The World of the Creative Dreams
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
alandra_luavel_andromeda
Persefone
avatar

Cantidad de envíos : 34
Alas de Fuego : 153430
Fecha de inscripción : 13/04/2009

MensajeTema: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   Mar Abr 14, 2009 8:16 pm

Este es un fic muy especial y esta aqui para cumplir con la promesa hecha a mi querida alumna Nessi la cual ha querido tener este fic en este foro.

Esto va para ti Nessiiiiiiiii!!!!!

A las demas os deseo que os guste y os entretengad e todo corazon.

ALANDRA

____________________________________________________________________________________

Hannya
by Alandra_Andromeda

Siempre creí que las leyendas eran eso, leyendas, cuentos inventados en la antigüedad para asustar a los niños, para evitar que fueran a ciertos sitios, para que obedecieran a sus padres, para que fueran buenos, todo ello mediante monstruos horrendos que asustan y logran que se hagan pis en la cama.

Claro que cuando pensaba esto aun era un niño que ignoraba que en un futuro se vería envuelto en tal aventura que cambiaría mi visión sobre las leyendas, al mismo tiempo que reformaría mis mas profundas ideas sobre la vida, y por que no reconocerlo, de la muerte...


Hannya
by Alandra_Andromeda
Capitulo 1 Esos ojos verdes

Un chico de cabellos rubios corre por las calles con su mochila bandolera golpeando en uno de sus muslos, en carrera por las calles maldice mentalmente el haberse equivocado de tren, esta convencido de que llegara tarde y siendo sinceros, llegar tarde a clase no es bueno, llegar tarde el primer día del curso menos, y llegar tarde el primer día de curso en tu primer día en la escuela es una calamidad.

- ¡¡Odio esta ciudad tan grande!!- Murmura en su carrera.- Vaya forma de presentarme en al escuela, va pensar que soy un irresponsable.

Pensando de manera tan halagüeña, el chico llega ante una gran puerta corredera, en uno de los blancos muros un cartel identifica el recinto como una escuela, su nueva escuela.
Agotado por la carrera y también por orgullo propio se para en la puerta, reajustándose el uniforme pues quiere estar perfecto y dar buena impresión, con cierta coquetería se reajusta la corbata mientras que sus ojos por azar dan al fondo de la calle...y lo que ve le quita las penas del día.

Allí en el fondo de la calle aparece un muchacho que se acerca rápidamente en su dirección. Sus pasos son largos y gráciles, y por su uniforme no ahí duda de que va a la escuela del rubio, apenas dos pasos los separan cuando el muchacho llega.

Su piel es blanquísima, como la nieve pero no tiene pinta de ser tan fría, solo esta sonrojada en las mejillas, seguramente por la carrera, sus verdes ojos se abren y cierran intentado controlar su respiración, su esmeraldina melena se mueve dulcemente, siguiendo el vaivén de su cuerpo.

- Perdona,- Su voz es tremendamente cálida.- pero ¿me dejas pasar?

El recién llegado espera una respuesta en silencio mientras, que el rubio ha perdido la noción de todo y solo lo mira embelesado.

- Perdona.- Insiste sin levantar la voz.
- ¿Qué?- Por fin reacciona el rubio.
- Pues es que estas en medio de la puerta y....- No quiere terminar la frase por vergüenza.
- ¡Oh! Perdona,- se aparta de una zancada.- no me había dado cuenta.

Para cuando termina la frase lo único del chico que cruza el patio como una saeta verde es una estela de polvo y un gracias dicho con urgencia.

- Empieza a gustarme esta escuela,- suspira echándose el maletín al hombro y entrando.- lastima que no pude preguntarle su nombre.

Pensando es una convincente excusa, es decir ninguna con ovnis u hombrecitos verdes, para explicar su retraso camina distraído por los pasillos cuando al torcer una esquina...

- ¡¡Te pille!!- Una voz dura y poco amigable exclama.

Por acto reflejo Hyoga retrocede y se oculta en la esquina, una vez se siente seguro mira desde su escondite.

- Llega tarde señorito.- La voz suena triunfal.- Vayamos a la sala de castigos, si ya sabia que yo que siendo hermanos sois iguales.
- No por favor.- Suplica una voz dulce que el chico ya conoce.
- El muchacho de la puerta esta en apuros.- Piensa mirando la escena desde su escondite.

El chico de cabellos verdes se encuentra frente a un hombre entrado en años y calvo, que lo sujeta fuertemente del hombro. El hombre parece hecho una furia y desde luego, y el niño tiembla asustado.

- ¡Por favor Señor Thatsumi! Es la primera vez que llego tarde y además tengo una buena razón...- Intenta explicarse.
- A los que son como tu con una basta,- se diría por su tono que odia al chico.- vas de chico formal pero se que eres como él, nadie puede ser tan bueno.
- ¡¡Con que estabas aquí!!- Exclama el rubio saliendo del pasillo como si lo buscara.- Lo siento me despiste en el pasillo de arte, los murales son curiosos.
- ¿Quién eres tu?- La interrupción no es algo que alegra al gorila calvo.
- Me llamo Hyoga Assimov,- se presenta.- soy nuevo en la escuela y este me estaba guiando hasta el despacho del director.
- ¿Es eso cierto?- Pregunta muy poco convencido al muchacho de pelo verde.
- S-si.- Responde al ver que el rubio le guiña un ojo, lo que le da seguridad.- Le dije que le podía explicar.
- Si nos disculpa.- Hyoga se despide del hombre llevándose a Shun, rodeándolo con un brazo por sus hombros.

Caminado tan juntos y emparejados, ambos doblan la esquina ante la atenta mirada del hombre. Al perderlo de vista el peliverde rompe el abrazo que el rubio no habría roto jamás.

- Gracias.- La voz del muchacho es un susurro y además esta sonrojado.
- De nada, ha sido un autentico placer.- Sonríe pensado en la calidez del cuerpo del chico contra el suyo.
- Creo que será mejor que me esconda en la biblioteca hasta la siguiente clase.- Se separa un par de pasos.
- Espera,- intenta buscar algo para retenerle unos minutos mas a su lado.- ¿Podrías llevarme con el director? Creo que es lo mínimo que puedes hacer por tu salvador.

La respuesta del chico es una gran y dulce sonrisa capaz de derretir hasta los glaciares que el rubio tiene por ojos.

En el despacho del director los dos chicos están sentados en sillas de piel frente a una gran mesa, tras ella en un gran sillón de cuero un hombre piel pálida y larga melena lila los escucha.

- ¡¡Bienvenido a la escuela, señor Assimov!!- Estrecha su mano con la del joven rubio.
- Encantado de estar aquí, señor Shion.- Responde cortésmente.
- Espero que disfrute de la hospitalidad de esta institución, en la que veo ya ha conocido a uno de sus compañeros.- Mira al chico callado.
- Seguro que si.- Sus labios se curvan felices y sus ojos se desvían al muchacho que espera en silencio.
- Shun,- el chico mira hacia el director.- ¿Podrías acompañarle a las clases? Vais a las mismas así que eres la persona perfecta para guiarle en la escuela.
- Por supuesto, señor.- Hace una reverencia japonesa y se levanta de la silla para marchar.
- Y Shun,- vuelve ha hablar antes de que los chicos se marchen.- eres un buen alumno y se que no estas en tu mejor momento, pero si necesitas cualquier cosa solo dilo, estoy seguro de que tu padre no me perdonaría que no hiciera nada por vosotros.
- Gracias, de verdad que estoy bien.- Hace otra inclinación marchándose con Hyoga.
- Ahora nos tocaría una optativa, y parece que ambos cogimos mitología del mundo.- Le dice llevándolo al aula.

Cuando llegan los chicos están entrando mientras que un hombre rubio con un punto rojo en la frente espera para pasar el último.

Después de media hora de charla insípida en la que Hyoga se concentra en ver a Shun y en como parece dormirse por momentos el profesor dice lo primero interesante del trimestre.

- Como saben mi asignatura consta de una parte de investigación y esta consistirá en que investiguen sobre un ser mitológico y hagan un informe con todo lo que encuentre. Lo aran por parejas.- Mira a sus alumnos intentando agruparse con quien desean hacerlo.- Bien señor Shun, su tema serán vampiros, ¿Y quien será su pareja?
- No se...- Realmente odia el tema.
- Yo mismo.- Hyoga levanta la mano.- Conozco algunos tipos que mi madre me contaba, sobretodo los de mi Rusia natal.

Un murmullo de asombro recorre la clase, en principio piensa que es por él, por ser extranjero o por que le contaran historias de vampiros, pero en los ojos de su compañero puede ver tristeza infinita y agudizando el oído puede oír unas frases sueltas.

- Jamás iría con él, Shun esta sucio.- Dice un chico a otro
- Yo tampoco no quiero que me contagie.- Responde el otro.

Realmente no entiende por que son así, es chico hermoso, se ve dulce y comunicativo de hecho parece estar saludando a alguien en al dirección de Hyoga, el único problema es que el chico rubio esta pegado a la pared, a su lado no ahí nadie. Una pequeña descarga recorre su cuerpo, ¿y si el dulce niño esta para que lo encierren?

La campana suena y todos recogen para ir a la siguiente clase, Hyoga un poco reticente se acerca de Shun ya que han de ir juntos.

- ¿A quien saludabas antes?- Le pregunta intentando dar con algo lógico.
- ¿Me viste?- Se pone de vergüenza, ya que parece si hablaba solo.

En el intercambio de aula el rubio observa que prácticamente todos se apartan del camino de Shun y que muchos cuchichean cuando pasa, no parece tener muchos amigos en el centro.

- A lo mejor se siente solo y crea amigos imaginarios, Camus tiene pacientes así.- Piensa dándole vueltas a un motivo lógico y normal por el que un chico normal hablaría solo.

En la siguiente hora, la de matemáticas, otra vez el sitio al lado de Shun queda vació o hubiese quedado de no ser porque cierto rubio tomo ese sitio pese a los murmullos de sus compañeros.

- No tienes que sentarte a mi lado si no quieres.- La voz y los ojos verdes del muchacho se ven tristes.
- No te preocupes,- consuela.- me siento aquí porque quiero, me gusta tu compañía.
- Gracias.- Hyoga casi diría que su compañero esta emocionado.

La clase desde luego es tremenda y que les pongan una serie de ejercicios complicados no ayuda, intentando buscar inspiración matemática, Hyoga, mira primero al techo, después a la pizarra y vuelta al techo, todo para acabar mirando fijamente a un Shun totalmente absorto en resolver los deberes.

Una bola de papel cae en la mesa de cierto peliverde, este primero se asusta por que no la ve venir y que estaba muy concentrado, con la bolita en la mano duda si abrirla o no. La verdad no suele recibir notas muy agradables, normalmente son notas que sus “estimados” compañeros le envían para recordarle que es un monstruo.
Buscando algún indicio de quien o que ha podido enviar la nota, para su sorpresa el único que mira expectante es el chico rubio, por un instante piensa en que el chico quizás este siguiendo el juego de alguien y espera verle llorar, pero por otro lado...echándole valor Shun abre la bolita y lee la nota en ella.

- ¿Cómo puedes resolverlos? Para mi es imposible, ¿podrías decirme que te dan para comparar y saber si voy bien? Hyoga- Una sensación de bien estar aflora en el joven al tiempo que regala al escritor una de sus maravillosas sonrisas, la sensación de terror que sentía ante la bolita ha desaparecido y realmente, que alguien le hable de forma tan amigable es un gran regalo.

La bolita vuelve a la mesa del rubio que la abre con urgencia.

- Son fáciles solo sustituye Y por el valor del MCM y lo tienes, a mi me dan 6, 24, 56, -19, por cierto gracias por la nota, Shun.- El corazón de Hyoga se emociona ante la dulzura del chico, alguien tan bello no puede ser malo.
- Me gusta verle sonreír.- Piensa haciendo los ejercicios.- No quiero que nadie le haga llorar nunca mas.

Apenas un poco después la campana anuncia la mejor momento del día, el almuerzo.

- La cafetería esta en el piso de abajo, es fácil llegar.- Le dice Shun recogiendo sus cosas.
- ¿Tu vas a estar allí?- Le pregunta Hyoga con la mochila ya preparada.
- No suelo ir.- Niega dulcemente con la cabeza.
- Entonces no me interesa, yo quiero comer contigo.- La mano del rubio se osa sobre el hombro del otro chico.
- Pero yo,- baja el volumen tristemente.- no quiero que por estar conmigo termines igual que yo, eres muy bueno y no quiero que se metan contigo.
- No te preocupes, se pueden meter conmigo por ser extranjero, por ser rubio o por mil cosas y no me afecta,- quita importancia al asunto.- además, si me deprimo tengo a mi tío Camus que es psicólogo en casa, lo único que quiero es estar contigo.
- Yo...- No sabe que decir al sentir que Hyoga se ha puesto realmente cerca de el, es tan bueno, tan cálido y tan maravilloso.- bueno, si tu quieres venir, yo, yo te presentare a mis amigos.

Echando a caminar Shun logra tragar saliva, y es que cuando llegó a la puerta en la mañana el chico le resulto atractivo, cuando lo salvo sintió que algo le daba en el corazón y ahora que lo oye decir que quiere ir con el, bueno, ahora simplemente seria capaz de ir al cielo cogerle una constelación entera y bajársela como regalo.

En el jardín de la escuela, sentados a la sombra de un árbol un chico de larga melena negra, una chica rubia y un chico castaño esperan al chico de piel blanca.

- ¡¡Llegas tarde Shun!!- La chica prácticamente se cuelga de su cuello.
- ¿Y tu quien eres?- El castaño no parece muy contento con ver al rubio.
- Soy...- empieza presentarse.
- Es Hyoga, ha llegado nuevo y pues...es mi nuevo amigo.- Se sonroja con la última frase.
- Mas vale que seas de fiar sino...- El castaño lo mira amenazante.
- Ya basta Seiya,- el moreno que ha estado callado todo el tiempo le corta.- todos queremos proteger a Shun pero no vamos a impedirle hacer mas amigos.
- Ok Shiryu, tu ganas.- Se rinde.- Me llamo Seiya, soy amigo de Shun desde el jardín de infancia.
- Yo me llamo June soy amiga de Shun desde primero y su vecina desde siempre.- La rubia le da un par de besos.
- Soy Shiryu y soy como un hermano mayor para Shun.- Le pone la mano.
- Encantado.- Estrechan ambas.

La hora de la comida pasa muy amena, estos chicos son muy diferentes entre si pero demuestran querer muchísimo a Shun, parecen felices, tanto, que Shun sonríe mas que en todo el día.
Hyoga se derrite poco a poco con cada sonrisa, desde que lo vio en la entrada algo le dice que no puede perderlo, Milo siempre le ha dicho que eso fue lo que sintió con Camus cuando lo vio el Grecia, sintió que no podía perder para nada a ese frío francés en la vida, por primera vez en el día Hyoga empieza a pensar seriamente en que se ha enamorada como tonto del chico, lo que en verdad, todo sea dicho, le gusta.


Continua en el siguiente post
Volver arriba Ir abajo
alandra_luavel_andromeda
Persefone
avatar

Cantidad de envíos : 34
Alas de Fuego : 153430
Fecha de inscripción : 13/04/2009

MensajeTema: Re: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   Mar Abr 14, 2009 8:31 pm

La siguiente clase es gimnasia, el profesor un tal Aldebarán, un hombre enorme y corpulento pero con pinta bonachona les insta a cambiarse rápidos. En el vestuario ambos se cambian juntos ya que en la constante de la vida de Shun todos parecen alejarse. Cuando ya están para salir Hyoga ve que el chico se pone una sudadera de manga larga, con el fin de tapar un par de feos moratones en sus muñecas. Cuando va a preguntarle por ellos el profesor los saca fuera.

- Hoy haremos carrera y luego estiramientos quiero ver vuestra flexibilidad y agilidad.- Les comunica.

Un chico castaño llega corriendo hacia ellos, Hyoga reconoce al muchacho, es Seiya.

- Vaya, un poco mas y le pongo falta.- Le dice profesor.
- Lo siento pero me entretuvo el de historia.- Se excusa.
- Esta vez se la perdono.- Sonríe el profesor.- Y ahora todos a correr.
- Profesor yo...- Shun no quiere terminar la frase.
- Claro Shun, tu puedes quedarte a mi lado, aun no estas recuperado.

Los demás comienzan a correr y con el pasar de las vueltas, Hyoga y Seiya corren a la par.

- ¿Como es que estas en esta clase?- Pregunta.
- Pues, voy al mismo curso pero a otra aula y algunas pues las tenemos conjuntas.- Responde el castaño.
- ¿Puedo hacerte una pregunta?- El chico de ojos color café afirma con la cabeza.- ¿por qué Shun no corre?
- Bueno,- piensa en lo que va a responder.- paso algo y aun no esta recuperado.
- ¿El que?- Quiere saber.
- Mejor que Shun te cuente, pero por favor no lo presiones.- Pide.

En la cara de Seiya queda claro que lo que paso es serio, así que el ruso opta por no seguir preguntando.
Cuando la clase acaba Shun se reúne con sus amigos.

- Eres muy flexible Hyoga.- Alaba el chico.- Yo no podría abrirme de piernas.
- Mira que yo juraría que eso se te da de maravilla.- Interrumpe una voz, Shun se siente dolido.
- Retíralo.- La orden de Hyoga suena fría y concisa.
- No pasa nada Hyoga.- Intenta en vano que no se meta.
- Pasa que este,- señala al chico.- se esta metiendo con mi amigo, y no soporto que se metan con mi amigo.
- Entonces elegiste muy mal a tu amigo.- Le dice el chico antes de irse.
- Ese Jabu.- Suspira Seiya.
- No tenias porque,- esta preocupado.- podrían pegarte.
- Claro que tenia, quiero protegerte de todos ellos.- Su mano cobriza se posa en al mejilla blanca.- No dejare que nadie te haga daño.

Por un pequeño instante en el mundo no ahí nadie mas para ambos, por unos segundos sus miradas se cruzan intensamente y si ambos supiesen leer en ellas comprenderían que lo que ambos empiezan a sentir es reciproco.

- Siento arruinar el momento.- Carraspea Seiya.- Pero aun quedan clases.

Rompiendo bruscamente el contacto visual se encaminan al aula, donde pasan el resto del día con su inocente juego de miradas.

Al llegar a casa los panoramas son muy diferentes:

Hyoga entre en el apartamento y ve que sus tíos aun no han llegado, como todas sus anteriores casas le parece terriblemente deprimente. Antes cuando era mas pequeño cogía una manta que perteneció a su madre encendía la tele y debajo de ella esperaba que sus tíos volvieran a casa. Ahora ya esos miedos a los seres de la oscuridad se han convertido en tiernos recuerdos de infancia, y la casa ya no es ese sitio desolador y peligroso que le hacía buscar la protección de su madre, ahora solo es un lugar vacío y triste.
No tarda mucho en calentar una pizza y llevarla delante de la tele, la verdad es que no le interesa la programación pero le hace compañía. Apenas dos mordiscos después se levanta de un salto y corre a las cajas aun sin desembalar de su cuarto, buscando en todas hasta dar con un viejo libro ilustrado su titulo, “Vampiros del Mundo”.

- Esto será de gran ayuda para el trabajo con Shun.- Piensa sosteniendo el libro como un trofeo.

La casa típica de Shun es bastante grande, como no serlo si en su interior ahí un antiguo templo. Corriendo de dos en dos sube los escalones y entra el recibidor corriendo bruscamente la puerta.

- ¡¡Ya he llegado!!- Exclama para llamar la atención del resto.
- Bienvenido Shun.- Exclama una muchacha de cabellos negros y ojos lilas que sale a recibirle con un delantal puesto.- La cena casi esta.
- Buenas tardes señorita Pandora.- Se inclina.- ¿Dónde esta mi hermano?
- Esta en el templo,- responde.- estaba preparando todo para oficial un funeral mañana.
- ¿El hombre del funeral puede ser un hombre de unos veintitrés años, con el pelo de punta color lila oscuro?- Pregunta curioso.
- Ya se, vas a decirme que esta en la casa.- No parece nada sorprendida.
- En realidad esta perdido en el jardín, creo que era un yakuza, pero no es peligroso y seguro que se marcha en el funeral.- Se quita los zapatos y se pone unas sandalias de madera.- Voy a ver a Ikki.
- Pero os quiero aquí en diez minutos.- La chica vuelve a la cocina.

Ya esta medio adormecido cuando suenan unas llaves en la puerta, lo que hace que se incorpore de nuevo en el sofá.

- Ya estamos aquí,- Anuncia una voz muy jovial.- la verdad es que ha sido un día interesante.
- Eso habrá sido para ti bicho repelente.- Exclama una voz mas fría.- Yo he tenido que vérmelas con una panda de críos que creen ser mejores que yo por que dicen haber estudiado en la mejor universidad, eso sin mencionar con que mañana me envían a un paciente desde la cárcel, parece que tiene unos delirios muy vividos.
- Veo que habéis tenido un buen día.- Sonríe el rubio.
- ¿Y tu?- El mas alegra de los dos adultos cambia la dirección de la conversación.- Se te ve muy animado, ¿verdad Camus?
- Cierto Milo.- Ambos se fijan en el chico.
- Es que yo en la escuela conocí al amor de mi vida.- Piensa más en Shun.

Los restos de la cena son recogidos por Pandora, mientras que el chico de pelo verde y un joven de pelo azul oscuro miran las estrellas.

- ¿Sabes Ikki?- Comienza ha hablar Shun.- Conocí a un chico nuevo es Ruso y se llama Hyoga, la verdad es que se ha hecho amigo nuestro, e incluso me defendió de Jabu.
- Parece un buen chico.- Ikki no le presta demasiado atención.
- Si mañana vendrá ha hacer un trabajo conmigo.- Anuncia.- Y me gustaría que...
- ¿Te gustaría por casualidad que preparamos algo rico para la cena?- Ante el sonrojo de Shun la joven Pandora ve que ha acertado.
- Se que mis amigos no pueden estar aquí entrada la noche, pero, podríamos cenar temprano.- Suspira.- Estoy seguro de que Hyoga os caería bien.

El chico bosteza involuntariamente, y sus ojos comienzan a cerrarse lleva levantado desde muy temprano y la verdad a sido un día muy intenso sobretodo para su corazón.

- Será mejor que te acuestes,- la voz de Ikki es muy seria.- anoche apenas descansaste y en la mañana no has podido dormir por las clases.
- Creo que tienes razón.- Con un nuevo bostezo se levanta y entra en la casa.- Espero no ser una molestia esta noche.
- Creo que tu hermano se ha enamorado.- Suspira Pandora sentándose junto al moreno.- El primer amor es algo maravilloso.
- Si pero me temo que no puede acabar bien.- Ikki mira al horizonte triste.- Ya lo sabes, es peligroso para el chico, y no voy a arriesgar la vida de nadie, salvo la mía.
- Pero quizás el chico quiera correr el riesgo de...- Se niega a aceptarlo.
- Lo has visto igual que yo.- Sus ojos azules se cierran pesadamente.- Sabes que tenemos que atarlo, sabes que cambia totalmente y sabes que no me rendiré hasta que este bien.
- Me duele pensar que su amor sea imposible.- Se apoya en hombro de Ikki.- Yo tengo suerte, mis padres me prometieron hace mucho con mi primer amor y también con el ultimo. Siempre agradeceré estar prometida a ti, Ikki.

Ambos se unen en un abrazo, sentido no solo de amor sino también de dolor, dolor por su adorable Shun.

- Algún día lograre que vuelva a normalidad.- Jura Ikki.- Pero ya lo sabes, si muero intentándolo tienes que matarlo, da igual que sea Shun, tendrás que hacerlo por el bien de todos.
- Sabes que lo haré, con todo el dolor de mi corazón pero lo cumpliré tu voluntad.

En la madrugada Hyoga duerme mal tapado con el libro de vampiros contra su pecho, soñando con un nuevo día en el que pueda ver a su ser celestial llamado Shun.
Mientras en el templo...

- Ikki ¿no es exagerar?- Pandora tiene los ojos rojos por el llanto.- ¿no bastaría con encerrarlo?
- En su estado sería capaz de tirarlo todo abajo.- Niega Ikki.
- Me duele ver a Shun así.- Se lamenta.
- Ese que esta ahí no es Shun, no lo olvides.- Reprocha con sus severos ojos azules.- Ese solo es puro odio y muerte.
- Pero mañana seguiremos buscando como acabar con todo y rescatarlo.- Intenta animarlo.- Se que volverá a ser quien era antes de aquel día.

Un nuevo día de colegio comienza, los alumnos pasan por la puerta hablando de sus cosas y alegres, la mayoría simplemente ignoran al rubio que con la mirada en el fondo de la calle espera de pie en la puerta. Otros por el contrario cuando pasan por su lado lo miran con una mezcla de odio y asco y cuchichean entre ellos mientras llegan al recibidor del edificio.

- ¡¡Hola rubio!!- Grita una efusiva voz femenina.
- Hyoga.- Le recuerda su nombre el chico.
- No te enfades que es cariñoso,- le guiña un ojo.- ¿esperando a mi vecino?

Hyoga no tiene ni que afirmar.

- Pues cuando yo salí la señorita Pandora le estaba diciendo que terminara de desayunar o no llegaría jamás.- Comunica.- Me hubiese gustado esperarle pero tengo que estar temprano en el aula esta semana.
- Entiendo.- La verdad no entiende mucho porque la chica habla rápido.
- Por cierto, ¿sabes si Shiryu ha llegado?- El rubio de ojos azules niega con la cabeza.- Bueno voy a ver si el ya esta en clase. ¡¡Seiya!!

La chica pega un grito que atraviesa medio patio y deja sordo a Hyoga pero castaño no se da por aludido.

- Siempre pasa igual con el, se mete a perseguir las faldas de Saori y se le olvida el resto del mundo. Bueno nos vemos.- Hecha a correr.
- Que chica más inquieta.- Suspira Hyoga.

El grupo de alumnos que entran disminuye, hasta tal punto que solo los rezagados están pasando por la puerta, Hyoga sigue aun en ella esperando y aun sabiendo que llegara tarde a clase no quiere entrar sin él. Por fin, en el fondo de la calle la silueta de Shun aparece y cuando casi ha llegado la campana anuncia que las clases van a comenzar.

- Buenos días Shun.- Saluda Hyoga lo mas amigable que puede.
- Buenos días Hyoga.- El rostro de Shun parece cansado.
- ¿Estas bien?- Se preocupa al verle, según él, mas pálido de lo normal.
- Solo pase mala noche y me siento agotado.
- Vamos, la clase va a empezar.- Lo agarra de la muñeca.
- ¡¡Auch!!- Se queja el chico cuando lo coge.

Rápidamente Hyoga suelta su muñeca y con cuidado levanta la manga para ver como lo que ayer era un feo moratón hoy es una herida con mala pinta.

- Mejor vamos a la enfermería.- Descubre que su otra muñeca esta igual.- Tienen que verte esas heridas.
- Estoy bien.- un pequeño mareo por cansancio le contradice.
- ¿Bien?- La voz de Hyoga suena irónica.- Si ni siquiera puedes mantenerte en pie.

Shun quiere renegar pero sus fuerzas le fallan y termina perdiendo las piernas, de no ser por Hyoga habría comido arena.

- ¿Ves niño terco?- Le reprocha dulcemente, mientras lo carga en brazos.- Tienes que ir a la enfermería, no estas bien.
- Esta bien,- reconoce con una voz débil y dulce.- llévame a donde tú quieras.

Por instinto Shun se pega contra el corazón del rubio, es que es tan relajante y cálido y se siente tan seguro que sin darse cuenta se duerme.
En la enfermería no ahí nadie cuando el ruso llega cargado con el pequeño japonés, así que pasando sin permiso deja su preciosa carga sobre la cama y venda con cuidado sus heridas, para después dejarlo dormir, observa un rato antes de irse descansar al chico, se ve tan terriblemente frágil y dulce, se ve tan...tentador.

No puede resistirse a la tentación de probar sus labios ahora que duerme, no puede evitar acercarse lentamente aspirando su aroma, y muy despacio unir los labios de ambos en un tímido beso, es un roce, un instante pero es un vuelco para el corazón, el corazón que se queda justo a esa belleza dormida, mientras su dueño marcha a las clases.

Espera hasta que esta convencido de que Hyoga se ha ido y entonces se incorpora con una de sus manos sobre sus labios, se siente extrañamente feliz, se siente lleno por dentro y capaz de hacer cualquier cosa tras ese beso, no es para nada como aquel otro que recibió, es todo lo contrario, es dulce, puro y hermoso, no un mordisco salvaje en los labios.
Poco a poco en su mente se forma el recuerdo de aquel beso salvaje, esos ojos sobrenaturales y desencajados, esa bestial urgencia y la sensación de ahogo por la brusquedad de una lengua asquerosa invadiendo hasta su garganta, el sabor de la sangre de sus labios cayendo desde las pequeñas heridas hechas por los dientes de aquel que mediante la fuerza le besaba y le obligaba a corresponder.

-¡¡Basta!!- Exclama con las manos en la cabeza, intentando borrar el horror de aquella noche.- ¡No quiero recordar mas! ¡No quiero verlo en mi mente! ¡Quiero el beso de Hyoga!

Por los pelos el chico rubio llego a la clase, así que pensando en Shun se dedica a tomar apuntes, y cuando el profesor divaga sus pensamientos vuelan hacia le enfermería. Las clases pasan y Shun no llega, pero Hyoga solo piensa que debe de estar dormido y no intenta ir para no molestar, hasta que llega la comida.

- ¡Eh rubio y Shun!- Es lo único que pregunta Seiya tan sociable al verle llegar solo.
- Pensé que ya estaría aquí.- Suspira.- Se ha pasado media mañana en la enfermería.
- ¿Enfermería?- Pregunta Shiryu.
- Esta mañana se desmayo y lo lleve allá.- Explica y no lo he vuelto a ver.- he estado en las clases cogiendo apuntes para él.
- Lo llevas a la enfermería, le tomas apuntes y te preocupas por el.- Hace recuento June.- ¡Ayyy que tierno! ¡Se nos enamoro de Shun!

Hyoga no sabe donde esconderse en estos momentos, además ¿tan evidente es su amor?

- ¡Que romántico!- La chica acaba de montarse en una nube rosa de la que no quiere bajar.- Es, simplemente, hermoso, se encuentran el primer día de clase y surge el amor.

Solo falta que en los ojos azulados de la muchacha salgan corazones, mientras los chicos callan.

- Creo que iré a ver si sigue allí y si tiene hambre.- Se excusa para escapar de un silencio tan tenso.
- Voy contigo.- June no acepta el no pues ya se ha colgado del brazo de Hyoga.

En los pasillos la chica tantea al rubio.

- Es un chico muy especial.- le dice con énfasis en la palabra especial.
- Lo se,- responde Hyoga.- no ahí nadie tan dulce.
- Yo no me refería a eso,- corta al muchacho.- ¿no te has fijado que muchos le miran mal?

Ahora Hyoga esta muy intrigado con el giro de la conversación.

Continua en el siguiente post
Volver arriba Ir abajo
alandra_luavel_andromeda
Persefone
avatar

Cantidad de envíos : 34
Alas de Fuego : 153430
Fecha de inscripción : 13/04/2009

MensajeTema: Re: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   Mar Abr 14, 2009 8:35 pm

- Si te cuento esto es porque confío en ti, pero no quiero que esto cambie tu visión de Shun.- Ahora si que esta totalmente interesado en donde acabara la conversación.- Veras él es hijo de sacerdotes, su familia tiene un templo en la casa, y sus padres fueron los mejores espiritistas de la ciudad, su madre podía ver a los espíritus y demonios que escapaban a este mundo o que bien no se han marchado todavía, Shun heredo esa facultad desde que era un niño ha podido ver lo que los demás no vemos y muchas veces comunicarse.

La cara del chico de ojos azules dice todo lo que piensa del tema.

- Se que no me crees,- suspira.- yo tampoco lo creería si siendo niños no me hubiese salvado la vida. Una vez que estábamos descansando de un viaje con nuestros padres en un área de servicio, yo subí a unos columpios, y de repente Shun me empezó a gritar que bajara, que ella lo iba a tirar, yo no veía a nadie y seguía con mis juegos, entonces Shun subió cogiendo me de la mano me bajo justo a tiempo, antes de que todo cayera.
- El columpio estaba viejo.- No se cree la historia.
- El columpio acababa de ser montado y revisado.- Sigue con la historia.- Shun vio el espíritu de una niña que lo rompía y me salvo de morir aplastada, puedes creerme o no, pero a veces parece que Shun habla solo y entonces mira a contraluz buscando con tu alma veras un débil silueta, para nosotros solo son eso débiles siluetas, pero el puede verlos como si nos viera a nosotros.

Hyoga capta la información y recuerda haber visto a Shun hablar solo el día anterior, quizás...no es ridículo, Camus se reiría de él o tal vez no, porque a pesar de ser un hombre de ciencia para las leyendas es igual que lo fue su madre, y su madre siempre decía que toda leyenda tiene algo de real.

Ya casi están en la enfermería cuando oyen una desagradable voz juvenil, la voz de Jabu.

- Así que la putita esta en la enfermería, el rubio de ayer seguramente se la ha metido con demasiado ímpetu.- Unas carcajadas resuenan sin saber que son oídas y cierto rubio comienza a enfadarse.

De no sabe un par de brazos brincados lo agarran y elevan contra una de las paredes mientras sus manos ejercen presión sobre su cuello.

- Deja de meterte con él.- Lo único que Jabu puede ver son unos amenazantes ojos azules.- Que sea diferente no es motivo para que tu te creas superior.
- Sabes, yo no defendería a un chico como el sino me lo quisiera tirar y no merece la pena,- siente en su cuello que Hyoga aprieta.- ya estrenaron el juguete.
- ¡¿Qué pasa aquí?!- Una voz joven pero autoritaria habla a las espaldas de Hyoga.
- Jabu, estaba otra vez metiéndose con Shun.- Explica June.- Él solo estaba defendiéndolo.
- Aun así no voy a permitir que las cosas se resuelvan de manera violenta.- La voz proviene de un chico con larga melena lila y dos puntos en la frente.- Así que baje a su compañero.

Hyoga, a regañadientes obedece, bajando de la pared a un sonriente Jabu, claro que cuando el chico de pelo morado pone una mano sobre su hombro se le borra la sonrisa de la cara.

- En cuanto usted,- se dirige al castaño claro.- vendrá conmigo a ver a Shion, ya sabe que no debe meterse con sus compañeros y menos con algo tan serio como lo que sufrió su compañero.

Otra vez el tema de que algo le paso sale a relucir, e Hyoga piensa que será, ya que tuvo que ser algo muy malo para que nadie hable de ello y todo el mundo parezca verlo como algo grave. Jabu le saca la lengua antes de que su captor lo lleve por el pasillo, su frase de que ya lo estrenaron parecía referirse a...¡¡Y si el asunto tan grave es que Shun es Gay y por eso le llaman monstruo!!

- Señorita June,- para y se gira mirando a la chica y al ruso con sus serios ojos verdes.- mientras me ausento cuiden ustedes de Shun.

Ambos desaparecen por uno de los pasillos, mientras que Hyoga los ve alejarse absorto en su pensamiento y es que ha decidido enterarse de todo ya.

- ¿Qué le paso a Shun?- pregunta muy serio.- ¿por qué Jabu dijo que ya lo habían estrenado?

La rubia baja la cabeza y calla intentando no responder. Pero esta vez, Hyoga, no va dejar que le dejen sin respuestas, quiere saber todo y saber a que tendrá que enfrentarse.

- ¿Por favor?- El tono de voz del rubio llena de compasión el corazón de la chica.

Por un instante duda sobre si debe hablar o no, es nuevo y no conoce nada, pero también se muestra tan prendado de Shun, tan capaz de hacer todo por él, y desde luego su vecino se merece un chico que lo quiera tanto, pero, ¿y si después de contarle Hyoga decide que Shun no merece la pena?
Haciendo caso no sabe muy bien a que, comienza a hablar.

- Jabu quiso salir con Shun y este lo rechazo.- Comienza.- Así que aprovechando que muchos temen a Shun por su don empezó a atacarle más y más.
- ¿Solo por eso lo tratan como si fuera contagioso?- No le parece una buena razón.
- Eso es porque Jabu ha hecho correr el rumor de que Shun se acostaba con un hombre mayor por dinero,- ahora desearía no haber comenzado ha hablar jamás.- y bueno ellos le creen.
- Pero Shun no se...- No sabe preguntar.
- Por supuesto que no, o al menos no con consentimiento.- Esta empezando a tocar el punto mas escabroso del asunto y parece ser que Hyoga no entiende nada.- ¡Lo violaron!

La última frase sale rápida y casi sin respirar de sus labios, ahora que ha dado con el valor de decírselo no quiere parar.

- Ocurrió hace un mes mas o menos, un vecino del barrio, un hombre que todos conocían desde siempre, espero a que Shun estuviese solo y lo violo, le hizo bastante daño, cuando dimos con él estaba sin sentido y había perdido sangre en cantidad.- Suspira ahora que ya ha contado la peor parte.- Jabu se entero por las noticias e hizo correr el rumor de que no fue violación sino consentido y que a Shun le gusta así de rudo. Todo porque no soporta que Shun le dijera que no, y bueno, si antes algunos le temían ahora muchos lo repudian como si fuera basura, solo sus amigos hemos seguido siendo fieles, aunque nos señalen.

Cuando termina de contar la historia se queda mirando fijamente al chico, esperando una reacción que parece, tarda en llegar, y es que el pobre tiene que asimilar la información recibida y la cantidad de emociones que la acompañan. Por un lado siente lastima por Shun, por otro odio hacia quien pudo cometer semejante acto, eso sin contar con que esta pensado lo bonitos y decorativos que quedarían dos moratones en los ojos de Jabu a la salida de clase. ¿Salida de clase? Ahora que lo piensa hoy no podrá ser porque ha quedado con Shun y eso es sagrado, instintivamente se lleva las manos a su bandolera y saca el libro.

- Vamos con Shun si esta despierto se lo puedo dejar.- Y solo con eso da a entender que no va a alejarse de Shun.

Cuando van a entrar ven que Shun esta sentado en la cama y parece conversar alegremente con alguien, con gestos y moviendo sus labios, sin esperar ver nada Hyoga hace lo que June le dijo antes...Quizás sea sugestión, o tal vez un efecto óptico pero por un instante ha captado una melena ondeante, una melena que reconocería entre miles y por toda la eternidad, pero eso no puede ser, es ridículo Shun no puede estar hablando con su madre muerta hace años en Siberia, ¿o si?
Totalmente sorprendido da dos paso y entra en la sala haciendo que Shun se de cuenta de que ha sido descubierto hablando solo, y encima por segunda vez y para colmo, no por uno de sus estúpidos compañeros, si no por Hyoga.

- Tranquilo,- no quiere que su amigo se altere.- le he contando de tu don, de hecho le he contado de todo lo que ha pasado.

No sabe si Shun se enfadara o no pero, a lo hecho pecho, no puede hacer que Hyoga olvide lo que sabe de Shun claro que como algo en su interior le decía eso no ha alejado para nada a esos dos.

- Te traía un libro de mi madre.- Se lo tiende.- Es para nuestro trabajo.
- Si tu madre me estaba contando que te hiciste pis en la cama cuando te leyó por primera vez el cuento del Upir.- Ríe dulcemente tomado el libro.

Al dejarlo en la cama se abre por una página, por un vampiro, bueno mas bien un pariente de Japón el Hannya. Si Hyoga no hubiese estado luchando por no desmayarse cuando Shun le ha dicho algo que solo su madre y el sabían, se habría percatado de que Shun parece un poco asustado por la pagina del libro.

Mientras las clases transcurren otros trabajan, como el doctor Camus que se encuentra con uno de los pacientes más desconcertantes de su vida. Sereno y tranquilo nada violento, pero cuando le preguntas que pasó hace dos meses su rostro cambia, sus ojos reflejan terror y fuera de si parece entrar en un sock tal que mas parece la victima que el violador.

- ¡¡Soy inocente, el me obligó!!- defiende su inocencia.- Yo no quería, ¡por los dioses! Si es un niño, y además un chico encantador, jamás le haría daño.

Camus suspira hastiado, si la victima fue un adolescente casi un niño, pero eso solo hace mas terrible en crimen. Y la verdad es que sus gritos de inocencia solo están enfureciéndole.

- ¡¡Yo no lo hice, el me obligo!!- Repite.- ¡¡Me obligo!! ¡¡Manejo mi cuerpo!!

La verdad sea dicha siempre ha procurado mantenerse frío cuando esta con un paciente pero este caso, el chico podría haber sido su sobrino, si tienen la misma edad, además fue todo tan violento, como si en vez de un hombre fuera una fiera salvaje, y la verdad le era imposible explicar como un hombre serio, inteligente y tan perfeccionista podía hacer algo así, vale que el perfil del violador no sea siempre el de un patán y que un hombre como este no pueda serlo, pero no es comprensible como con una mente tan lógica, tan calculadora como han demostrado los test y siendo además abogado, no cometiera su fechoría con mas cuidado, el perfil de esos violadores suele ser mas complejo que el del típico borracho de turno, suelen planificar y no actuar por calentón, normalmente son mas difíciles de encontrar, porque saben no dejar rastros.
Por mas que intenta dar con algo en el informe mirándolo una y otra vez solo una idea le parece lógica, el quería ser descubierto.

Con un carraspeo decide que es hora de empezar con el paciente, y seguramente lo mejor seria hacer caso de sus gritos y ver quien le “obligo”

- Bien Señor Saga, dígame, ¿quién “manejo” su cuerpo?- Si el paciente hubiese estado atento abría captado que la frase era pura ironía.
- ¡¡Arles!! ¡¡Arles!! ¡¡El me obligó!!- Grita fuera de si.- Me lo prometió pero no cumplió.

La cosa empieza a ponerse interesante, un nuevo nombre, una promesa, después de todo podría llegar a ser un caso medianamente interesante.

- Bien, ¿qué le prometió el tal Arles?- Se prepara para apuntar la respuesta en el informe.
- Me prometió que resucitaría a mi hermano.- Por extraño que parezca la voz de Saga es tan seria que hasta que Camus no puede mas que aceptar que lo dice como algo totalmente real y posible.

Tras la campana el patio se llena de chicos y chicas, que en grupos o en parejas abandonan las clases para volver a sus casas, mirando en todas direcciones un chico rubio comienza a caminar hacia la puerta.

- ¡¡Hyoga!! ¡¡Eh, Hyoga!!- Aun gritando para ser oído esa voz es la mas maravillosa que oirá nunca.
- Nos vamos.- Pregunta llegando junto a él.

Despacio, tranquilamente, caminan los dos por la calle haciendo que sus manos rocen disimuladamente con las del otro, ya que ambos se mueren de ganas de tener las de su amor entre las suyas.

Continua en el siguiete post
Volver arriba Ir abajo
alandra_luavel_andromeda
Persefone
avatar

Cantidad de envíos : 34
Alas de Fuego : 153430
Fecha de inscripción : 13/04/2009

MensajeTema: Re: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   Mar Abr 14, 2009 8:41 pm

Helado, así se queda al observar la enorme casa de Shun, vale que en realidad lo más grande es el templo, pero aun así el conjunto luce majestuoso. Tanto que por un momento se queda parado y Shun ha repetirle que suba, que las escaleras no muerden.

Cuando llegan arriba una joven con kimono de sacerdotisa, rojo y blanco, les recibe con una sonrisa. Hyoga tiene que aceptar que es bonita, aunque no tanto como Shun, y también que sus ojos son realmente extraños pero hermosos con ese color malva.

- Hola chicos.- Saluda.
- Buenas tardes, señorita Pandora.- Se inclinan los dos pero solo Shun habla.

La joven sonríe tristemente lleva mas de tres meses con ellos, y Shun aun no se acostumbra a quitarle el señorita. ¡¡Y ella que quería que fueran como una gran familia!!

- ¿Dónde esta mi hermano?- Pregunta.
- Pues tuvo que salir a visitar a una señora que esta convencida de que su marido aun sigue allá. Id pasando, yo termino enseguida con el ritual y voy con vosotros.- Como si fuera un junco a merced del viento su melena negra se pierde ondulándose entres las hojas del otoño.
- Es la prometida de mi hermano,- presenta Shun entrando en casa.- Los padres de ambos los prometieron hace mucho y cuando cumplió los dieciocho pues la enviaron para cumplir el acuerdo.
- ¿Y se quieren?- La verdad le cuesta entender eso d que dos personas se casen solo porque sus padres así lo quisieron.
- Ella si, esta loca por él,- Sonríe Shun al pensar que siente lo mismo por el rubio.- y la verdad, creo que mi hermano también la quiere pero no es muy dado a mostrar sus emociones, así que no lo he visto decirle te quiero ni besarla ninguna vez.

Por unos segundos Hyoga piensa en lo triste que debe ser no recibir un te quiero de la persona que amas.

- Te quiero.- Le dice a Shun cogiéndole la mano.
- Yo también,- responde Shun contento de que Hyoga le quiera a pesar de saber todo.- no pensé que después de lo que me paso fuera a encontrar a alguien como tu.

Con estas sencillas palabras los corazones de ambos esta ya por lo menos, a mil por hora, Hyoga quiere besar a Shun pero teme ser rechazado, y Shun, bueno Shun se muere por sentir otra vez los cálidos labios de Hyoga en los suyos e incluso sentir que llegan mas profundamente. Un pequeño avance de Shun es la señal que, el rubio espera para besarle, así que lentamente sus cabezas empiezan a juntarse.

El ruido de una puerta de madera les hace olvidar el beso que estaba por darse y cambiar rápidamente su actitud por la que debería tener, la de estar estudiando.

- La verdad hoy no he tomado muchos apuntes.- Disimula el chico de pelo verde.
- No pasa nada, coge los míos.- Le guiña uno de sus ojos azules.

Desde la puerta Pandora lo h visto todo, por mas que lo han intentado no han sido los bastante rápidos y la joven ha visto lo cerca que han estado del beso.

- Es tan triste que no vaya a tener final feliz.- Piensa retirándose a la cocina.


Unas horas después, la joven anuncia que la cena ya esta y al mismo tiempo un chico de pelo azul, el hermano de Shun, llega a la casa uniéndose al grupo. En la cena Pandora les pregunta a los chicos y estos responden en tono amigable, solo Ikki permanece callado observando y escuchando al chico rubio por el que su hermano siente tan profundo y repentino aprecio.

- ¿Así que vives con tus tíos?- Sonríe la morena.- ¿Y dices que uno de ellos es Milo Antorini, el escritor?

Hyoga asiente con la cabeza mientras come, sintiéndose observado por los fieros ojos azules de Ikki, durante toda la velada, cuando anochece y la cena ha terminado los jóvenes se despiden en lo alto de las escaleras.

- Hasta mañana.- Se despide Shun.
- Hasta mañana, descansa por favor.- Le pide.- No quiero verte mas al borde del desmayo.
- Lo intentare.- Y con esa promesa un furtivo segundo los labios de Hyoga se posan en los de Shun antes de empezar a bajar los escalones prácticamente de tres en tres.

Con la mano en sus labios llega hasta la puerta, como quisiera retener Shun el calor que ha sentido en la mañana y ahora mismo. Cuando entra a casa es un muchacho tan feliz que los dos mayores se dan cuenta enseguida de que algo ha pasado entre el y su gran amor.

- Se le ve feliz.- Ella también es un poco mas feliz viéndolo así.
- Por eso tengo que dar con la solución, quiero que siempre sea así.- Por primera vez en mucho tiempo Ikki toma en cuenta sus sentimientos y rodea con su brazo la cintura de Pandora.
- Ikki...- No puede decir anda mas el sentirse querida por él con ese gesto le quita las palabras.

Cuando Hyoga llega al apartamento que ocupa con sus tíos descubre que se ha metido en una de sus batallas campales.

- ¡¿No decías que era un caso de delirio sin interés?!- Nadie puede negar que Milo esta furioso.
- Eso pensé,- reconoce.- pero el caso es fascinante por momentos, no se puede establecer si es una paranoia, o un trastorno de doble personalidad, y ya sabes que difícil es dar con un paciente que...
- ¡¡Me importa un pimiento!!- Lo que menos quiere oír ahora es el historial clínico de un desequilibrado.- ¡No puedo creer que pretendas pasar mañana la noche con él!- Casi parece que le este diciendo que se va con su amante.
- Pues te guste o no es mi decisión.- Camus aun mantiene el tono neutro.

Con cuidado de tropezar ni recibir ninguno de los cojines que Milo lanza a Camus, Hyoga pasa a su cuarto, sabe que lo mejor que puede hacer es dejarles pelearse a sus anchas, ya que enseguida estarán usando el tiempo y la noche para reconciliarse, esos dos siempre han sido así, y no van a cambiar precisamente ahora.
Aun continúan gritando cuando Hyoga ya esta preparado para pasar la noche soñando con su maravilloso Shun.


_______________________________________________________________________________________

Proximo capitulo: 2 Noche de revelacion


Última edición por alandra_luavel_andromeda el Miér Abr 15, 2009 2:34 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Onesima
Deimo
avatar

Cantidad de envíos : 25
Edad : 33
Localización : Estado de México
Alas de Fuego : 168363
Fecha de inscripción : 08/06/2008

MensajeTema: Re: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   Mar Abr 14, 2009 9:15 pm

AHHHHHHHHHH *cara de emocion* :lindo:

Gracias sensei!!!! mi HANNYA!!!! angel agradesco la dedicatoria, me alegro mucho que subieras este maravilloso trabajo.

Al igual que otros dos por ahi, Eramos 3 y Siberia. Excelentes trabajos.

Y aunque dijiste que no era necesario, me lo chute de nuevo *w* como podria recistirme.

Tqm Sensei.

Besos.
Volver arriba Ir abajo
fliss_lete
Arcangel - Lete - Adonis
avatar

Cantidad de envíos : 96
Alas de Fuego : 167852
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   Miér Abr 15, 2009 1:44 am

hannya!!
hannya!!!

adoro este fic!!

lo adoro con corazon palpitante y sangre caliente!!

lo adoroooooo

n.n lo sabes que este fic me encanta aun que no lograste hacerlo de un solo cap... pero que mas da como te dije asi fueran cuatro o cinco io lo leooo

_________________

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*   

Volver arriba Ir abajo
 
Hannya (Hyoga x Shun) *Tema Cerrado hasta nuevo aviso por peticion de su autora*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Iconos de Tema (Hay nuevo Mensaje , No Hay nuevo Mensaje , Tema cerrado ,etc)
» ¿Es posible hacer que un tema con respuesta nuevo, no suba?
» Como cambiar de lugar el logo de "tema Cerrado"
» mensaje nuevo aviso
» No aparecen los iconos de Tema , Nuevo tema , Tema cerrado

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Melody of Love :: El Mundo de los Creativos :: El Reino de los Fanficker :: El País del Anime :: Saint Seiya :: Yaoi-
Cambiar a: