The World of the Creative Dreams
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La Diosa de La Seduccion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: La Diosa de La Seduccion   Dom Ene 18, 2009 3:48 pm



Capitulo 1
El amor de la diosa Afrodita


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Cada 100 años el Santuario de Grecia le entrega a Afrodita un joven para que tenga un heredero a quien entregar todo su poder. Hace cerca de 300 años Afrodita se vio enamorada de unos azulados y celestes ojos. Tanto que la Diosa Athena se vio en la obligación de pedirle a su padre que se le entregara la oportunidad de tener la vida eterna al mortal, para así poder ser el elegido de Afrodita…

Zeus al principio se negó rotundamente, pero al ver la sonrisa de felicidad de su hija Afrodita cuando estaba cerca del joven y queriendo preservar esa luz en el Olimpo junto a la Diosa prefirió entregar la vida eterna a este joven, convirtiéndolo entonces en el amante a tiempo completo de la bella diosa.

Pero que nadie se imaginaria que 300 años después ese amor entre ambos se vería en peligro cuando el Dios de Dioses decidiera enviar a la hija de Afrodita y el Santo de Athena al santuario en un intento desesperado de destruir de una vez por todas esa orden que tanto mal le había ocasionado a su poder…

- ¡¡¡Padre yo quiero ir!!! ¡¡¡NO ES JUSTO, TU HAZ ENVIADO A CUANTO IDIOTA SE TE AH OCURRIDO…!!!

Zeus miraba a su nieta más pequeña. Una chica de dorados y lacios cabellos, de ojos tan azules como el cielo mismo, su piel parecía haber sido tallada por un artesano inspirado por una bella musa. Su mirada lejos de ser inocente, era más bien incitadora, provocadora, lujuriosa y más que todo coqueta… Sus vestiduras, eran un pequeñísimo conjunto de hotpant y sostén, que mas que cubrir dejaba a la vista la mayor parte de sus senos y parte de sus nalgas, provocando así a más de uno de los dioses.

Esta pequeña Diosa, que apenas tenía 300 años, hacía gala en todo su esplendor a su nombre… La Diosa De la Seducción… La mayoría, sino es que todos los dioses habían estado en su cama, desde que esta se percatara de sus dotes mágicos.

Su madre, la mismísima afrodita, había tenido un romance de una noche. En un sueño con un mortal, pero hasta el momento nadie, ni siquiera su padre, había podido averiguar quién era el progenitor, en conjunto con la misma afrodita claro, de tan bella y seductora Diosa que los tenía a todos en sus manos.

La chica se sentó seductoramente sobre el regazo del mayor de los dioses, provocando mas de un quejido de molestia proveniente de las bocas de los dioses que habían sido sus amantes. Su mano derecha se deslizo provocativamente detrás del cuello, mientras su mano izquierda se perdía entre los pliegues del ropaje del gran Dios, agarrando al instante lo que tanto buscaba, presiono con algo de seducción lo que arranco un gemido de la boca del hombre… Sus labios se humedecieron con su lengua y rozaron el hombro derecho, mientras se movía con desesperada lentitud para el dios, sobre su ya erguido miembro. Sus labios se acercaron peligrosamente a su boca, pero se desviaron a su cuello mientras le decía mas que seductoramente, provocando un escalofrió de placer contenido en el cuerpo de Zeus…

- Tal vez lo que se necesitaba es la Seducción en persona ¿no cree padre?

Luego se separo bruscamente arrancando un grito de decepción al gran dios. Este miro a afrodita quien sonreía satisfecha del buen trabajo hecho por su hija. Quien lo miro y le dijo:

- Quien sabe padre, más que caballeros también son hombres y si Selene puede provocar esas sensaciones solo con roses en usted, imagínese lo que le puede provocar a un mortal solo con palabras…
- Eso es cierto, pero recuerda Afrodita que su padre es un mortal… (La mira con sospecha) que tal si es uno de los caballeros de Athena…
- Si lo es lo descubrirá al momento…

La chiquilla miro a Afrodita, esta vez con una confusión en el rostro…

- ¿Como así madre…?
- Como bien dijo tu abuelo hija, eres mitad mortal, y tu padre será inmune a tus poderes. Por más que lo intentes este no caerá en tus encantos cariño…
- ¿Y que hago en ese caso madre?
- Me avisas que yo te ayudo con una visita nocturna al caballero.
- Claro madre.

Ambas miraron al rey, quien sonrió y le dijo:

- Esta bien Selene, inténtalo… nada mas podemos perder “excepto una de nuestras mejores amantes”

La chica hizo una inclinación y desapareció.

Mientras afrodita se dirigía a sus aposentos con el miedo reflejado en su mirada. Su belleza no se comparaba a nadie, tal vez con la de su propia hija, sus cabellos dorados, pero rizos, sus ojos dorados y su piel broceada enloquecían a cada uno de los dioses. Sus vestiduras recatadas como la Diosa de la Amor que es, pero con nada de pudor. Al caminar dejaban al descubierto parte de sus senos y sus bien cuidadas piernas. Junto con ellas sus sandalias con perlas de oro. Sus cabellos siempre iban adornados por rosas que eran perfectamente colocadas por la diosa en sus trenzas… Su mano derecha se poso sobre la cerradura de oro y su empuje hacia la derecha dejo paso a la Gran Diosa a la alcoba, encontrándose en su interior con un hombre…

- No deberías venir aquí, lo sabes…
- Tú me llamaste…

Le dijo este volteándose y fijando sus azules ojos en los dorados de la Diosa, mientras le mostraba la joya que pendía de su cuello aun refurfugiendo en un tono amarillento…

- Y automáticamente esto me trajo aquí…

El se le acerco con la intención de besarla, pero esta coloco sus manos entre ambos cuerpos y lo retuvo. Indicándole con la mirada que no lo quería ver para eso. Por lo que este la miro con enfado, mientras se alejaba y se sentaba frente al balcón, mirando desde allá arriba lo magnificente que se veía el Santuario…

- ¿Y entonces para que me hiciste venir?
- Tenemos un problema, digo ustedes tienen un problema muy grande, y te lo digo, porque no nos conviene aun que mi querida hermana sepa que eres mi amante desde los 15 no…
- Sabes que me importa muy poco el pensar de Saory, ahora mismo iría y se lo diría…

Esta lo tomo por la barbilla y negó con la cabeza. Mientras sentía como este comenzaba a quitar los cordones de su túnica.

- y cuál es el problema… dímelo de una vez… para poder hacerte el amor…
- no… hoy no haremos el amor… (Lo mira) Mi padre envió a nuestra hija al Santuario…

Su mirada se lleno de terror…

- ¿A Selene?
- ¡¡¡No a ATHENA!!! Si a Selene… y temo por tu vida… mi padre te tiene fichado y lo sabes…
- No me importa
- ¡¡¡A MI SI!!!! ¡¡¡NO QUIERO QUE TE LASTIME!!!!

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Lun Ene 19, 2009 11:14 am

Capitulo 2
La llegada de Selene al Santuario de Athenas


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Era una esplendida noche estrellada. El cielo mismo era observado por unos ojos azules que admiraban la inmensidad de la constelación que era su protectora, la constelación de Virgo.

Misma constelación que para él estaba maldita…

Suspiro con resignación a la vez que sentía como era abrazado por unos brazos y un cálido beso era depositado en su cuello, provocándole un sencillo y provocativo temblor a su cuerpo. Sintió el aliento de su amante en su oído, minutos más tarde de ese torturador hecho una tentadora voz le dijo al oído…

- ya eligieron a su próxima entrega…
- No me digas que no quiero saber…

El joven se detuvo frente a él, se arrodillo frente a sus rodillas y con ayuda de sus manos derecha le obligo a mirarle, encontrándose con la mirada mas desolada que jamás le viera a su amor, el santo de Virgo.

- tu pupilo fue el elegido

Una punzada de dolor se sitúo en su pecho cuando un sollozo escapo de los labios de Virgo, mientras lo abrazaba con desesperación…

- cuando vendrá por el
- mañana mismo, eso dijo el patriarca…
- Dios mío que mal le hemos hecho a esa diosa para que nos mortifique de esta manera

xxxx

Este arranque de sinceridad por parte de la diosa tomo por sorpresa al joven santo, quien por un momento se quedo mudo. Pero luego le sonrío, se acerco a ella y dándole un beso le dijo:

- Recuerda que soy uno de los pocos mortales dotados con la vida eterna Afrodita, no te preocupes que yo estaré bien…
- prométemelo (le dijo ella angustiada)

Él le sonrió, la abrazo y le dijo al oído “te lo prometo” mientras le daba un suave beso en el cuello y se alejaba de ella.

- Debo ir y dar la noticia
- No, mejor deja que ella llegue halla, luego finges que hiciste una investigación y le cuentas lo que sabes…
- Como diga mi Diosa amada. (La mira seductoramente) y ahora podemos hacer el amor…
- Ahora sé de donde saco mi hija esa afección a la seducción, es por culpa de su padre…

Este se echo a reír y fue ella quien lo beso. Siempre ella tenía el control, en un principio para ella solo era un regalo del santuario, pero con los años se enamoro de esos ojos azules y de esa personalidad tan suya, que día a día la hacía más feliz que el anterior. Para tener solo 15 años, el chico la envolvió en sus redes, solo para ser un humano, logro que ella se enamorara locamente de él, a tal grado que tras quedar embarazada, no se pudo deshacer del bebe como le pidieron ni separarse de ese cuerpo que sería su maldición por siempre.

De eso… ya habían pasado cerca de 300 años y pico… y este acabo siendo caballero de su hermana.

Estando para ella prohibido…

Mas ¿cómo explicarle ese hecho a su corazón enamorado?
¿Cómo explicarle que el hombre que ella amaba era su enemigo?
¿Cómo explicarle que debía odiarle sobre todas las cosas?

Recostado sobre la cama de finas sabanas donde dormía la diosa todos los días, su joven amante la miro con un semblante de pura desesperación cuando esta se levanto completamente desnuda, se coloco la bata encima y salió al balcón sumida en sus pensamientos.

- ¿Afrodita qué demonios te pasa hoy?
- ¿No has pensado en casarte?

Este la miro confundido.

- ¿A qué viene la pregunta?
- Nunca te cansaras de ser un simple esclavo de la diosa del Amor
- Ya te aburriste de mi acaso

Le dice levantándose, para comenzar a vestirse. Mientras ella lo miraba con lujuria contenida. Se acerco a él, deteniéndose tras el hombre que amaba, y detuvo sus manos, las cuales estaban ocupadas colocando los botones en su lugar. Luego acerco sus labios a su cuello y dejo un beso allí.

- Nunca me cansare de ti… pero el problema aquí es que cuando ellos se enteren de quien es el padre de Selene, tendrás problemas con Athena.
- Que estas queriendo decir, Afrodita… amor, no te estoy entendiendo del todo.
- Estoy queriendo decir que esta es la última vez que nos vemos, caballero.

Le dijo mientras tomaba la joya y la rompía. Este la miro sorprendido, luego la miro con enojo. Pero esta saco el látigo y le indico que se fuera sino quería una buena paliza en ese momento.

Y este se fue no pudiendo hacer nada…

xxxx

El santuario entero estaba reunido en el salón del patriarca cuando la diosa Afrodita hizo su aparición. Ataviada con sus mejores ropas y con su belleza resplandeciendo más que nunca a la luz de la luna eterna.

El patriarca se levanto de su asiento, se acerco a ella con pasos decididos y ofreciéndole su brazo la sienta donde antes estuviera el sentado… La diosa miro sobre su hombro mas lejos de allí habían dos personas, eso le causo algo de molestia así que levantándose de su asiento se dirigió hacia ellos, sin ser detenida por nadie, al contrario a su andar todos le cedían el paso totalmente embobados con su belleza divina.

Apenas llego a su lado se encontró con dos hombres, uno de cabellos negros y ojos verdes, el otro rubio de ojos violetas que se inclinaron haciendo una reverencia en respeto a su rango divino. La diosa en vez de molestarse solo les hizo una pregunta a ambos hombres.

- ¿por qué están tan alejados de sus compañeros?

Unos ojos azules se encontraron con los azules de la diosa, irguiéndose cuando la diosa le dio el permiso para hacerlo. Este miro a su compañero quien solo miro al suelo, luego miro a la diosa frente a él, esta lo miraba confundida… pues no entendía su actitud.

- Perdone mi atrevimiento con lo que le diré, señora, pero seré sincero…
- Eso lo agradecería (le dijo)
- Estamos a esta distancia, porque no quiero estar cuando usted se lleve lo que más quiero en esta vida.

En ese momento la diosa entendió, le sonrío comprendiendo. Más de una boca se abrió cuando vieron como la diosa recogía su falda con cuidado y ante la sorpresa de todos se postraba esta vez frente al caballero de Escorpion, le sostenía la mano derecha y llevándola a sus labios le decía mirándole a los ojos.

- Aquí ante todos sus compañeros, le prometo caballero, que no lastimare ni maltratare a aquel que es lo más importante para usted y que al contrario de lo que usted deberá pensar de mi, intentare hacerlo feliz sin duda…

xxxx

- Que se le ofrece jovencita…

Le pregunto Mu a una joven rubia, de ojos azules y piel de alabastro. No hizo más que mirarla a los ojos y Mu sintió algo raro comenzar a adentrar en su mente.

- Me atacaron y necesito refugio caballero…
- ¿Y usted es?
- Soy una amazona de los bosques… solo mientras me logro comunicar con mi grupo.
- Sígame hablaremos con mi diosa…

Ella sonrió una vez él se volteo, caminaron por entre los templos, consiguiendo miradas de caballeros uno tras otro. Llegaron al salón de reuniones…

- Claro que es bienvenida jovencita, quédese el tiempo que necesite…
- Gracias por su ayuda mi señor…

Luego salió del gran salón y se dirigió a donde entrenaban los jóvenes de ese año. Y se quedo viendo a un caballero en particular, llamo su atención el gran parecido con ella. Sus mismos cabellos, sus mismos ojos, pero lo único que cambiaba era su piel, la suya era blanca la de el morena, pero no tan quemada…

Miro al cielo mientras sonreía con suficiencia, el paso 1 ya estaba hecho, lograr entrar al Santuario… miro a otro caballero que la miraba… esta sonrió con lujuria se levanto mientras pensaba…

“Gloriosos mortales, Que dios tan bondadosos los creo tan divinos… creo que me puedo divertir un poco antes de empezar”… comento mientras se acercaba al caballero, luego de unas palabras este prácticamente se la comía a besos… minutos después hacían el amor en el templo del caballero, mientras la miraba furiosa de un caballero miraba al cielo sabiendo que una diosa dolida lo observaba…

“Que bien la haz entrenado para acabar con mi familia”

xxxx

Sus ojos miraron sorprendidos la estancia de la diosa, mientras esta se sentaba en su escritorio a escribir algo. El muchacho se quedo parado donde mismo ella lo dejara al llegar, sus ojos observaban todo a su alrededor curiosamente.

Las paredes de un blanco perla adornadas con fabulosas pinturas que distorsionaban la vista humana, confundiendo su entendimiento en ocasiones, sacudió la cabeza intentando ubicarla en un solo punto. Una gran cama revestida con sabanas rojas con bordes de oro, un hermoso buró debajo de la ventana desde donde seguramente se podrían ver las hermosas parejas llenas de amor y aun lado de la puerta un escritorio donde la joven diosa se había sentado a escribir luego de cambiar sus ropas.

Mirándola bien parecía de más o menos su edad, de contextura fina, delgada. Sus sedosos cabellos parecían oro mismo cayéndole en cascadas por la espalda y los hombros descuidadamente, sus ojos de un azul clarito vivaces y coquetos a la vez. Portaba en esos momentos una fina bata de encajes de color rosado claro, ceñida a su cuerpo, y que dejaba ver gran parte de sus senos y sobre eso esta portaba una túnica abierta del mismo material y estilo.

Cuando los ojos de la diosa se levantaron se encontraron con los propios del joven que la miraba. Le sonrío indicándole que se sentara a su lado, en una silla que había a un lado del escritorio, este aunque dudoso, obedeció al instante.

- Bueno aquí las cosas no son como en el santuario así que atiende a lo que te voy a decir. (El chico le prestó la atención que ella deseaba) puedes salir a mis jardines y a los continuos, mas no acercarte ni a los de Ares ni tampoco a los de mi padre Zeus, a menos que quieras vivir la violación mas desgarradora de tu corta existencia (eso provoco un escalofrío en el muchacho), tu alcoba será la próxima a la mía, allí tendrás ropas y todo aquello que necesites.

Se quedo callada un momento pensando algo, se levanto y se acerco a su buró, allí busco unas perlas rojas y se acerco a este, tomo su propio cepillo y arreglo sus cabellos de manera que no le taparan el rostro…

- Ahora si (sonriendo) bueno te decía que no se los gustos que tengas en alimentos, pero aquí lo único que encontraras serán frutas frescas y algo de pan de miel, junto con vino… cada mañana te dejaran una canasta llena de eso y una jarra de vino, tu escogerás el saber que quieras, me lo dirás y yo le diré que diariamente te sirvan ese vino…

La Diosa se levanto de su asiento, lo asió de la muñeca derecha y salió de su alcoba. Entrando en la alcoba que estaba justo al lado para luego hacer entrar al muchacho…

Quien se quedo maravillado al ver la alcoba, no era tan lujosa como la de la diosa, pero era seguro que las del santuario no se comparaban a esta, por obvias razones…

A la alcoba entraron dos chicas una con una canasta llena de frutas y panes de miel, la otra traía una jarra llena de vino dulce que ambas colocaron sobre la mesa que había en medio de la alcoba hicieron una reverencia y salieron. Afrodita le rodeo varias veces con la mano sosteniéndose la barbilla, luego sonrió asintiendo y se acerco al buro que había al lado de la puerta, lo abrió y le enseno el interior al muchacho.

- bueno te recomiendo que te cambies y tienes dos opciones, o te quedas aquí en tu alcoba me dijeron que te gusta leer (le dijo señalando un librero) ahí en ese librero ahí todo tipo de libros (sonríe algo apenada) no sabía qué tipo de lectura te gustaba así que conseguí de todo, o te puedes quedar conmigo en mi alcoba conversando…

Luego salió de la alcoba para dejarle pensar y ubicarse a su nueva vida… sin saber que justo detrás de las cortinas que adornaban sus ventanales dos rojizos ojos le observaban mientras se desvestía y cambiaba de ropas, también le vio acercarse al librero y tomar un libro, así como también le observo dormir esa noche…

- bonito espécimen a encontrado mi querido Afrodita…

Comento al aire mientras acariciaba su rostro ocasionando que el muchacho se girara hacia el otro lado y las sabanas resbalaran hasta la cadera, dejando al descubierto el cuerpo del muchacho ante los hambrientos ojos del dios…

- ¿qué rayos haces Ares?

El dios se levanto presuroso de al lado del muchacho y se pego a la pared, afrodita se acerco al muchacho y le cubrió para que no pasara frio. Luego se acerco a Ares con cara de pocos amigos y le dijo con clara molestia en la voz…

- La próxima vez que te vea haciéndole algo a Milo te matare me escuchaste…
- “procurare que no me veas entonces” claro Afrodita no quisiera que un día me levantara y me encontrara con que el amor me ah dado la espalda…

Y dicho esto se retiro, afrodita se sentó en la silla frente a la cama, suspiro resignada y se metió en la cama con el muchacho quien al sentir el movimiento despertó desorientado…

- no te preocupes vuelve a dormir

Le dijo esta vez disponiéndose a dormir ella también, pero abrazada a el sin comprender muy bien porque le había protegido…

- “que podría interesarme a mi si Ares le hace algo, al fin de cuenta fue un descuidado…”

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Jue Ene 22, 2009 8:41 am

Capitulo 3
Sentimientos encontrados


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Selene se encontraba sentada en la orilla de lo que alguna vez fue el límite de un gran y hermoso río a las afueras del santuario. Su dorada cabellera siendo acariciada por el fresco viento de la tarde, su cuerpo siendo adornado por primera vez en muchos siglos, por algo que no eran túnicas. Se encontraba vestida con un sencillo vestido de piel y sus piernas con unas sencillas sandalias de color blanco.

Sus pensamientos estaban muy lejos de querer destruir esa organización que debía proteger la tierra. Su abuelo le había dicho muchas cosas, que ahora ella viviendo con ellos se daba cuenta que la mayoría eran falsas. Deseaba ser uno de ellos, realmente quería encontrar a su padre y conocerlo. Su madre le había dicho que era un hombre apasionado, pero que también era un gran padre.

Los chicos eran muy buenos con ella, graciosos, agradables y también tenían algo llamado compañerismo.

Continuo profundizando en sus pensamientos y no se dio cuenta en qué momento su físico cambio al que realmente tenia, al que realmente era su físico.

Su cabello se encontraba recogido en una trenza mientras su cuerpo era adornado por un vestido de color blanco y sus pies con unas sandalias de tirantes con diamantes azules, de los cuales también adornaba su cabello.

- Te le pareces mucho a tu madre sabias…

Selene brinco instintivamente al escuchar esas palabras. Levanto la cabeza, solo para encontrarse con un hombre rubio, de ojos azules… el mismo que le llamara la atención el día que llegara al santuario… Este se sentó a su lado y la miro de arriba abajo…

- Aunque tus ojos te delatan… (Le sonríe) son idénticos a los míos…

Ella lo miro de arriba abajo, se levanto y camino hacia el santuario ante la atenta mirada del joven…

- Selene

La chica le miro nuevamente, solo para encontrarse con una sincera sonrisa y recibir un beso en la mejilla como despedida…

- No somos todo lo que dicen en el Olimpo, te lo digo yo que viví mucho tiempo en tu ambiente hija… No somos todo lo que ellos dicen, puedes preguntarle a tu madre…

Luego paso por su lado y continúo su camino hasta sentarse en el borde del acantilado a esperar, sabía que ella aparecería, sino no lo habría llamado.

A los varios minutos sintió unos brazos que lo abrazaban por el cuello y unos labios besaban su cuello. Ante esto el muchacho respiro hondo, tomo esos brazos que lo aferraran como si en ello se le fuera la vida y los quito de su lugar, mirando entonces a esa bella mujer enamorada de él con la más fría mirada que jamás le viera en los ojos.

- ¿Qué te ocurre? (le pregunto ella confundida)

El respiro hondo nuevamente, la alejo de el nuevamente cuando esta se le abrazo y le dijo fríamente.

- ¿Que qué me ocurre? (le dice furioso) Me ocurre que mi propia hija está destruyendo a mi familia, me ocurre que la mujer que dice amarme la ah convertido en un zorra, me ocurre que estoy locamente enamorado de la mujer que es mi enemiga y me ocurre que tarde o temprano tendré que luchar con mi hija frente a frente, se que a ti como diosa poco te puede interesar mi opinión y que para ti solo vuelvo a ser el rega….

Un beso es lo mejor para acallar a una persona y una cachetada para demostrar lo dolido de esta situación, pues bien la misma Afrodita esa mañana lloro lagrimas de angustia cuando escucho esas palabras.

Afrodita la diosa del amor conocía en carne propia esa mañana lo que era la sensación de amar y sufrir en el intento, pues ver al muchacho en esa misma posición frente a ella, mientras amargas lágrimas recorren sus mejillas es lo más angustioso que le puede ocurrir a una diosa enamorada de un mortal…

Una mirada tan fría como los eternos témpanos helados de Siberia la enfocaron sosteniéndose la mejilla antes abofeteada con su mano a la vez que soltaba lo que se moría por decirle desde hace varios meses ya…

- Pero que puede conocer de todo esto una diosa que nunca ah vivido como humana, una diosa que es únicamente eso, una diosa que ah vivido siempre en el Olimpo y jamás ha tenido una vida de mortal… (Le termina por decir) no puede saber lo que es sino lo ha vivido…

Y tras decir esto se volteo y camino hacia el santuario, sintiendo su corazón romperse en mil pedazos y dejando envuelta en un mar de lagrimas a la diosa del amor…

Esa misma noche un amor eterno, que llevaba luchando por sobrevivir décadas quedaba hecho cenizas en unos cuantos minutos de discusión… pues de que servía luchar contra algo que finalmente les derrumbaría…

Xxxx

Sus pasos se escuchaban imperceptiblemente por el pasillo que fuera alguna vez la única vía de escape en casos de emergencia. A lo lejos podía ver como alguien se acercaba bajando en dirección contraria a ella… al llegar a su lado un joven de verdes cabellos y azulados ojos le sonrío deteniéndose al verla…

- ¿Tu eres la amazona que se está quedando en la casa del Patriarca?
- Si ¿y quién eres tú?

La diosa le miro con atención había algo en el que se le hacía conocido, una sensación de poder y señorío que no sabía de dónde podía provenir. Lo vio mirar hacia delante en donde una persona le llamaba, luego se giro hacia ella le sonrío, tomo su muñeca llevándosela a los labios y depositando un beso allí mientras le decía…

- Me llamo Shun, Caballero de Andrómeda y alumno de Shaka de Virgo (le sonríe) me tengo que ir, mi hermano me matara si lo hago esperar… espero verte pronto… mmm

Le sonríe con alegría mientras le dice apenado “no me dijiste tu nombre” ella le sonrío también mientras por primera vez en sus 300 años sentía vergüenza ante un hombre y además mortal “Selene”…

- Bueno pues mucho gusto en conocerte Selene…

Le dijo apurado por los gritos cada vez más desesperados de su hermano mayor quien ya comenzaba a caminar hacia ellos, por lo cual este sonrío, se despidió con un rápido beso en la mejilla y corrió hacia su hermano. Selene los vio saludarse y salir del túnel abrazados y sonriendo hablando seguramente de lo que harían al llegar al pueblo en donde comprarían algo importante para el mayor de los hermanos.

- Necesito hablar con mi madre… me siento extraña…

Dicho esto se dirigió también hacia la salida del túnel, camino al templo de Afrodita abandonado que había a las afueras del pueblo. Suspiro resignada pensando en todo el polvo que tenía que haber en ese templo mientras decía…

- Bueno algo es algo no…

xxxx

Afrodita llego a sus aposentos con el dolor palpitándole en el pecho y con las palabras del caballero en su cabeza recordándole el gran abismo que siempre había habido entre ambos…

“Que podría saber sobre eso una diosa que jamás lo ah vivido”

Afrodita se dejo caer por la pared hasta quedar sentada en el suelo, ya allí se abrazo a sus piernas, escondió su cabeza en sus rodillas y allí en la soledad de su alcoba la diosa lloro lo que nunca había llorado en sus siglos de vida. Allí sentada sola en su alcoba la diosa entendió el sentir de un corazón roto y el dolor de un amor a punto de extinguirse… y solo en ese momento deseo ser mortal y poder darle a ese hombre que tanto amaba lo que el tanto deseaba… una vida normal a su lado…

Unos toques en la puerta de su alcoba la alertaron, pero no fue suficiente para levantarse y arreglarse a tiempo. La Diosa de dioses se quedo en shock al ver a su niña amada en ese estado, sentada en el suelo, abrazada a sus rodillas y llorando desconsoladamente…

Se arrodillo frente a ella y la obligo a mirarla encontrándose con unos ojos que reflejaban el dolor de un corazón herido. La diosa sonrío sabiendo por que la diosa estaba en ese estado…

- Dime que te desgarra de esta manera hija…

La diosa se arrojo a los brazos de la reina y allí dejo salir las palabras refugiada en los brazos de la esposa del señor de dioses.

- Ahí Hera que voy a hacer con este amor que ahora me desgarra por dentro, deseo quedarme sin corazón si así se siente una desilusión.
- Nosotros te lo advertimos, pero tú no hiciste caso…

La obliga a mirarla, unos ojos casi complemente carentes de todo sentimientos le enfocaron.

- Pero aun no entiendo que te ocurre…
- Milo… me dijo que jamás entendería su sentir, porque no sabía lo que era vivir como un mortal, que había convertido a nuestra hija en una zorra y que no me interesaba su sentir al respecto… (La mira desconsolada) ¿Por qué me siento como si me hubieran arrancado el corazón del pecho Hera…?

Hera sonrío comprensiva, se levanto y le obligo a recostarse sobre la cama recostando su cabeza sobre su regazo. Ya allí comenzó a acariciar su cabello mientras le respondía.

- Eso se llama desamor Afrodita querida, eso que sientes se llama desilusión y el dolor en tu corazón es lo que los humanos llaman el llorar de un corazón herido

La diosa Afrodita la miro sorprendida…

- Estoy sintiendo emociones humanas, eso es lo que tratas de decirme Hera…
- No, trato de decirte que el sentir amor es de humanos Afrodita y que si ese mortal te reclamo sobre su hija significa que no solo te ama sino que el también está sufriendo… recuerda que aunque no se hayan casado ustedes vienen siendo un matrimonio hecho y derecho…

xxxx

Selene llego al templo de Afrodita… un templo reducido a escombros, pero que era la única manera de invocar a su madre, ahora que tenía un cuerpo mortal comenzaba a sentir cosas que como diosa nunca había sentido y que no sabía cómo llevarlas, aunque suponía que su madre debía estar pasando por algo similar…

- Habrá discutido con ese caballero

Se preguntaba mientras entraba en el templo y se dirigía a la sala donde estaba la estatua de Afrodita aun intacta. Se acerco a ella y rozo sus dedos con esa piedra finamente tallada en bronce, una bella estatua que dejaba ver la belleza de su madre a la perfección, belleza que ella debía agradecerle pues esa era la llave por la que ella era la Diosa de la Seducción y por la cual nadie se le resistía…

Aunque no sabía por qué ahora sentía que no quería ser esa diosa en particular, que eso no era nada digno de una diosa y que quería ser algo bueno de lo cual un buen hombre se pudiera enamorar…

Suspiro con desesperación recordando por alguna razón unos ojos verdes brillantes y una dulce sonrisa que hace poco le regalo un caballero de Bronce. Recargo su rostro en la palma de la mano de la estatua diciendo las siguientes palabras…

- mami, te necesito por favor ven a mi…

xxxx

La diosa se encontraba recostada bocarriba sobre su cama indagando en sus recuerdos con una boba sonrisa en su rostro. Sus recuerdos son interrumpidos cuando en su cabeza aparece las imágenes de Selene llorando desgarradoramente y implorándole su presencia.

Así que angustiada Afrodita se levanta de la cama y se dirige hasta el lugar donde siente la presencia de su hija…

xxx

La mano ya no parecía ser de Bronce sino que tenía una ternura y una suavidad digna de su propia madre, así que levanto la cabeza encontrándose a su madre en una fina bata de seda con bordados en color dorado y su cabello trenzado, esta le sonrío mientras la abrazaba sentándose sobre el trono en donde estaba ahora mismo la estatua sentando a Selene sobre su regazo como cuando era una niña.

- Por que la urgencia de que viniera hija
- Me siento extraña, ya no quiero hacer esto madre (la mira angustiada) esos chicos no hacen nada malo, sus ideales son inigualables… además no quiero que Shun muera…

Ese nombre le provoco un mal sabor a Afrodita en el alma, dirigió su mano hacia la barbilla de su hija y la obligo a mirarla…

- ¿Y cuál es tu interés en ese mortal Selene?

Como respuesta las mejillas de Selene se tiñeron de rojo intenso, y esta miro al suelo avergonzada.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Dom Ene 25, 2009 11:04 am

Capitulo 4
El Dolor de Selene


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


- ¡¡¡¡Padre!!!!

La joven reencarnación de la Diosa Athenea se adentro en los aposentos de su padre. Lugar donde su padre y su madre dormían aun acurrucados, desnudos y exhaustos luego de un día de trabajo. El dios abrió un ojos mirando al suelo con molestia, sintió un beso en su cuello y una sonrisa se dibujo en su rostro al mirar a su esposa esta se encontraba sentada sobre la cama cubierta por la sabana que antes los cubría del frío…

- Sabias que tarde o temprano se enteraría y que vendría molesta a donde ti

Unos ojos rojizos le enfocan con reproche…

- No es justo que le hagan lo que le van a hacer a ese chico.
- Sabes que si sigue vivo Hades regresara
- Eso no es excusa para querer quitarle la vida a un inocente Zeus, ese chico es inocente de todo lo que hizo dominado por Hades.

El dios sonríe, le da un beso y se levanta de la cama comenzando a vestirse. Al abrir la puerta un puño le recibió contra su cara. Al enderezarse nuevamente se encontró con un muchacho de cabellos azulados y ojos azul marino que se sostenía la mano con la que le golpeo…

En esos ojos veía a uno de sus hijos sin duda…

- ¿Qué rayos hace este mortal aquí…?
- Eres un maldito Zeus, pero no vas a tocarle un pelo a mi hermano escuchaste… o yo mismo hare un pacto con Hades y lo reviviré para que te patee el trasero…

Zeus le miro atónito… claro que lo reconocía no podía ser verdad, esto no podía ocurrir en esta época en particular. Los dioses contiguos a su templo comenzaban a amontonarse al sentir un cosmos divino comenzar a despertar luego de siglos de dormido.


Su falda se levantaba levemente cada vez que la brisa soplaba mientras su madre la abrazaba y le contaba todo lo que ocurrió ese día en el Olimpo…

- No es posible madre, ese chico tan amable no puede ser mi tío Hades… eso no es posible de verdad que no…
- No es Hades, hija, tu abuelo le ah conjurado un hechizo para que Hades no se apropie de su cuerpo nunca más, pero el muchacho sigue teniendo el aura que caracterizaba a mi tío Hades…

Selene miro al horizonte sin creer lo que oía… una punzada en su corazón y en su cosmos la hicieron mirar a su madre, quien había cambiado totalmente y ahora lucia aterrada… la vio levantarse de su lugar tras de ella y desaparecer sin decirle nada…

Así que más aterrada que ella Selene le siguió…

Todos los dioses miraban aterrados como Zeus había sido levantando del suelo por el mortal mientras un aura divina le rodeaba sin saber aun bien de quien se trataba…

Zeus solo sonreía con suficiencia, lo agarro por el cuello y lo levanto del suelo obligándolo a soltarlo con una mueca de dolor.

- Vayan por el muchacho…
- ¡¡¡¡¡Padre!!!!!

Grito Atenea envuelta en un mar de lagrimas… para luego caer desmayada en brazos de Hefesto… y mas allá una joven cubierta por una fina túnica de color blanco veía como dos dioses desaparecían y a los varios minutos regresaba con un muchacho de cabellos verdes que lanzaron a los pies de Zeus…

- Padre por favor, no hagas esto Shun no es culpable de lo que ocurrió

Zeus la miro…

- Ok, que prefieres tu… hija
- No sé, solo no le haga daño…
- Y si solo bloqueas su poder divino y toda vía de despertar de hades, así como también su memoria… eso bastara padre…

Le respondió Afrodita, Zeus sonrío satisfecho y coloco su mano sobre la suave cabellera del chico y hizo lo que Afrodita le había aconsejado…


Apareció frente al templo de Escorpión de donde se podía sentir claramente un cosmos divino que comenzaba a luchar por hacer acto de presencia. Detrás de ella apareció Selene, quien al sentir ese cosmos echo a correr hacia el templo conmocionada y llenándose sus ojos de lagrimas…

- No me importa que sea un mortal, no dejare que muera…

Fueron sus palabras cuando atravesó el campo impuesto por el santo de bronce en el interior, mientras veía al caballero devirgo intentar acercarse al muchacho en vano, su cosmos así lo requería.

Sus verdosos cabellos comenzaban a tomar un tono oscuro que solo hacia a Shaka cubrirse el rostro angustiado, a la vez que caía al suelo de rodillas llorando desgarradoramente. Al ver esto Selene se le acerco le retiro las manos del rostro y enfoco sus ojos en unos idénticos a los suyos…

- ¿Qué ocurre?
- Se está cumpliendo la amenaza de Zeus
- Mi abuelo, ¿que tiene el que ver?

Milo la miro irritado.

- De verdad no te lo imaginas. A tu abuelo no le interesa la vida de los mortales y más cuando son santos que han logrado llegar a sus aposentos.

Selene se acerco a Shun y lo miro a los ojos. Luego de ver sus ojos vacíos esta soltó un grito de angustia y desapareció ante los atónitos ojos de su madre.

- ¿A dónde va?

Le pregunto Milo preocupado. Afrodita solo le miro y le sonrío diciéndole.

- Solo fue a reclamar lo que ella cree correcto. (Sonríe mirando a Shun) Selene está enamorada del caballero de Andrómeda.

500 años antes

Athena y dos dioses mas sostenían el cuerpo de un chico cubierto en sangre, mientras dos más intentaban sujetar a otro más que luchaba contra ellos con todas sus fuerzas.

- ¿Segura de lo que harás?
- Si estoy segura, sino el morirá en vano
- Pero ponerle un alma a Donovan no ayudara

La diosa le miro sonriendo con más énfasis a la vez que miraba al chico en su regazo y acariciaba sus cabellos con dolor. Levanto la vista hacia su compañero.

- ¿Harás lo que te pedí Hades?
- Lo tomare bajo mi custodia, pero que harás con ese chico

Le pregunto señalando al chico al que momento antes llamaran Donovan. La diosa se levanto del suelo y se acerco al chico que era sostenido por ambos dioses, coloco su mano sobre su frente y pidió una plegaria en silencio…

Cuando sus ojos se encontraron con los del muchacho estos ya no eran rojizos sino de un azul marino. Un sollozo salido de esos labios le advirtió de que el conjuro había salido bien…

- ¿¿Jezabel??

Esos ojos azules le miraron cubiertos de culpa, ella solo le sonrió, se hizo a un lado y un chico de dorados cabellos y amarillentos ojos se paro frente a él para acto seguido soplar sobre su rostro.

A los varios minutos el muchacho cayó sobre los brazos de un muchacho de cabellos platinados y ojos blancos transparentes que lo levanto con cuidado mirando a su padre.

- Seguro de hacer esto padre, que cambiemos sus recuerdos no evitara que la maldición se culpa
- Separados no podrán estar, mas poco a poco uno destruirá al otro…

Un suspiro salió de ambos jóvenes, mientras colocaban a los jóvenes sobre las urnas de cristal que había creado con la intención de que llegado el momento sus almas tomaran dos cuerpos mortales e intentaran convivir en armonía…

La diosa se acerco a ambos féretros y allí deposito un beso con ternura. Una lágrima se derramo desde sus ojos hasta la superficie de cada uno de los féretros, se limpio las lágrimas y salió de la sala donde se encontraban los muchachos.

De cada féretro salió un fino hilo cósmico que brillo por varios minutos y luego desapareció totalmente.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Mar Ene 27, 2009 6:39 pm

Capitulo 5
Una Declaración de Amor


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


El suelo retumbo horriblemente llamando la atención del dios de dioses, quien en ese momento merendaba en compañía de su esposa. Minutos después entro al jardín Selene, ataviada con sus vestiduras de diosa más con una extraña mirada que solo le provoco un estremecimiento al hombre frente a ella.

Un grito rasgo el aire. Selene aferro a Zeus de la túnica dejando salir todo su poder en un cosmos tan brillante y plateado como los mismos cristales. Su mirada ya no era provocativa como antes, sino que esta era amenazante casi salvaje.

- que le hiciste al santo de Andrómeda?

Y su voz fue lo que más le aterro. El susurro de una navaja apunto de atravesar su cuello. Eso parecía…

- yo no le eh hecho nada Selene, el solo se está haciendo…
- YO NO SOY UNA MORTAL Y SE QUE EL DESPEDIA TU AROMA!!!! (Ajusta su agarre) QUE LE HICISTE A Shun!!!!!

Una mano en su hombro y otra en la mano que aferraba la túnica de Zeus le hicieron calmar momentáneamente. Se alejo unos cuantos pasos de la pareja viendo a Zeus tratar de recuperar el aire y a Hera mirarlo asustada. Sus vestiduras ya no ostentaban la belleza etérea de la que fuera la diosa mas amada del santuario. Sino que ahora albergaba el más puro odio de la joven hacia el que era el dios mayoritario. Sus vestiduras, una vez blancas, ahora se componían de un vestido blanco de top, unas sandalias a juego y una túnica negra que terminaba de complementar su atuendo… en su cadera se podía distinguir la correa que ataba un arco y un carcaj en su espalda…

- Selene se ah convertido en una diosa guerrera, ten cuidado amor

Le dijo Hera a Zeus mientras se alejaba prudencialmente, eso era un problema que el debía arreglar con ella, a solas.

Desde donde se encontraba fielmente resguardada la diosa podía ver claramente ambas personas. Su marido con su típica mirada de sabelotodo y Selene con la mirada que solo había visto una vez en una diosa, en la diosa que era la madre de la jovencita.

“será que tu también haz sentido lo que es el amor Selene y no te has dado cuenta aun”

Zeus miraba a Selene con una mirada de total incredulidad, cuando había dejado de ser la Diosa de la Seducción.

- Selene…
- Que le hiciste a Shun Zeus, no lo volveré a repetir, al menos no con palabras

Zeus tembló ante esta amenaza.

- Yo solo le puse un sello y al parecer su poder se está haciendo demasiado grande y el sello no lo puede retener
- Pues quítalo

Zeus sonrió, mas vio que la joven hablaba muy enserio

- No hablas enserio verdad
- Hablo muy enserio Zeus, retira el sello del cosmos del caballero de Andrómeda
- Que gano yo a cambio mi querida Seducción
- Pide lo que quieras y te será concedido

Zeus sonrió triunfante a la vez que se acercaba a la joven, se colocaba a su espalda y tomaba uno de sus cabellos…

- Sabes lo que quiero y tú me lo has negado siempre querida…

Selene se giro hacia él, le sonrió y le dijo seriamente

- Solo cuando el este restablecido y yo este segura de que jamás le volverás a tocar un pelo… solo en ese día te daré lo que tanto ansias mi querido Dios Zeus…

Y dicho esto la joven salió del jardín ahora portando su vestuario diario…

Hera se acerco a su esposo con mala cara, una vez frente a frente esta le propino una bofetada que le marco el rostro al dios.

- Y ahora qué te pasa mujer
- No te atrevas a tocarle un pelo a esa niña me escuchaste
- La viste no, esa no es una niña, es una diosa que sabe hacer tratos

La diosa le miro interrogante y el dios se giro dispuesto a irse. Hera le retuvo por un hombro le obligo a mirarle y le dijo.

- El día que toques a esa niña Zeus, ese día perderás a dos de tus mejores diosas

Zeus le miro interrogante, así que la diosa le sonrió, le dio un suave beso y le respondió

- Ese día perderás a la diosa del amor y a la diosa de la seducción, créeme que estas no lo pensaran dos veces antes de bajar a la tierra y permanecer al lado del hombre que aman.

Y dicho esto Hera, Diosa del Matrimonio dejo el jardín para dirigirse a sus aposentos con una gran sonrisa…

“pronto tendré que otra boda que llevar a cabo”

Y con una gran sonrisa adornando su rostro la diosa de dioses se adentro en sus aposentos a recostarse un rato.

Xxx

Selene apareció en la casa de Escorpión en donde se encontraban Milo de Escorpión y su madre Afrodita, Diosa del Amor. La diosa sentada sobre el posamanos del sofá y Milo paseándose como león enjaulado.

Apenas la vieron Milo de Escorpión la miro interrogante y espero su respuesta.

- En estos momentos debe de estar quitando el sello (lo mira agotada) puedo recostarme en tu alcoba padre

Milo sintió un escalofrió recorrerle cuando escucho la palabra “padre” pero asintió, señalándole el lugar indicado…

- Estas bien?

Le pregunto Afrodita, colocando su mano sobre su hombro a lo cual este solo la abrazo buscando un refugio…

- Que ocurre?
- Es el… esta en el templo del patriarca
- Quien… no, no me digas que…
- Si…

Le respondió este mientras sus recuerdos comenzaban a salir nuevamente y las lágrimas comenzaban a salir nuevamente.

xxxx

- ¡¡¡¡DEJEME!!!!

Le grito el muchacho intentando soltarse de los brazos del dios en vano, este le tenía bien sujeto contra la mesa de la alcoba. Sintió su lengua recorrer su cuello y dejar un camino lleno de quemazón en su piel, provocando una sensación de asco en su cuerpo…

- No me toque

Esta vez utilizo toda la fuerza que le quedaba tras el golpe recibido antes para empujarle con todas sus fuerzas y tratar de huir. Pero el dios le aferro por las piernas y le hizo caer al suelo dándose un feo golpe en la cabeza atontándolo.

Ese aturdimiento el dios lo utilizo para arrancarle la ropa y adentrarse en su cuerpo de la manera más salvaje que este jamás sintiera, arrancándole un grito de dolor. La alcoba se lleno de gritos y risas provenientes del dios, quien reía gozándose la angustia del joven bajo el…

- Esta noche vendré otra vez…

Le dijo saliendo de su interior y luego de vestirse también salir de la alcoba sin que nadie se diera cuenta. El muchacho solo se encogió en donde mismo estaba, sintiendo la sangre fluir entre sus piernas y por primera vez en casi tres años de vivir con la diosa, en realidad deseo jamás haber sido el elegido.

xxxx

Afrodita abrazo a Milo quien lloraba y temblaba en sus brazos recordando las aterradoras noches en sus brazos…

- El no te tocara, te lo juro, me quedare contigo esta noche… y la siguiente, y la siguiente hasta que él se vaya solo ese día yo me iré también…

Le dijo ella recordando la angustia vivida hace siglos en su propio templo…

xxxx

- Milo mira lo que…

La diosa se recostó de la puerta sonriendo al ver al chico aun en la cama, un pensamiento rondo su cabeza, pero este estaba muy lejos de la verdadera razón por la que Milo se encontraba en la cama a esas horas de la tarde.

Se adentro en la alcoba y se sostuvo del poste de la cama de Milo cuando fue a caer al suelo al resbalar con algo en el suelo. Sus ojos se abrieron de par en par cuando se arrodillo y vio en el suelo…

- sangre… no, no puede ser…

Los paquetes quedaron olvidados cuando esta se acerco a los grandes ventanales y los abrió. Luego se giro hacia su muchacho y vio las blancas sabanas que ella le regalara antes de irse cubiertas en sangre, un grito rasgo el aire, pero ni con eso Milo despertó…

La diosa se acerco a Milo con los ojos arrasados por las lágrimas, sus gritos atrajeron a Hera, Diosa del Matrimonio y a su hija Selene, Diosa del Matrimonio, quien se hecho a llorar cuando vio la escena, casi al instante Hera saco a la niña de la alcoba y luego se acerco a la diosa quien intentaba hacer que Milo reaccionara…

- Hera, Milo no reacciona, esta frio, y pálido…
- A perdido mucha sangre, llamare a Hefestos, para que lo tome en brazos, tu ve llenando la tina de tu alcoba Afrodita

Afrodita procedió a hacer lo que le decían y corrió a su alcoba dejo correr el agua y le echo una plantas medicinales. Luego volvió a su lado y espero a que Hera y Hefestos volvieran, quien rápido tomo a Milo en brazos para luego entrar a la alcoba de Afrodita y recostar a Milo en la tina de la diosa.

Apenas el agua toco su piel Milo despertó gritando e intento salirse del agua, a lo cual Afrodita sin importarle mucho su vestido se adentro en las aguas y se abrazo a él…

- Calma solo intentamos calmar el quemazón en tu piel…

Y con su voz Milo se quedo dormido en sus brazos…

xxxx

- Por que no solo me dejaste morir esa noche
- Porque me hubiera muerto contigo mi amor, nunca te lo eh dicho, pero (le dice mirándolo) te amo con toda mi alma y si algo te pasara no sabría qué sería de mi vida.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Mar Ene 27, 2009 6:40 pm

Capitulo 6
Un Sacrificio por Amor


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Entre esa mañana a la alcoba que ocupaba Shun. Llevaba una semana dormido, mas ya no había peligro de que fuera peligroso que durmiera, es mas el Patriarca había dicho que era mejor que durmiera y que recuperara fuerzas.

Me acerque al escritorio y jale la silla hacia al lado de la cama donde descansaba Shun. Me senté en la misma, recordando historias que mi madre me contara más pequeña y sabiendo muy bien que esas historias tenían que ver con ese chico que ahora se encontraba prostrado en una cama y sin poder despertar.

Me arrodille frente a la cama y tome una de sus manos entre las mías, la lleve a mis labios y deposite un beso en su palma, deseando con todas mis fuerzas que despertara.

- No sé si me escuches, pero mi madre dice que si me escuchas, tanto a mí como a cualquiera que quiera hablar contigo. Quiero agradecerte el que hayas sido mi amigo en todo este tiempo, gracias a ti pude entender lo que mi madre me decía diariamente y que yo no entendía por qué no era una mortal viviendo su vida. (sonrió en medio de un torrente de lágrimas) pero no me di cuenta en qué momento me enamore de ti Shun, mas no quiero condenarte a lo que mi madre y mi padre han vivido por siglos, siendo ahora enemigos y amándose más que nunca.

Suspiro resignada, si eso era lo mejor y más si podía dejar a Shun viviendo como un chico normal y sin tener que lidiar con volver a ser mi tío hades nuevamente.

- Te recuperaras, yo sé que si, yo confió en tu fortaleza Andrómeda y sé que te recuperaras, tendrás una familia y serás muy, pero muy feliz. (Un sollozo se escapo de mis labios) una familia que no será conmigo aunque se me rasgue el corazón…

Me levante de su lado, cambiando mi físico y tomando el polvo que me entregara Zeus, recordando también la promesa que le hiciera a cambio de este favor…

xxxx

- Serás mía la misma noche que el despierte y jamás le volverás a ver

Mis labios temblaban cuando acepte aun renuente y Zeus se acerco a mí y jalo los cordones de mi túnica la cual fue a caer al suelo ante los ojos de Zeus quien me miro con una lasciva mirada. Sentí su mano posarse sobre mi vientre y luego bajar un poco más allá tocando mi intimidad…

Tuve que morderme los labios para no dejar caer una sola lágrima aun en contra de mi voluntad.

- Cuando el despierte vendrás directo a mí, o morirá tan rápido como despierte…

Asentí cubriéndome con mi túnica, tome el pequeño potecito que él me daba y salí de la alcoba de Zeus. Afuera me encontré con Hera quien contrario a mi pensamiento solo me abrazo y me dijo…

- Con esto que harás solo ganaras su odio y lo sabes?

Una triste sonrisa adorno mi rostro y entregue el paquetito a Hera, para que lo preparara. Pues solo ella podía hacerlo…

- Necesito una lagrima tuya cariño…

Con una de mis dedos limpie los rastros de lágrimas de mi rostro y me limpie los dedos con mi pañuelo entregándoselo a ella mientras un sollozo salía de mis labios como respuesta.

- Segura que con esto el despertara y será libre de esa maldición…
- Si estoy segura…

En medio de tantas lágrimas una sonrisa de felicidad adorno mi rostro mientras pensaba que al menos el sí podría ser feliz y que no tendría que estar en ese estado en el que estaba por siempre.

xxxx

Saque el potecito con un liquido rosado, lo destape y tome la daga que había sobre el buro al lado de la cama de Shun, con ella me hice un corte profundo en la muñeca y deje que la sangre callera dentro del recipiente. Lo tape nuevamente, deje la daga escurriendo sangre sobre el buro y agite el contenido del envase.

Luego me senté sobre la cama, lo recosté sobre mi pecho y le hice beber el contenido. A los varios minutos este comenzó a toser y a escupir sangre, yo le sostuve con todo mi amor mientras el proceso terminaba. Ya calmado lo volví a recostar y me cubrí la muñeca con un pañuelo que tenía en mi cintura.

Deje el envase ya vacio en el buro y me incline sobre él para robarle un beso, un beso que llevaría guardado en mi memoria por siempre, aunque no volviera a verlo nunca, llevaría retratado su rostro en mi memoria, para admirarlo por siempre…

Las lágrimas salieron presurosas nuevamente de mis ojos y yo sonreí tristemente…

- Encontré el amor y por ese amor hoy hago este sacrificio… se feliz Shun y encuentra a una buena mujer que te ame tanto como yo…

Dicho esto me levante y me dirigí a la puerta, desde allí me voltee para mirarle por última vez…

Cuando salí me encontré con mi madre, me abrace a ella sonriéndole y esta me abrazo sabiendo que mi sonrisa solo era una fachada para no quebrarme y echarme a llorar ahí mismo.

- Estoy orgullosa hija mía… cuidaremos de él no te preocupes
- Se feliz madre, te lo mereces…

Le dije como despedida y desaparecí de entre sus brazos…

Aparecí en el jardín trasero de mis aposentos, me adentre en mi alcoba y me desvestí, paseándome desnuda por mi alcoba buscando esto, buscando aquello, desasiéndome de esto y guardando aquello.

- Estas lista…

Mire a Hera ya totalmente vestida y le sonreí asintiendo… tome la mochila, me la eche al hombro y salí de la alcoba con sigilo siendo ayudada por Hera en todo momento.

A las afueras del Olimpo me encontré con los hijos de Hades esperándome. Mire a Hera y la abrace agradecida…

- Gracias
- No hay de que, ahora vete antes de que…

Un estruendo proveniente del interior interrumpió su pensamiento Thanatos se coloco entre yo y un furioso Zeus que venía saliendo del interior del palacio.

- ¿Qué hacen ustedes aquí?
- La Diosa Selene esta bajo la protección del Inframundo desde este preciso momento

Sentí una mano rodear mi brazo y ser jalada hacia el dios detrás de mí, para así resguardarme del ataque que Zeus lanzo en mi contra interponiéndose Thanatos entre el mismo y mi persona.

- ¡¡¡¡Eres igual a tu madre!!!!
- Y eso te horroriza no mi amor

Le dijo Hera con una falsa sonrisa…

- Que esperabas es hija de un mortal, lleva en su sangre la misma que posee Milo de Escorpión, ahora no te quejes. (Se gira hacia nosotros) podéis llevaros a la diosa, os doy mi palabra de diosa de dioses.

Thanatos e Hypnos hicieron una reverencia. Un carruaje se adentro en el jardín deteniéndose frente a los tres, Thanathos se acerco a mí y me extendió su mano para ayudarme a montar y acto seguido el se sentó a mi lado derecho e Hypnos se sentó en el lado izquierdo…

- Ahora está a salvo…

Y sonreí más tranquila mirando el paisaje que ahora me otorgaba el inframundo. Un suspiro salió de mis labios cuando pasamos junto a un bello paraíso…

- Estos son los campos elíseos y mas allá está el castillo de Hades.
- Son hermosos, no sabía que en el inframundo hubiera un lugar tan precioso

Los hermanos solo sonrieron y miraron al frente mientras yo continuaba mirando el paisaje embobada…

Ese sería mi nuevo hogar de ahora en adelante… aun si Shun no se convertía en hades o si hades y Shun se separaban…

Me daba igual, Zeus no tendría lo que quería…

Xxxxx

- Milo quieres un te

Le pregunto Afrodita entrando a la alcoba donde Milo se encontraba recostado bocaarriba con una mano cubriendo sus ojos. Al escuchar sus palabras retiro su mano de sus ojos y la miro con una sonrisa divertido…

- ¿Tu haciendo te? Desde cuando…
- Desde aquella vez en que te encontramos casi muerto en el Olimpo, aprendí a hacer todo tipo de comida de humanos para alimentarte y así te recuperaras.

Milo se quedo mudo ante esa información que él no conocía. Aunque recordaba vagamente que él estaba en la cama y de vez en cuando despertaba y veía a la diosa sentada sobre su silloncito con las piernas recogidas y sobre estas un libro de cocina que ella ojeaba bastante interesada…

- ¿Te gusta o no?
- Si (le dice tomando el té que ella le entregaba) gracias…
- Te traje la azúcar ya que no se con cuanta te gusta…

Milo le sonrió abiertamente y dejo la taza a un lado para jalarla a ella y robarle un beso. Luego se percato de sus vestimentas…

- Y este vestido, nunca te lo había visto
- Es que decidí quedarme en l atierra contigo y aprender de tu cultura…

Milo la miro como si hubiera escuchado mal y espero que ella se corrigiera, pero al ver que ella hablaba muy enserio este se sentó sobre la cama aun en shock. Afrodita se asusto al ver ese cambio en su semblante…

- ¿No te gusta la idea?
- No, no es eso, me encanta la idea... Pero que ahí de tu trabajo como Diosa del amor.
- Afrodita…

La taza que en ese momento sostenía Afrodita en sus manos cayó al suelo cuando escucho esa voz. Se volteo alterada y corrió hacia la persona en la puerta llorando desgarradoramente…

- Pensé que jamás te volvería a ver tío
- Ahí mi niña sigues siendo igual que Shun

Esta abrió los ojos y se encontró a Shun parado tras Hades con una brillante sonrisa adornando su rostro. Pero la sonrisa desapareció cuando Hades la separara de su lado y le mostrara la carta abierta.

- Y esto que significa sobrina, porque tu hija hizo ese trato con Zeus
- Ella no hizo ningún trato, solo simulo hacerlo para que mi padre le entregara lo que necesitaba, en estos momentos Selene debe estar intentando salir del Olimpo…
- yo envié a Thanathos y a Hypnos, espero no te moleste…

Y dicho esto Hades miro a Shun y sonrió negando con la cabeza a la vez chasqueaba sus dedos.

Al instante siguiente Thanathos apareció en el lugar con Selene firmemente sostenida del cuello de Hypnos, esta se soltó de su agarre apenas sintió tierra firme…

Shun miro a Selene y esta miro al suelo avergonzada. Afrodita jalo a Milo, tomo a Hades por un brazo y a Thanathos y a Hypnos los jalo por la capa que portaban, arrastrando a todos al exterior de la alcoba y permitiendo así que los jóvenes hablaran y arreglaran sus problemas…

- Te arriesgaste por mi (la mira) ¿por que?

Selene tembló ante esa pregunta, mas suspiro intentando serenarse y le respondió.

- Ya sabes quién soy no?
- Si por eso me extraña que te hayas arriesgado por mi…
- Una vez mi madre me conto sobre un ángel que dio su vida por un ser querido, hasta hace poco comprendí que su espíritu vive dentro de ti…

Shun le sonrió sentándose sobre la silla del escritorio, invitándola a continuar…

- A pesar de que al principio sentí algo raro que pensé era mi tío Hades, luego comprendí que eso que me atrajo hacia ti en un principio fue ese poder que duerme dentro de ti, mas nunca pensé enamorarme de uno de mis enemigos… (Le miro arrodilla frente a él) serias capaz de perdonar a una tonta chica que se ah enamorado de ti, Shun de Andrómeda… portador del gen celestial de Jezabel…

Este sonrió y se acerco a ella. Le obligo a mirarle y le dijo mas seguro que antes…

- No a cualquier diosa, pero si lo creería si sale de tus labios…

Selene sonrió arrojándose a sus brazos y plantándole un beso mientras el cuarto se llenaba de alegres risas, provenientes de dos corazones llenos de amor…

- Te casarías conmigo

Y como respuesta Selene se abalanzo sobre su persona ambos cayendo al suelo y le beso demostrándole con una acción un simple…

Si…

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Jue Ene 29, 2009 2:29 pm

Capitulo 7
La Perdida


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Selene miraba todo con una mirada de ensueño y su sonrisa se vio amplificada cuando sintió unos brazos rodear su cintura, junto a un casto beso que fue depositado en su cuello. Sus manos aferraron las que reposaban sobre su cadera mientras se recostaba del pecho de su novio con una sonrisa adornando su rostro.

Y juntos continuaron viendo los preparativos para su fiesta de compromiso.

Vieron los preparativos en los jardines, revisaron que toda la comida estuviera dispuesta y hasta dispusieron de los asientos que tendría cada persona invitada a su celebración.

Pero todo esto lo hicieron juntos.

Se dejo caer al césped con una sonrisa de satisfacción en su rostro y con un sonrojo adornando su rostro. Miro a su novio mas allá mirando al cielo con una mirada que le preocupo. Se irguió como pudo, pues estaba realmente agotada, se levanto y se acerco a él. Lo sintió estremecerse cuando sus brazos rodearon su cintura…

- ¿Que te ocurre?

Este solo negó sonriéndole, pero ella le conocía bien. Le hizo mirarle a los ojos y en ellos noto la angustia, la desazón…

- ¿Algo te preocupa? ¿Te angustia algo?
- No es algo que deba preocuparte amor
- Todo lo que tenga que ver contigo me preocupa amor, dime que ocurre
- Donovan esta por despertar

Selene tembló en sus brazos y le abrazo con mas énfasis sintiendo como este le abrazaba en respuesta y depositaba un beso en su cabeza para intentar tranquilizarle.

- Prométeme que cualquier cosa no te intempondras entre el y yo deacuerdo

Selene le miro con los ojos arrasados por las lágrimas.

- ¿Por que debe ser así?
- Por que así debió ser desde un principio, sino no podre recuperar todo mi poder… (le sonríe) así esta escrito amor
- Pero…

Shun solo le sonrió levantándose de su lugar y colocándola tras el, los verdes ojos de Shun se encontraron con los azules de su hermano. Los cuales al momento cambiaron a un color rojizo oscuro.

- Selene lo prometiste
- Yo no te llegue a prometer nada
- No te quiero cerca, alejate por favor
- No

Le respondió tajantemente y se paro frente a Shun sin importarle mucho que su poder de diosa no fuera suficiente para detener el poder de un angel de las guerras como el.

- Sabia que te ocultabas dentro de ese mortal, Jezabel
- ¿Y que hacías tu, escondido en el cuerpo de ese chico Donovan?
- Aléjate de él, que aunque seas una diosa te atravesare igual

Lanzo al aire refiriéndose a Selene, quien solo se afianzo mas en su decisión y provoco una risa en Donovan. Quien junto sus manos frente a su pecho y entre ambas comenzó a formarse una esfera de color rojisa. Cuando esta fue lanzada Selene vio asombrada como unas alas plateadas la cubrieron y un grito rasgo el aire.

- ¿¿Shun??

Las lágrimas comenzaron a hacer presión en sus ojos cuando Shun cayó al suelo de rodillas y se llevo una mano al hombro derecho. Se arrodillo tras el y coloco su mano derecha sobre el ala lastimada arrancándole un quejido de dolor.

- Alejate de aquí Selene
- No dejare que él te mate
- No lo hará, pase lo que pase…

Sus manos se juntaron jalándola el hacia delante y la abrazo para decirle al oído…

- Nunca pierdas la fe amor…

Y dicho esto la empujo con la suficiente fuerza como para lanzarla lejos de donde ellos estaban y coloco una barrera que Selene no pudo atravesar.

Al no poder atravesar la barrera y ver que los ataques eran cada vez mas horripilantes, Selene salió corriendo del templo y corrió en dirección al templo de Escorpión a buscar a su tío.

Viendola salir Ikki sonrió con malicia. Se acerco a Shun y lo jalo del ala lastimada arrancándole un grito de angustia, luego le obligo a mirarle y le dijo…

- Te dije que te encontraría y que te destrozaria
- Que te hice para que me guardes tanto rencor hermano
- TU NO ERES NADA MÍO

Y dicho esto Donovan lanzo un ataque mas poderoso que los demás y el cual Jezabel no pudo esquivar y se vio atrapado entre una lanza de fuego y una pared. Sentia claramente su sangre comenzar a cubrir el trayecto hasta el césped, en donde se estaba formando un charco del vital liquido.

- Donovan suéltame
- Si claro Jesabel, te soltare únicamente cuando estés bien muerto entre mis brazos

Y dicho esto le arrojo contra una de las paredes del templo, a donde fue a caer mal herido. Su mirada ahora de un verde brillante le miro, encontrándose con una mirada de color rojiza que le sonrió con maldad.

- Que sentirá tu hermano cuando despierte y se encuentre con que él te mato con sus propias manos, mi querido ángel de la muerte…

Una sonrisa de triunfo salió de sus labios cuando Shun tembló en sus brazos, e intento alejarlo de su persona sosteniendo sus manos, las cuales se aferraron a su cuello comenzando a presionar. Una de sus manos aferro una de las lastimadas alas y la jalo con toda intención arrancándole un grito de dolor.

- ¿Como es que en esta vida fuiste mi hermano?
- ¿Por que lo odias tanto…?

Donovan sonrió con malicia y le rasgo la camisa, echo esto toco el tatuaje en vientre de Shun…

- Por que esto que tienes aquí debió pertenecerme a mi y en cambio le fue concedido a el…
- El no tiene culpa de ser lo que es, nació así
- Y morirá por ello

- ¡¡¡¡YA BASTA DE UNA VEZ!!!!

La mirada de Donovan se dirigió a donde provenía la voz. Soltó a Shun quien cayo al suelo adolorido y se acerco a Athena, quien fue custodiada por Hipnos y Thanatos. La mirada de Donovan se dirigió a Jezabel en el suelo y sonrió con malicia y salió del templo siempre llevando una sonrisa de triunfo.

Ya habiendo salido Donovan Hades y Athena se acercaron a Jezabel en el suelo, quien miro a ambos con la mirada vidriosa sintiendo una parte de el morir poco a poco…

- Jesabel hazme el favor de dejar a mi hijo por favor
- Si hago lo que me pide Shun morirá
- ya lo se (le dice tristemente) pero creo que el querra desperdirse de esta chica…

Dicho esto Jezabel asintió y en una luz plateada Shun cayo al suelo cubierto en sangre. Selene se arrodillo a su lado, Shun la miro y le sonrió

- Ten fe y confía en mi amor…

Quien diría que esa seria la ultima frase que escucharía en 200 años de sus labios.

- ¡¡¡Madre!!! Rápido papa ayúdame a llevarlo a la alcoba…

Milo tomo su pulso y suspiro al no encontrarlo… miro a Afrodita y negó con la cabeza, a lo cual Selene solo negó entre lágrimas abrazándose al cuerpo del muchacho…

- No, si es la muerte como rayos morirá él!!! Esto no puede ser!!!!

Entre lágrimas de angustia y desesperación Selene esa noche se quedo dormida en brazos de su madre, mientras los demás antes felices ante una boda ahora debían preparar el funeral de unos de sus compañeros…

XXXXX

Estaba todo oscuro, se escuchaban risas y gritos a lo lejos. Pero él no tenía fuerzas para levantarse de donde estaba, cada vez que lo intentaba esas malditas cadenas le hacían caer al suelo pesadamente. Ahí encerrado pudo sentir el cosmos de su hermano desaparecer y fue en ese momento que lloro, grito y lloro nuevamente su mala suerte…

- Hermano

Todo se ilumino al instante y al levantar la cabeza se encontró con su hermano, dedicándole una gran sonrisa. Ikki le miro entre lágrimas, mientras se levantaba e intentaba abrazarle en vano, pues cayó al suelo al sentir las corrientes eléctricas recorrer todo su cuerpo.

Shun le abrazo, y al hacerlo una sensación de paz le inundo. Su maltratado cuerpo se vio aliviado de tanto dolor y sus heridas cicatrizaron casi al instante.

- Tú eres el gran Ave Fénix, no dejes que él te destruya
- Pero tu estas…

Una mano en su boca le cayó y una sonrisa adorno el rostro de su hermano a la vez que negaba con la cabeza.

- Cuando llegue el momento yo regresare, pero primero debes zafarte de estas cadenas y regresar con Athena y los demás, pues ellos te necesitan hermano mío…

Se levanto envuelto en un aura plateada y extendió sus blancas alas empezando el vuelo hacia quien sabe dónde. Pero ikki le sostuvo por el borde de su pantalón y le hizo una última pregunta

- Eres un ángel, hermano mío

Shun solo sonrió, le soplo en el rostro y le dijo…

- Debes despertar hermano, eso es lo que importa ahora…

Y dicho esto delante de ikki se formo un camino de luz que sin dudar este se dispuso a atravesar.

XXXXX

- Saory Ikki está despertando

Ikki abrió los ojos y vio los violetas de saory.

- Shun

Saory solo le miro y negó con la cabeza. A lo cual los ojos del mayor se llenaron de lágrimas y se negó a recibir visitas ese día. Se volteo de espaldas a ella cuando esta intento hablarle, así que Saory se levanto del asiento y se retiro…

- Yo estaré contigo siempre hermano…

Y esa noche Ikki lloro lo que nunca había llorado, ni siquiera por sus padres muertos, ni tampoco por Esmeralda. Esa noche su dolor se unió al de una diosa que en esos preciosos momentos lloraba desgarradoramente en brazos de su madre la pérdida del hombre amado…

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Jue Ene 29, 2009 2:34 pm

Capitulo 8
La Despedida

:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


La luz mañanera se adentraba en la alcoba de la joven diosa, quien se encontraba arropaba con las sabanas hasta la cintura, dejando al descubierto su fina bata de dormir adornada con encajes, las hermosas cortinas de exquisitos adornos bailaban al son de la brisa acariciando la planta de los pies de la joven intentando así animar el lastimado y herido corazón de la diosa que antes fuera la más alegre de todo el Olimpo.

La puerta de la alcoba se abrió dejando entrar la luz a la alcoba procedente de la salita de estar que esta compartía con su madre. La hermosa diosa, acompañada por el caballero de Escorpión, suspiro al ver a su hija voltearse hacia el otro lado intentando así volver al mundo de los sueños y no tener que enfrentarse a la dolorosa verdad que era su vida actual.

Milo se quedo en la entrada mientras la diosa se acerco a la cama de su hija, recogía su falda para sentarse en el borde de la cama y acariciar los cabellos de su hija mientras le decía.

- Selene hija levántate, no quieres despedirte de el

Un angustioso quejido se escucho entre las sabanas, provocando una punzada en el corazón de la diosa al sentir el dolor procedente del alma de su hija. Unos ojos rojizos por el continuo llanto durante una completa semana encerrada en su alcoba le enfocaron y unos labios que hace tiempo había perdido la encantadora sonrisa que le caracterizaba le respondieron con una triste respuesta.

- No si eso quiere decir que acepto que él no volverá

La joven diosa se volteo entre sus sabanas, mientras un sollozo se dejaba escuchar desde el interior de las mantas.

Afrodita sintió un peso muy fuerte sobre su cabeza mientras sentía con sus capacidades de Diosa del Amor, un amor profundo y sincero destrozar el alma de una joven mujer, una joven mujer que era también su hija.

Sintió a la chica salir de las sabanas y abrazarse a ella llorando desgarradoramente, entre dolorosos jadeos una oración salió de esos labios que tantos habían besado.

- Que mal eh hecho para que me lo arrebataran de esa manera

La Diosa sonrió comprensiva, abraso a la chica y depositando un beso en su nuca mientras acariciaba sus cabellos de oro le respondió con todo su amor de madre.

- Ni tu ni el hicieron nada mi vida, así es la vida de los mortales, la muerte les sorprende cuando menos se lo esperan.

Selene dirigió su mirada al paisaje divino que se podía ver a través de su ventanal cubierto por una fina cortina que su madre había corrido apenas entrara.

- Que hare sin el madre…
- Vivir hija, vivir…

Le respondió esta vez su padre, a quien la joven le sonrió y se volvió a recostar esta vez bocaarriba. Y dicho esto la diosa deposito un beso en la frente de su hija y salió de la alcoba para ir a prepararse para la ceremonia.
Mientras Selene se volteaba en la cama y se arrebujaba con las mantas hasta la cabeza nuevamente mientras dolorosas lágrimas recorrían sus enrojecidas mejillas.

- Hay Shun que hare sin ti mi amor

Xxxxx

Desde hacía una semana que la mansión Kido se había convertido en lo más parecido a un cementerio que Saory jamás hubiera visto. Sus caballeros antes alegres y joviales, ahora se destruían poco a poco, a falta de la luz de sus vidas, el menor de todos, el niño que todos veían como su hijo… ya no estaba.

Y eso les dolía a todos, pero ninguno de seguro sabría lo que el corazón del fénix sentía en esos momentos, quien luego de que se enterara de lo acontecido se había encerrado en su alcoba ignorando a todo aquel que intentase acercársele…

Es por la poca paciencia del Pegaso Seiya, que todos habían sido despertados esa mañana por los gritos desesperados de un Seiya harto de la situación…

- ¡¡¡IKKI SAL DE AHÍ AHORA!!!

Gritaba Seiya exasperado.

En el interior de la recamara todo estaba tal y como se encontrara cuando Ikki despertara, este no se había movido de donde se había dejado caer esa mañana.

En un rincón de la alcoba sentado, con las piernas recogidas y la cabeza oculta entre las mismas Ikki del fénix lloraba en silencio su culpa. Culpa que aunque sabía que no era suya, le quemaba el interior…

- ¡¡¡¡Ikki!!!!

Escucho desde afuera de la alcoba, suspiro abrazándose más a sí mismo.

Y ahí se quedo a pesar de las suplicas de sus compañeros por que este bajara y compartiera con ellos su angustia y su dolor…

Pero…

Que angustia les podía demostrar cuando él había arrebatado la vida de su hermanito con sus propias manos…

- ¿Que ocurre?

Todos se giraron y se encontraron con la imponente figura del santo de Sagitario en el umbral de la alcoba que ocupaba. Se tallo los ojos aun soñoliento señal de que el alboroto había interrumpido se descanso.

- Es que el fénix lleva encerrado en esa alcoba desde lo que ocurrió…

Saory le miro angustiada mientras terminaba el pensamiento de su santo.

- Tememos que se enferme, el no tuvo la culpa de lo que ocurrió

Sagitario solo suspiro, acercándose a la puerta de la alcoba, se giro hacia Athena con una mirada de reprobación…

- De haberles dicho la verdad a esos jóvenes sobre lo que en sus cuerpo se ocultaba esto no hubiera ocurrido… (Miro la puerta y rompió la cerradura) y no tendríamos a un chico muerto y a otro consumiéndose poco a poco por la culpa de haber matado a su hermano menor… (Mira a Saory por última vez) y la culpa fue suya Athena…

Y dicho esto Sagitario entro a la alcoba y cerró la puerta tras de sí. Suspirando al ver al chico dormido en la cama y a su lado el alma de su hermano…

- Jezabel vuelve a tu cuerpo… necesitas recuperar fuerzas

Este asintió y desapareció.

Una semana más tarde

El santuario en su totalidad estaba reunido. Los santos de bronce rodeaban al fénix, los dorados acompañaban a Saory y mas allá se encontraban Milo, Afrodita y Selene, los dos últimos abrazados mientras amargas lágrimas recorrían las mejillas del la joven de sus brazos.

- Un desafortunado accidente le ah arrebatado la vida a uno de los nuestros (comenzó el patriarca) somos muchos lo que queríamos a este chico y muchos los que compartimos el dolor de sus seres queridos…

Dicho esto el patriarca dirigió su mirada primero a Ikki, luego a los demás chicos de bronce, a Saory, Afrodita, Milo y Selene le siguieron, deteniéndose este en la mirada de Selene a través de los cuales se reflejaba un corazón herido.

- Por eso hoy con la esperanza de que la profecía se cumpla le hemos obsequiado este bello monumento en el cual dormirá el tiempo debido y esperamos seguir aquí en la tierra para verlo despertar…

Terminado de decir esto de entre los dorados Shaka se acerco a Ikki con el cuerpo de su hermano, le sonrió y lo coloco en sus brazos. Al instante los ojos de Ikki se vieron arrasados por las lágrimas mientras se acercaba al pedestal hecho de piedra y cubierto por una fina capa de hielo para evitar que este se calentara y quemara la piel del muchacho, lo recostó sobre él y coloco en su lugar unos mechones rebeldes, a la vez que sonreía entre lágrimas.

- Estaremos aquí esperándote hermano, tienes que luchar y volver a nosotros.

Ikki miro a Selene y le extendió su mano a lo cual esta se acerco a él tomando su mano y se recostó del borde del mismo y le dio un suave beso de despedida, quitándose su collar en forma de corazón y lo coloco entre sus manos dejando luego un beso en las mismas con todo su amor.

- Juro que te esperare toda la eternidad de ser preciso, pero debes regresar a nosotros mi ángel amado, lucha contra ese maldito hechizo lanzado sobre ti… (Sonríe entre lágrimas) te espera una gran fiesta de bienvenida…

Ambos jóvenes se alejaron del cuerpo del chico y al pedestal se acerco el cisne colocando su mano sobre la fría piedra elevo su cosmos para mortilizar el mismo con el ataúd de hielo y evitar así daño al muchacho allí protegido con el amor de todos los santos de esa época…

- Aquí te esperaremos Shunny, eso no lo dudes…

Y dicho esto se alejo también y permanecieron allí un tiempo prudente despidiendo para luego volver cada uno a su vida intentando curar una herida en el proceso que se había instalado en el cosmos de cada uno…

Poco imaginaban que pasarían cerca de 200 años antes de que sus ojos volvieran a ver la luz del día.

Dos meses más tarde en el Olimpo

Afrodita veía angustiada como con los meses el amor se fue deteriorando en el interior de su hija y como este comenzó a consumir también su poder. Dejando a fin de cuentas a su hija postrada en una cama.

Por eso Milo de Escorpión esa mañana sin pedirle una opinión llamo a Hades Dios de los muertos, quien al escuchar atentamente lo que Milo le había dicho acepto cumplir su deseo y mando a llamar a su hijo Hipnos Dios del sueño eterno…

Y ahora se encontraban ahí abrazados en un rincón de la alcoba mientras el joven dios del sueño admiraba la belleza de su hija y colocaba su mano sobre su frente. Un cosmos plateado comenzó a emanar de su mano adentrándose en el interior del cuerpo de Selene quien a los pocos minutos fue inducida a un sueño profundo, pero calmo que poco a poco iría restaurando su alma y su corazón para cuando despertara lo hiciera sabiéndose merecedora de una vida llena de amor y alegría al lado del hombre que amaba…

- “quien despertara junto contigo ese día” pensó Hipnos y se volvió hacia Afrodita y Milo con una gran sonrisa… le cumplí su deseo a su hija Diosa Afrodita, ella despertara cuando su amor regrese al mundo de los vivos, para ese día su poder y su alma, en conjunto con su corazón, estarán ya restaurados.

Afrodita suspiro aliviada y abrazo a Milo con esperanzas, miro a Hypnos y asintió agradecida.

Así que esa mañana comenzaría la verdadera espera de los dioses, padres de los dos jóvenes que ahora dormían en espera de poder encontrarse nuevamente…

- Oye Hades y que pasara con Ikki de Fénix ese chico no tuvo la culpa…
- El tendrá una pareja que le ayudara a vivir feliz y sin culpa
- ¿Que pareja? (le pregunto Milo curioso)
- El santo de Sagitario se encargara de curar su alma destrozada y le hará ver que la vida merece vivirla sin importar lo que pase…

Y dicho esto salieron de la alcoba de la diosa Selene, para volver a sus deberes a esperar pacientemente el tiempo que fuera necesario para que su hija y el hombre que amaba se encontraran nuevamente.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Sáb Ene 31, 2009 3:28 pm

Capitulo 9
Una unión de amor


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Saory y sus caballeros miraron felices como Ikki se echaba a reír cuando Aioros le tomo en brazos y le lanzaba a la piscina lanzándose luego tras él. Parada en la ventana de su alcoba Saory Kido, reencarnación de la Diosa Athena, vio como Ikki de Fénix poco a poco se iba reponiendo de lo ocurrido hace cerca de 4 años atrás con la ayuda de su esposo el caballero de Sagitario, Aioros.

Un suspiro salió de sus labios llamando la atención de su esposo en la cama, quien le miro preocupado y se levanto completamente desnudo, para pararse a su lado y ver en la piscina a la pareja inmersos en un apasionado beso que le hizo sonreír con alegría, viendo a su amigo recuperarse día a día.

- Me alegra verlo tan feliz
- Han pasado 4 años Seiya, y Shun no muestra señales de mejora

Seiya le abrazo y le beso en el cuello amorosamente, mientras sonreía tristemente y le respondía.

- Hades dijo que eso tomaría tiempo, que debía recuperar parte de su poder, además algo que Ikki no sabe es que las alas de Shun estaban muy lastimadas por que el maldito de Donovan quemo la mayoría de sus plumas.

Saory asintió recordando la conversación que tuviera con Hades hace 3 años, luego de un año de esperar ansiosa el despertar de su amigo y ver con cada día como este se recuperaba poco a poco, pero no tan rápido como ella quisiera.

~~~~~Flash Back ~~~~~

Entro al salón principal en el inframundo encontrándose a Hades sentado en un sofá de terciopelo negro, sosteniendo una copa en su mano derecha de la cual veía pocos sorbos de vez en vez. Hades la miro y dejo la copa sobre la mesita a su lado, luego le indico que se sentara en el asiento delante del suyo.

- Para que querías que viniera.
- ¿Querías saber en qué consiste ese hechizo no?
- Sí, pero tú me dijiste…

Hades se levanto de su asiento y camino hacia la ventana más cercana, mirando los terrenos de su reino con una mirada de dolor infinito.

- No solo tu sobrina está sufriendo Athena, mi hijo menor está sumido en un sueño casi eterno por culpa de un hechizo lanzado contra él. Que le mantendrá dormido cerca de 200 años hasta que su despertar se dé…

Hades le miro intensamente

- Pero te advierto que cuando despierte el Shun que conocen tú y tus caballeros no será el que vean, sino el ángel Jezabel será el que despierte...

Saory tembló ante esa información, trago dificultosamente y asintió a lo que él le dijo.

- Otra cosa es que Donovan le destrozo las alas a Shun, por que el no quiso defenderse, Jezabel fue quien lucho contra Donovan, pero ya había perdido mucha sangre y lo único que pudo hacer fue dejar a Shun en un estado de coma…

~~~~Flash Back~~~~

- ¿Cuando será la boda de esos dos?
- Habrán dos bodas, la de Milo con Afrodita y la de Aioros e Ikki, queremos hacerla doble
- Es buena idea

Le dijo el comenzando a vestirse para bajar y felicitar a la feliz pareja de enamorados que reían y correteaban por el jardín como dos niños pequeños. En ocasiones caían al suelo y rodaban intentando zafarse entre risas, en otras Aioros acorralaba a Ikki contra los troncos de los árboles y ahí estaban un rato besándose y acariciándose sin pudores, pero sobre todos siendo felices…

Y ante este hecho Saory sonrió con más énfasis…

- Al menos él es feliz

Dijo a la nada y se giro al sentir un cosmos tras ella.

- Jezabel

Este le sonrió y se sentó en la cama. Ella se sentó a su lado y este recostó su cabeza de su hombro y ella entendió el mensaje sin que este se lo dijera.

- El está en buenas manos

Le dijo acariciando sus cabellos, viéndolo desaparecer poco a poco entre sus brazos ahora con una mirada llena de tranquilidad. Pocas veces en esos 4 años se habían dado esas apariciones y siempre era ella, o algunos de sus cuatro compañeros los indicados para responder sus preguntas silenciosas, para luego verlo desaparecer entre sus brazos y no aparecer otra vez hasta el año siguiente casi en la misma fecha en que cayó en ese estado de coma.

- ¿Te preocupas mucho por él, verdad? (pregunto a la nada sabiendo que nadie le respondería) el te sufrió mucho y ahora se está reponiendo como tú querías Shun.

Y dicho esto salió de la alcoba cubierta por una bata de dormir que se coloco encima de su cuerpo desnudo. A los varios minutos un aura dorada se apareció en su alcoba y se acerco a la ventana, mirando a la pareja corretear y jugar como un par de enamorados…

Una sonrisa se dibujo en sus labios y desapareció…

“ya podre pensar en mi recuperación” fue la respuesta lanzada al aire…

xxxx

- ¿Ikki?

Le pregunto este cuando lo vio mirar a la ventana de Saory, donde minutos antes esta se encontrara de pie mirando por la misma, pero esta vez lo vio ponerse pálido…

Pero cuando el miro solo vio un destello dorado desaparecer, se levanto de donde estaba y le quito las manos del rostro preocupado, viendo al instante siguiente unos ojos arrasados por las lágrimas.

- Mi amor que pasa, hasta ahora lo estábamos pasando muy bien
- Aioros me estoy volviendo loco, vi a Shun parado en la ventana de Saory

Aioros sonrió.

- Sabes que tus compañeros dicen que de vez en cuando él aparece para ver como estas amor, ahora que lo viste significa que fue una manera de decirte hasta pronto.

Dos meses más tarde

Los adornos estaban preciosos, las sillas colocadas en su lugar y el día esplendido. Ikki se encontraba parado a un lado de Aioros y Afrodita abrazada a Milo, los cuatro mirando al padre decir unas palabras…

- Hoy estamos reunidos aquí para unir a estas dos felices parejas en santo matrimonio. Su unión será sumamente especial, luego de muchos dificultades unos (dijo mirando a Afrodita y a Milo) y mucha angustia de otros (esta vez miro a Ikki y a Aioros) por fin podrán hacer sus sueños realidad, el estar unidos por siempre…

Y ambas parejas sonrieron felices. El padre les acerco los anillos y procedieron a los votos, hiendo primero Afrodita y Milo, con quien comenzó la ceremonia de unión.

- Milo de Escorpión, en un principio para mi eras un simple regalo del santuario de Athena por mis servicios, pero como diosa del amor no estoy a salvo de sentir los propios sentimientos que en muchos casos yo proveía a tu raza. (Coloca el anillo en su dedo índice) un día me dijiste que no sabía lo que era vivir como una humana y tenias razón, mas solo tenía algo muy claro y eso era el hecho de que estaba y estoy locamente enamorada de un mortal, y estoy dispuesta a pasar mi vida contigo y hasta a dejar mi deber como diosa si es preciso solo por conservar tu amor, mi vida

Tras esto muchos conmovedores “ohhh” se dejaron escuchar, tras los cuales Milo y Afrodita se unieron en un beso lleno de amor. Prosiguiendo entonces Milo con sus votos…

- Afrodita diosa del amor, no soy un dios, tampoco tengo grandes poderes que otorgar a tu descendencia, mas si tengo un gran corazón repleto de amor para ofrecerte a ti y a tus hijos. (le toma la mano y se la lleva a las manos) una vez dude de tu amor por mí, pues pensaba, como puede una diosa tan bella y que puede tener a tantos dioses poderosos a sus pies, enamorarse de una cosa tan insignificante como yo, un simple y sucio mortal (le coloca el anillo) pero ya no habrán dudas y te juro que conmigo no te faltara ni amor, ni nada de lo que necesites, solo debes pedir y recibirás mi amor, mi amada diosa del amor…

Y dicho esto Afrodita se le lanzo encima para besarle con pasión ante sus palabras y le respondió con un “con tu amor me conformo amor”. Luego esperaron a que Ikki y Aioros hicieran sus votos…

Comenzando con Aioros

- Ikki de fénix, mi amada y rebelde inmortal ave fénix. Un día te prometí que curaría tu corazón herido y que sería tu pedestal en el mundo de destrozos que llamamos tierra. (Le coloca el anillo) también te prometí una familia, una casa donde criar a nuestros hijos (le dijo esta vez besando el vientre de Ikki arrancándole un sonrojo) y hoy mi ave inmortal yo te repito mi promesa con un nuevo ingrediente…

Ikki se le quedo viendo… esperando

- También te entrego mi corazón, si lo necesitas para reemplazar tu lastimado corazón es tuyo mi amor y puedes tomarlo cuando así lo quieras…

Ikki se quedo mudo y al ver que el padre le miraba trago en seco y comenzó

- Aioros no tengo nada que darte, solo como tú dices un corazón que hace mucho que se hizo pedazos. Solo puedo prometerte hacer mi más grande esfuerzo por hacerte feliz y asegurarte de que te hare padre muchas, muchas, pero muchas veces…

Y dicho esto le coloco la argolla en el dedo índice y se unieron en un beso ante el aplauso de todos, incluidos Afrodita y Milo quienes les miraban con una gran sonrisa…

150 años más tarde

- ¡¡¡¡Saory!!!!

La joven de cabellos violetas miro a Ikki venir corriendo y tras el venia un histérico Aioros con un sartén alzado. Saory les miro sonriendo aun sentada en el sofá donde Ikki la encontrara cuando entro.

- ¡¡¡Ikki eres insoportable a veces!!!
- ¿pero así me amas no?

Aioros le miro con coraje, mientras lo sujetaba de un brazo y lo arrastraba hacia la casa de Sagitario “no uses eso ahora cariño que aun así te vas a hacer la prueba de embarazo” y juntos desaparecieron, así que Saory dirigió su mirada hacia donde el coliseo se levantaba…

- Ya están por cumplirse los 200 años Shun, ya es tiempo de que despiertes cariño…

Y eso fue como haberle llamado, pues apenas ella termino la frase. Un temblor enorme se sintió en todo el santuario seguido de una explosión cósmica que alerto a todos los presentes…

Esa cosmos energía era de…

- ¡¡¡Shun!!!

Saory salió corriendo de su templo y bajo los demás en busca de los compañeros del ex-caballero para ir de inmediato a donde descansaba el chico…

“HOY ES EL DÍA”

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
Solmarie, The Dark Angel
Arcangel - Hera
avatar

Cantidad de envíos : 249
Edad : 28
Alas de Fuego : 169290
Fecha de inscripción : 12/07/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Sáb Ene 31, 2009 3:30 pm

Capitulo 10
El Despertar de Shun


:valent: flor :valent: flor :valent: flor :valent:


Una gran explosión de Cosmos se sintió en todo el santuario, derrumbando parte del coliseo donde se encontraba Andrómeda en coma.

El gran pedestal de piedras donde se encontraba recostado y que estaba cubierto por una capa de hielo comenzó a derretirse. Los rayos del sol ayudaron al trabajo, derritiéndolo con más rapidez. Una vez este se encontraba totalmente derretido el sol seco las ropas mojadas y evaporo la humedad en el cuerpo que comenzaba a despertar a la vida nuevamente.

Sus ojos se abrieron pesadamente, mostrando un tono verdoso grisáceo que miro todo el lugar confundido, recordando borrosamente lo último que recordaba aterrado se llevo las manos a la espalda extrañando un hermoso peso en ella.

“Están intactas no te preocupes”

Escucho una voz que en esos 200 años fue su mástil en ese oscuro lugar en el que se encontraba dormido recuperándose del combate que tuviera con Donovan.

“Estarás acostado ahí toda la vida, levántate de una vez”

Shun sonrió y se levanto, al instante sus alas aparecieron en su espalda elevándolo a centímetros de la superficie del pedestal. La punta de sus pies toco el frio suelo “esto debe ser obra del cisne” pensó Shun con una gran sonrisa.

“Estoy en el coliseo ¿no?”
“Si”
“Cuanto tiempo ah pasado”
“200 años y debes ir a despertar a Selene”
“a Selene, ¿que le sucedió?”
“nada que casi muere de amor”

Mientras en el Jet privado de Saory

- Oye Afrodita, no se supone que Selene despertaría junto con el

Afrodita cayó en cuenta y sonrió, desapareciendo del asiento ante la sonrisa de su esposo.

Entro a la alcoba de Selene pero no la encontró donde la había dejado, así que volvió con los demás que ya debían haber llegado a Grecia.

xxxx

Sus pasos se escucharon imperceptiblemente en el lugar, pero encontrarse con esos ojos verdes fue el último ingrediente que faltaba para que su corazón herido terminara de recuperarse totalmente. Corrió hacia él con el rostro cubierto de lágrimas y este la recibió entre sus brazos con una gran sonrisa.

- Ya paso Selene, todo está bien no te angusties mas mi amor
- Shun…

El aludido se volteo para encontrase en el pórtico de la entrada al coliseo a su hermano acompañado por Aioros, a quien Shun le sonrió en agradecimiento.

- Ya volví hermano…

Le dijo en respuesta y Ikki le abrazo con el corazón en vilo, le obligo a mirarle y le sonrió aun con el rostro bañado en lágrimas…

- ¿Quien es el sentimental ahora?

Le dijo en broma a lo cual Ikki se echo a reír y lo volvió a abrazar ante la mirada de todos los presentes…

- Volvamos al santuario que estoy descalzo y el hielo comienza a calentarse
- Ven

Le dijo volteándose y invitándole a treparse en su espalda a lo cual Shun sonrió y salto a la espalda de su hermano. Saory miro la escena con verdadera felicidad, el ver a los hermanos sonrientes y vivos…

- Qué bueno que la profecía no se llevo a cabo
- ¿Quien dice que no?

Saory se volteo.

- ¿Cómo dices?
- Solo que esta vez el ángel de la muerte tiene quien lo apoye, y el ángel de la vida está con el…

Todos siguieron a los hermanos hacia el santuario viéndolos correr por los jardines como dos niños pequeños, pero más que nada viendo a Ikki también recobrar la vida que había perdido en esos años…

“Uno no podrá vivir sin el otro, mas juntos terminaran destruyéndose el uno al otro”

Saory tembló al pensar en esa profecía, mas sacudió la cabeza viéndolos a ambos al frente sonrientes. Ikki corriendo mientras Shun se encontraba sujeto a su espalda como cuando eran niños, ahora una nueva vida comenzaba…

- Y esperemos que esa maldita profecía no se cumpla…

Y dicho esto los siguió abrazada a Hades, detrás de ellos ibas los santos de oro y bronce y tras estos Afrodita abrazada a Milo y entre ambos se encontraba su hija Selene con una sonrisa de oreja a oreja…

- Un nuevo destino comienza para la orden de Athena.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lacalledelafantasia.blogspot.com
goddesniquel
Moira Laquesis - Hiperion
avatar

Cantidad de envíos : 667
Edad : 41
Alas de Fuego : 177488
Fecha de inscripción : 04/06/2008

MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   Jue Ago 27, 2009 10:45 pm








SOLMARIE, THE DARK ANGEL
Melody of love, agradece tu gran talento creativo,
y por deleitarnos por tan bella historia que nos hizo suspirar a todos,
esperamos seguir contando con tus excelentes obras literarias en los proximos eventos

Por ser una de nuestras grandes escritoras,
las Moiras te otorgamos nuestro máximo premio a la escritura












_________________
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Diosa de La Seduccion   

Volver arriba Ir abajo
 
La Diosa de La Seduccion
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» MITO DE LA DIOSA AFRODITA
» El Mito De Hera

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Melody of Love :: El Universo de las Moiras :: El Reino de los Arcangeles :: Solmarie, The Dark Angel-
Cambiar a: