugar y miro a Saori con la peor de sus miradas, esta sonrió con mas malicia aun coloco su báculo a la altura de su hombro y de este salió un rayo de color plateado que impacto directamente en el pecho de Hyoga, cayendo esto inconsciente al suelo en ese preciso momento…

- ¡¡¡¡Lo vez!!!! Es un monstruo
- Y tu eres una zorra

Intente aferrarla con los brazos, pero los guardias que aun quedaban me sujetaron

- Tócale un pelo y será tu último día…

Le dije soltándome de los brazos de los guardias y corriendo hacia Hyoga, quien en ese preciso momento se encontraba en el suelo cubierto de sangre. Los niños lloraban, las mujeres se abrazaban a sus esposos y los esposos se aferraban a sus mujeres y a sus hijos evitando el llorar intentado mantener a su familia a flote. Y con esa misma intención Ikki se acerco a Hyoga esa mañana y lo tomo en brazos evitando ver su mirada, sabía que en ella no encontraría absolutamente.

- no me toques...

Ikki le miro cuando la voz de este se quebró en medio de la oración e intento liberarse de su toque. Pero Ikki le sostuvo con mas énfasis abrazándole, mientras Hyoga lloraba en silencio aferrado a su pecho...

- Doy asco
- No, dan asco las personas que se atrevieron a tocarte y destrozarte de esta manera
- No soy nada, solo un asesino mas
- Eso no es verdad... estos estúpidos humanos deberían agradecerles el sacrificio que hacen ustedes por ellos.

Me detuve frente al sitio y me arrodille dejándolo en el suelo, para levantarle el rostro y darle un beso. Probé sus lágrimas y sé que el probo las mías, esa fue la mas dolorosa de las despedidas, sabía que esa mañana lo perdería, pero esta vez seria para siempre...

Los guardias lo sujetaron por los brazos, lo recostaron sobre la plataforma bocabajo y le encadenaron. Saory tomo la daga, se acerco a él y se inclino a la altura de su oído y le dijo algo, a lo cual él le sonrió y asintió. La vi levantarse y enterrar la navaja en su espalda arrancándole un grito, vi las lágrimas de Saory recorrer sus mejillas cuando la daga desapareció de entre sus manos y esta se abrazo a Hyoga llorando desgarradoramente...

Me solté de Shaka sin entender nada y me acerque a ella. Esta se abrazo a mí llorando desgarradoramente y yo la mire sorprendido.

- ¿Que ocurre?
- Yo debí morir en su lugar, yo fui la mala, yo fui la que no valía nada...
- ¿A que te refieres?
- Lo hizo para salvarme, lo hizo para liberarme de esa infección...

Saory tomo la daga con una rapidez alarmante y se la coloco el cuello, pero yo sostuve su mano en el acto.

- DEJAME, YO ERA EL MAL AQUÍ, YO FUI QUIEN DESTROZO SU VIDA

La vi caer al suelo tapándose el rostro con desesperación mientras me decía ahogada por las lágrimas.

- Perdóname ikki, si hubiera sabido que así terminarían las cosas, sin duda que me hubiera matado antes de dejar que el sufriera lo que sufrió.

Su mirada se encontró con la mirada de mi hija entre el público, la que le miraba repleta en lágrimas.

- Ojala puedas perdonarme algún día Natasha, juro que lo que menos quería era acabar así...

Pero al contrario de lo que pensaríamos todos, Natasha desapareció en medio de un torbellino de color dorado. La vimos aparecer frente a el coliseo y colocar su mano en la pared.

Para luego en minutos acabar el santuario completo echo escombros.

La vida de un guardián cobra la de su progenitor. Pero ninguno había sufrido tanto como mi guardián amado, el hijo de uno de los mas poderosos guardianes, protegido de las moiras y del Olimpo mismo, guardián que debe estar viviendo en estos momento en algún lugar feliz y esperándonos a su hija y a mí en el momento en que no les podamos unir.

Llegado ese momento yo le hare la pregunta que rondara mi cabeza toda la vida...

“¿Que te dijo Athena esa mañana antes de enterrar la navaja?”

++++++++++++++++++++++++++

Saory se arrodillo frente a Hyoga y se acerco a su oído para decirle.

- La infección la transmitió mi padre, pero tu salvaste mi vida... ¿deseas una segunda oportunidad con él en otra vida, con toda mi bendición y protección, Guardián del Tiempo?

Hyoga sonrió agradecido mientras asentía, Saory se levanto y aun con la vista nublada levanto la daga...

“Espero que en esa vida si seas feliz”

La daga se enterró en su espalda disparando su poder a favor de un amor tan grande que nada ni nadie podría destruir nunca...

100 años mas tarde

4 niños correteaban por el parque buscando la pelota, el mayor de todos se giro con la pelota en las manos y una gran sonrisa adornando su rostro.

Miro hacia otro lado y en la otra acera diviso a un niño rubio que iba envuelto en la lectura de un libro bastante antiguo, aferrado a la mano de un hombre rubio que hablaba por un celular.

Su mirada se levanto al mismo instante y hubo una conexión...

Toda una vida paso delante de sus ojos, su pasado juntos, su lucha por estar juntos, el niño tembló, y su final, su horrorosa muerte...

Pero las palabras de esa chica de cabello violetas...

¿Otra oportunidad para estar juntos?

Y ambos niños sonrieron a la misma vez...

Se volvían a encontrar para ser felices...

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Guardian del tiempo   

Volver arriba Ir abajo
 
El Guardian del tiempo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Tiempo de arranque
» Personalización del tiempo para que el miembro pase "off line o fuera de linea"
» Online Guardian
» ¿Como hago para que mi PupUp se abra al mismo tiempo que la pagina?
» editar tiempo de usuarios en linea

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Melody of Love :: El Universo de las Moiras :: El Reino de los Arcangeles :: Solmarie, The Dark Angel-
Cambiar a: