The World of the Creative Dreams
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Angel_10_12
Hibridos
avatar

Cantidad de envíos : 20
Alas de Fuego : 170750
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*   Dom Sep 07, 2008 12:17 am

TITULO: Enamorándome de mi enemigo


Serie: Saint seiya

Renuncia o Disclaimer : ----------

Resumen:

Cuando la ambición se apodera de tu corazón, no hay forma de hacerte cambiar tu parecer...

Pero el amor ... ¿Es igual?

Pareja: Hyoga x Shun


Clasificación: PG-13


Advertencias: Universo Alterno

[u]Dedicatoria [u] Para Goddesniquel y Fliss_lete


“Enamorándome de mi enemigo”

Capitulo I

"Amor Prohibido"

Erase una vez en un reino lejano un rey. Su nombre era Hyoga y tenía como objetivo conquistar todos los reinos débiles a su alcance. Su dominio, se había logrado extender hacia muchos lugares.

En su palacio existían muchas riquezas y todo lo que se pueda imaginar… pero… lo único que a él le hacía faltaba no se encontraba a su alrededor, sino en el corazón de otra persona que estaría a punto de descubrir…

He aquí… su historia…

Uno de los reinos en peligro de ser apoderado era el de el rey Ikki, afortunadamente, ellos habían resistido muchos ataques y aún se mantenía estable. Sin embargo en una expedición a Francia, el soberano de este territorio fue contagiado por una enfermedad la cual causó su muerte.

Inmediatamente, el reinado pasó a manos de su querido hermano menor Shun, quien fue el único heredero.

Entre lágrimas y dolor despidieron en un apesadumbrado funeral a Ikki, no obstante… Shun debe continuar la guerra que su hermano dejó sin finalizar aunque su corazón sienta rechazo hacia las batallas…

Mientras el actual monarca pasaba una situación de tristeza, el rey Hyoga pensaba en embestir nuevamente…

-Estamos listos cuando usted lo ordene (dijeron los soldados haciendo su reverencia)

-Gracias, pero no creo que eso sea necesario… (Dijo el rey Hyoga)

-Pe… Pero entonces… ¿Es… acaso… que tiene algún plan? (Pronunció uno de ellos)

-Así es, por eso… quiero que dejen todo en mis manos (respondió satisfactoriamente)

-Mi señor ¿podría decirnos de qué se trata? (Contestó otro de ellos)

-Está bien (dijo con una sonrisa malvada) yo mismo penetraré el reino de Ikki y les mandaré la orden de atacar.

-¡Mi señor, que dice! (respondieron asombrados) ¡Si es descubierto, lo matarán!

-Jajaja, no te preocupes, me disfrazaré de un aristócrata y nos comunicaremos por cartas. Cuando yo crea que sea el momento oportuno, atacaremos…

-¡Aún así no dejaremos que vaya solo)

-¿Acaso intentan desobedecer mis ordenes?

-Mi señor, claro que no, pero es que nos preocupamos por lo que a usted pueda sucederle…

-Todo estará bien, se lo prometo.

Después de haber convencido a sus soldados, el soberano se vistió de un noble, como lo había dicho y partió hacia el reino enemigo.

Al bajarse de la elegante carrosa, se dirigió hacia una posada, donde albergaría por esa noche.

Entretanto se acercaba hacia aquel lugar podía observar que el reino que planeaba conquistar no era tan pequeño como parecía…

“Por lo visto, esto podría darnos una buena empresa” (Pensaba mientras caminaba)

De repente, se sintieron unos trotes de caballo que se aproximaban a gran velocidad…

-Ahhhh… ¡Auxilio! (Se escuchó el grito desesperado de alguien) ¡¡¡Auxilio!!!

…Y fue entonces cuando apareció un caballo totalmente descontrolado y su jinete trataba de no ser despojado de él. Aquel chico que lo montaba parecía ser un joven de la nobleza, ya que sus vestimentas aparentaban ser finas.

El animal estaba completamente enloquecido, lo que a Hyoga le hizo suponer que ese muchacho no soportaría más tiempo ahí.

Sin saber por qué… quizás… por impulso… rápidamente tomó un caballo que se encontraba amarrado con una cuerda cerca de allí y cabalgó velozmente hasta alcanzarlo.

-¡Toma mi mano! (Dijo Hyoga extendiéndola) ¡Está bien, no tengas miedo!

El aristócrata tomó la mano de Hyoga, y este lo levantó sentándolo en su caballo.

-¿Te encuentras bien? (Pronunció Hyoga dulcemente)

Lentamente, el joven levantó su mirada y consecuentemente, Hyoga quedó enamorado de aquellos ojos puros color esmeralda.

-Muchas gracias, señor, gracias por salvarme…

-No, no hay de qué… (Exclamó un poco sonrojado) sujétate fuerte, rescatemos a tu caballo…

Con una cuerda, Hyoga sujetó el cuello del animal…

-Mira… esto era lo que causaba que él se sintiera incómodo (Dijo Hyoga señalando una espuela que se había incrustado en la pata de este)

-Nuevamente, gracias… (Pronunció sonriendo) por cierto… mi nombre es Shun ¿Puede decirme el suyo?

-Si… claro… mi nombre es Hyog… digo Heliot, Heliot Dominique…

-Mucho gusto, Heliot… ¿Sabes? Me gustaría pagarte este favor…quisiera invitarte a cenar…

-No, no es necesario, en serio… yo… (Exclamó sonrojado)

-Por favor, no es ninguna molestia, tu me has salvado, quisiera agradecerte de alguna manera… (Dijo Shun sonriendo)

-Está bien, acepto tu invitación

Ambos jóvenes se dirigieron al lugar donde Shun había invitado a Hyoga a cenar.

Cuando llegaron a aquel lugar, Hyoga se dio cuenta de que Shun era una persona de la realeza, ya que aquel sitio no era nada más que el palacio real.

-Sh… Shun… tu… (Pronunció asombrado)

-Si? Dime?

-Tu eres de la realeza?

-Si, algo así, pero eso no importa… ven vamos a cenar juntos…

Al sentarse en la mesa, Hyoga fue recibido con diferentes manjares. Conversaron animadamente pero en ningún momento, Shun declaró que él era el reciente soberano…

-Fue un placer haber pasado un rato contigo, lo lamento pero debo partir… (Exclamó al terminar su último plato)

-¿Tan pronto? Pero… si aún no anochece…

-Lo sé, pero es que yo no soy de aquí, vine desde muy lejos y necesito buscar algún lugar para pasar la noche…

-¿En serio? Entonces puedes quedarte aquí por un tiempo en el castillo…

-No, no… no quisiera ser una molestia para el rey, tu ya me pagaste el favor invitándome a linda cena contigo, no me gustaría que sobrellevaras un compromiso tan grande por mi causa…

-Ja, ja… Descuida, el rey es muy bueno conmigo y además soy su amigo, no te preocupes… Disculpen señoritas (Dijo dirigiéndose a las mucamas) ¿Podrían acompañar a Heliot hasta su respectiva habitación?. El palacio es muy grande y temo que pueda perderse…

-Si, mi señor, no se preocupe (Dijeron ellas amablemente)

-Espero que te sientas como en tu hogar, Heliot

-Esta bien, muchas gracias, Shun

Mientras Hyoga recorría los extensos pasillos del castillo pensaba:

“Ya estoy próximo a completar mi plan… pero… Si Shun es de la nobleza, significa que de alguna forma terminaré haciéndole daño. ¡Un momento! ¡Que estoy pensando! ¿Por qué digo esto? ¿Acaso… no era esto lo que por tanto tiempo he esperado?”

-Señor… (Pronunció una de ellas) esta es su habitación. Si necesita algo… solo háblenos…

-Sí, gracias…

Esa noche, Hyoga no lograba conciliar el sueño, sus pensamientos parecían estar divididos por un lado se encontraba el deseo de convertir su reino en uno de los más poderosos y por otro solo se encontraba la sonrisa de Shun.

Pero afortunadamente, luego de vastas horas de sentimientos opuestos, Hyoga cayó en un profundo sueño…

En la mañana siguiente, Hyoga se levantó muy temprano. Se sentía tan presionado por sus ideas contradictorias que lo hicieron olvidar rápidamente del cansancio. A través de su ventana se podía observar aún la oscuridad del cielo.

Caminó por los pasillos del palacio para ver si encontraba a Shun, seguramente con su cálida compañía lo haría olvidar la inseguridad que en él existía.

Shun tenía razón, el castillo era inmensamente amplio y en medio de su búsqueda, se perdió.

A la vez recorría el lugar tratando de encontrar una salida terminó encontrando la habitación donde residía el rey. Curiosamente, no se hallaba protegida por los guardias.

Hyoga no pudo evitar la tentación de entrar allí. Más al ingresar nadie se encontraba en ese cuarto, sin embargo quedó totalmente perplejo al descubrir en la pared un cuadro donde el rey estaba acompañado por Shun.

En ese momento, Shun abrió la puerta de la habitación y al observar que su amigo estaba allí dijo:

-Heliot… ¿Qué haces aquí?

-Shun… Perdón, no era mi intención… yo…

-No, esta bien, no te preocupes…

-Ahh… Shun… ¿Tu eres muy amigo del rey?

-Heliot… el rey… es mi hermano…

-¿¿¿Qué???... Entonces… tu…

-Es mas… yo… soy el rey ahora…

Sin saber que contestar, Hyoga comenzó a arrodillarse para saludarlo como debía…

-No Heliot, no lo hagas (Dijo entre lagrimas)

-Pero… yo…

-Por favor, no… Heliot, mi hermano Ikki murió y ahora me toca a mi tomar su lugar… pero… lo más triste es que debo continuar la guerra que él no terminó… tengo miedo que el rey Hyoga se apodere de este reino…

-Shun… todo se repondrá… te lo aseguro… (Pronunció al abrazarlo)

-Heliot… no entiendes… a mi no me gustan las guerras pero es como mi hermano decía hasta que algo no se solucione, debes continuar…

-Shun…

-Heliot… no me siento capacitado para esto, y lo peor… es que… ya no tengo a nadie a mi lado…

-Shun, ya no llores (Exclamó mientras secaba sus lagrimas) tu no estas solo… yo estoy contigo… así que deja de llorar…

-Esta bien, gracias Heliot…

Era algo irónico, pero en ese momento, Hyoga no tenía otro remedio que disimular que nada ocurría y regalarle una sonrisa a Shun, quien la necesitaba.

Mientras se dirigían al salón de la entrada, el corazón de Hyoga se rompía cada vez más por su culpa, la persona que él amaba atravesaba una crítica situación. Lo menos que podía hacer era escoltar en esos dolorosos instantes a su amado.

-Heliot…

-Si, Shun?

-Perdóname… perdóname que te cargue a ti con mis problemas, si no quieres entrometerte en ellos está bien…

-No, Shun por supuesto que me importan. Además… quiero que sepas, que yo quiero ser tu aliado, tu amigo quiero… estar contigo… (Decía al tomar sus manos) porque ¡No te dejaré solo!

-Heliot… gracias, en este poco tiempo que estés, prometo disfrutar de tu compañía (Exclamó sonriendo)

-Su alteza (Dijo el mayordomo acercándose) unas personas vinieron a visitarlo.

-¿Unas personas? (Preguntó Shun, intrigado)

El mayordomo los acompañó hasta la sala, donde las mencionadas visitas se encontraban ¿Quiénes podrían visitarlos en un momento como este? Pero era el deber de Shun averiguarlo…

Entretanto se acercaban, a lo lejos se podía ver a un caballero de la alta sociedad, cuyos cabellos eran rojos y de ojos color miel. No era nadie más que un amigo que hace tiempo no veía Shun, el duque Monsieur Lumierè.

-Monsieur Lumierè, me sorprende verlo!!! (Exclamó Shun con vasta alegría)

-¡¡¡Shun!!! (Pronunció al abrazarlo) Me enteré lo de tu hermano… lo siento, sé que debí haber venido antes, apenas supe de tal tragedia… vine a verte…

-No te preocupes, Lumierè. Eso ya está superado…

-Esta bien, pero recuerda que puedes contar conmigo… (Dijo al acariciar sus cabellos)

-Mucho gusto, mi nombre es Heliot Dominique (Pronunció al retirar la mano del cuerpo de Shun)

-Oh! Pero… ¿Quién eres tu? (Interrogó al toparse con este joven que nunca había presenciado)

-Perdón… pero creo haberle dicho mi nombre… (Respondió Hyoga)

-Ahhhh disculpen… Lumierè, el es Heliot, un amigo que hice hace poco… Heliot, el es Lumierè, uno de los duques más importantes de Orleans, Francia… Es un amigo mío y de mi hermano…

-Pues… no lo aparenta… (Dijo Hyoga sospechando de sus malas intenciones)

- Ahhhh, por cierto, recuerdo que tenías una hermana ¿Dónde está ella?

-¡¡¡Shun!!! (Gritaba una joven de cabellos dorados, corriendo hacia su lado) ¡¡¡Shun!!! Hace mucho tiempo que no te veía…

-Ja, ja, ja, ja Si… tienes razón, Julie… hace tiempo que no nos veíamos… (Contestó con una sonrisa alegre, Shun)

-Lamento que haya pasado esto con tu hermano… Pero recuerda que siempre me encuentro aquí, para lo que necesites… (Pronunció mientras lo sostenía entre sus brazos)

-Esta bien, muchas gracias, Julie… (Respondió sonriéndole) Señor Eduard (Dijo dirigiéndose a el mayordomo), por favor, dirija a nuestras visitas a sus respectivas habitaciones… seguro se sienten un poco cansados, por el trayecto…

-Muchas gracias, Shun (Exclamó Lumierè, a la vez que escoltaba al mayordomo)

Una vez que quedaron solos en aquella sala, Hyoga se animó a decir algo:

-Dime ¿Ellos siempre fueron así de molestos contigo?

-Pues… si… Desde que éramos unos niños…

-Y… ¿Cómo pudiste soportarlos todo este tiempo?

-Ahhh… Pues digamos que escondiéndome… Pero de todas formas, yo no siento nada por ellos, más que amistad…

-Tu corazón es muy deseado… (Dijo sonriendo, Hyoga)

-¿Eso crees?

“Tan deseado, más deseado que un reino, cerca de las manos del enemigo..."

Continuará…


Última edición por Angel_10_12 el Dom Sep 07, 2008 12:23 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Angel_10_12
Hibridos
avatar

Cantidad de envíos : 20
Alas de Fuego : 170750
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*   Dom Sep 07, 2008 12:21 am

Enamorándome de mi enemigo

Capitulo II

“Esperando sus pasos…”




Mientras los dos jóvenes conversaban animadamente en la sala de estar, Lumierè y su hermana desempacaban sus cosas a la vez que también dialogaban

-Y dime, hermano… ¿Crees que pueda gustarle?-Dijo Julie soñando que Shun le pertenecía solo a ella…

-¿De una chica caprichosa y molesta como tu? Puedes seguir imaginando fantasías, yo no te lo prohíbo… -Afirmó Lumierè cansado de escuchar las palabras de su hermana.

El dulce rey también habitaba en el corazón del frio conde. Aunque su carácter irreversible y estricto se mantenía constante, no era lo suficiente fuerte como para impedir el paso del amor.

Este íntimo sentimiento comenzó a nacer desde aquella visita en Francia hace cuatro años. Cuando el monarca Ikki le presentó a su hermano, Lumierè no pudo creer en la existencia de un ser tan hermoso en el mundo de los mortales.

-Ángel…-Susurró despacio.

Realmente lo era… un ser celestial, cuyo corazón esperaba el conde, ansioso porque esté disponible solo para él.

-¡Qué cruel eres hermano!-Pronunció enérgicamente Julie- ¡Ves! ¡Por eso es que no hay nadie a tu lado!

Esta vez Lumierè no le respondió a su hermana, se sumergió en un océano de ilusiones, donde la fantasía principal, era tener a Shun.

En medio de flores multicolores y siendo escoltados por el azul cielo de la mañana, Hyoga acompañaba a Shun en este hermoso paseo por el jardín. Entretanto intercambiaba palabras con él, Hyoga disfrutaba de aquella cálida compañía. Su presencia angelical era la única causante de la gran sonrisa que se dibujaba en su rostro.

Sin embargo, en el abismo de su ser se encontraba un interrogante presente… ¿Por qué alguien como él no tendría a nadie a su lado?. Trató de disimular esa preocupación, pero la intriga no pudo mantenerse más en discreción, así que se lo preguntó:

-Shun … ¿De veras no hay nadie en tu corazón?- Interrogó, Hyoga al mismo tiempo que temía un “Si” de la boca de su amado.

-Aun no, Heliot… Pero estoy esperando sus pasos…-Dijo Shun con un tono de voz esperanzado-No sé cuando llegará, pero estaré aquí… aguardando a que llegue ese momento…

-Si… Pero también esa persona puede que ya haya llegado… Por eso, no mires con tus ojos, sino con tu corazón-Respondió, Hyoga al regalarle una sonrisa.

-Esta bien…-Pronunció Shun con el mismo gesto.

De repente, una elegante carrosa se detuvo frente al gran palacio, de la cual un muchacho descendía de ella y se dirigía hacia los guardias, luego de charlar con ellos, les entregó una carta, para que estos se la dieran a Hyoga.

La presente, estaba dirigida al nombre de Heliot Dominique, y se encontraba protegida por un sellado.

Después de la correcta reverencia hacia el rey, los guardias entregaron la carta, luego saludaron nuevamente al soberano, y se marcharon.

Delicadamente, Hyoga retiró el sello. Posteriormente de leer las primeras tres líneas, cerró de inmediato el sobre y se despidió de Shun, para leer tranquilamente lo que decía.

Al llegar a su cuarto, se sentó en su cama y releyó una vez más la nota:

De nuestra consideración:

Su graciosa majestad, esperamos usted, esté bien.

Ansiamos saber como siguen sus planes. De momento, le comunicamos que aquí todo marcha en buena hora.

Esperamos pacientes su orden de ataque.

Atentamente:

Sus servidores.

Nuevamente, la tristeza invadió a Hyoga… Al mismo tiempo que la liviana hoja de papel caía al suelo, las grandes esperanzas de tener a su amor consigo se rompían.

Cansado de tanta melancolía se recostó sobre su lecho y se dejó consumir por el silencio, que en su aposento se tornaba…

Cuando todo parecía ser triste en aquella tarde, para Hyoga, alguien tocó la puerta de su habitación, lo cual lo despertó...

-¡Shun! – Pronunció sorprendido

-Discúlpame Heliot, no era mi intención despertarte… Pero me preocupó que te marcharas así tan rápido después de haber recibido esa carta… ¿Estás bien? –Dijo Shun un poco preocupado.

-No, descuida esta todo bien… Es solo que me sentí algo cansado, es todo.

-Me alegra escuchar eso…- Respondió más aliviado- Ahora me retiro, debo enviar una nota al conde de Inglaterra, nos vemos…

Así los días siguieron transcurriendo… Nuevas cartas eran recibidas.

Para el joven Hyoga, el aire puro del amanecer ya no era el mismo sin su amado… Necesitaba decírselo… Sin embargo, aunque estos sentimientos fuesen correspondidos… No podría quedarse a su lado, ya que él también tenía un reino que gobernar.

Lo peor de todo, es que si Shun se enterara de esto, jamás se lo perdonaría y lo perdería para siempre…

“Ya no puedo seguir mintiéndome a mi propio corazón, de que algún día él será mio… Pero tampoco puedo mentirle a Shun que no lo amo…

Lo mejor es marcharme, dar por finalizada esta guerra… y despedirme de él para siempre…”-Pensaba mientras empacaba sus cosas…

-Heliot… ¿Te vas?-Era Shun, Hyoga estaba tan concentrado en sus pensamientos, que no se percató de cuando Shun había entrado.

-Shun… yo… Si, me voy. Creo que ya descansé lo suficiente como para volver a mi vida normal…-Dijo ahogándose en una profunda tristeza.

-¿Sabes? Dentro de unos pocos días será mi cumpleaños… y en el palacio se celebrará una gran fiesta por voluntad de mi hermano.

-Realmente, me gustaría que estuvieras, pero… Si no lo deseas, esta bien-Pronunció suplicando al cielo, porque su amigo no partiera, a la vez que trataba de no mostrar preocupación alguna.

Hyoga guardó silencio, entretanto miraba a Shun sin saber que responderle.

-¿Tu cumpleaños?-El diálogo volvía a hacerse presente.

-Así es, pero de veras, no importa

-No, si es importante ¡Vamos Shun! ¡Hay que organizar tu fiesta!-Exclamó Hyoga tomándolo de sus delicadas manos, al mismo tiempo, que le transmitía felicidad.

Esto conmovió a Shun, su amigo se quedaría por unos días más. Para él era una persona muy importante en su vida, no solo porque le había salvado, sino además por ser el primero, después de su hermano, en saber escucharlo…

Pronto los días pasaron… Y la gran fiesta del cumpleaños del venerado rey había llegado…

-¡Monsieur Faline! ¡Monsieur Faline!-Gritaba un súbdito al cocinero real

-¡François! ¡Ya trajiste los manteles que te pedí?-Interrogó Faline

-¡Si! ¡Justamente, por eso lo buscaba! ¡Ya los traje!-Contestó agitado

-¡Pues bueno! ¡Hay que terminar con esto rápido!-Respondió enérgicamente

-¡Si, en seguida!

Los vasallos del reino se tornaban un poco en alterados… Todo debía estar perfecto para el atardecer, solo era cuestión de unas horas para dar inicio a este gran evento, que se celebraría en todo el palacio.

Hyoga también se preparaba para aquella ocasión. Decidió ponerse sus prendas más elegantes… Cuando había terminado de vestirse, se veía tan hermoso, las palabras no alcanzaban a describir su belleza…

Lucía un traje color negro, con la mejor calidad de tela, presente en aquella época. Debajo de ella, una camisa con mangas y cuello con volados…

Su capa, igualmente de seda, color negra… Sujeta a él por medio de un broche de oro, luciente de un zafiro, que combinaba perfectamente con sus celestiales ojos…

Una vez listo, tomó el obsequio que esta mañana había comprado en la ciudad y se dirigió a la celebración. Pero justo antes de que saliera, sintió que tocaban su puerta…

-¡Shun!... Dime… ¿Qué necesitas? Pensé que ya te encontrabas en tu fiesta…-Dijo al recibirlo

Shun quedó admirado ante la hermosura de su amigo… Esta fue la primera vez, que se percataba de lo apuesto que era…

-Te vez como un príncipe…-Respondió al bajar su mirada

-Gracias…-Contestó un poco sonrojado Hyoga, esas eran las palabras que siempre ansiaba oír de su boca… Las esperanzas de que podría conquistar su corazón renacían nuevamente…-¿Necesitas algo?

-Bueno, Heliot… Yo… Me preguntaba si… -Decía, entretanto, comenzaba a sonrojarse-¿Me podrías ayudar a elegir mis vestimentas?-Por supuesto, sabes que siempre puedes contar conmigo-Pronunció mientras no dejaba de mirar los ojos esmeraldas de su amado.

Al entrar en su habitación, Shun abrió su placad de roble, donde se encontraban todo tipo de prendas que había comprado en cada viaje realizado con su hermano, Ikki. Sacó una de las tantas capas que tenía y se la mostró a Hyoga…

-Mira, Heliot… Esta es la capa que a mi hermano siempre le gustaba lucir, me gustaría ponérmela ahora pero no sé con que quedaría mejor…

-Prueba con esta camisa-Sonrió, Hyoga

Shun iba vistiendo la camisa que su amigo le había dado y luego, comenzó a colocarse la preciada capa…

-Shun, mira… te recomiendo que la uses así, para que te sea más fácil caminar-Decía al mismo tiempo que sus sensuales dedos la abrochaban.

“¿Qué me sucede?” “¿Por qué me siento tan nervioso al tenerlo cerca de mío?”-Pensaba Shun

Aunque su sonrisa lo disimulaba perfectamente, su corazón latía velozmente cuando Hyoga rozaba su piel sobre la suya…

-Heliot… ¿Me pasas mi corona, que está sobre mi cama?

-Esta bien-Pronunció acercándosela…

“He aquí… La corona del reino anhelado… La que tanto había ansiado poseer… Y ahora está aquí, en mis manos… Sin embrago, el férreo deseo de tenerla ha desaparecido. En su lugar, ahora mi meta es conquistar aquel corazón… Aunque cuyo amor, no me pueda ser correspondido…”-Pensaba mientras la sentía en sus manos…

-¿Cómo me veo?-Exclamó Shun al terminar de cambiarse

-Como el soberano que eres…-Dijo al mismo tiempo que no dejaba de observar a su amor imposible.

Su camisa blanca con vuelos en su cuello y mangas, sumada a la faja negra y su calza gris, que hacían más notoria su esbelta silueta, le daban un aspecto angelical … Mientras que su capa azul, con fondo rojo, le brindaban la agraciada elegancia aristócrata… Sin mencionar su mirada tan pura, que aquella noche brillaba más que cualquier otra estrella en el firmamento…

-Permítame escoltarlo, su majestad-Dijo Hyoga extendiendo su mano

-Con mucho gusto, mi señor-Sonrió Shun

El noble y el solemne rey salieron juntos de la habitación, siendo seguidos por los guardias reales.

Descendieron animadamente, las escaleras, que estaban cubiertas por una alfombra rojiza y decorada en todo su recorrido con adornos florales, que los súbditos recolectaron entusiasmadamente, los días anteriores al cumpleaños.

Todos adoraban al nuevo monarca, su bondad era tan infinita, como la de su hermano. Siempre ofrecía grandes recompensas a sus vasallos por el gran trabajo que hacían en la tierra, y con él, se sentían muy seguros de que ninguna guerra podía hacer que el reino decayera.

Al terminar de bajar los peldaños, una gran multitud de gente aguardaba para recibir a su alteza real. El salón del trono, mostraba las más distinguidas decoraciones.

Todo… Absolutamente todo iluminaba ese día, pero lo más resplandeciente, era la sonrisa de Shun al recibir tan lindo gesto de su gente…

Hyoga también sonreía, pero de tras de esa falsa alegría estaba muy apesadumbrado. Temía que esta fuera la última noche al lado de la persona que amaba…



-----Continuará-----
Volver arriba Ir abajo
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 170902
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*   Dom Sep 14, 2008 12:37 pm

sigo esperandoooooo n.n

fic fic fic fic fic fic fic fic
Volver arriba Ir abajo
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 172490
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*   Miér Oct 22, 2008 8:45 pm

:tierno: quiero quiero, Capitulo!!!!

:lindo: te ah quedado increible la historia... pero ¿cuando vas a actulizar? estoy esperando el capitulo sumamente ansiosa...

pleaseeeeeee actualiza pronto que me pondre a :estud: enseguida

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
alandra_luavel_andromeda
Persefone
avatar

Cantidad de envíos : 34
Alas de Fuego : 156480
Fecha de inscripción : 13/04/2009

MensajeTema: Re: Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*   Miér Abr 15, 2009 2:07 pm

Este fic ya lo habia leido y me gustaba bastante, pero nunca vi mas de esto...

Pero ahora que lo veo en esgte foro espero que signifique que veremos mas mucho mas Laughing

Esperare mas capitulos y espero que igual yo disfruto con este tu llegues algun dia a disfrutar con esas cosas que escribo y que llamo fic.

ALANDRA
(Gusto en encontrar este fic)
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*   

Volver arriba Ir abajo
 
Enamorándome de mi enemigo (Hyoga & Shun) *FIC ABANDONADO 6 SEPT. 2008*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Segio Dalma - Poco a poco me enamoré de tí
» Mandar mensaje masivo solo a los nuevos usuarios
» No permitir conexiones anónimas
» Quiero quedarme con un foro abandonado
» Como hacerme dueño de un foro abandonado

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Melody of Love :: El Mundo de los Creativos :: El Reino de los Fanficker :: El País del Anime :: Saint Seiya :: Yaoi-
Cambiar a: