The World of the Creative Dreams
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Vie Abr 17, 2009 11:55 pm

Título: Compromiso Pactado

Serie: Saint Seiya
** Los personajes pertenecen a Masami Kurumada

Resumen: El trato era simple… cesarían los hostilidades con ese compromiso… todos estaban de acuerdo… más a veces lo que uno planea, no es lo que sucede…

Personajes: Shun x Hades

Género: Romántico, Acción, Drama, Misterio.

Advertencias: AU, Lemon, Mpreg, Violación.


Prólogo

Los preparativos para la celebración habían comenzado… cada Lord de las tierras que comprendían el reino se hacían presentes… el señor de todos ellos había sido bendecido con el nacimiento de un primogénito varón… al ser presentado ante la corte, conocieron su nombre…

¡Saluden todos a mi hijo, IKKI! – exclamaba dichoso el Rey… - ¡Gran sabio!... acérquese y dígame, ¿qué le deparan los dioses a mi hijo… será un buen rey?

El sabio se acercó… tomo al pequeño en brazos, y este comenzó a llorar a todo pulmón… los ahí presentes vitorearon el poder de ese llanto… eso demostraba que sería un poderoso guerrero… El sabio lo miro detenidamente… sonrió y entregó al pequeño a su padre… profirió un sonoro suspiro antes de decir…

¡Será un poderoso guerrero, su Majestad!... su fuerza no tendrá igual en el reino… y a corta edad demostrará que nació para combatir a su lado en el campo de batalla – todos aplaudían la predicción y felicitaban al rey – Pero… los dioses no permitirán que sea Rey…

¡Pero, QUE DICES ANCIANO! – rugía el soberano…

Que el príncipe Ikki deberá abdicar ante el menor de su línea, mi señor… veo en un futuro… que el reino de Averno y este reino de la Tierra gozarán de paz, solo cuando sus herederos se unan en matrimonio – terminó de decir el sabio, inclinando la cabeza frente a su soberano en muestra de sumisión…

El Rey se sentía sumamente contrariado… con el paso de los años, pudo notar que su primogénito era todo lo que él deseaba… un niño saludable, fuerte, diestro con la espada y con una visión muy aguda sobre el arte de la guerra… después de la predicción del sabio había decidido no traer mas vástagos a este mundo… con Ikki le era suficiente, su esposa que sentía verdadera adoración por su marido estaba de acuerdo… bueno eso en un principio…

La verdad era que muy en el fondo ella ansiaba volver a ser madre… en sueños veía a una hermosa criatura entre sus brazos, por lo que intentaba por todos los medios convencer a su esposo de tener otro hijo… aunque siempre aclarando…

¡Es tan bello, mi amor… se que será una dulce niña!

El Rey, que por cierto se llama Sein, adoraba a su esposa Mel, y por lo general era incapaz de decirle que no… por lo que después de nueve años al fin accedió a traer otro hijo, o más bien, una hija al mundo…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por esos tiempos el Rey de Averno, había pactado un encuentro con Sein, el objetivo… encontrar el medio para la ansiada paz… en esos años habían sacrificado demasiadas vidas por cuestiones territoriales y diferencias de ideologías… aunque el deseo de los reyes era compartido por la gran mayoría, había otro reino, aliado del de la Tierra que no estaba nada feliz de que se lleve a cabo ese pacto…

Pues en este tiempo… son tres Reinos los de mayor importancia… por un lado;

El reino de Averno, lleno de exuberantes riquezas minerales, donde se conoce el verdadero invierno y con costas al mar Egeo, este reino era bien gobernado por el Rey Ares, quien ya tenía asegurado su legado, pues se conocía de las impresionantes hazañas de su primogénito Hades…

Además estaba;

El reino de la Tierra, colmada de abundancia, pues sus tierras eran sumamente fértiles, conocida como “La tierra de la eterna primavera”, su invierno era bastante más llevadero que en otros lugares, no poseía costas marítimas, por lo que para salir a mar abierto, necesariamente debía pasar por Zonas pertenecientes a Averno, estaba gobernado por el Rey Sein, quien también sentía asegurado su legado, con su poderoso hijo Ikki…

Y por último estaba;

El reino de Atlantis, en un principio este pertenecía a Averno, pues sus gobernantes provenían de la misma familia, más después de una cruenta guerra, un nuevo rey se hizo al trono, y el reino se hizo enemigo acérrimo de Averno, sus tierras eran una extraña mezcla de territorios, pues por ella transcurrían inviernos muy severos y primaveras muy fértiles, también poseían amplias costas marinas, aunque el reino no poseía riquezas minerales, de ser bien explotada la tierra podría salvarse, más debido a las constantes guerras esto era casi imposible, el Rey que gobernaba con mano dura era Arles, y para su desgracia su primer hijo había sido una mujer, la princesa Saori, más pasados unos tres años, su esposa pudo darle el ansiado varón a quien nombro Diogo, quien era un prodigio en las batallas y se ganó el sobre nombre de Mascara Mortal…

Durante la reunión… que se había realizado luego de mucho pensar, y debido que en el otro reino era invierno, en tierras pertenecientes al Rey Sein… ambos reyes acompañados de sus primogénitos, discutían en qué podían consistir las clausulas del tratado… ambos reyes habían llevado consigo a sus respectivos sabios para que les aconsejaren…

La reunión se había alargado más de la cuenta… fuera de la tienda, los príncipes sostenían una entretenida plática… tenían muchas cosas en común, y a pesar de los rumores que de ambos corrían, no pudieron negar sentir atracción el uno por el otro…

Los reyes lo habían decidido… ¡Un compromiso es la mejor opción!... a pesar que Sein fue advertido por su sabio de que no era conveniente comprometer a Ikki, el rey no lo escuchó, llamaron a ambos jóvenes y les preguntaron su opinión… pues ningún rey quería imponer nada a sus hijos…

“No había presión alguna… únicamente continuaría el río de sangre ocasionada por la guerra, si se negaban”…

Luego de pensarlo… ambos aceptaron…

Un soldado fiel al rey Sein se hizo presente… estaba sumamente agitado…

¡Su Majestad!... ¡Su esposa ha entrado en trabajo de parto!

Ja ja ja ¡Qué maravillosa noticia! – comentaba Sein - ¡Mi pequeña al fin va a nacer!

¡Muchas Felicidades! – acotó el otro soberano.

¡Como muestra de nuestras futuras buenas relaciones, les invito a participar de este momento tan feliz para mi familia! – dijo el Rey Sein con una amplia sonrisa…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tanto Ikki como su padre estaban sumamente preocupados… los médicos reales habían informado hacía unos momentos que se había complicado el parto… la reina y el bebé corrían peligro… la única posibilidad que dieron fue la de salvar solo a uno… más debían escoger si madre o hijo… el rey se encontraba desolado… entró al cuarto donde su mujer se debatía entre la vida y la muerte…

¡Mi amor!... – Sein tomó sus manos y las apretó con fuerza…

Te ruego… que lo salves… no podré volver a ser madre… y… no seré feliz si me escoges… en vez de… nuestro hi..jo… ¡Jamás te perdonaría algo así!... – decía la mujer con dificultad… el rey derramaba amargas lágrimas… salió de la habitación…

Minutos después se escucha un suave llanto… los presentes miran a su rey…

¡Se cumplió la voluntad de la Reina! – fueron sus únicas palabras…

La matrona ingresó al salón, el primero en acercarse fue Ikki… su mirada era triste más al ver a la criatura se le iluminó… el bebé poseída más belleza de la que su madre le aseguraba tendría…

Su majestad – dijo la mujer entregándole la criatura…

Es una hermosa niña… - susurró… los presentes bajaban la cabeza en señal de respeto…

¡Es un niño, mi señor! – dijo la mujer bajando la cabeza… - Su majestad, la reina, deseaba que le ponga por nombre… ¡SHUN!...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 18, 2009 12:01 am

Capítulo 1º: Confesión

De aquel día habían pasado ya unos tres años…

El rey Sein en todo ese tiempo, no había querido compartir el más mínimo de tiempo, con su pequeño hijo… no así los sabios, quienes veían en él, al futuro soberano de esas tierras… otro que se desvivía por el pequeño, era Ikki… simplemente lo veneraba, era la luz de sus ojos, y no dudaba ni un segundo en cumplirle el más mínimo capricho… solo con él, el pequeño se mostraba de esa manera… por lo general era sumamente callado… tanto que se llegó a pensar que no poseía voz… más su voz sólo era oída por algunos privilegiados, entre los que estaban, su hermano… Shaka, quien era aprendiz de sabio; y Mu, quien se esmeraba en aprender todo el oficio de la medicina… ambos chicos eran fieles amigos del príncipe Ikki, sus más fieles guerreros, pues a pesar de que ambos tenían una apariencia, frágil, eran diestros guerreros…

Cada primavera solía traer visitantes de otros reinos… más bien, solía traer un visitante, que era especialmente esperado en el reino… Hades, no solo se había ganado una reputación de temer en los campos de batalla, era un joven sumamente atractivo, fuerte, se le conocía justo, y por sobre todo, estaba declaradamente enamorado del príncipe mayor, por lo que todo el pueblo lo recibía siempre con respeto y cariño. Más en esta ocasión venía acompañado, tanto de su padre como de sus primos… esto debido a la proximidad del aniversario número trece de su alteza Ikki…

¿Primo?

¿Umm?

¿Podrías borrar esa sonrisa idiota que tienes en el rostro? – un joven peli azul hablaba al príncipe Hades - ¡Realmente, muero por conocer al hombre que te tiene así!

¡Cállate! – decía el peli negro con una sonrisa - ¡lo conocerás!

Haber…dime de nuevo… es muy hermoso – decía con tono juguetón el muchacho…

¡Ya Julián!... sabes que a mi no me importa eso de hermosura… Ikki me gusta, no por su belleza, sino por su fuerza… no le teme a nada, es un guerrero excepcional… ¿Dime, qué más puedo pedir?... Ikki es el compañero perfecto para mí… - dijo Hades mirando hacia adelante.

Aja… entiendo… entonces… supongo que a Afro le va a caer de la patada… acabas de despreciar todo lo que él representa – decía con cierto tono ofendido Julián.

¡¿Pero… Qué dices?!... Afrodita es mi primo, y él sabe que lo quiero mucho… así como sabe que prefiero, un consorte que luche conmigo en las batallas en lugar de uno, al que tenga que proteger – dijo rápidamente el más joven intentando modular la voz…

Ja ja ja… ya, ya perdona… se que quieres a mi pequeño hermano… solo te digo, que ¡Muero de ganas de conocer al afortunado! Ja ja ja

¿Julián?

¿Umm?

¡Cállate!

Ambos jóvenes comenzaron a reír…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Su alteza… me informaron que el Príncipe Hades ha venido acompañado por su Majestad Ares y dos de sus primos – hablaba un peli rubio a Ikki respetuosamente…

Solo dime Ikki, Shaka… cuantas veces te lo tengo que repetir – decía un poco fastidiado el príncipe soltado un sonoro suspiro…

Ummm… ¿Realmente lo vas a hacer Ikki? – preguntaba Shaka un poco preocupado – Mira que las relaciones entre ambos reinos han mejorado… pero… pero aún es muy frágil…

¡Ya encontraré la manera de solucionar eso!... pero no puedo continuar con esto… ¡Lo sabes! – decía el mayor sosteniéndose del marco de la ventana…

A decir verdad… no te entiendo… ¡¿qué le viste a Mascara?!... ¡Hades es mucho más fuerte y su reino, más rico! – ahora era el rubio el que hablaba fastidiado… como si esa charla ya la hubieran tenido un millón de veces – Realmente, maldigo la hora en que lo conociste…

¡Ya, Shaka!... aquí lo que debería importar es que me enamoré de Diogo… y ¡Punto! – decía exasperándose el peli azul…

¡Si me permite, su Alteza!... ¡Como príncipe heredero… primero esta su pueblo! – decía el rubio volteando el rostro hacia un lado…

Abdicare entonces… - susurró Ikki

¡No digas eso!... ¡Tu padre moriría!

¿Ikki? – una dulce voz se introducía al cuarto… Shun ingresaba feliz, por hallar a quien buscaba - ¡Hermano!

¿Tú me apoyas, verdad Shun? – le decía Ikki al pequeño cargándole en brazos…

El menor miró a su hermano… y embozando una encantadora sonrisa… asintió…

¡Realmente contigo no se puede Ikki!… encima vino con su padre… El hombre nos declarará la guerra… se pondrá furioso – decía sumamente consternado Shaka…

¡¿Me apoyarás o no?! – dijo firme el que cargaba al pequeño…

¡Claro! – comento bajando los hombros el rubio, luego de proferir un largo suspiro - ¡Sabes que puedes contar conmigo!

¡Lo se!... ahora vamos Shun, vamos a recibir a un poderoso Rey… y no te asustes de Hades… no es tan malo como parece – decía el príncipe mayor saliendo del cuarto…

Hades no pudo disimular su felicidad al ver a Ikki, Shun al verlo no pudo atinar a otra cosa más que esconderse tras las piernas de su hermano, más fue por corto tiempo pues Shaka tomándolo en brazos se lo llevó de ahí, justo al momento en que Sein, el Rey, se hacía presente.

La tarde había transcurrido de lo más normal… más Hades pudo notar que Ikki estaba ahí… y a la vez no estaba…

¿Te ocurre algo? – le dijo el joven extranjero a Ikki - ¿Algún problema con el pequeño tormento?

¡No le digas así!... se llama Shun y lo sabes – decía Ikki un poco nervioso…

¡Me ocultas algo!... ¡Dime que es! – dijo firme el mayor…

Bueno… es que… Me preocupa que mi padre siga tratando así a Shun… él es muy pequeño para entender… pero, se que le afecta – decía el peli azul liberando aire y poniéndose de pie…

Umm… bueno sí… ya se… por que no salimos mañana antes de la fiesta a montar… puedes llevar al peque… digo… a Shun con nosotros… - hablaba el pelinegro también poniéndose de pie – Y… si te sientes en más confianza… me dirás el verdadero motivo de por qué estas actuando tan raro – dijo al fin dejando solo al mayor…

Ikki lo miró alejarse… se sentía culpable… no era tan fácil como pensaba… él sabía que realmente le gustaba a Hades… a él también le gustaba… pero… “Amo a Diogo”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hades se sentía intranquilo… Ikki no solía ocultarle cosas… y mucho menos solía actuar tan distante con él… “¿Qué te sucede?”… al llegar al salón principal halló a sus primos… ambos estaban cuestionándose algún hecho que él desconocía…

¿Qué les pasa? – dijo al fin llamando la atención de ambos…

La verdad, primo… fuimos testigos de algo bien raro – decía Julián – Tu padre estaba hablando con un pequeño, muy bonito por cierto, pero…

¿Ummm? ¿Qué tiene eso de raro? – preguntó el pelinegro.

No es el hecho de que tu padre este con alguien… por qué mejor no lo vez tú – dijo un peli turquesa señalando la biblioteca.

Hades entre abrió la puerta cuidadosamente… era cierto su padre estaba charlando muy a gusto, se podía oír… se metió sigilosamente y lo que vio lo dejo perplejo…

¡Jaque!

Un pequeño peli verde estaba venciendo a su padre en ajedrez… tanto el pequeño como su padre, parecían tan concentrados en el juego, que ni se habían percatado de su presencia…

¡Interesante! – dijo Ares - ¡No lo vi venir!... mas… si muevo esta pieza aquí… ¡jaque!

Ummm… ¡jaque mate! – dijo el menor en un astuto movimiento que sorprendió tanto a padre como hijo, el menor miraba expectante a su competidor - ¡Eso estuvo bien!

El rey salió de su sorpresa y con una cálida sonrisa asintió a la afirmación del más joven…

¿Te enseñó tu padre? – preguntó al fin…

Lo hizo mi maestro… - pero Shun no continuó hablando pues por fin notó la presencia de Hades, quien al verse descubierto sonrió algo nervioso…

¡Disculpen!... no era mi intención importunar – dijo Hades mirando a su padre y luego al pequeño… quien en ese momento enseñaba una expresión impávida, totalmente diferente a la de hacía unos instantes.

¡Descuida, hijo!... llegaste justo a tiempo…. Shun me ha dado una verdadera lección de humildad – dijo el mayor ayudando a Shun a bajar del asiento que ocupaba…

¡Ah enserio! – dijo, más el niño solo hizo una reverencia a su padre y se retiró, sin dirigirle la mirada a su cuñado - ¡Que modales! Ese mocoso me detesta – terminó de decir el joven observando como su padre aún veía la jugada que le diera la victoria a Shun.

¡Interesante! – dijo al fin dirigiéndose a su hijo - ¡Espero que no te tengas que enfrentar nunca a ese pequeño, hijo!

¿Perdón?... Dudo que algún día siquiera empuñe una espada… es muy débil – decía con tono irónico el hijo…

¡No lo subestimes!... es muy astuto… más peligroso es el León con apariencia de cordero, hijo mío – dijo el rey retirándose del lugar…

¿León?... pero si no conozco nada más parecido a un ángel… - dijo al fin siguiendo a su padre luego de un minuto…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 18, 2009 12:02 am

Al padre de Hades comenzaba a molestarle la manera en que Sein trataba a Shun… bueno más bien, no trataba… para el gobernante de Tierra la presencia del pequeño parecía inexistente… todos sus comentarios eran referidos a lo buen guerrero que era Ikki, lo excelente estratega, y del maravilloso futuro que le esperaba su pueblo bajo su reinado… eso parecía incomodar algo a Ikki, más aún que Hades no hacía más que secundar todo lo que decía su futuro suegro…

Shun también observaba y escuchaba atento todo lo acontecido… sin siquiera respirar fuerte para no hacer notar su presencia… aunque, era más que notorio… muy en especial para los primos del príncipe invitado… Afrodita simplemente no le podía apartar la vista de encima, igual que Julián, más este último lo miraba con un cierto asomo de pena…

Cuando hubo terminado la cena… el Rey del Averno comenzó una amena charla con Sein… su objetivo…

¡No puedo creer que aún después de tres años, siga culpando al pequeño de la muerte de su esposa! – decía Ares tomando asiento frente a Sein – ¿Acaso no lo quiere?…

No es eso… - dijo Sein pasados unos minutos mirando abatido hacia un rincón - ¡Es la viva imagen de Mel… me duele verlo… además es débil… yo!…

Debería pensarlo mejor… su esposa no desearía ese trato para uno de sus hijos… además… es muy pequeño… lo necesita – dijo el hombre mirando uno de los relojes del lugar - ¡Bue… me retiro mañana será un gran día!

Así es… anunciaremos el matrimonio de los muchachos… además… - dijo Sein con una media sonrisa…

¿Además?

Además de proclamar a Ikki como mi sucesor – dijo el peli azul también poniéndose de pie… - ¡que pase buena noche!

¡Igual, Usted!

Mi señor… no debe hacer eso – uno de los sabios se acercaba al rey respetuosamente, para emitir su opinión…

¿No debo hacer qué?, Delios – dijo un poco molesto el soberano.

Proclamar a Ikki su sucesor, mi señor… los dioses podrían disgustarse… ya le… - intentó seguir hablando más con un gesto de la mano el Rey lo obligó a callar…

¡Te dije que no quiero volver a escuchar eso! – sin decir mas se retiró rumbo a su cuarto…

¡Terco!... mi señor, no se puede contradecir el deseo de los dioses – susurraba el sabio antes de marcharse también…

Hades había escuchado todo atentamente… no estaba espiando solo buscaba a su padre… más cuando estaba por retirarse vio con sorpresa que una pequeña figura salía de detrás de una de las cortinas del salón…

¡No es correcto escuchar! – dijo el pequeño sin moverse, por lo que Hades pensó que se lo estaba diciendo a sí mismo - ¡No son modales para un príncipe!... ¡es más propio por parte de la servidumbre!... ¿O no príncipe Hades?

Hades se sorprendió, pero no lo demostró…

¡Lo mismo se le puede decir no!

¡SI! – dijo el menor… - Dígame… - Hades se sorprendió pues era realmente la primera vez que el pequeño le hablaba - ¿Ama mucho a mi hermano?

¿Por qué la pregunta? – dijo sagaz mientras se acercaba al menor, quien en ningún momento se movió de su lugar…

¡No es correcto… responder con otra pregunta! – dijo el niño mirando tranquilamente a aquel joven, del que se decía era el mejor guerrero, y cuya apariencia era el delirio de varios nobles…

Si lo amo – respondió el príncipe acomodando sus negros cabellos…

Solo quería saber… a mi hermano le esta costando mucho – dijo aproximando sus deditos al mechón de cabello que caía sobre el rostro de Hades – Me gusta más el cabello largo…

A Ikki le gusta corto – mencionó apartando la manito.

¿Seguro? – dijo el mas joven dejando un poco intrigado a Hades… más luego se tranquilizó alegando…

¡Solo es un niño!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La mañana había llegado entre mucho ajetreo para la servidumbre… Ikki preparó a Shun, y ambos, acompañados por Hades salieron a montar… Shun en el mismo caballo que Ikki…. Cuando llegaron a un apartado lugar del castillo, cerca del bosque desmontaron y comenzaron a caminar… Shun recorría seleccionando las mejores flores para su ramillete el cual Ikki le había pedido que hiciese…

¿Ahora si vas a hablarme?

Si… - dijo el peli azul suspirando… - Quiero romper nuestro compromiso…

Hades se quedó en corto… no se lo venía venir… miró incrédulo al menor esperando que sonriese diciendo que era una broma, pero no…

Lo siente… pero me he enamorado de alguien más… no puedo seguir a tu lado – dijo Ikki apesadumbrado.

¿Quién?... si se puede saber – dijo poniéndose de pie y dándole la espalda…

Diogo… - dijo sin mucha convicción…

¿Mascara?

Sí… ¡No me odies, por favor! – decía ahora Ikki poniéndose también él de pie…

No podría odiarte aunque quisiera… pero… tenía que ser él… ¡Sabes que somos enemigos! – Hades se había volteado para enfrentar a Ikki, pero al ver su expresión… se serenó… - Descuida… hablaré con mi padre… supongo que podremos mantener nuestra alianza de paz, sin un compromiso de por medio…

¡Gra… cias! – dijo el peli azul asombrado por la actitud del peli negro…

Hades miro en dirección al niño que juntaba flores, quien en ese momento los estaba mirando a ellos… y comprendió aquella pregunta que le hiciera… “Yo lo amo… y deseo que sea feliz”… pensó sonriendo al final…

¡Bien… me adelantaré para conversar con mi padre! – sin más Hades montó en su caballo y se alejó… Ikki sonrió… cuando ya casi lo perdía de vista… sus sentidos le alertaron del peligro… más algo tarde, pues Shun ya se encontraba en brazos de unos guerreros que lo tenían amenazado con una daga… y él mismo estaba siendo ya rodeado…

¡Qué conmovedor!...

¡¿Diogo?!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pero por qué no había reclamado aunque sea un poco… desde cuando era él tan sumiso… se cuestionaba Hades camino al castillo, cuando casi hubo llegado se encontró con su primo y con Shaka, quienes iban a buscarlos… sin decir nada, Hades hizo virar al caballo… “No… esto aún no acaba”…

¿Qué pasa primo?

¡No voy a aceptar que rompa así conmigo! – dijo al fin antes de emprender camino de regreso…

¿De qué esta hablando? – murmuró Julián…

No se… - comento nervioso el rubio… - Mejor lo seguimos…

A lo lejos no se distinguía bien lo que acontecía… más era obvio que Ikki estaba siendo atacado… Hades instó al animal a que tomara más velocidad… cuando llegó desenvainó su espada, y se dispuso a luchar con dos de esos criminales… minutos después Julián seguía su ejemplo… mientras Shaka hacía lo mismo segundos después…

No tardaron en vencer a dos de sus oponentes… el último que quedaba, Hades quería capturarlo para luego interrogarlo, más este decidió auto eliminarse antes de dejarse atrapar…

¡Qué Idiota! – murmuró Julián… dirigiéndose a su primo, quien estaba sumamente pálido… - ¿Qué tienes Hades?

Sobre la yerba a unos pasos de donde se había librado la batalla, Shun sostenía la mano de su hermano… Hades se aproximo… no quería creer lo que sus ojos veían… el pequeño estaba en shock… parecía no estar mirando nada… sus manos estaban manchadas con sangre…pero no su sangre… Shaka profirió un grito… Hades simplemente no pudo dar ningún paso más… fue Julián el que atrajo hacia sí al menor alejándolo del cuerpo…

Hades no quería creerlo… Ikki estaba… “muerto”…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 25, 2009 2:33 am

Capítulo 2º: Costumbres

Todo había pasado muy rápido… al enterarse Sein de lo acontecido… se dirigió al lugar en donde depositaban el cuerpo inerte de su hijo… Ikki, tenía una profunda herida de espada en el pecho… su expresión era triste… al Rey se le rompió el corazón en mil pedazos… se desmoronó al lado del cuerpo y abrazándolo lloró como si fuera un niño pequeño… los ahí presentes lloraban en silencio… algunos no querían ver la escena… era sumamente desgarradora…

Hades fue junto a su padre, quien lo recibió con los brazos abiertos, más Hades se mantuvo firme… no permitía que su dolor le hiciera ver débil… no se supo cuando… pero el rey levantó la vista y pudo vislumbrar a Shun, quien estaba siendo cargado por Shaka… él niño tampoco lloraba… su mirada lucía apagada… y sumamente distante… lo que sucedió a continuación los dejó a todos boqui abiertos…

El rey se puso de pie… se acerco rápidamente a Shaka… tomo al pequeño lo puso en el suelo… y sujetándole el mentón para que le viera, dijo…

¡Estas feliz!... ¡ESTO ES TU CULPA… TODO ESTO… ESTÁS MALDITO… TODA PERSONA QUE AMO MUERE POR TU CULPA!... ¡DIME!... ¡ESTAS FELIZ! – rugía Sein… mientras que Ares se alejaba de su hijo en dirección a ellos, Hades ni siquiera se había percatado de la acción de su padre… pues estaba perplejo… no esperaba una reacción así… - ¡TÚ DEBISTE MORIR!

¡SEIN! – Ares intentaba alejarlo del pequeño, al que parecía estar a punto de golpear - ¡CONTROLESE POR FAVOR… NO SABE LO QUE DICE!

Shun pareció despertar de su estado… miró el cuerpo de Ikki y luego a su padre… quien era sujeto por Ares… el pequeño no se inmutó por los alaridos de su padre en contra suya… se aproximo nuevamente al cuerpo de su hermano y tomo una de sus manos…

¿Hermano? – lo llamó susurrante – ¡Despierta!... ¡¿Ikki?!

Al no obtener respuesta, el menor se incorporó… Sein había soltado el agarre de Ares… luego, tomó al pequeño por el brazo, zarandeándolo…

¡Ya, padre! – susurró Shun - ¡Si quiere puede acabar con mi vida… después de todo, le pertenece!

Esas palabras detuvieron al hombre, quien soltó al pequeño y lo miró perplejo… el peli verde no había cambiado en ningún momento su expresión… los sabios se aproximaron a su rey, y cargando en brazos a Shun se lo llevaron de ahí… dejando a Sein aún impactado por las palabras que le había obligado a decir a su hijo…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los funerales fueron realizados con solemnidad… del reino aliado, toda la familia real había asistido… Arles no se había apartado ni un segundo de Sein… Saori y su hermano Diogo, caminaban junto con los guerreros más fieles de Ikki… frente a ellos se hallaba Hades, quien caminaba orgulloso… más una parte de él deseaba matar ahí mismo a Diogo… pero otra, le obligaba a respetar la memoria de su amado...

En el castillo, más específicamente en uno de los cuartos, un pequeño niño miraba por las ventanas… no le habían permitido asistir… unas silenciosas lágrimas caían por sus mejillas… por más que lo intentara, no podía recordar que había pasado aquella mañana… su mente simplemente había bloqueado el recuerdo… un joven de cabellos turquesas le agarró del hombro… Shun lo miró un tanto sorprendido…

¡Tranquilo! – dijo Afrodita - ¡Puedes llorar… prometo no decirle a nadie!

Parecía que un gran peso había sido sacado de sobres sus hombros… se acurrucó en esos jóvenes brazos y lloró… lloró como nunca antes había llorado… le dolía tanto el alma… no era cualquiera al que estaban enterrando… era la única persona que lo quería y lo protegía…

¿Qué voy a hacer? – dijo entre suspiros…

¡Descuida!.... ¡No te dejaré!

Mientras que en el lugar de reposo de Reyes y Príncipes de la noble familia regente de Tierra, eran depositados los restos mortales de Ikki…

¡Es una pena… verdad Hades!... ¡Justo cuando iban a casarse! – Mascara hablo suavemente al oído del pelinegro… quien sólo lo miró con odio…

----

Cuando todos llegaron al castillo… bueno casi todos, pues Hades se había quedado aún frente a la tumba… Ares, fue a descansar a su cuarto, donde ya lo esperaba el menor de sus sobrinos… mientras Arles intentaba convencer a Sein de que lo mejor era romper lazos con Averno, ahora que Ikki estaba muerto… y más prudente aún… que comprometiera de inmediato a Shun, con alguien muy fuerte, que le garantice seguridad… pues siendo débil como era, sería presa fácil de cualquier atentado en su contra…

Ahora no… amigo… necesito descansar… poner en claro mis ideas… - decía el Rey dirigiéndose a sus aposentos… “todo ha sido mi culpa… no debí… no debí desobedecer a mis dioses”… - No debí…

Mientras en el cementerio… Hades se encontraba recostado por una lápida… mirando a una pequeña distancia la tumba de Ikki… él había ocupado el lugar de prometido de Ikki… lugar que ya no le correspondía… aunque nadie lo sabía… él si… poco antes de ser asesinado, el propio Ikki se lo había confesado… que ya no lo amaba, que le gustaba Diogo… el miserable parecía burlarse de él… eso lo estaba enloqueciendo… lo llenaba de ira…

No se percató cuanto tiempo estuvo perdido en sus pensamientos… pero cuando despertó, pudo ver a una figura frente a la tumba de su amado… era pequeña… se imaginó quien podría ser… por lo que se aproximo sigiloso…

¡No debería estar aquí! – dijo el mayor - ¡Es tarde… y peligroso!

Yo quería… - susurró… dejando sobre la tumba una rosa blanca – ¡Adiós!

Se volteó dirigiéndose a la salida… más no dio tres pasos, pues al intentarlo simplemente perdió el sentido…

Shun tenía mucha fiebre… por más que lo intentaban nada podían hacer los médicos y sabios… su condición era muy delicada… su padre no quiso estar con él… se sentía culpable… el que si estuvo a su lado, pues él mismo tenía conocimientos médicos y místicos era el Rey Ares… Arles miraba impotente esta situación… si el Rey ayudaba a sanarlo… quedaría muy bien con Sein, y eso iba en contra de sus planes… cuando el sol estaba casi saliendo… Ares, acompañado de su sobrino Afrodita, Mu y Delios, salieron de la habitación del príncipe menor… todos tenían un semblante cansado… más las novedades eran buenas… a Shun le había bajado la fiebre… ahora dormía placido…

Sein se conformó con ver a su hijo a la distancia… agradecía a Ares… dejándole claro… que estaba en deuda con él…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Habían pasado unos cuatro días del entierro… todo se disponía para la partida de los invitados… tanto de los del reino de Averno como los de Atlantis… ese día simplemente… Shun se había escapado de sus cuidadores… sin proponérselo, claro… al llegar al comedor, se encontró con Diogo… este ya lo había visto en alguna ocasión…

¡Pero si es el pequeño príncipe! – Dijo el joven acercándose a Shun, quien lo miró seriamente - ¿Ya se siente mejor su alteza?

Shun miró a la joven dama… y al Rey de Atlantis… hizo una reverencia y…

¡Me siento mejor… gracias por preguntar!... ¡Disculpen si he interrumpido! – los presentes miraron sorprendidos al recién llegado… todos menos Diogo, que sabía bien de los modales del pequeño… Ikki no paraba de hablarle de ellos… sonrió al notar que tampoco había exagerado al describir su belleza…

¡Su majestad! – dijo animado el menor al ver ingresar por la puerta al Rey de Averno…

¡Pero que grata sorpresa!... veo que estas mucho mejor – dijo al hombre acariciando el rostro del menor… tras de sí ingresaba Sein, quien al ver a su hijo se quedo estático…

¡Padre! – Shun hizo una reverencia al verlo…

¡Deberías estar reposando! – dijo el mayor minutos después…

Shun asintió sin apartar la mirada… luego se volteó y salió por el mismo lugar por el que había ingresado… justo al momento en que Hades también ingresaba al salón…

Su hijo es una verdadera belleza, su majestad – decía Diogo saludando con una reverencia a Sein… - Para mí sería un honor si me permitiera cortejarlo…

¡Mi hijo aún es demasiado pequeño, Diogo! – contestaba escueto el rey.

Hades le dirigió una mirada de profundo rencor a Diogo… “¿y por ese me dejaste?… aún no se enfría tu cuerpo y ya pide permiso para cortejar a tu hermano”… suspiró largamente… hasta que notó la mirada de su padre sobre él…

Además… - continuó diciendo Sein como pensando bien en como decir esa información – Según las costumbres de mi pueblo… esa decisión no está en mí… sino en usted – dijo observando a Ares…

¿En mí? – dijo el padre de Hades - ¿No entiendo?

¡Los compromisos se heredan! – dijo al fin el peli azul… mirando a Hades - ¡Pero… si no estas interesado… podría aceptar…!

¡Espere! – dijo Ares - ¡Eso quiere decir que Shun le corresponde a…!

Su hijo… así es – contestó finalmente… ante la incrédula mirada de Diogo y su padre… - Como fue un pacto para cese de hostilidades… esas son las costumbres… si no puede cumplirla el mayor… lo debe cumplir quien le suceda… Su hijo y mi hijo eran prometidos al momento de la muerte de Ikki, por tanto… Shun lo es ahora… ¡Claro… si están de acuerdo!

Ares parecía estándolo meditando… más su hijo miró casi victorioso a su rival al decir…

¡Por mí no hay problema!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 25, 2009 2:33 am

La reunión se estaba llevando a cabo en la biblioteca… en ella participaban Sein, Ares y, por supuesto, Hades… este último escuchaba atento todo lo referente a las costumbres del pueblo de Tierra…

Se considera un compromiso pactado de antemano… aunque nunca se espera que se cumpla… si suceden desgracias como la que vivimos… es el siguiente en la línea sucesoria quien debe cumplir con el pacto… - culminaba de decir Sein.

¡Bien, hijo! ¿Hace un momento dijiste no tener problemas en que este pacto se lleve a cabo? – hablaba Ares a su hijo, prestando especial atención a sus gestos… pues no había pasado desapercibido para él, las miradas que se echaban él con Diogo..

¡Exactamente!... y no he cambiado de opinión… más, claro… quisiera que se cumplieran unas cuantas exigencias – decía Hades, pensativo…

¿Cuáles? – preguntó Sein intrigado, pues el príncipe no había exigido nada cuando el compromiso había sido con Ikki.

¡Simple!... me gustaría que mi primo Afrodita sea aceptado como caballero acompañante del príncipe… solo para asegurar… bueno… debido a su belleza será una tentación… quisiera tener la certeza de que no me será infiel – dijo con cierto tono irónico… más el comentario no fue tomado ofensivamente por el Rey, pues el mismo consideraba que su pequeño hijo, estaría expuesto a varias tentaciones…

¡Me parece Bien! – dijo al fin Sein mirado a Ares…

¡Estoy seguro que mi sobrino no tendrá inconveniente!

¿Alguna otra exigencia? – acotó Sein mirando a los presentes…

¡Si!... ¡que me permita a mí, informarle de la nueva situación! – esta vez Hades hablaba sereno, mirando desde la ventana, como el viento movían las copas de los árboles…

¡Supongo que es lo mejor!... creo que necesitan hablar… así que si me disculpan… atenderé a Arles antes de que se marche… - Sein salió de la biblioteca dejando ahí a padre e hijo…

¡Realmente… ¿Qué ocurre Hades?! – decía Ares una vez que Sein se marcho.

¡Padre!... tú mejor que nadie sabes que si me negaba, iban a entregarle a Shun a Diogo… y eso, sería una declaración de guerra inmediata a nuestro pueblo – dijo el menor mirando hacia la ventana – Además… él realmente se ha ganado tu corazón, ¿verdad?... de todas formas…

No te estoy reclamando esto, hijo… lo que quiero entender es cómo tú aceptaste sin ningún reparo, cuando que has dicho en varias ocasiones que no toleras a Shun – decía el hombre acercándose a su hijo y volteándole para que pudieran verse a los ojos - ¿Qué pasó entre tú e Ikki ese día? – preguntó firmemente al fin.

Él… terminó conmigo – contestó francamente… con una mirada de profundo dolor…

¡Por Diogo! – dijo su padre colocando una mano en su hombro - ¡Pensé que no te lo diría!

¿Lo sabias…?

Digamos que… la función a la que vas a destinar a Afrodita ahora… yo se la di a uno de mis fieles espías… sí lo sabía… quería hablar con él… de hecho íbamos a hacerlo esa misma tarde… pero no se pudo… ¡Lo siento! – dijo su padre esperando la reacción de su hijo…

¡Supongo que no me lo dijiste, porque no iba a creerte!... Tranquilo papá… aunque, entonces entiendes mi actitud – comento Hades suspirando - ¡Es mi infantil revancha contra Diogo… e Ikki!

¡Sabes que te apoyo en todo! – dijo sonriendo el hombre - ¡Pero que ese desprecio no te lleve a lastimar al pequeño!... ya ha tenido suficiente para su corta edad…

¡Descuida!... seré amable… siempre y cuando él se comporte – dijo saliendo de la biblioteca…

En el cuarto de Shun, Afrodita, quien realmente se había encariñado con el bebé (como él le llamaba) a tal punto de no separarse en todos esos días de él… Al ver a su primo mayor entrar al cuarto, se sorprendió… y pudo notar una cierta molestia en la expresión del más joven…

¿Qué haces aquí? – preguntó Afro desconcertado.

Mi padre desea hablarte… mejor ve pronto… yo tengo algo que decirle a su pequeña alteza – dijo mirando a Shun… Afro dudo más suspirando se marcho del cuarto, no sin antes decirle a Shun que no iba a tardarse tanto…

¿Qué quiere? – dijo el menor mirando un punto fijo en su cuarto…

¡Primero que me mires a mí!... ¡Conoces las costumbres de tu pueblo, ¿verdad?!

El menor no dijo nada… siguió en esa misma posición… luego suspiró y dijo…

¡Parece que olvidaste decirle algo a mi padre! – su mirada se dirigió a Hades… era fría a pesar de que no dejaba de ser hermosa.

¡¿Lo harás tú?!... – Hades hablaba con supremacía… después de todo sería su palabra contra la de un niño, sonrió al ver que el pequeño no parecía tener intención de hablar - ¡Entonces, somos prometidos!... ¡Tiene su lado bueno, Shun! – dijo acercándose y levantando el pequeño mentón… - ¡Afro se quedará aquí a hacerte compañía… y de ahora en más estarás bajo mi protección!

¡No necesito que me protejan! – dijo firme el menor, soltando el agarre del mayor… Hades sonrió... “Es un príncipe orgulloso después de todo”…

¡Eres demasiado pequeño para hablar así!... ¡Como dije, ahora estás bajo mi protección… y la de mi padre! – dijo melosamente… una extraña sensación le inundó al ver esa mirada iluminada… “Al final no es más que un bebé, como dice Afro… debe necesitar de un padre… y de un hermano… y yo seré…”… levantó el mentón del pequeño – ¡Entonces se sella el pacto!...

¿Eh? – a Shun casi no le dio tiempo ni de parpadear… Hades simplemente pronunció la palabra pacto… y junto sus labios a los castos labios del menor en un suave beso, el mayor sonrió al ver esa expresión sorprendida…

¡Ya es oficial! – Hades decía eso mientras se dirigía hacia la puerta con una pícara sonrisa… “Y esa expresión es impagable”…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 25, 2009 2:36 am

Capítulo 3º: Cumpleaños. Primera Parte

Cada cumpleaños del pequeño príncipe por los siguientes tres años, traía la visita, muy esperada por él, de su majestad el Rey Ares, quien solía o más bien, venía siempre en representación de su hijo, que casualmente para esas fechas siempre estaba en alguna campaña… o de entrenamiento… o enfermo… eso al pequeño lo tenía sin cuidado… después de todo, no toleraba la presencia del mayor… y ese recuerdo no aminoró en sus memorias en todo ese tiempo.

Otro que siempre estaba ausente en esas fechas era su padre… a decir verdad, su padre solía verlo apenas dos o tres veces en el año… y no era justamente en víspera de su cumpleaños… a quien si veía, y a menudo era al príncipe de Atlantis, Diogo… por lo que, en su cumpleaños número siete, el pequeño pensó que sería igual que siempre…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El camino le resultaba agotador… o quizás era el hecho de que realmente no deseaba llegar… era más interesante cazar, o salir a combatir… pero no, esta vez su padre se mostró más que enérgico… debido a sus ocupaciones le era imposible ir aún, aunque lo haría, no deseaba que el pequeño ángel (como él lo llamaba) estuviera solo en la víspera de sus cumpleaños. Un sonoro suspiro fue la respuesta de su fastidio… “¿En qué estaba pensando?”… Un sonido le alertó…

¡¿QUIEN ANDA AHÍ?! – preguntó enérgico al momento de desenvainar su espada, siendo seguido en esta actitud por su guardia personal.

¡Tranquilo, príncipe! – un hombre montando en un negro corcel se le acerca… era Sein - ¡Soy el Rey de estas Tierras!...

¡Su Majestad!... ¡Qué sorpresa encontrarlo!

¡Parece que nos dirigimos al mismo lugar!... – dicho esto un solo guerrero salía también de entre las sombras… Hades creyó que probablemente era el encargado de la seguridad de su suegro… ya le resultaba extraño que anduviera por ahí sin escolta - ¿Cómo anda tu padre? – preguntó Sein emprendiendo el camino al castillo.

¡El está bien… nos alcanzará en los próximos días! – contestó el joven colocándose alado del corcel del Rey.

En las paradas que hacían, Hades pudo constatar que Shun no era tan popular como alguna vez lo fue Ikki… parecía que a pesar de los años… el pueblo aún recordaba con cariño a Ikki, y que él seguía siendo el predilecto, aún después de muerto.

Supongo que Shun, lo estará esperando ansioso – dijo el joven cuando ya se hallaban a poca distancia del castillo.

¡Lo dudo!... ¡No avisé que vendría…! – contestó el mayor…

-----

¿CÓMO QUE NO ESTÁ? – el Rey estaba furioso, al llegar y preguntar por el príncipe, un muy nervioso Shaka le contestó que este había salido a pasear por el bosque - ¿CREI HABER SIDO CLARO?, ÉL TIENE PROHIBIDO SALIR DE ESTE CASTILLO… ES PELIGROSO…

¡Tal vez el problema suegro… es quien le diría que no a un príncipe, si usted no está para hacerlo! – Hades se metía en la discusión al ver tan nervioso al gran amigo de Ikki…

¿En qué parte del bosque? – dijo el Rey fríamente… admitía que Hades tenía razón… - ¡Iré por él!

La expresión de Shaka era de temor… miro de soslayo a Mu quien también estaba presente… parecían decirse un… “Debemos avisarle”… a Hades le pareció hasta cómica la situación…

¡Le acompañaré, su majestad!... – dijo el joven sonriendo… después de todo hacía tiempo que no veía a su pequeña calamidad…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En un claro del bosque… pacíficos se hallaban un grupo de niños, por describirlos de alguna manera… en el centro uno ejecutaba magistralmente una flauta, mientras que otro, sacaba hermosas tonadas de una pequeña arpa… un joven de bella apariencia acariciaba los cabellos verdes de quien aparentaba ser el más joven entre ellos…

¡Mime y Sorrento, son excelentes! – decía el peli verde… - ¡Bravo! – dijo al final poniéndose se pie para aplaudir…

¡No haga eso su alteza! – decía el peli naranja…

¡Mime!... no seas modesto – dijo el menor haciendo un puchero…

¡No es modestia, es simplemente vergüenza! – decía aquel que minutos antes acariciaba el cabello del menor.

¡No es vergüenza, Afrodita, por favor no diga eso! – se sonrojaba quien ejecutaba la flauta…

Jajajaja No peleen y llámenme por mi nombre… - decía el pequeño… más calló de golpe… algo había llamado su atención… miró a sus amigos - ¡Quédense aquí!

¡Pero…!

¡Es una orden! – terminó de decir alejándose de ellos en dirección al lugar de donde provenía aquel alboroto…

Al acercarse, pudo observar a dos hombres que intentaban aprovecharse de un joven como de diez años… eso simplemente lo indignó… no lo pensó simplemente se aproximó y con enérgica voz dijo…

¡Déjenlo en paz!

Los hombres se dieron un susto por haber sido descubiertos, por la sorpresa soltaron al joven quien huyó despavorido… los hombres al ver de quien provenía la orden… se sonrieron entre sí…

A lo lejos dos hombres, uno mayor y el otro joven, también alertados por aquellos sonidos, habían decidido investigar llegando justo al momento en que Shun salía a enfrentar a aquellos delincuentes…

¡Pero mira nada más… que belleza! – uno de los hombres miraba libidinoso al pequeño…

¡No debiste interrumpirnos… ahora tendrás que satisfacernos, pequeño! – decía el otro, yendo en dirección al menor…

Shun permanecía en el mismo lugar… miraba soberbio a los hombres… en ningún momento se sintió intimidado… a la distancia Hades al ver que Sein no parecía tener intenciones de interrumpir, se dispuso a hacerlo él… más el rey lo detuvo con un gesto…

¡Deberían marcharse!... es más… ¡Les ordeno que se larguen! – pronunció el pequeño… los hombres rieron burlones… más luego sus expresiones cambiaron y huyeron apresuradamente… a Shun le intrigó esta actitud… “Que raro, un gran hombre no le teme a un gatito… a menos que… vean al…” – León… - Shun se volteó lentamente encontrándose con su padre justo detrás de él, no se inmutó, simplemente hizo una reverencia - ¡Padre, nadie me informó que vendría!

¡¿En qué estabas pensando, Shun?!... ¿Qué hacías solo aquí? – hablaba el Rey, en ese justo momento Afrodita, Mime y Sorrento se hicieron presentes… Sein los miró con enfado - ¿Qué clase de guardias son?... ¡Su única misión es proteger a Shun!

¡Yo les ordené que permanecieran donde estaban! – dijo Shun seriamente, sorprendiendo a su padre, por el tono utilizado y a Hades quien miraba la escena - ¡Al final, al único a quien le deben obediencia es a mí! – terminó de decir el peli verde antes de hacer una reverencia y dirigirse rumbo al castillo, exhortando a sus amigos a que lo siguieran con una simple mirada.

Hades miró a Sein expectante… ni siquiera Ikki le había hablado así a su padre jamás… más lo que vio lo dejó sorprendido… Sein parecía feliz… es más su mirada era de sumo orgullo.

¡Vio su alteza!... ¡En ningún momento retrocedió!

Al volver al castillo el tema no había sido vuelto a tocar… Shun solo ahí se percató de la presencia de Hades a quien miró sumamente descortés… y con un tono por demás irónico le saludó dándole la bienvenida…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El día siguiente había traído otro invitado… Diogo… por lo que Hades se había dispuesto pasar más tiempo con su pequeño prometido… pero este siempre se le escabullía… es más de ambos…

El gran día de la fiesta se aproximaba, Julián había llegado un día antes acompañando a su tío… quien fue recibido con una gran sonrisa y un abrazo de parte del pequeño… el Rey de Averno también se sorprendió de hallar ahí a Sein, más le saludo muy cortésmente felicitándole por estar presente… a lo que el Rey sonrió mirando a su hijo que en ese momento mirada furioso a Shaka por querérselo llevar para continuar estudiando…

Cuando al fin Ares pudo estar a solas con su hijo Hades…

¡Y bien hijo!... ¿Cómo te llevaste con Shun en mi ausencia?

¡Pues te diré que a duras penas me habla, no me dirige la palabra… es más… creo que me detesta, y es plenamente correspondido! – comentó como si nada el príncipe.

¿Qué le trajiste de obsequio por su cumpleaños?

Hades se tenso… su padre le había dicho que preparé un regalo especial, por haber sido tan descortés en no asistir en sus pasados cumpleaños… él le había pedido a uno de sus más fieles caballeros que mandase hacer una joya… pero faltaba un día para las celebraciones y Rada aún no daba muestras de vida…

¡Mande traer una joya… pero Radamanthys aún no me la trae! – dijo evitando mirar el rostro de su padre…

¡Acaso quieres quedar de menos en contra de Diogo! – Ares había puesto el dedo en la llaga - ¡Todos los años el termina bailando con Shun, por ser el que le entrega el mejor regalo! – ponía el dedo y lo removía.

¡Ya se me ocurrirá algo! – dijo al fin marchándose sumamente molesto.

Shun se encontraba en el jardín… Diogo al fin pudo dar con él… por lo que aprovechando que no había nadie cerca comenzó a hablarle…

¡No hemos podido hablar en todos estos días!

¡No hay mucho que decir! – dijo el peli verde sin mirarle.

¡Parece que Hades nunca va a olvidar a Ikki!... ¡es un pésimo prometido!... si fuera yo…

¡Pero no lo eres!... Disculpa Diogo, pero sabes que no es correcto que hablemos estando yo solo – dijo el menor retirándose…

¡Bailarás conmigo mañana! – más Shun no respondió la pregunta… Diogo era una persona sumamente impulsiva, no solía tener paciencia, y no toleraba ese tipo de desplantes… pero no podía evitarlo, con Shun hacía mil concesiones… “Serás mío, pequeño”… “solo mío”…

Hades había visto la escena desde una de las ventanas… su sangre comenzó a hervir… nuevamente pasaron por su mente frases que aún en ese tiempo lo atormentaban… cuando Shun giraba por uno de los pasillos se topó con él… se miraron un instante… el pequeño suspiró… y se retiró por el mismo camino por el que había llegado… Hades apretó su puño…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La fiesta había transcurrido muy animosa… Shun bailo con todo aquel que se lo pidiera, pero antes que nada lo hizo con su padre, lo que lo llenó de felicidad, aunque su expresión no lo hacía notar… de entre todos los obsequios que recibió el que más le había gustado fue el del Rey Ares por lo que la pieza especial del baile la bailó con él…

Diogo estaba sumamente contrariado, le había regalado a Shun una hermosa túnica, que se decía era de un tipo de seda muy raro y costoso… el pequeño le agradeció el gesto… Hades no se sentía nada feliz luego de ver tal regalo… como el suyo no había llegado… opto por regalarle una fina daga, con mango de oro que tenía joyas incrustadas, su filo era excelente… Shun miró el arma… embozó una sonrisa muy falsa, según la opinión de su prometido, y se la agradeció…

Pero había sido el regalo del padre de Hades, el que llamó más la atención del pequeño… eran ocho joyas… las ocho eran esclavas de diferentes modelos y adornadas con diferentes gemas preciosas… eran tan hermosas que el Rey ganó simplemente porque Shun no pudo articular ningún apelativo hacia el obsequio, se había quedado mudo…

----

¡Diogo ya te ha regalado tantas joyas! ¿Por qué estas te parecen tan geniales? – le preguntaba Shaka al pequeño al que acomodaba en su lecho…

¡Por que no es sólo para mí! – dijo sonriendo…

¿Ah no?!

¡No… es para un Rey, y para sus siete nobles caballeros! – dijo al momento en que Shaka salía del cuarto…

Habían pasado unos cuantos minutos, cuando el ojiverde siente que alguien ingresa a su cuarto… se incorpora en su lecho…

¿Qué quiere Hades? – dijo el menor a su prometido quien se acercaba y se sentaba en su lecho…

¡Mañana regresaré a Averno!... ¡Quería disculparme por lo del obsequio!...

¡No hace falta… me tienen sin cuidado sus obsequios! – Shun lo había dicho muy frío… esto enfadó a Hades quien acariciando el rostro del menor dijo…

¡Debe ser triste crecer bajo la sombra de Ikki!... ¡Aún después de tanto tiempo… todos lo prefieren a él!... ¡Supongo…! – dijo el peli negro con saña - ¡que esa apariencia tan débil no te ayuda!... ¡Aunque…!

Shun miraba a Hades fríamente… sin dejarle saber al mayor, cuanto le molestaban y herían esas palabras…

¡Aunque, mejor para mí! – Hades alzo las sábanas hacia su nariz aspirando el aroma - ¡Por lo menos me servirás para adornar mis sábanas con tu olor!

Shun se puso de pie en la cama… Hades ya se había parado también, este miraba al pequeño atentamente… más no se esperó esa reacción… el pequeño príncipe simplemente dio unos pasos cerca de a orilla de la cama y sin dudarlo abofeteó a Hades en el rostro… este se quedó atónito…

¡Fuera de mi cuarto!

¡Claro!... ¡Sabes…! - dijo el mayor acariciando el lado donde recibió el golpe - ¡Por mucho menos, he matado a varios!... ¡Voy a cobrarme esta bofetada, su alteza!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 25, 2009 2:37 am

Capítulo 3º: Cumpleaños. Segunda Parte

“¡Voy a cobrarme esta bofetada, su alteza!”… ummm… “de haber sabido que tendría que ir a su reino… no lo habría abofeteado”… Shun se encontraba perdido en sus pensamientos mientras el carruaje lo llevaba hacia Averno… hace una semana su padre, lo llamó en su presencia para mostrarle una poderosa espada, forjada por los mejores herreros del reino… cuando le preguntó para quien era, le contestó que era para Hades… un largo suspiro llamó la atención de sus compañeros de viaje, Afrodita y Sorrento, quienes se miraron entre sí… y luego miraron nuevamente al príncipe…

¿Por qué tengo que llevárselo yo? – se quejo el pequeño…

¡Porque eres su prometido! – contestó el ojimorado.

¡Y mi primo cumplirá sus Dieciocho años…!... además mi tío insistió en que vayas… ¡¿lo olvidas?! – contestó Afrodita a lo que Sorrento asintió.

Ummmmmmmm – un puchero fue la respuestas… miró nuevamente por la ventanilla…. Volvió a suspirar… “con razón el Rey Ares me regaló ropa de invierno, a pesar de que en Tierra no hace ese tipo de fríos”… ummmmm… “y yo que pensé que se había equivocado”… - ¡Espero que ya lo haya olvidado!

Sorrento y Afrodita se miraron sin comprender las últimas palabras de su joven príncipe… Afrodita se sentía feliz… después de todo vería a su hermano y volvería a ver su antiguo hogar… Sorrento simplemente intentaba reconfortar al pequeño atrayéndolo hacia él… para calentarlo un poco más… pues el viaje estaba resultando por demás frío…

Luego de un largo trayecto… se podría decir que estaban camino al castillo, Shun no dejaba de apreciar lo desolado del lugar…

¡No veo casas Afro!... ¿seguro que es este el pueblo?... ¡Yo solo veo nieve!

Ji ji ji ¡Claro que es el pueblo!... lo único que te diré es que la gente del Averno se sabe esconder bien… - contestaba Afrodita.

Cuando llegaron al castillo, que a la opinión de Shun era la única edificación visible, los recibió el Rey Ares muy contento por la llegada de su sobrino y su futuro yerno…

¡¿Y cómo estuvo el viaje!?

Agotador… - dijo el menor aceptando de buena manera el abrazo de parte del mayor…

¡Entonces debe descansar...! – el rey lo escoltó a uno de los cuartos… al entrar Shun pudo apreciar lo amplio que era… además de observar que estaba adornado con una cantidad muy interesante de armas… sobre la cama había una manta que parecía piel de oso… era muy suave… miró al rey antes de que este abandonara el cuarto, justo cuando le decía…

¡Era el cuarto de mi hijo de cuando era pequeño… espero que aquí se sienta cómodo, su alteza! – y sin decir más el hombre se retiró…

Una vez que se hubo aseado y que hubo descansado un poco… salió del cuarto encontrándose con Afrodita, quien luego de saludarle y preguntarle si había descansado algo, acotó…

¡Mi tío me dijo que Hades fue a cazar pero que espera que regrese pronto!.. por cierto… ¿Quieres patinar?

¡Si! – fue la entusiasta respuesta del menor… luego de tomar un abrigo Afrodita se lo llevó en compañía de uno de los guardias del castillo, hacia un lago congelado, que no estaba muy lejos del lugar… habían pequeños jugando ahí… eso apartó la duda de Shun de si el lugar era deshabitado o no…

Afrodita le enseñó paso a paso, cómo patinar… y todo estaba resultando muy divertido para el menor… hasta que una tragedia sucedió… no muy lejos de donde se encontraba Shun en ese instante, el hielo cedió… y una pequeña niña cayó al agua… Todos se alarmaron, más Shun mantuvo una calma impresionante… sin perder en ningún momento la serenidad se aproximó hacia donde se hallaba la niña que aún intentaba mantenerse a flote, ya que esta era muy pequeña y la ayuda se iba a tardar un poco por que toda esa zona se había vuelto frágil después de la primera grieta, no lo pensó dos veces, estaba dispuesto a no dejar morir a esa menor… La tranquilidad que demostraba, parecía haber hecho que la niña sintiera más confianza…

A una distancia prudencial las demás personas miraban asustadas, mientras que los hombres veían la mejor manera de ayudar a los niños… Shun se sostuvo como pudo, se había quitado el guante y extendía la mano para tomar la de la niña… esta haciendo acopio de toda su fuerza, pudo tomar las manos del niño…

¡Tranquila, todo va a salir bien!

Shun ejerció algo de fuerza, y la niña pudo salirse un poco del agua… luego se trepó por el cuerpo del príncipe y lentamente pudo alejarse del lugar, ya que los hombres que intentaban socorrerlos habían hecho llegar una cuerda hacia donde estaban ellos y gracias a esta, la niña salió de ese lugar peligro, Shun observaba como esta llegaba a los amorosos brazos de su preocupada madre… sonrió por eso… los hombres lo instaron a que tome la cuerda… para lo que intentó voltearse de la posición en la que estaba… sin embargo, debido al movimiento, el hielo cedió y Shun cayó irremediablemente al agua, no pudo agarrarse de la soga… y digamos que lo peor del caso era…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Qué cálido”… lentamente el peli verde abría sus ojos, se sentía tan calentito… antes de moverse siquiera, pudo sentir que vestía albo sumamente suave y a la vez esponjoso, además que unos brazos, además de darle calor, le hacían sentir sumamente protegido… “¿Dónde estoy?”…

¡Me alegra que ya despiertes!…

“Hades”… - Shun intentó incorporarse, pero el fuerte abrazo se lo impedía.

¡Tranquilo… ya pasó… estas a salvo! – decía Hades acariciando los aún húmedos cabellos de Shun… - ¡La niña esta con sus padres, muy bien aunque preocupada por lo que podía haberte pasado!

Hades soltó el agarre sentándose en la cama… fue en ese instante que Shun pudo percatarse que el mayor también tenía los cabellos húmedos y solo vestía una especie de bata de lana…

¿Qué pasó? – susurró el más joven percatándose de que se hallaba en el cuarto que le habían indicado sería suyo.

¡Simple!... ¡Salte al agua y te rescaté!... ¡Dime una cosa!... ¡¿Cuándo caíste al agua, recordaste que no sabías nadar?! – dijo con un tono mordaz el mayor.

Shun se sentó en la cama, y Hades no pudo evitar sonreír al aceptar que su pequeña calamidad tenía una apariencia adorable…

¡Si!

¿Ehhh?

¡Cuando caí me acorde!... ¡Gracias!

Ni Sorrento, ni Afrodita querían separarse de él en todo el día, en los ojos de ambos podía notarse los momentos de angustia que habían vivido…

¡Nunca Más, Shun… Oíste! – decían ambos…

Esa noche, Shun había dormido acompañado de Afrodita… este aún se sentía tan culpable, después de todo, había sido él quien lo llevó a patinar… En otra parte Hades también se disponía a dormir… había algo que lo preocupaba… pero pensaría en eso después… una sonrisa adornó su rostro al recordar la escena…

¡Tienes una piel muy suave!

---Flash Back---

¡Está helado!... ¡PREPAREN AGUA CALIENTE!

¡Yo lo bañaré, primo!

¡NO!... ¡lo haré yo!

---Fin del Flash Back---

¡Muy suave! – y con ese pensamiento se durmió…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡¿Estas seguro de haberlo escuchado bien, Sorrento?! – preguntaba un peli verde observando por uno de los ventanales…

¡Así es, su alteza!

¡Shun!

¡Así es Shun!... ¡Esta noche antes del baile principal por los cumpleaños de tu prometido… él romperá el compromiso! – Sorrento miraba al pequeño, queriendo descifrar que pensaba, más sus esmeraldas nunca demostraron nada…

¡Entonces hare todo correctamente Sorrento!... ¡Ya esperaba que esto sucediera!... ¡A mi parecer se había tardado demasiado!

¡Ah, por cierto!... ¡Su majestad no esta de acuerdo!... ¡Ese hombre te tiene mucho cariño!

¡Me hace feliz eso… por que yo también le tengo mucho cariño!... ¡Ahora sal… debo ver que me pondré esta noche tan especial!

En otra parte del castillo dos hombres estaban hablando, uno estaba sumamente molesto… el otro bastante despreocupado…

¡Está bien!... ¡Has lo que quieras!... ¡Pero luego… no te quejes!...

¡Ay padre, eres muy dramático!

¡Ah, cierto, lo había olvidado! – de pronto el rostro del rey se iluminó - ¡El príncipe Diogo vendrá a tu fiesta… tuve que invitarlo! – el rey sonrió al ver la expresión de su hijo - ¡A él realmente le va a encantar tu decisión! ¡Siempre ha tenido interés en el pequeño! – dedo en la llaga - ¡Supongo que se comprometerán inmediatamente! – dedo apretando la llaga - ¡Pensándolo bien… Shun se vería tan tierno entre sus brazos… supongo que sería el deseo de Ikki! – la herida nuevamente duele y sangra…

¡Ya cállate, padre! – Hades sale terriblemente molesto del cuarto… caminó sin rumbo fijo… cuando se percató ya estaba entrando en el cuarto de Shun, hallando a este mirando absorto por la ventana…

¡Parece enojado...! ¡La nieve es hermosa… aunque extraño los campos verdes y el olor a flores! – susurró sin mirar al recién llegado…

¡No hay nada en mi reino… que te supere en belleza!

¡Su regalo esta sobre la cama!... ¡Espero le guste! – Shun habló sin prestarle atención a los comentarios del mayor.

¡Es una excelente espada! ¡Aunque preferiría… otra cosa!.... ¡pero eso lo obtendré esta noche! ¡Nos vemos en mi fiesta!

¡Ahí estaré! – cuando salió del cuarto Shun al fin se volteó… “¿Qué será de mi, cuando me deje?”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Sáb Abr 25, 2009 2:38 am

No pudo evitar sentirse apenado al ser el centro de atención en la fiesta… todos los nobles que asistieron le dedicaban curiosas miradas… todos se le quedaban viendo… el Rey al notar la incomodidad del pequeño, se colocó a su lado para hablarle… y así hacerle sentir más seguro… y menos apenado…

¡No te apenes!... ¡Digamos que tienen curiosidad de ver al prometido del príncipe!

¡Supongo que no soy del agrado de la mayoría!... ¡Habrán esperado a alguien más parecido a mi hermano! – comento tímidamente…

¡No digas eso!... ¡Por cierto!... ¡Debo advertirte que te invitarán a bailar y aquí se considera una descortesía rechazar una invitación! – decía el Rey al notar que un joven noble se acercaba a ellos - ¡Si ya no te place bailar, solo mírame e iré en tu ayuda! – concluyó sonriendo el soberano.

Como Ares se lo había advertido, casi todos, sin importa la edad le invitaban a bailar… a la distancia Hades observaba la escena, sin intervenir… Shun se desenvolvía muy adecuadamente en ese ambiente, a pesar de no estar acostumbrado… más fue cuando el pequeño aceptó bailar con Diogo, que Hades sintió hervir su sangre por los comentarios que en esa mañana le hiciera su padre.

Diogo parecía muy conversador con el peli verde, Shun también le sonreía cortes… la mayoría de los súbditos le dirigía miradas de intriga a su príncipe… pues era conocido por todos en el reino, que Hades odiaba a Diogo… por fin, el peli negro no lo soportó más y se acercó a la pareja, a lo lejos se veía sonreír a Julián y Afrodita por la escena,… cuando hubo llegado, hizo una reverencia que Shun y Diogo imitaron… comenzó la danza para felicidad de los invitados, entre su amado príncipe y su bello prometido.

Contésteme una cosa, alteza – Shun preguntaba a Hades sin cambiar en ningún momento la expresión tranquila de su rostro - ¿Acaso nunca va a superar que mi hermano lo haya preferido a él antes que a usted? – la pregunta paralizó al peli negro… por lo que la música dejo de sonar, Shun hizo una reverencia y se dirigió a Afrodita, mientras Ares se acercaba a su hijo, el cual sonriendo dijo que ahora le tocaba bailar con su padre…

El peli verde había salido a tomar aire, sentía que le hacía falta… Afrodita lo acompañó… luego de un momento en donde solo reinó el silencio, fue Shun quien hablo…

Afro… si el compromiso entre tu primo y yo terminara… ¿Tú te irías conmigo?

¡Shun!... ¿Qué clase de pregunta es esa?... No te dejaré… ya lo dije una vez… - El pequeño, sonrió…

¡Déjame solo un rato Afro… enseguida vuelvo a entrar!

¡Claro!

Shun dejó que sus pensamientos se aclararan… faltaba poco para el momento en el que Hades anunciaría su rompimiento…

¿Sabe lo que viene su alteza?

¿Ummm?... ¡Es usted Diogo! – contestó el más joven volteándose para mirarlo… - ¿A qué se refiere su pregunta?

¡Creo que muy pronto… ya no será mal visto que yo lo corteje! – contestó el mayor sonriendo seductoramente.

¡No se de qué me está hablando!... ¡pero creo que ya debo entrar, el vals final está por llevarse a cabo!... ¡Con su permiso! – Shun entro sin mirar más que no sea hacia enfrente… por lo que no pudo percatarse, de que Hades lo había visto hablar con Diogo… su sangre comenzó a hervir nuevamente… - ¡Estoy aquí! – dijo Shun con una sonrisa al rey cuando se hubo aproximado… justo detrás de él llegaba Hades con una mirada sumamente fría…

Los invitados guardaron silencio… el príncipe de Averno primero empezó agradeciendo su presencia… en su interior se desataba una feroz lucha… al fin y al cabo cuando fue a buscar a su prometido una vez que Afrodita le dijera que estaba afuera, estaba decidido a terminar con el asunto del compromiso de una vez por todas… y luego esas palabras… “¡Creo que muy pronto… ya no será mal visto que yo lo corteje!”… “Tal vez tengas razón, Shun”… Hades extiende su mano en dirección a Shun… quien tranquilamente se acerca y la toma… luego el mayor le hace dar unos pasos más que él, luego, colocándose a su lado, dice…

¡Supongo que han visto… y han bailado con esta belleza! ¡Espero que lo acepten, respeten y protejan… porque en un corto tiempo… compartiremos el mismo destino… como esposos!

Shun miró a Hades y luego a Sorrento, mientras luego de hacer una reverencia ante ellos, los invitados comenzaban a aplaudir… El vals comenzó a sonar… y Hades guiaba delicadamente a Shun… quien lo miraba fijamente… había un solo pensamiento en la mente del mayor… “Supongo que aún no le he superado”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Debes odiar mucho a Diogo! – se decía el peli verde mirando por la ventana…

¡Así es!

¿Qué hace aquí?... ¿Debería estar durmiendo? Me informaron que habrá una competencia en su honor mañana… y que piensa participar – comento el niño sin inmutarse.

¡Hay algo que debo darle, su alteza!... debió de haberlo recibido el día de su cumpleaños… pero desgraciadamente no fue terminado a tiempo… - Hades sacaba algo de su bolsillo, Shun permanecía en su misma posición, observaba al mayor por medio de su reflejo en la ventana - ¡Espero que le guste… fue elaborado con uno de los minerales más valorados y difíciles de hallar en mi pueblo!

Hades colocó cuidadosamente la joya alrededor del cuello de Shun… este la observó… era una gargantilla con una medalla en forma de estrella, la cual llevaba una inscripción… una vez que Hades se la colocó, volteó cuidadosamente al menor para poder verlo a los ojos…

En la lengua de mi tierra, dice “Tuyo por Siempre”… en otras palabras, eres mío – dijo con un tono por demás seductor…

Ja ja ja ¡Enserio!... ¡Permítame dudarlo, su alteza! – Shun se alejaba del mayor al decir esto… - ¡Y que le hace pensar que yo aceptaré eso!

¡Que no es una pregunta!... ¡Ahora eres mío, aunque no quieras! – Hades sujetó al menor, volteó, cargó y depositó sobre la cama, a lo que el menor intentó resistirse.

¡Que hace!... ¡Suélteme!

¡Te dije que esta noche obtendría lo que deseo de regalo!... ¡Abre la boca! – ordenó esto último…
Shun lo miró incrédulo… estaba molesto, pero Hades lo superaba en fuerza, y el tener las manos firmemente sujetas por el mayor, no le daban ninguna posibilidad de escape… además claro, que no le iba a demostrar que estaba ciertamente asustado por esa inesperada actitud… “qué podría hacerme… es seguro que sólo quiere humillarme”… para sorpresa del mayor Shun abrió su boquita sin ninguna queja… esta estaba firme, ni siquiera daba muestras de un ligero temblor…

Hades se acercó con una sonrisa… y comenzó a introducir su lengua en esa pequeña boca, cuando Shun quiso alejarse debido a la impresión, fue una de las manos del mayor la que colocándose bajo su cuello, lo levanta levemente para profundizar ese beso…a pesar de poder apreciar el sonrojo de las mejillas del menor… a Hades le disgustó que este nunca se entregó al beso… jamás siquiera cerró sus ojos…

Esa noche Hades la pasó en su cuarto… Shun no dijo absolutamente nada… no deseaba volver a hablarle en su vida…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La competencia había sido feroz… no solo nobles de sus tierras sino también de reinos vecinos vinieron para competir… Diogo era uno de sus más grandes contrincantes… se notaba que deseaba ganar… y no era para menos… estaban una gran cantidad de personas vitoreando a su príncipe, que mejor que una humillación pública… Hades ahora se encontraba luchando espada, con espada contra Diogo… el peli azul decidió su estrategia con un certero golpe… Shun sonrió con ironía al verlo…

¡Supongo que adivinas quien perderá!... ¡Su estrategia tuvo un error! – dijo el rey Ares a su yerno, a quien cobijaba con su manto, pues hacía realmente un frío excesivo.

¡Si! – dijo el menor, justo en el momento en que su prometido tomó impulso y de un poderoso movimiento con la espada recién recibida, parte en dos la de su rival…

La multitud… clamaba por el vencedor, quien según la costumbre debía reclamar un premio…

¡Les agradezco su apoyo!... ¡pero si hay algún premio que yo desee, sólo mi prometido podría entregármelo! – Shun se tenso por el comentario… más por que la multitud clamaba que aceptase darle un premio… Hades sonrió al verlo… ya que a pesar de haberlo colocado en una situación muy incómoda este se comportaba serenamente…

¡Lo que mi señor desee, gustoso se lo entregaré! – Shun estaba que echaba fuego… se sentía asustado si no contestaba de manera adecuada, seguramente se ganaría el desprecio de aquellas personas…

“Veo que siempre sabes lo que debes decir… por lo visto te educaron bien”… ¡Entonces yo estaría muy feliz… si me regalase un beso! – dijo el peli negro embozando una sonrisa maliciosa.

Shun miró al rey, quien también sonreía… se levantó y dirigió al lugar donde Hades lo esperaba… hizo una leve reverencia al encontrarse, luego lo miró directamente a los ojos… le decía cuanto lo odiaba con a mirada… Hades se le acercó… el público incluso contenía el aliento…Shun lentamente fue cerrando los ojos, mientras el mayor, quien se encontraba arrodillado, rodeaba su pequeña cintura justo al momento de unir sus labios con los del menor… Profundizó el beso cuanto pudo… lo hizo hasta que las pequeñas manos de Shun se colocaron en su pecho con intensión de alejarlo… al separarse sonrió al decir…

¡Por lo de la bofetada!

Cuando se hubieron alejados… la gente clamaba feliz por la hermosa pareja, al tiempo de solicitarle a su príncipe que le diera un regalo de valor a su prometido por haber accedido a darle el premio… Hades con un gesto de su mano los hizo callar…

Shun sentía ganas de salir corriendo… “Pero, quien piensan que soy”… pensaba molesto… mientras un tono sonrosado coloreaba sus mejillas.

¡Pídeme lo que quieras y yo te lo daré! – dijo Hades mirando al mas joven.

Shun estaba seguro, de que si alguno de sus maestros hubiese estado ahí, lo hubiesen reprendido por la respuesta tan poco delicada y precisa que había dado…

¡Lo que más feliz me haría, mi señor… Son Flores! – y es que no era nada conveniente pedir algo que casi era imposible que hubiera, en un reino que era conocido por sus fríos inviernos y casi inexistentes primaveras.

------

“¡Y sin embargo… me diste esas flores… y terminé irremediablemente enamorado de ti!”... ¡prometiste no dejarme… y sin embargo estás muerto! – murmuraba un joven de unos doce años de edad… al momento de ver tras la ventana como Diogo, su actual prometido y, dentro de unas semanas, esposo llegaba al castillo de su padre… - ¡Supongo que donde quiera que estés… me odias por esto!

¡Mi señor!... ¡está todo listo!

¡Bien… avisa a los demás Mime!... ¡De esta noche no debe pasar! – cuando el peli naranja salió del cuarto… Shun simplemente acarició una medalla, que alguien hacía tiempo, le había ordenado… nunca dejar de usar.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 12:35 am

Capítulo 4º: La Huída

Sein había cambiado mucho en todo ese tiempo… era un Rey sumamente poderoso en la región… su alianza con Atlantis había sido muy provecho… tuvo un precio… pero lo pago… La guerra había sido declarada a Averno… el ataque fue sin cuartel… al morir el prometido de su hijo… simplemente, supuso, que toda su desgracia había comenzado al momento de querer hacer alianza con ese pueblo… Claro, que en esta creencia, tenía mucho que ver el rey Arles, quien no descansó hasta ver destruido el reino de Averno…

Fueron varios golpes estratégicos… Averno tampoco estaba exento de culpa… todo había comenzado con un intento de asesinato, contra el príncipe Shun… Sein no lo toleró… él y Arles ultimaron a Ares… cuando, Arles iba a tomar el reino de Averno, un nuevo líder surgió… nada más y nada menos que la hermana melliza de Hades… desde entonces… batalla tras batalla… y a pesar de estar en desventaja numérica, Averno seguía sin ser conquistada por reyes extranjeros… sus defensas naturales, habían protegido los territorios… más el estado de su pueblo… era todo un misterio…

Pero, para evitar cualquier posible peligro contra su único hijo, Sein acepto comprometerlo con Diogo… el joven no cuestionó… parecía estar totalmente ido en ese momento… su afirmativa tuvo consecuencias negativas en Averno, donde se puso precio a su cabeza, pues lo consideraron una traición a la memoria de su amado príncipe… Diogo aprovecho esta situación y se hizo muy cercano al Rey Sein… por fin después de casi dos años de espera, se cumpliría su más anhelado deseo, sería dueño de ese pequeño que le había robado el sueño… había aprendido a conocerlo… para asegurarse de tenerlo bien vigilado, dispuso de que dos guerreros nobles de sus tierras, se convirtieran en sus guardianes…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Su alteza!... ¿Qué fue lo que le dijo su padre? – preguntaba un peli naranja…

¡Lo que ya sabemos!... ¡Esta noche anunciaran mi matrimonio! – susurró el peli verde acomodándose sus ropas… - ¡Ahora saldré, con Diogo, a pasear!... ¡Estén listos!

¿Está seguro su alteza? – dijo algo preocupado un peli rubio…

¡No!... ¡Pero… aunque Diogo es muy bueno conmigo… no se… yo no me siento tranquilo estando con él!... – murmuró el joven - ¡Además… si acepto, ustedes serán obligados a unirse a sus guerreros más fieles… y! – dijo mirando a un peli turquesa que lo miraba desde la cama - ¡Shura no dejará escapar a Afro!

¡Si es por mí, no te preocupes Shun!... ¡No le temo a Shura! – decía Afrodita.

¡Lo sé!... – el más joven no continuó, su mirada era fría… - ¡Pase!

¡Su alteza!... ¡mi hermano lo espera! – una hermosa joven de largos cabellos lilas miraba a Shun con una, según todos, falsa ternura.

¡Gracias, princesa Saori! – cuando la joven se hubo retirado…

¡Ten cuidado con ella, Shun, es una bruja! – decía Afrodita a lo que Mime afirmó…

¡Bien… al mal paso…. darle prisa! – dicho esto el príncipe de Tierra sale del cuarto…

¡Shaka!... mejor que no vaya solo – dijo Afrodita.

¡Si!... le diré a Camus y Milo que los sigan – dijo el rubio saliendo también de la habitación…

Mime y Afrodita se miraron… ambos asintieron…

¡Yo iré también! – dijo el peli naranja…

-----

¡Hay mucho movimiento en el pueblo! – dijo Shun a un embelesado Diogo.

¡Es por nuestro compromiso! – dijo el joven de mirada azul - ¡Dicen que habrá toda una celebración aquí… y por lo que veo… ya empezó!

¡Eso parece!... ¡Me gustaría asistir! – dijo soñador el más joven.

¡Después de la fiesta en el castillo… podría traerte!

¡Mi padre no lo admitiría!... – dijo el menor sonrojándose.

¡Yo convenceré a tu padre!... ¡Sabes que pondría a tus pies lo que me pidieras! – Diogo decía cada palabra sin dudar… esto incomodaba al más joven… que sonriéndole tímidamente decidió bajar de su caballo.

Fueron caminado por el pueblo… la gente hacía reverencias ante ambos cada vez que pasaban cerca de ellos… Shun parecía ni mirarles… y es que al hacerlo, veía en ellos mucha frialdad… sin importar el tiempo… esa gente no lo quería… pero no podía culparlos… se había corrido el rumor, de que él era una persona caprichosa y escandalosa… además de cobarde… y esas características nunca eran apreciadas… Shun sabía bien, quien era el causante del rumor… caminaba a su lado en ese instante… suponía que era su sencilla forma de alejar a cualquier posible rival…

¡Preferiría caminar cerca del río! – susurró el menor luego de ver a un numeroso grupo de hombres de sucias vestimentas cuya apariencia daba a entender que podrían ser criminales… se sentía observado por esas personas… y eso le estaba causando una sensación muy extraña…

¡Tus deseos son órdenes para mí! – dijo Diogo invitándole a que colocase la mano en su brazo… ellos eran seguidos a cierta distancia por Shura, mano derecha de Diogo, y Kaysa su tercero a bordo… ambos hombres se sonrieron al ver a la pareja.

A la distancia había otros tres que vigilaban a la pareja… dos peli azules y un peli naranja… estaban cubriéndose con túnicas color marrón, para no ser notados… al ver a su príncipe tan amable con su prometido… se miraron entre sí… luego sólo continuaron siguiéndolos…

Shun sonrió al estar frente al caudaloso río… todos sabían bien que el pequeño príncipe, adoraba ese lugar… así como sabían que lo adoraba siempre y cuando sea en tierra, pues a pesar de todos los esfuerzos de sus maestros, nunca aprendió a nadar…

¡No tan en la costa, mi pequeño, no quisiera que resbale…! – Diogo no termino la frase cuando Shun en un descuido provocado por un deslizamiento de roca, fue a dar al agua… - ¡SHUN!

Diogo no lo pensó dos veces, se lanzó al agua y rápidamente llegó hasta donde Shun, para luego con mucho cuidado sacarlo del agua… Shun tocía, estaba pálido… Diogo tomó su mentón y lo levantó…

¡Estás bien! – dijo preocupado… a lo que el más joven asintió… El príncipe mayor, sonrió… y lentamente se le acercó, Shun acepto el gesto… su corazón latía presuroso, cuando sus labios se fundieron en un cálido beso…

¡Diogo! – susurró el menor…

¡Te daré lo que desees… no pido mucho Shun, sólo que me permitas conquistarte! – susurraba el mayor acariciando el rostro del peli verde - ¡Se que puedes amarme… te protegeré de quien sea!... ¡Incluso puedo conseguir que tu padre, te tome en cuenta!...

Shun miró a los ojos a Diogo… en su mirada había seguridad… y el menor sabía que sus palabras eran ciertas… después de todo, el mismo sentía que su padre estimaba más a Diogo que a él… al fin y al cabo, se la pasaba diciendo que el peli azul se le parecía mucho a su adorado Ikki.

¡Lo harías por mí! – susurró bajando la mirada… se sentía impotente en ese momento… Diogo sonrió…

¡Haría cualquier cosa por ti!

---

¡Creo que esta noche, Shun aceptará el compromiso… así que no creo que tengamos que huir!... – murmuraba Mime, mirando a la distancia como su príncipe se acurrucaba en los brazos del mayor… sus compañeros asintieron…

¡Y eso es lo mejor para todos! – dijo una voz tras ellos…

¡Su príncipe ha hecho bien al aceptar a nuestro señor! – decía con voz irónica Shura dejándose ver al igual que Kaysa - ¡Diogo lo conoce a la perfección… por eso planeó esta salida… sabía que intentaría huir… y quería convencerlo de los contrario!

Los tres jóvenes se tensaron al ver a los más fieles guerreros de Mascara Mortal…

¡El príncipe Shun, les ahorró los azotes que recibirían al ser atrapados! – dijo Kaysa, mirando muy especialmente a Camus y Milo… - ¡Deberían analizar hacia donde debería estar su lealtad!

Al notar que ambos príncipes se disponían a regresar, también lo hicieron ellos… al llegar escucharían la resolución de Shun… y la aceptarían… después de todo… Sus lealtades estaban con él.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 12:37 am

Shun antes de dirigirse a sus aposentos, quiso preguntarle a su padre algo referente a la fiesta… estaba convenciéndose… lo mejor para él, y sus amigos era aceptar el compromiso… si intentaban huir, como era su idea… y salía mal… ya había lamentado una muerte hace tiempo debido a una actitud semejante… y sus caballeros eran todo lo que él tenía, no iba a arriesgarlos… por otra parte…. No tenía a donde ir.

Cuando llegó a la biblioteca donde le dijeron que podría estar su padre… sonrió al escucharlo antes de tocar la puerta… pero se abstuvo de hacerlo, al escuchar la vos de su prometido y su suegro también ahí dentro…

¡No deseo que nada malo le pase!... ¡Es mi único hijo! – decía la vos de Sein - ¡Por eso estoy de acuerdo con este matrimonio!

¡No se arrepentirá Sein! – hablaba Arles.

¡Lo sé!... ¡Shun es un tanto orgulloso, y algo rebelde… es por eso que creo que lo mejor es actuar así! – de nuevo era la vos de Sein.

¡¿Qué hay si se enfada?! – esta vez era la voz de Diogo.

¡Ya estaría consumado así que tendrá que aceptar que el matrimonio se lleve a cabo ya! – dijo Sein, y Shun al oírlo, perdió todo el color que tenía.

¡Entonces no hay nada que discutir!... ¡Mi hija Saori le entregará una copa para brindar… a usted y a su hijo… solo que la de él… tendrá una pócima que le provocará cansancio! – decía el rey de Atlantis…

¿Seguro que no le hará daño? – preguntaba el rey de Tierra.

¡Seguro!... ¡solo lo hará relajarse y dormir! ¡Lo demás depende de Diogo, y creo que al igual que yo, sabe que sería incapaz de lastimar a Shun! – Arles hablaba animadamente… Shun no lo soportó más y se dirigió presuroso a su cuarto, donde lo aguardaban ya todos y cada uno de sus guerreros…

Al llegar el pequeño, estaba pálido… sus ojos demostraban una frialdad espeluznante…. Que preocupó a los que lo aguardaban… el peli verde se acercó al espejo… se miró en él…

¡Salgan! – ordenó.

Todos se miraron confusos, pero salieron sin dudar… todos menos Afrodita… a quien el pequeño miró… sus ojos se llenaron de lágrimas corrió a sus brazos y comenzó a llorar con amargura… entre caricias Afrodita le sacó aquello que tanto le dolía… los demás escuchaban también desde detrás de la puerta… cuando se hubo desahogado se quedó dormido… Afrodita salió serio… miró a sus amigos…

¡Estén listos! – dijo firme… - ¡Él no va a hacer nada para evitarlo!

¡Entonces corre por nuestra cuenta…! – hablaron al unísono los peli azules antes de retirarse.

¿Shaka, Mu? – susurró el peli turquesa…

¡Ikki jamás consentiría algo así!... ¡También estaremos listos! – dijo Shaka seguido por Mu.

Los que quedaron ahí fueron Mime, Sorrento y Afrodita quienes luego entraron nuevamente al cuarto de Shun, tenían que seleccionar los vestidos que utilizaría en la cena… y otras cosas más…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La celebración había iniciado… estaban presentes muchas de las familias nobles de Tierra y de Atlantis… Shun estaba en un rincón con la mirada perdida… no podía creer que su padre estuviera de acuerdo con todo aquello… miró a esa cantidad de gente… sólo los sabios tenían cariño hacia él… mas de ellos el único que estaba presente era Shaka, la mayoría había sido exiliado por su padre… de hecho hacía unos dos años que su padre había roto todo vinculo con sus dioses… y el frágil lazo que entre ellos había…

¡Acérquense, por favor!... ¡Es hora de brindar!... ¡Shun, ven! – dijo Sein… y Shun sintió que aquel lazo estaría desquebrajándose en ese justo momento… - ¡Toma… vamos a brindar!

Shun tomó la copa que le entregase su futura cuñada… al verla sonreír, entendió a Afro cuando la llamaba “bruja”… miró a su padre…

¡Quiero brindar por mi pequeño, y su próximo matrimonio!... “¿Por qué haces esto papá?”… ¡Me complace mucho que su decisión sea aceptar a Diogo!... “Yo realmente iba a aceptarlo… ¿Por qué hacer algo tan vil?”... ¡El sabrá protegerte a ti, y al pueblo de Tierra!... “¡Yo podría hacerlo sólo… si tú me dieras una oportunidad!”… ¡Así que salud… por que los príncipes alcancen la dicha!... “Cuanto desearía que no me odiaras tanto, papá… ¿por qué no seré digno de tu amor?”.

¡SALUD! – Todos alzaban las copas… Shun vio el contenido de su copa… y luego a su padre, que no le había apartado la vista de encima… con un inmenso vacio formándosele en su interior, bebió todo el contenido de la copa…

Solo me queda esperar”…

El estruendo de unos vidrios romperse, rompen la magia del momento… los invitados se escandalizan… fue tan rápido que la guardia real, no pudo hacer nada… unos delincuentes habían irrumpido en la fiesta… eran varios y estaban armados… Shun al observarlos mejor, pudo notar que eran los hombres que viera en el pueblo… Sein coloca a su hijo tras suyo… y mirando hacia Shaka, Mu y Afrodita…

¡Llévenlo a un lugar seguro!

Shaka toma a Shun por el brazo, y lo lleva por uno de los pasadizos del salón, seguido de sus compañeros… cuando salieron en un largo pasillo, Camus y Milo, ya los esperaban…

¡Salió estupendo… debemos ir a las caballerizas!

¿Qué? – Shun se sentía confundido… simplemente se dejó arrastras por Shaka… cuando pudo percatarse de lo que ocurría, ya estaban montándolo en uno de los caballos, Shaka iba con él… - ¿Shaka? – susurró el menor…

¡Descuide su alteza… estaremos bien!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando llagaban al bosque, comenzaron a parar la marcha… ahí ya los aguardaban Mime y Sorrento… desmontaron los caballos… para luego instarles a continuar cabalgando bosque adentro… mientras ellos se dirigían en dirección contraria…

¡Mascara no tardará en buscarnos! – comento Milo mientras seguían a Mime y Sorrento…

¿Quiénes eran? – preguntó Shun.

¡Unos tipos dispuestos a hacer lo que sea con tal de joder a la realeza! – murmuró Milo, y Camus asentía… - ¡Les pagamos… y les dijimos la mejor forma de escapar!... ¡Creo que eran extranjeros!

¡Eran extranjeros! – dijo el otro peli azul - ¡Específicamente de Averno!

¿De Averno? – susurró el menor… - ¡Entonces sólo querían joderme a mí!

¡No diga eso su alteza! – dijo firme Sorrento - ¡Al final, lo importante es que nos dieron la oportunidad de escapar!

¡Ustedes me han desobedecido! – dijo el peli verde, y los jóvenes que lo acompañaban se detuvieron a mirarlo - ¡Gracias!...

Cuando llegaron a las cercanías del río… Shun se detuvo…

¿Qué ocurre, Alteza? – preguntó Mu… más Mime, Sorrento, Camus y Milo también habían cambiado de posiciones…

¡Nos siguen! – dijo Milo desenvainando su espada.

Inmediatamente después, unos diez hombres salieron de las sombras… y los rodearon… Shun se quedó firme… aunque sintió cómo su cuerpo le empezaba a resultar pesado.

¡Vaya!... ¡Qué bellezas nos trajo el bosque! – dio una voz fría e imponente.

¡Oh no! – susurró Camus… Shaka lo miró… - ¡Son ellos!

¡Y yo que quería conocer a su alteza allá en el castillo!... ¡Qué bueno que esperé afuera! – dijo la misma voz… Shun se puso serio…

La penumbra impedía que pudiera diferenciarse a Shun de entre los demás… más aquel individuo se dirigía a él directamente… en ningún momento dudó de quien pudiera tratarse…

¡Quería poseerle en una cama… pero aquí estará bien! – dijo con tono burlón y sus acompañantes sonrieron maliciosamente…

¡Me quieres! – esta vez era Shun quien hablaba fríamente, quitando él también la espada que traía en la cintura - ¡Entonces ven!... ¡Porque tendrá que vencerme si quiere tenerme!

¡¡¡OHHH!!! – decían burlones aquellos hombres… y sin más comenzaron a atacar… ellos sólo a los acompañantes de Shun… pues este no se había movido ni un centímetro de donde estaba… esperaba ahí firme, que su oponente se le acercara…

¿Nunca retrocede? – susurró aquella alta figura acercándose.

¡No retrocedo ante simples bandidos! – dijo el menor… su voz era tranquila, al igual que su expresión, la cual el hombre pudo distinguir gracias a los rayos de luna que se filtraban de entre la arboleda…

¡Ahora descubriré si tu espada es tan diestra como tu lengua! – dicho esto empezaron a luchar… Shun se defendía maravillosamente bien, para lo mal que empezaba a sentirse… sus reflejos no eran los mismos… sentía que iba a desmallarse en cualquier momento… pero no lo haría hasta vencer a aquel tipo… - ¡Nada mal!

Tanto Mime como Sorrento también eran muy buenos con la espada… de hecho, a pesar de su apariencia, cada uno de ellos dominaba bien el uso de la espada, sin embargo sus oponentes también lo eran… Afrodita se enfrentaba con uno, especialmente bueno… que incluso le dio la impresión al peli turquesa, que se estaba conteniendo para no hacerle daño.

Shun sintió que sus fuerzas empezaban a abandonarle… su rival también notó la palidez en el semblante del peli verde… sonrió al notar que incluso a pesar de que su cuerpo hacía notar que no se encontraba del todo bien… su mirada no daba señales de dejarse vencer… “Orgulloso”…

¡Me canse de este juego! – dijo el menor sorprendiendo a su oponente… en un audaz movimiento de su espada, logró desarmar al mayor… lo que dejó sorprendidos, no solo a su rival, sino también a sus hombres que miraron la escena deteniéndose en sus enfrentamientos – ¡Camus!

Se podía escuchar unos ladridos y que se aproximaban unos caballos… solo después de que dejaron de luchar les fue posible a todos percatarse de eso… Camus en un ágil movimiento tomó a Shun, y los demás simplemente lo siguieron velozmente… seguidos claro de sus contrincantes que al salir de su asombro, se percataron de que sus presas estaban escapando… llegaron a la rivera del río… parecían no tener escapatoria… la luz de la luna dejaba ver la expresión de triunfo de aquel hombre al ver que los tenía atrapados…

¡¿Y ahora que?!... – dijo el peli naranja mirando para todos lados… si no eran esos delincuentes sería Diogo… y la verdad, ninguna opción le pareció muy buena…

Shun se sostuvo delicadamente de Camus…

¡Sabes que hacer! – susurró el peli verde - ¡No me siento bien!

¡No nos queda de otra! – hablo aquel que sostenía al príncipe… el líder de esos bandidos sonrió… - ¡A Nadar! – sin más saltó al río, seguido de sus compañeros…

El hombre se aproximo a la orilla… la corriente era fuerte… miró en la dirección en que llegaban a sus oídos el sonido de los perros… seguramente Diogo se aproximaba al lugar…

¡Río abajo!... ¡Vamos! – dijo y se adentraron nuevamente en la espesura del bosque, justo al memento en que Diogo y Sein llegaban al lugar… los perros se detuvieron en la orilla… ladraron en dirección al agua y al bosque…

¡Maldición llegamos tarde! – el príncipe de Atlantis tenía una expresión iracunda… “¡Shun!”…

¡Debemos buscarlos! - Sein parecía preocupado… su hijo no estaba en buenas condiciones… - ¡Y cuando los encontremos… probaran el sabor de mi látigo!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Esta bien su alteza?

¡Shun! – susurró agotado - ¿Ustedes?

¡Estamos bien… Shun! – decía entre risas Milo… - ¿Dónde estamos Afro?

¡Aquí estaremos a salvo!... ¡Estas cuevas las conozco bien!

¡Bueno!... ¡lo único que no previmos, fue mojarnos! – dijo contento Shaka tocando la frente del menor - ¡Casi salió como lo planeamos su alteza!

¡Yo no planeé esto! – dijo Shun sonriendo.

¡Bueno quizás no esta huída… pero sí la que íbamos a tener! – dijo Mu sacando una especie de paquete de detrás de unas rocas - ¡Todo está aquí!... ¡Mejor cambiémonos!

¡Bien!... – Shun se quedó profundamente dormido entre los brazos de Afrodita…

¡Ya no aguantó!... ¡Debemos irnos pronto!... ¡Si Diogo sabía que íbamos a escapar, ya ha de saber donde nos íbamos a refugiar! – dijo el peli turquesa dirigiéndose a Shaka, quien asintió.

¡Saldremos al alba!

¿Perdonen la pregunta? – dijo Camus ya cambiado - ¿Pero… donde iremos?

¡Iremos a Averno! – dijo Afrodita - ¡No me miren así… se muy bien a quien llevamos con nosotros! ¡Hablaré con mi prima Pandora!...

¡Lo mejor será pasar por Averno e ir a…! – comenzó a decir Mu…
¡Pensaremos en eso, cuando Shun despierte! – dijo Mime… - ¡Mejor descansen… yo haré guardia!

¡Me parece bien!

¡Lo secundo!

¡¿Saben?!... ¡Me encantaría ver la expresión de Diogo ahora mismo! – susurró Sorrento y unas risitas adornaron aquellos cansados rostros…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 12:38 am

Capítulo 5º: Prisioneros

Shun despertó sobresaltado… aunque al sentir el cálido abrazo de su mejor amigo, se sintió a salvo… pudo observar que tanto Mime, como Sorrento y Mu, estaban dormidos… mientras que Milo, Camus y Shaka parecían haber despertado… intentó soltar el agarre de su amigo, al hacerlo lo despertó… fue en ese momento que Camus apareció, al notar despierto a Shun le sonrió…

¡Es hora de partir! – dijo casi en su susurro.

Todos se habían levantado, y se disponían a retirarse de aquel lugar, que les refugiase de la fría noche… aún el sol no había salido… más debían partir pronto, no sabían cuanto tiempo le llevaría al príncipe Diogo encontrarlos…

¡Debemos salir ya, mi señor! – hablaba Milo… - ¡No queremos ser sorprendidos por…!

¿Por quién Milo?... ¿Sorprendidos por quién? – Diogo había salido de las sombras de la cueva, su voz era fría, se notaba molesto… de todos los rincones salieron sus caballeros… Afrodita y Shaka se colocaron de tal forma que protegían a Shun con sus cuerpos… - ¡Vaya que me costó llegar!... ¡SHURA!...

¿Señor? – Shura se adelantaba a los demás…

¡Enséñale a Afrodita, a quien le debe su lealtad! – Mascara hablaba firmemente, sin apartar la mirada de Shun, quien lo observaba sin demostrar mucha expresividad, más cuando escucho la orden de Diogo, se volteó a mirar a Afrodita quien con la mirada le pedía tranquilidad… Con un gesto, todos los guardianes de Shun fueron capturados… no es que se hubieran resistido mucho, la verdad la impresión de ver a Mascara con todo su circulo más cercano de guerreros los había sorprendido… pues se sabía que solo para las guerras solían reunirse todos.

¡Diogo! – Shun lo llamó al ver a sus amigos en tal situación, se sentía sumamente alterado, aunque no lo demostraba, por el hecho de ver cómo Afrodita era llevado por Shura hacia otro lugar.

¡Descuida, mi pequeño!... ¡Sé que tú nada pudiste hacer para evitar la osadía de tus caballeros…! – Shun apretó el puño al escuchar eso - ¡Tú padre esta muy preocupado!

¡¿Qué van a hacerles?! – preguntó el más joven viendo aproximársele a su prometido…

¡Serán azotados por esto! – Mascara lo dijo con malicia, sabía que eso no iba a gustarle nada a su pequeño…

¡No!... ¡no lo permitas! – Shun se le acercó a Diogo y posó sus manos sobre el pecho del mayor - ¡Cómo regalo de bodas!... ¡Por favor!... no…

Diogo sonrió, acarició el rostro del menor…y lo besó… “Maldito, lo va a permitir… no hay tiempo que perder… Afro”… Shun sacó la espada de Diogo y lo atacó con ella…

¡Vaya, realmente eres bueno con la espada!... – al movimiento de Shun, sus compañeros siguieron su ejemplo… pero todos se detuvieron al ver que uno de ellos, no fue tan rápido… Kaysa tenía firmemente sujeto a Sorrento con su daga justo en el cuello del peli morado… - ¡Así me gusta Shun, como un niño obediente! – Shun al ver a su amigo en esa situación soltó la espada y agacho la cabeza… - ¡Déjenos solos!

Diogo se aproximó a Shun, sacando algo de uno de sus bolsillos, Shun, no retrocedió… miraba disimulado algo que pudiera servirle para huir… más Diogo se acercó a él, y en un rápido movimiento le tomo por la cintura, acercándolo a su cuerpo, para luego obligarlo a recostarse sobre el frío suelo de aquella cueva…

¡No quería que fuera así! – dijo el mayor, mientras tomando ambas manos de un Shun, que aún intentaba resistirse, las ata con la soga que minutos antes había sábado… - ¡No me dejas opción!

¡Suéltame! – insiste el menor… removiéndose con todas sus fuerzas del agarre de Diogo, pero la posición le era muy desventajosa - ¡¿Qué… pretendes?!

¡Cumplir con la voluntad de tu padre… vas… a per… tenecerme! – hablaba el mayor intentando sostener a Shun, quien a pesar de tener las manos atadas aún no se daba por vencido - ¡Quédate quieto… no quiero lastimarte!

Entonces… ¡NO LO HAGAS! – Shun gritó más sus labios fueron cerrados por un apasionado beso… “¡No Diogo!... qué haré… ¡Afrodita!”…

Mascara comenzó a besar el cuello del menor, y mientras con una mano sostenía las manos de Shun por encima de la cabeza de este, con la otra comenzaba a desgarrar sus prendas… en un ágil movimiento… el peli verde le dio un certero golpe en la entrepierna a su atacante, este gimió por el dolor, y Shun aprovecho para soltar el agarre que había disminuido en fuerza, para luego propinarle a Mascara un golpe con ambas manos atadas en el rostro… luego volteándose intentó alejarse, más Diogo, quien ya se había recuperado un poco, lo sostuvo por los cabellos, consiguiendo que Shun gimiera por el dolor, lo volteó con violencia… Shun cerró sus ojos e intentó proteger su rostro al momento que el mayor levantó una de sus manos para golpearlo.

-----

Shura se había llevado a Afrodita a un lugar más distante, lo arrojó al suelo, sonriendo sínicamente comenzó a desabrocharse el pantalón… el peli turquesa lo miró con odio, y comenzó a retroceder…

¡Te voy a enseñar quien manda! – hablo el mayor relamiéndose los labios - ¡Será un honor, poseer a uno de los señores de Averno!

¡Hablas más de lo que haces! – decía el más joven, quitando de una de sus botas una daga, atacando al peli oscuro ágilmente…

Más Shura fue más hábil… además de que ya se esperaba algo así… sujetó al menor de la muñeca con mucha fuerza, hasta que este soltó el arma… luego le propinó un fuerte bofetón, consiguiendo que este fuera a parar al suelo nuevamente… entonces el peli oscuro se colocó sobre el cuerpo del menor, sosteniendo sus manos con mucha fuerza… empezó a besarle salvajemente en los labios…

¡He esperado esto por demasiado tiempo! – decía mientras con su otra mano, intentaba despojar al peli turquesa de sus pantalones.

Afrodita se removía intentando liberarse, intentaba no emitir ningún quejido… no quería verse tan débil… aunque así se sentía… “De esta no me salvo”… más cuando cerró sus ojos, casi rindiéndose a lo inevitable… Shura se detuvo… lentamente volvió a abrir los ojos al sentir como cuidadosamente el mayor iba liberándolo de su agarre…

Un fuerte jalón lo sacó por completo de encima de Afrodita, el responsable, un hombre de apariencia fuerte, de cabellera rubia, y unos fríos ojos color oro… el sujetó miró al joven que yacía en el suelo… luego… se defendió de un ataque de Shura, para después propinarle un certero golpe en el estomago… luego tomándolo de los cabellos y de uno de sus brazos, lo colocó boca abajo, lo amarró… miró a Afrodita al momento de hacer que el otro se levantara…

¡Sígueme!... ¡¿Puedes caminar, no es así?!

¡Sí! – susurró saliendo de su asombro y siguiéndole.

----

Sorrento se maldecía por dentro… lastimarían a su príncipe por su causa… sus amigos estaban siendo fuertemente amarrados… y Afrodita seguramente estaba siendo maltratado por el animal de Shura… aunque él no estaba mejor, pues Kaysa estaba siendo por demás osado con él… respiró profundó, miró a Milo, quien imperceptiblemente asintió justo al momento de soltarse, y golpear a quien amarraba a su hermano Camus. Sorrento también deshizo el agarre de Kaysa, Mime ya se había adueñado de una par de espadas que lanzó hacia los peli azules, quienes rápidamente intentaron hacer frente a sus oponentes… mientras los demás, liberaban al Mu y Shaka… Más Alberich pudo vencer a Mime en la batalla, hecho que provocó que el pequeño enfrentamiento terminara… pues el peli rojo parecía dispuesto a degollar al peli naranja.

¡Realmente piensan que pueden vencernos! – hablaba Alberich…

Kaysa sujetó molesto nuevamente a Sorrento… y en un arrebato lo beso, bajo la ira de los mayores, pues el peli morado al igual que Mime y Shun, eran los más jóvenes del grupo… Sorrento intentó alejarse de su opresor, más lo único que consiguió fue que este le amenazara con su daga en el rostro…

¡Sería una pena, marcar tan bello rostro!

¡Entonces… ¿Por qué hacerlo?... – fue tan rápido que nadie lo vio venir… en menos de un segundo fueron rodeados por un numeroso grupo de delincuentes… Camus y Milo se miraron con cierto pesar… “Son ellos”… quien había hablado alejó a Sorrento cuidadosamente del otro hombre que se había quedado estático pues una espada estaba apostada justo en su espalda.

Shaka y los demás no estaban seguros de si sentirse aliviados, o más preocupados… pero… “¡Shun!”

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 12:39 am

Cuidadosamente comenzó a abrir los ojos, al notar que el golpe nunca llegaba… cuando los tuvo abiertos vio que Diogo seguía en la misma posición, en su cuello notó que había una fina daga… miró a quien la sujetaba… era un hombre de apariencia fuerte, vestía ropas negras algo desaliñadas, su cabello, negro, era largo… y su mirada sumamente fría… no lo miraba a él sino a Diogo… a quien instó a alejarse de Shun…

¡¿Esta es la fina manera en que se comporta un príncipe?! – dijo refiriéndose Marcara mientras eran rodeados por otros hombres más, quienes se aproximaban acompañados de sus prisioneros, los hombres de Mascara y de los amigos de Shun… el hombre ya mirando al peli verde - ¡Un bandido tiene mejores modales!

Entonces Shun lo reconoció… no al hombre, pues a su parecer no lo había visto nunca, sino su voz… esa voz la había escuchado del sujeto con quien se enfrentara poco después de huir, en el bosque… El peli verde creyó no muy apropiado hablar… ahora definitivamente estaban en desventaja… además le hizo sentirse mejor, ver que Afrodita venía acompañando a Shura y a otro sujeto que no conocía…

Quien parecía ser el líder… ordenó que amarrasen a los hombres de Diogo y a Diogo… luego se acercó a Shun enseñándole su daga, y cortó las amarras que ya empezaban a lastimar las muñecas del más joven.

¡Gracias! – susurró mirando directamente a los ojos del hombre, los cuales eran color jade.

El sujeto se levantó, no sin antes mirar a uno de sus guerreros, haciendo un gesto afirmativo… Shun ya se había puesto de pie… justo al momento, y sin que pudiera nadie hacer algo al respecto… su rostro fue cubierto por un paño… este aspiró el olor del mismo… y sin más fue perdiendo paulatinamente la conciencia… Shaka y los demás quisieron evitarlo, pero al intentarlo, sólo consiguieron ser amenazados con las puntas de las espadas de sus coautores…

¡Shión… llévatelo y espérenme afuera! – dijo su líder mirando a aquel que había dejado fuera de combate al pequeño príncipe… y luego dirigiéndose ahora a sus hombres - ¡Déjenme solo! – a lo que los demás asintieron, llevándose con ellos a los guerreros que se suponía cuidaban de Shun…

Diogo y sus caballeros estaña atados, en una especie de ronda… Diogo miraba con ira contenida al sujeto…

¡Si te atreves a ponerle un dedo encima!... ¡TE MATARÉ! – rugió el príncipe de Atlantis…

¡Le haré lo mismo que planeabas hacerle!... – dijo con malicia el peli negro - ¡Dile a Sein… que pagará caro el faltar a su palabra con Averno!... ¡Que su hijo tomará el lugar del príncipe que nos quitó!... ¡Eso es lo justo! – dijo riendo irónicamente.

¡NO TE ATREVAS…! – intentó seguir hablando más no pudo, pues el hombre colocó algo parecido a un trapo en su boca – Ummm UMMMM UMMMM – se quejaba el príncipe…

Jajajajaja - se burlaba el sujeto al ver en tan lamentable estado a la élite de Atlantis… - ¡Descuida… yo sí seré muy amable con él! Jajajajaja – y los dejó ahí… seguro que pronto vendrían a buscarles…

----

En las afueras de la cueva, Afrodita miraba asustado a Shun… uno de los hombres se le acercó, este tenía una larga cabellera azul… lo miró seriamente, esto puso algo nervioso al peli turquesa, luego mirando al aquel rubio, dijo…

¡Debiste matarlo!

¡¿No me ordenaron que no mate a nadie?!... – fue su respuesta al momento de subir a su caballo… luego manejando al caballo, se acercó a Afrodita y sin mucho esfuerzo, y con ayuda del otro sujeto, lo subió a su caballos…

¡Oigan… suéltenme! – se quejo el menor al momento de ser sujeto firmemente por el rubio…

¿Quieres o no, estar cerca de tu señor? – dijo a su oído el ojidorado. Afrodita simplemente se mantuvo en silencio… observando a aquel que parecía el líder salir de la cueva, mientras sus demás compañeros eran distribuidos entre alguno de los jinetes…

¿Señor? – preguntó el peli azul…

¡Vamos! – dijo el peli negro… subió a su caballo, luego el hombre que sostenía a Shun se lo entregó envuelto en una cálida cobija, lo acomodó en sus brazos… y emprendieron la marcha… la temperatura estaba bajando… Shun en su inconsciencia se acurrucaba todo lo que podía, en aquello que le abrigaba… una sonrisa se dibujo en el rostro del hombre… “¡Te tengo!”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El viaje estaba resultado largo… como ya se habían adentrado en las tierras de Averno, la temperatura bajó drásticamente, pero lo que hacía difícil el camino era una tormenta de nieve que empezaba a arreciar…

¡Debemos refugiarnos, Señor! – hablo el peli azul…

¡Saben donde! – dijo el peli oscuro, y todos desviaron del camino… luego de unos minutos llegaron a los que parecía un lugar sin salida… pero para sorpresa de casi todos, menos de Afro, tras unas rocas, bien encubierta había una entrada…

Bajaron de los caballos, y entraron… ahí, en aquel lugar… que al principio del recorrido parecía una cueva común y corriente… al ir avanzando llegaron a lo que parecía, no, no parecía… era una ciudad, entre las rocas… sus habitantes daban la bienvenida a los recién llegados… Shaka miró sorprendido como hacían reverencias ante el sujeto que llevaba cargado en brazos a Shun…

¿Quién es él? – susurró el rubio sin poder evitar la pregunta.

¡Alguien que ha sabido ser un líder en este reino! – dijo a su oído un peli azul, que tenía a su viva imagen caminado a su lado llevando a Mime.

Los caballeros del reino Tierra fueron invitados a pasar a una espaciosa habitación que compartirían, claro que, la invitación fue muy parecida a una orden… sólo Afrodita no obedeció… exigiendo que trajeran a Shun con ellos… eso provocó…

¡Mejor entre, excelencia!... ¡Que aquí no nos gustan los traidores… y usted prefirió permanecer en tierras extranjeras antes que en la suya! – le dijo aquel peli rubio…

¡Las únicas personas a quienes le debía lealtad… están muertas!... ¡Y yo cumplo con el deseo de uno de ellos… si le ponen un dedo encima a ese niño… se arrepentirán! – dijo el peli turquesa molesto… más el rubio lo empujo dentro de la habitación… cerrando la puerta…

Shaka se acercó a su amigo, intentando reconfortarle…

¡Todo sería más fácil… si Sein fuera un padre, con Shun!... ¡Si mi tío viviera, jamás hubiera permitido que pasara! – Afrodita hablaba con rabia mientras derramaba lágrimas de pura impotencia… - ¡Ese hombre no solo permitió que drogasen al pequeño… sino que iba a permitir que Diogo abusase de él!… ¡no es justo!... ¡ahora ese tipo podría lastimarlo!... ¡eso no lo permitiría Ares!... ¡no lo haría! – soltaba amargamente, mientras Mime se acercaba para abrazarlo al igual que Sorrento…

¡Tranquilo!... ¡confiemos en que estará bien! – dijo el peli morado…

----

¡Osiris! – un joven de cabellera azulada llamaba a quien depositara su preciosa carga sobre su lecho - ¿Qué vas a hacerle?

¡Pareces preocupado, Poseidón! – dijo el otro acariciando la verde cabellera del menor… - ¿Por qué me miras así?

¡Será por que me dijiste que deseabas amarrarlo a una cama… y embestirlo hasta que grite de dolor! - dijo irónicamente el otro, mirando al más joven… pues su apariencia era sumamente indefensa.

¿Ummm? ¡No recuerdo haber dicho eso! – dijo el peli oscuro con una sonrisa maliciosa…

¡Unas palabras más, una menos… pero en sí, la idea que diste fue esa! – dijo firme Poseidón.

Osiris observó detenidamente al muchacho, pudo vislumbrar lo rasgado de sus prendas… e incluso lo morado de sus muñecas… a su mente venían aquellas imágenes que lo enfurecían… La orilla de aquel río, y a ese mismo joven con su atacante, dándose un apasionado beso… luego, en aquella cueva… “Cumplir con la voluntad de tu padre, vas a pertenecerme”… aquel pensamiento hizo brillar amenazadoramente su mirada, lo que inquietó a Poseidón, que temió por la seguridad del menor…

¡Sal!... ¡Voy a cambiarlo! – dijo firme Osiris.

¡Pero!... – sin embargo Poseidón no dijo más… y suspirando salió cerrando la puerta tras de sí.

Mientras tocaba las prendas desgarradas, aprovechaba para acariciar esa nívea piel… sonrió tristemente, más algo llamó su atención… “Esa medalla”… luego se puso de pie, abrió un baúl del que quito prendas mas abrigadas, y delicadamente fue cambiando al menor… de tanto en tanto, sus manos se posaban por mayor tiempo por aquella piel… era cuidadoso… “Eres tan suave”…

¡Ares tenía razón!... “El tiempo solo aumentó tu belleza”… - una vez vestido, salió del cuarto… fuera se encontró con el peli rubio - ¿Qué?

¡Escuche algo interesante!... – dijo el ojidorado - ¡Al parecer… Sein estaba de acuerdo con la acción de Diogo! – Osiris escucho atento todo lo que le contase, su compañero que había escuchado hablar a los guerreros que acompañaban a Shun…

¡Poseidón!... ¡Permíteles pasar la noche con él! – y sin más el ojijade se dirigió hacia otro lugar… minutos después Poseidón y Radamanthys, pudieron escuchar la rabia de su señor, descargándose contra algún objeto de madera…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sintió el olor a rosas inundarlo… supo entonces que estaba a salvo… abrió los ojos pesadamente, le dolía la cabeza… Afro lo rodeaba con sus brazos… en el lecho también estaba Sorrento… intentó mirar a su alrededor… sonrió al notar que ahí estaban todos… Shaka, Milo, Mu, Camus, Mime, Sorrento y Afro… sus amigos estaban con él… pero…

¿Dónde estamos? – susurró… cuidadosamente soltó el agarre del peli turquesa… se acercó a la orilla de la cama… hacía frío, entonces notó que la ropa que traía no era la misma que recordaba, miró a sus compañeros… pero, no profundizó en el pensamiento… vio sus botas, y se las colocó… sigilosamente se aproximó a la puerta… estaba sin trancar, por lo que la abrió… fuera, la figura de aquel que lo salvara de Diogo se levantaba… este miraba recostado por la pared hacia la puerta… sonrió al ver quien era el que la abría…

¡Ya despertó!... – dijo sonriendo, pues el joven lo miró con una tranquila frialdad.

¿Quién es usted… y qué quiere? – preguntó el menor…

¡Digamos que mi señor me ordenó llevarte ante él!... me dicen Osiris… aunque si prefiere, su alteza, puede seguir llamándome bandido – dijo acercándose al mas joven… cuando estaba a punto de acariciar ese hermoso rostro…

¡No se atreva! – Shun miró con tal soberbia, que Osiris creyó que se trataba de otra persona.

¿Sólo un príncipe puede tener ese honor? – preguntó sarcástico.

Shun lo miró de pies a cabeza con desdén… no le importaba mucho lo que ese sujeto pensara de él… al fin y al cabo, se corrieron rumores que lo tildaban de lo peor… y en ese momento, creyó mejor que ese sujeto opinara que eran ciertos…

¿Le molesta mi apariencia, su alteza?...

¡Sí!... ¡deberían presentarle a un buen peluquero… y quizás un poco de agua y jabón no le vendría nada mal! – murmuró mirando fijamente a aquellos ojos sumamente atrayentes… el mayor sonrió, acercándose aún más al peli verde…

¡O sea… que no le gusta el cabello largo! – dijo sonriéndole seductoramente al joven.

¡Le parece que mi prometido, los lleva largos! – dijo el menor… esa respuesta no fue bien recibida por el mayor… quien tomándolo por el mentón, se acercó en un inesperado movimiento… y lo beso, dejando anonadado al pequeño, que ni siquiera pudo resistirse…

¡No lo vi muy a gusto con su prometido en la cueva! – dijo apartándose… - ¡Mejor vuelva a entrar al cuarto, pequeño tormento… no deseo que enferme… mi señor desea verlo sano… por ahora…! – Osiris se alejo lentamente, a Shun se le comprimió el estómago…rozo sus labios con una de sus manos…

¡Su alteza! – decía Mime al abrir la puerta descubriéndolo afuera - ¡Hace mucho frío… entre!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Al pasar la tormenta de nieve, se reanudó el viaje… sólo que esta vez Shun estaba consciente… montaba en el mismo caballo que Osiris… no le había dirigido la palabra desde la mañana… de tanto en tanto, el mayor lo cubría mejor con su abrigo…

¿Dónde vamos? – dijo al fin el menor.

¡Al castillo de Averno! – contestó, y Shun, por primera vez en todo el viaje lo volteó a ver…

¡Ese castillo fue destruido en la guerra!

¡No hablo de aquel castillo!... ¡Hablo del verdadero que sirve de sede para Averno! – dijo sonriendo ante esa mirada sorprendida.

¿A… Giudecca? – susurró el príncipe…

¡Descuide… falta poco!

¡Lo… se! – Shun no sabía que esperar… nunca pensó volver a ver ese lugar… “Entonces no fue descubierto… esa gente me odia… ¿Qué voy a hacer?”…

¡Cobíjese mejor… ha empezado a temblar! – Osiris sonrió al decirlo… el menor… simplemente se tapó mejor con aquel gran abrigo… Shun miró a sus amigos que eran trasladados acompañando en sus corceles a los otros hombres de ese grupo… suspiró…

Fue muy rápido… Shun le propinó un codazo a Osiris, de un salto bajó del caballo dirigiéndose hacia los árboles, escuchaba a la distancia la orden de Shaka, quien le había ordenado que huyera… el peli verde sintió que era perseguido… tras unos arbustos fue aparar sobre las aguas congeladas de un río… pero este no estaba congelado en su totalidad… por lo que el pequeño dedujo que el hielo no iba a ser muy resistente…

Osiris miró preocupado al príncipe que se encontraba estático sobre el hielo… él también percibió que el hielo era frágil… “¡Demonios!”…

¡No se mueva su alteza… iré por usted!... – hablo mientras tanteaba el piso por donde posaba sus pies… cuando estuvo a menos de un metro del menor… quien no se había movido en lo más mínimo… extendió su mano para que este lo agarrase… más inesperadamente el hielo bajo los pies del mayor se desquebrajo, cayendo este irremediablemente, la corriente bajo la capa de hielo era fuerte, y no pudo evitar golpearse en todo ese ínterin, perdiendo la conciencia por este hecho…

---

Los guerreros de Osiris miraban la escena incrédulos… Shun había saltado al agua también… y aprovechando la zona que aún no estaba congelada sacó por ahí, el cuerpo inconsciente de su líder… luego, mirándolo preocupado, y al cerciorarse de que no respiraba, posó sus labios sobre los del mayor, no sin antes tapar su nariz con una de sus manos, mientras que con la otra abría su boca… sólo tuvo que soplar una vez antes de que con una de sus manos, el mayor sujetara la cabeza del príncipe y le obligase a besarlo… había introducido su lengua en aquella cálida cavidad, el menor se alejo molesto…

¡Aprendiste a nadar… ¿eh?! – dijo el hombre incorporándose… no obtuvo respuesta… Afrodita se había acercado a toda prisa, junto con Mu y Shaka, para cobijar al menor con una manta… - ¡Apresurémonos!... ¡falta poco para llegar!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 2:40 pm

Capítulo 6º: Sorpresas

---Flash Back---

¡Así que flores!… ¡vaya!... ¡eso si que no me lo esperaba! – murmuraba el mayor… todas aquellas personas callaron… Shun sintió un arrepentimiento tal que palideció de repente - ¡Bien!... ¡Lo que sea para mi prometido! – dichas estas palabras el público comenzó a vitorear y aplaudir…

Shun tragó duro… Hades se le acercó y tomó su mano para dirigirlo hacia la salida del lugar, volteó a ver al rey quien junto con Afrodita sonreían… luego buscó con la mirada a Diogo, quien no estaba nada contento con lo ocurrido… Hades lo acercó más a su cuerpo y lo cubrió con una capa que le acababan de acercar… afuera del castillo, les esperaba preparado, el corcel perteneciente al príncipe…

Hades ayudó a montar a Shun y luego montó él, tras el menor… lo sostuvo bien, y sin decir nada comenzaron la marcha… Shun sentía que su arrepentimiento había llegado al límite… “¿A dónde me lleva?”…

Por un camino que no reconoció debido a la nieve, había frondosos árboles, a la distancia se veía el río… un poco más de camino y llegaron a la cascada…

¡Por aquí… es lo correcto… por lo menos, hasta que te conviertas en mi esposo! – susurró al oído del menor, ese cálido aliento estremeció al pequeño.

Hades bajó del caballo, ayudó a bajar a Shun que lo miraba desconfiado, luego lo llevó hasta la cascada, el pequeño se maravilló con tan hermosa vista…

¡Sígueme! – dijo el mayor subiendo por una de las laderas de la cascada, a Shun no le costo hacerlo, y menos considerando que Hades no le perdía de vista… y eso lo ponía un poco nervioso…

Por fin entraron… Hades nuevamente tomó a Shun de la mano, y le instó a seguir el sendero… cuando llegaron a un lugar, el pequeño percibió mucho ruido… como de personas… se adentraron más y ahí estaba una hermosa ciudadela… a pesar de su absoluto asombro, Shun se mantuvo sereno, observando el lugar sin mucho entusiasmo, como si fuera común encontrarse ciudades ocultas bajo la tierra.

Aquí es Giudecca… la verdadera sede de mi reino – murmuró Hades saludando a las personas que felices salían a verlos… - ¡Les das curiosidad!... ¡Han querido conocerte desde que se les informó de nuestro compromiso!

Shun les regaló a todos una tierna sonrisa… muy en el fondo se preguntaba, si ellos lo miraban con curiosidad desaprobándolo o qué… temía que se sintiesen desilusionados, al final de cuentas, él no le llegaba ni a los talones a Ikki… ese pensamiento llenó de tristeza sus ojos… y eso al parecer, no pasó desapercibido para los demás…

Ingresaron por las inmensas puertas de la edificación principal… tenía la imagen de un castillo tallado en la roca… a Shun eso sí pareció impresionarle lo suficiente como para olvidar su porte y dejarse llevar por una exclamación…

¡Adelante!... ¡Esta noche dormirás aquí conmigo!... ¡Claro!... ¡una vez que cumpla tu deseo! – dijo el peli oscuro sonriendo.

¿Ehh? – Shun ya ni recordaba por qué habían ido a ese lugar… luego recordó… pero dudaba que en ese lugar pudiera encontrar flores… “¿Qué estas tramando Hades?”…

Ingresaron a un increíble salón finamente adornado, se podía notar piedras preciosas de todo tipo, que adornaban las paredes con impresionantes diseños… Dragones, Pegasos, Unicornios… Shun ni siquiera se atrevió a tocar… se deleitaba viendo el cielo del lugar… asemejaba el cielo estrellado, se podía notar por que la habitación aún no había sido iluminada por completo… Hades sonrió al ver la cara de asombro del menor…

¿Qué opinas? – dijo sonriendo…

¡Frío!... – fue la única respuesta que le cruzó por la mente, ni siquiera pudo pensar otra, puesto que ya había dicho esa…

Hades lo tomó fuertemente de la mano, y lo llevó hacia la salida del lugar… caminaron por un amplio pasillo… Shun notó que todas las ornamentaciones tenían que ver con piedras preciosas, oro y plata… ahora entendía el porqué se decía que ese reino era muy rico… salieron del castillo y ahí estaba… no había joya más hermosa, o colores más vivos…

¡¿Te gusta?! – dijo mirándolo fríamente el mayor.

¡Es hermoso!... ¡Un… sueño! – dijo caminando hacia ese lugar…

¡El calor de aquí las hace crecer!... ¡Eliseo, fue el nombre que le dieron mis ancestros! – acotó esta vez mas complacido por la respuesta escuchada…

Era el campo de flores mas hermoso que hubiera visto en su corta vida… tenía un lago, sólo le faltaba el azul del cielo para que sea un paraíso… pero notó que ese lugar tenía un brillo especial… no pudo moverse del lugar al que había llegado…

¡Es hermoso! – susurraba más para sí que para cualquiera.

¡Entonces… ¿no te importara vivir aquí cuando seas mi esposo?! – Hades hizo esa pregunta con suma curiosidad… al ver que el pequeño negaba, sonrió…se acercó a él… se arrodilló a su lado volteándolo lentamente… - ¡Abre la boca!

Shun parecía en corto… su cerebro no había analizado bien aquellas palabras… más su cuerpo se encargó de cumplir la orden… el mayor sonrió al momento de introducir su lengua en esa boquita, mientras atraía ese cuerpito más al suyo, para así profundizar aquel contacto…

¡Nunca te quites… ese medallón!... ¡Ahora me perteneces! – dijo mientras interrumpía el beso para que su niño pudiera respirar.

---Fin del Flash Back---

El frío que sentía era realmente insoportable… temblaba como una hoja… más el coraje que sentía por la osadía de aquel sujeto, le impedían demostrarlo… No tardaron en detenerse frente a lo que parecía una cascada… Shun nuevamente sintió temor… miró como buscando una salida, pero como intuyendo esto, Osiris le sostuvo por el brazo…

¡Tú primero! – murmuró a su oído.

Shun comenzó a trepar por unas rocas… bajo las miradas de sus amigos… rápidamente encontró lo que parecía una abertura… ingresó por ella, seguido de Osiris… e inmediatamente fueron seguidos por los demás, la abertura no era muy amplia… a duras penas cabían dos personas por ella… más a pesar de esa diminuta entrada… el interior, que dejaba ver a un lado una inmensa cueva, y al otro, la cascada, era muy amplio… Sorrento se le acercó a Shun, una vez adentro… aprovechando que los hombres metían, por no sabía donde, a los caballos…

¡¿Mi señor?!

¡Shun! – dijo el menor casi sin pensarlo…

¡Shun… ¿usted conoce este lugar?!... ¿Cuándo?

¡Me trajo Hades! – dijo el menor sonriendo, mientras su mirada se perdía en aquel recuerdo… más inmediatamente fue remplazado por el temor y por otro recuerdo… en aquella ocasión a él lo querían… ahora… no era igual… sintió su corazón estrujarse… “¡y es por mi culpa!… ¡Rey Ares!”…

---Flash Back---

Shun se sentía muy inquieto… se había escapado… y es que lo que escucho, lo dejo horrorizado… “Declararle la guerra a Averno”… no podía permitirlo… hacía un frío insoportable… pero debía aguardar… si Ares recibió su mensaje, él vendría… Una presencia hace que se ponga en guardia…

¡Soy yo! – El rey Ares sale de las sombras… sonríe al ver al pequeño, aunque se disgusta al notar que estaba lastimado… - ¡¿Qué te paso?! – dijo acercándose para examinarlo…

¡Estoy bien!... ¡Eso no importa!... ¡Quiero hacer un pacto con usted, señor… para evitar la guerra! – el pequeño hablaba rápidamente el Rey lo miraba atento, aunque le seguía molestando su apariencia.

¡El pacto entre tu padre y yo… terminó al morir Hades! – murmuró algo triste.

¡Con mi padre!... ¡pero no conmigo!... ¡Yo no quiero comprometerme con Diogo! – dijo con la mirada llena de angustia.

Ummm ¿Y en qué se basaría nuestro pacto? – dijo el hombre sonriéndole a esa criatura que le resultaba encantadora.

¡Yo aceptaré lo que usted me diga!... pero… permítame ir junto con mis caballeros, con usted a Averno… mi padre me odia – el hombre sintió compasión por esas palabras…

¡El no te odia!... ¡No podría… te lo aseguro!... – el mayor acarició ese rostro de porcelana… - ¡No podría llevarte… hablaré con tu padre… llegaremos a un acuerdo!

¡No creo que eso sea posible!... ¡Bravo su alteza… consiguió que viniera sólo! – Arles aparecía justo detrás de Ares, y detrás de Shun, Diogo y Sein lo hacían también.

Sein tomó a su hijo en brazos justo al momento en que Ares tuvo que empezar a defenderse del ataque de Arles… Shun intentó alejarse de su padre…

¡¿Qué hace, padre?!... ¡Deténgalo!... ¡No permita esto! – decía el peli verde al momento en que su padre, acaricia su rostro justo después de entregárselo a Diogo…

¡Algún día entenderás!... ¡Este es el precio de ser Rey! – se alejó de ambos jóvenes, sacando también su espada - ¡Que lo vea todo! – dijo Sein comenzando a atacar también al soberano de Averno…

¡NOOOO! – gritó desesperado el menor…

¡Tranquilo, pequeño!... ¡Tú padre lo hace por que te ama... esto es tu culpa… por preferir al rey de Averno antes que a tu padre! – susurró Diogo al oído de Shun… luego, sujetó firmemente el rostro del menor para que viera cómo ultimaban al poderoso Rey de Averno.

Ares vio al pequeño entre ataque y defensa…

¡¿Cómo lo permites, Sein?!... ¡El no debe ver este tipo de cosas! – murmuró el peli oscuro con ira contenida…

¡Así aprenderá! – fue la escueta respuesta del peli azul.

Fue en un certero ataque… mientras Ares se defendía del golpe de Arles, Sein le incrusta la espada en el pecho… Shun no se lo puede creer… de pronto deja de forcejear… y sólo observa, no demuestra nada… sólo ve como la persona a quien más respetaba y quería… era asesinado por la espada de su propio padre…

Diogo lo soltó… los reyes se alejaron del que yacía arrodillado en el suelo, colocando una de sus manos en la herida… el pequeño caminó directo a él… sin correr, ni desesperarse… tenía una actitud fría… al momento de llegar frente a Ares, quien le miró…

¡Debí llevarte conmigo! – susurró antes de dejarse caer por completo en el suelo… Shun tocó la herida… luego vio la sangre en sus manos…

¡Lo siento!... ¡Es todo culpa mía! – susurró sin mirar el cuerpo… Sein se acercó a su hijo y lo cargo en brazos… Shun no hizo nada para evitarlo… estaba ido… Ares aún estaba vivo… pero lentamente se le iba la vida, con cada gota de sangre que se le iba por la herida…

¡Mejor vámonos! – dijo Arles, sonriendo viendo el cuerpo agonizante… - ¡Los lobos se encargarán de él!

¡Sí! – susurró Sein sin mirar… sólo abrazó con mayor fuerzas a su hijo… y se fueron…

---Fin del Flash Back---

Shun miró al frente… sonrió irónico… estaba tan mal después de su muerte que no se negó al compromiso con Diogo… y si el pueblo de Averno lo odiaba entonces… lo odió más después de eso…

Conforme se iban adentrando en la cueva, todos pudieron sentir que esta se volvía cada vez más cálida… sin embargo para quienes estaban empapados, aún hacía frío… No sólo se habían topado con un ambiente más cálido… Shaka y sus amigos, a excepción de Afrodita, claro, se quedaron boquiabiertos cuando vieron el lugar… simplemente no podían creerlo… era toda una ciudad… las edificaciones eran muy fuertes y estaban hechas en las paredes de la cueva misma… la gente salía de sus hogares para mirarlos con curiosidad, más Sorrento y Mime notaron que al único al que miraban era a su príncipe… Lo que suponían era el camino principal… los llevaba directo… pero eso sí era demasiado como para creerlo, tallado en los muros de la cueva… se alzaba la imagen de un imponente castillo… era…

¡Giudecca! – susurró Osiris.

Frente a las puertas de roble… una mujer de larga cabellera oscura los aguardaba… al mirar a los recién llegados, sonrió…

¡Osiris!... ¡Lo felicito!... ¡Veo que le causó problemas! – dijo la mujer al notar que estaba empapado… notó después que Shun estaba en la misma situación, y su expresión cambió a una un tanto preocupada… - ¡Primo!...

¡Pandora! – Afrodita hizo una reverencia luego de que su prima se fijara en él.

¡Mejor que todos se cambien!... ¡Encárgate de tu príncipe, primo! – dicho esto la joven simplemente se marcho, seguida de Osiris… fue Poseidón el que escoltó a los prisioneros hacia el lugar donde podrían asearse y cambiarse.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 2:40 pm

Nadie pronunciaba palabra en todo el tiempo en que estuvieron en ese cuarto… Shun salió del cuarto de baño, al principio los miró soberbio, más inmediatamente sus ojos se volvieron asustados, y comenzó a llorar…

¡Tengo miedo! – susurró al momento en que Shaka se acercaba para abrazarle…

¡Ya pequeño!... ¡si quisieran lastimarte… ya lo habrían hecho! – dijo suavemente al oído del príncipe, mientras acariciaba sus verdes cabellos.

¡Esta gente le puso precio a mi cabeza! - dijo casi sin aliento, intentando serenarse…

¡No te lastimarán!... ¡Descuida! – dijo Afrodita acariciando también aquellos cabellos, mirando consternado a sus demás amigos…

---

Mientras en otro lugar de Giudecca…

Jejejejeje ¡Por lo visto te dio problemas!... ahmmm… ¡más bien un baño! – decía la mujer de largos cabellos negros al hombre parado frente a ella…

¡Deja de burlarte Pandora! – decía disgustado el hombre.

¡Esta bien!... ¡Ayyyyy!... se me fueron los ojos al mirarle… Ahora entiendo a mi padre… y a Hades… jajajajaja – dijo mirando nuevamente al hombre – ¡Sabía que no podrías hacerle daño!

¡Basta! – esta vez el hombre hablo más serio… lo que hizo que la mujer también se pusiera así…

¡Bien!... ¡tráelo hasta aquí… es tiempo de que saldemos cuentas! – dijo la joven mirando una pintura del rey Ares.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pandora siempre fue la más tranquila de los dos… mi tío la adoraba y por eso siempre la mantuvo lejos de Averno, no quería involucrarla en las guerras… pero ella, al igual que Hades… es toda una guerrera… sin embargo, siempre fue mas sensata… - explicaba Afro a Shun…- Solo debemos hablar con ella…

Sin embargo, según los rumores no es ella quien gobierna – mencionaba Mu.

Pero ella apoya a esa persona, o si no nadie lo apoyaría… aquí se le tiene un respeto muy profundo a la familia real – acotaba Afrodita.

Entonces… sólo nos queda esperar – dijo al fin Sorrento, quien desde un principio había permanecido callado.

Reinó un profundo silencio, que fue roto al fin por Shun…

De todas formas… si algo malo pasa… ustedes huyan – sus palabras fueron serenas… parecía nuevamente perdido entre sus recuerdos… pues si había alguien, de aquella familia a la que estuvo a punto de pertenecer, que debía odiarlo de sobre manera… pues esa era la hermana melliza de Hades… “Pandora”…

¡Alteza! – Osiris había entrado llamando la atención de todos, portaba vestimentas negras, su cabello permanecía suelto, aunque su apariencia era más limpia que cuando lo conocieron…

Shun se levantó y lo siguió… se les ordenó a los demás, incluido Afrodita, que permanecieran ahí… eso dejó a todos intranquilos…

---

Shun siguió a Osiris hasta el salón de audiencias… al ingresar, su mirada era sumamente fría y soberbia… aún cuando sintió que desfallecía, pues en el interior estaban siete hombres, en los lugares pertenecientes a los generales de Averno, a un costado, el izquierdo, del trono estaba Pandora, Osiris se había colocado a la derecha… no se atrevió a mirar a los costados, sólo miraba a Pandora, aunque no era por soberbia ni mucho menos… se preguntaba internamente si esos hombres iban a atacarlo sin previo aviso, o si le darían la posibilidad de defenderse… la voz de la mujer lo sacó de sus cavilaciones…

¡Su alteza!... ¡Es un placer conocerlo, aunque sea en estas circunstancias! – Pandora miraba a esa hermosa criatura, quien a pesar de estar en una notable desventaja sabía mostrarse sereno y seguro de sí…

¡El placer es todo mío, princesa! – dijo al fin el más joven, su voz solo reflejaba su apariencia… Osiris sonrió por esto… “Orgulloso”… - ¡Lo que realmente me pregunto, su alteza, es porque me han traído aquí!... ¡¿Fue usted quien lo ordenó?!

¡No!... ¡Fui yo!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡La puerta esta abierta!... ¿Qué les parece si salimos? – Sorrento les hablaba casi susurrante a sus amigos…

¿Ummm?... pues sí… puede ser – decían todos algo asustados…

Afrodita salió… miró a sus amigos… y los detuvo en la puerta…

¡Esperen aquí!... ¡Voy a averiguar que pasa! – luego de decir eso se retiró… los demás se miraron en busca de consenso…

¡Bien!... supongo que debemos esperar – Shaka parecía estar luchando contra sí mismo… - ¡Mataré al que se atreva a lastimarlo!

Afrodita siguió el camino que aún recordaba bien a pesar del tiempo… iría al salón del trono… su pequeño debía estar ahí frente a su prima, y a los que quedaron de la guardia de su primo y su hermano… “bueno, eso si quedó alguien vivo”…

----

¡No… no… no puede ser! – Shun miraba aterrado a la persona que había salido de detrás del trono… sintió que lo embargado un temor irracional… aunque sus piernas le impidieron retroceder, eso era justamente lo que su mente le ordenaba…

¡Vaya que has crecido!

¡Rey… “Ares”… Ares! – un nudo se le formó en la garganta… no podía creer a quien estaban viendo sus ojos… el soberano de Averno, el que… - ¡Entonces fue usted...! – dijo en un susurró el más joven.

¡Sí… yo le puse precio a tu cabeza!... – El rey miraba al joven de una manera, casi cruel… a lo que Shun reaccionó serenándose, y colocando la mascara que mejor le habían enseñado a usar… frialdad… - ¡Déjenme solo con él!

¡¡Pero!!... – intentó hablar Pandora y Osiris, más el hombre les dirigió una severa mirada y ambos jóvenes acompañados de los otros guerreros se retiraron, más Osiris se quedó escondido… quería saber lo que tramaba el Rey…

Shun ni siquiera viró la vista para ver salir a los demás de la habitación, sólo tenía ojos para el Rey, que tampoco apartaba su severa mirada… cuando el último hubo salido, y se escucho el sonido de las puertas al cerrar…

¡Yo creí que había muerto! – Shun corrió a los brazos del Rey, quien lo recibió amoroso… Osiris y Pandora, quien también decidió esconderse para espiar, se miraron… ambos pensaban lo mismo… “era de esperarse”… - ¡¿Pero, cómo… lo dejaron ahí… vi la herida?!

Pequeño… el problema fue, que me dejaron ahí… mi caballo se acercó a mí y lo monte… al llegar aquí… jajaja… recuerda que este reino es conocido por lo excelentes conocimientos médicos de su gente… me salve por eso… - el rey acariciaba la cabellera del más joven – Hice correr ese rumor, para engañar a mis enemigos… era lógico que después de tu compromiso mi gente reaccionase así, tras mi muerte…

¡No entiendo! – susurró el peli verde dejándose acunar por el mayor…

¡Quizás te llegaron mal los rumores… yo puse un precio a quien me traiga hasta Averno al príncipe Shun de Tierra!… ¡Jamás dije que debían traerte muerto!... ¡Creo que eso lo habrán agregado personas mal intencionadas… y creo que tú debes suponer quienes! – dijo seriamente…

¡Está vivo! – Shun se colocaba mejor a lado del Rey… ambos se habían sentado en las escaleras… - ¡Me hace tan feliz!...

¡Shun!... ¿Por qué aceptaste a Diogo? – el rey se mostro molesto al hacer esa pregunta.

¡Creo que… no hable por unas dos semanas!... ¿ummm?... ¡suficiente tiempo para que consideren mi silencio como un sí!... ¡yo… realmente iba a casarme con él… porqué es el deseo de mi padre! – dijo al fin el menor, bajando la mirada…

¡Shun!... ¡Tú padre incumplió nuestro tratado… fue él quien mandó matar a mi hijo!... ¡A mi entender… él no tiene palabra! – el rey hablaba claramente… en todo momento miraba a Shun directo a los ojos… - ¡¿Quiero saber, pequeño… si tú tienes palabra?!

¡No entiendo… ¿cuál es el punto?! – Shun sintió temor por las palabras del Rey… él no podía creer que su padre haya mandado matar a Hades… sabía que el mayor había muerto en una cruzada… de la que Tierra no había tenido participación.

¡Tú me dijiste… que deseabas hacer un pacto conmigo, para evitar la guerra…!... ¡Ahora yo te digo… si no hay ese pacto… atacaremos Tierra, y te aseguro que no quedará nada del reino de tu padre! – Ares habló claro… en su escondite, tanto Pandora como Osiris esperaron la respuesta del menor…

¡Pero es mi Reino también!... ¡Si lo va a atacar… entonces seremos enemigos porque no permitiré que eso suceda! – Sein sonrió al ver la determinación en aquella mirada…

¡Te traje aquí, ya que sea cual sea tu respuesta… no participarás en esa guerra!... ¡ya sea por que aceptas hacer un pacto conmigo… o por que serás mi prisionero aquí en Giudecca! – Ares acarició el rostro del menor…

¿Qué quiere? – esa pregunta hizo sonreír victorioso al rey…

¡Tú estabas comprometido con mi hijo Hades! – el menor asintió - ¡Pero él ha muerto!

¡Sí!... – Shun sentía que no le iba a agradar el pedido…

¡Cuando Ikki murió, tu padre te cedió a ti en su lugar, por las costumbres de tu pueblo! – continuó exponiendo el rey… a lo que Shun se limitaba a asentir - ¡Bien!... ¡Quiero que sea el mismo caso, pero un poco diferente!...

¡Disculpe… no entiendo… ¿quiere que me comprometa con su hija?!

¡No!... ¡Ella ya le ha dado su mano a alguien más!...

¿Entonces? – Shun sintió su corazón acelerar…

¡Quiero que te comprometas con mi sobrino… hijo de mi hermano, un hombre de fuerza y poder, muy parecido a mi hijo Hades! – Ares sonrió al ver la cara de confusión de Shun… - ¿Y bien?

¿Quién es su sobrino? – Shun suspiró largamente al hacer esa pregunta, bajó la mirada temiendo la respuesta…

¡Ya lo conoces! – dijo sonriente el Rey dirigiendo su mirada a ese par de pillos que los estaban espiando…

“Ayyy nooo… no… por favor, noo… que no sea quien pienso…”…

¡Osiris! – Shun volteó a ver al joven que se adelantaba hacia ellos… la mirada de este era de enfado… miraba al rey como reclamándole… - ¡Tú y Shun estarán comprometidos!... ¿Estas de acuerdo? – el rey recibió un largo suspiro de fastidio del mayor… - ¿Shun?

¡¿No atacarán?!

¡Si aceptas no! – dijo esta vez Pandora.

¡Entonces sí! – y Shun miró al bandido… primo de Hades… “pero no le llega ni a los talones a él… más parece un delincuente”… pensó el más joven mirando desdeñoso al mayor… aunque su mirada se entristeció… “bueno, el color de sus ojos… y de sus cabellos… pero sólo se parecen en eso… por lo demás es un asco”…

¡Pandora… dejemos solos a los prometidos para que hablen! – el rey extendió su mano hacia su hija, quien con la misma sonrisa pícara de su padre, se retiraron.

¡Para mí será un honor…! – empezó a decir el oji jade.

¡Para mí no!

¡Un honor domarte! – y dicho esto forzó un nuevo besos entre ambos… al alejarse del más joven y ver su mirada llena de furia… - ¡Acostúmbrate… por que esos labios me pertenecen ahora a mí… y no voy a perder oportunidad en besarlos cada vez que yo quiera!

Shun iba a decir algo, más prefirió callarse... el mayor sonrió por esto… y acarició su rostro… - ¡Tranquilo… yo te protegeré!

¡Enserio!... ¡Entonces supongo que ya esta muerto… porque todo aquel que me dijo eso, a excepción de mis generales… está muerto! – dicho esto salió por las puertas, afuera se encontró con Afrodita quien estaba en los brazos de su tío… al ver a Shun deshizo el abrazo y fue junto con Shun, llevándoselo de ahí…

¡Sin embargo… yo nunca dejaré de protegerte!… “mi pequeño tormento”…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 2:41 pm

Capítulo 7º: Compromiso

¡¿Que te comprometiste con él?!... ¡Tú no puedes, Shun… porque ya tienes un compromiso!... ¡Te recuerdo que es con Diogo! – decía algo exaltado Shaka.

¡Ya tranquilo, Shaka!... ¡No oíste que si no aceptaba, atacarían Tierra! – intervenía Mu.

¡De todas maneras… yo le había dicho hace tiempo al Rey Ares que aceptaría lo que él me pidiera con tal de evitar la guerra! – murmuraba Shun…

¡Pero no tenía que pedirte eso! – acotaba Shaka.

¡Shaka! – Shun sonó muy serio al llamarlo, por lo que el rubio simplemente guardó silencio - ¡Lo importante ahora… es… hacer algo para terminar de una vez por todas con esta guerra!

¡Pues dudo que su padre consienta esto, mi señor… atacará Averno hasta llevarlo con él… y creo que esta vez si matara a Ares! – Milo hablaba mirando fijamente a Shun… el menor lo miró seriamente… pues entendía a la perfección que tenía razón…

Mmmmm… ¡Afrodita!... nunca me hablaste de que Hades tuviera otros primos – Shun hablaba pensativo…

¡La verdad!... ¡yo no conozco a toda la familia de mi tío… yo era primo de Hades por parte de madre… además… pensándolo bien… pues sí… se parece bastante a mi tío y a Hades – murmuraba el peli turquesa, comenzando a caminar de un lado a otro de la habitación… luego se detuvo de repente… - ¡Pero Shun… si es sobrino de mi tío… entonces será él quien herede la corona!... ¡Tú profecía se cumpliría entonces… o no, Shaka!

¡Pues… en ese caso… si… Delios no dijo que debía ser Hades… o sí… no se…! - Shaka se sentía confuso… hacía tiempo que había decidido olvidar esa profecía…

¡La profecía no importa… y tampoco me interesa que Osiris herede la corona de Averno… no pienso casarme con él! – dijo firme el menor…

¡¡¡¿A no?!!! – dijeron confusos sus guerreros…

¡No… ya me encargaré de convencer a Osiris de que sería un error!... ¡Estoy cansado de tener que atar mi destino a cualquiera… yo gobernaré Tierra sólo… y pactaré paz con quien sea que gobierne Averno! – culminó diciendo el menor acariciando el medallón de su cuello.

¿Y qué hay de Atlantis? – preguntó Camus con suspicacia… - Quizás le declare la guerra a Tierra…

Ummm… si… Tal vez podría convencer a Diogo… se que siente algo por mí… - comenzó a divagar el pequeño…

¡Sin cama de por medio… dudo que consigas algo con él!

¡¡SORRENTO!! – Mime, Shaka, Mu, Camus y Afrodita reprendieron al peli morado…

¡Tiene razón! – opinó Milo…

¡Basta!.... ¡No creas que no se eso, Sorrento! – Shun hablaba firme… - ¡La verdad… aún no se que pensar!... ¡Quiero descansar… lo necesito!

Afrodita y los demás salieron del cuarto… la misma Pandora los esperaba afuera… miró con dulzura a su pequeño primo… y los instó a que la siguieran para indicarles donde dormirían… menos a Afro, claro, pues él ya tenía una habitación dispuesta en ese castillo.

---

Shun se quedó en el cuarto muy pensativo… se abrazó a si mismo… “¿Qué debo hacer?”… se sentó en la cama… ahora estaba solo así que podía despojarse de esa mascara de seguridad e indiferencia que siempre lo protegía, y demostrar a rienda suelta lo que sentía… sus ojos simplemente comenzaron a derramar dolorosas lágrimas de agonía… cuando pequeño, su sueño era estar en ese lugar, junto a aquel rey que siempre le dio apoyo… “¿Entonces por qué me siento así?”… no entendía el porqué de su dolor… le faltaba el aire… y es que la verdad, que después de la muerte de Hades, pensó que jamás volvería a ese castillo… además… “Padre”… no podía abandonar a su papá… a pesar de todo, él lo amaba… y… “Diogo”… quizás sí se había enamorado de él… al fin y al cabo… ni siquiera Hades lo amó nunca como el príncipe de Atlantis lo hizo siempre…

---Flash Back---

¡Deje de llamarme así! – murmuraba molesto un pequeño peli verde mientras iba caminando acompañado de su prometido por el bosque.

¡Ah!... bien si no te gusta pequeña calamidad, te llamaré de nuevo pequeño tormento – el mayor hablaba divertido ante aquella expresión de disgusto…

¡Tampoco me gusta!... ¡Me llamo Shun! – el menor apresuraba el paso… se arrepentía de haber aceptado salir a caminar con su prometido antes de emprender rumbo a Tierra, pero deteniéndose volteó a enfrentar al mayor – además… ¿Por qué me dice así?

Tormento, era la forma en como te llamaba cuando era prometido de Ikki… porque eso eras para mí… pues por tu causa casi nunca podía estar solo con tu hermano – Hades hablaba analizando cada expresión de aquel inocente rostro – y Calamidad… bueno… eso fue para mí el hecho de haber aceptado el compromiso contigo – Shun lo miró frío… aunque eso último que dijo… le dolió.

¿Entonces… por qué no rompió el compromiso en la fiesta como era su deseo? – a Hades le sorprendieron esas palabras… aunque su mirada de sorpresa rápidamente la suplantó por una de malicia.

¡Simple!... ¡Odio a Diogo… y si el precio de hacerle sufrir es mantenerte conmigo… seguirás siendo… mi pequeña calamidad! – Hades habló lento y claro… aunque se arrepintió de esa respuesta al ver que aquellos ojos perdieron un poco de su luz.

¡Que bien! – susurró el menor al voltearse y salir corriendo… no pudo evitarlo, esas palabras le dolieron… “Yo realmente te odio, Hades”.

Hades salió tras él… “¿En que estaba pensando al hablarle así a un niño?”… cuando le dio alcance porque este detuvo su huida, lo encontró parado muy quieto mirando atento algo… dirigió su mirada al lugar al cual el más joven observaba… y ahí los vio… “Lobos”… Lentamente Hades dirigió su mano hacia su espada… los lobos sólo miraban a Shun… y a él se acercaban sigilosa, y amenazadoramente…

¡Shun… ven aquí! – murmuró el mayor… más el niño no se movió… “Rayos, debe estar petrificado”…

Aunque grande fue la sorpresa del príncipe de Averno cuando el pequeño se acercaba también al lobo líder de la manada… que a su parecer era muy grande y salvaje… sin embargo su sorpresa aumentó cuando el pequeño extendió su mano para acariciar al animal… el cual, simplemente se dejó acariciar por aquellas pequeñas manos…

¡Es lindo!... ¡perdone amiguito… no sabía que estos eran sus dominios… no volverá a pasar! – Shun sostenía la cabeza del animal con delicadeza… el cual simplemente se relajó y su manada hizo lo mismo… habrán sido solo unos segundos, más para Hades fueron horas las que Shun estuvo ahí con ese lobo junto a él… luego, simplemente el animal se fue, seguido de su manada…

¿Existe alguna fiera… que no caiga rendido ante tu encantadora sonrisa? – Hades preguntaba eso soltando al fin su espada… mirando a ese niño, que al fin le devolvía la mirada…

¡De hecho sí!... ¡Hay dos! – dijo el más joven acercándose a su prometido.

¿Y cuales son?

¡Le diré el nombre de uno de ellos!... – Hades miró curioso al Shun… quien haciéndole una seña para que se agachara… le dijo suavemente al oído - ¡Su nombre es… Hades!

El mayor se quedó mirando a aquella criatura, que lentamente se dirigía al castillo… “creo que te equivocas”…

¡Con una caricia tuya… dominarías a ese animal! – dijo el mayor sin pensarlo… el joven príncipe se detuvo… pero sólo un segundo… luego continuó la marcha… no le dejaría al príncipe mayor… ver lo sonrosado de sus mejillas.

---Fin del Flash Back---

“Solo fui una calamidad para ti”…

---

No podía soportar lo que escuchaban sus oídos… ni lo que veían sus ojos… “¡Esta llorando!”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Afrodita fue informado por su prima, que su tío quería hablarle… por lo que él se dirigió presuroso hacia donde ella le había dicho que él lo esperaba… cuando ingreso a aquella habitación, dos personas lo aguardaban… uno era el Rey Ares… el otro, Poseidón.

¡Disculpen!... ¿tío, me mando llamar? – Afro, miró confuso al acompañante de su tío.

¡Así es… siéntate! – dijo el Rey sentándose el también.

El rey hablo largo rato con su sobrino, primero explicándole todo lo sucedido con él… luego contándole que tanto Hades como su hermano Julián habían muerto en batalla… y por último, preguntándole…

¿Por qué no volviste a Averno? – Afrodita aún estaba intentando contener las lágrimas por la noticia, que aunque él ya sabía, tenía la esperanza de que fuera un error… su hermano…

¡Porque… debía proteger a mi pequeño bebé! – dijo el peli turquesa, sin ningún ánimo - ¡Le prometí a Hades… yo… le dije que nadie le haría daño!

El rey miró con compasión al más joven, y luego dirigió su mirada al peli azul que los acompañaba…

¡Bueno… me retiro…! – Ares salía de la habitación… dejando a Afrodita en compañía de Poseidón…

¡A su hermano no le gustaría verlo así! – murmuró el peli azul, lo cual hizo que el menor le dirigiese la mirada… se miraron por largos minutos…

¡Debo irme! – dijo al fin Afro, poniéndose de pie… cuando estuvo a punto de salir, el mayor lo impidió tomándolo del brazo y atrayéndolo hacia él… - ¡Pero… ¿cómo se atreve?! – el mayor abrazó fuertemente al menor - ¡Mi hermano está muerto! – dijo Afrodita con lágrimas en los ojos al momento de aspirar el olor que emanaba el hombre que le abrazaba… levantó el rostro hacia él, se le acercó cuidadosamente y le brindó un dulce beso en los labios… - ¡Esta muerto… el tiempo que necesite! – susurró… luego apartándose de Poseidón, salió casi corriendo de la habitación…

¡Gracias!...

---

¡Esas lágrimas no hacen juego con su belleza! – Shun se sobresaltó al escuchar a quien, no sabía cómo o más bien cuando, había ingresado al cuarto.

¡¿Qué hace aquí?! – dijo firme limpiándose el rostro con una de sus mangas… - ¡Salga!

Osiris se le acercó… acarició su rostro… Shun no hizo nada para evitarlo, lo miraba con furia… el mayor se acercó lentamente a esos labios, que parecían llamarlo… cuando estuvo por rozarlo, una bofetada le hizo despertar del trance en que había caído.

¡Ahush! – se quejó el mayor acariciando su rostro… luego volvió a mirar a ese niño, nuevamente no había rastro de debilidad en ese rostro… su expresión impasible hacía un juego perfecto con esa mirada… - ¡Por un instante… olvide quien era!

Shun bajó la mirada… nuevamente se volvió lastimera… y eso hirió al mayor… quien no sabía que podría hacer o decir… entonces…

¡Voy a cobrarme esta bofetada, su alteza! – Shun miró al peli oscuro… y sus ojos nuevamente se llenaron de lágrimas…

¡No me casaré con usted… que le quede claro!... ¡Si acepte fue únicamente para evitar la guerra… así que a mí no me venga a querer imponer su presencia! – Shun hablaba fríamente… y soberbio…

¡¿Ha sí?! – dijo con la misma frialdad Osiris… - ¡Yo soy el príncipe de estas tierras ahora… y sabe, su alteza… no me da la gana que me hable así!

¡No eres más que un simple delincuente!... ¡Yo no estaré nunca con alguien que haya sido vencido por mí! – Shun se apartaba lentamente del mayor… quien con una sonrisa irónica recordó como había perdido en el bosque contra él…

¡¿Y si lo venzo… me aceptará?! – preguntó curioso Osiris… recriminándose internamente el seguirle el juego a ese pequeño.

Shun sonrió al escucharlo… y lo volteó a ver…

¡Si lo aceptaré…!... ¡Pero… si fuera yo el que ganara… usted tendría que prometerme…! – Shun hablaba esta vez mirando por una de las ventanas… la cual daba directo a Eliseo.

¡Lo prometo!... ¡Pídeme lo que quieras y yo te lo daré! – Osiris sonrió al decirlo… Shun lo volteó a mirar… - ¡Pero antes dígame una cosa… si yo fuera Hades, ¿me sometería a esta prueba?!

¡El problema es… que usted no es Hades! – dijo casi en un susurro el menor… Shun miró a ese joven… la verdad, a pesar de haberle faltado al respeto… él no le había hecho nada malo… por el contrario… le había salvado de Diogo… lo llevó frente al Rey Ares… - ¡Yo no soy un objeto… sabe… toda mi vida sentí que me trataban así… ofreciéndome a cualquiera sin tomar en cuenta lo que yo creía o sentía… o si esa persona sentía algo por mí… su primo, por ejemplo, él nunca me amó… usted tampoco podría hacerlo, no me conoce… el único que siempre lo hizo… bueno… yo a él no lo amo!

¡Ese único… ¿es Diogo?! – dijo Osiris acercándose más a Shun… pudo sentir el dolor en sus palabras… y su corazón parecía querer reventar de furia por la opinión de que los sentimientos de Diogo eran tan maravilloso para el peli verde… aunque no reventó gracias a la afirmación de este de no amarlo… - ¿Y usted no lo ama?

¡No lo amo!... ¡Pero…!

¿Pero?

¡A el sí podría amarlo!... “creo”… - a Osiris no le gustaron esas palabras… tomó por el brazo al menor y lo arrojó al lecho… Shun no pudo defenderse… por la impresión al ver la furia que irradiaba la mirada de ese guerrero - ¿Quién se cree?...

Osiris no lo dejó continuar… se colocó sobre él, asaltando sus labios con violencia… sujetó ambas manos y las colocó por encima de la cabeza del peli verde… las tenía presas con una de sus manos… mientras con la otra, sostenía el rostro del mas joven para que no pudiese moverse y así apartar los labios de los suyos… Shun no contestaba el beso… de hecho… el ojijade apretó con mayor fuerza el agarre sobre sus muñecas, lo que ocasionó un quejido del menor… momento que Osiris aprovechó para introducir su lengua en la boca del más joven…

¡Serás mío! – dijo, esta vez empezando a besar el cuello del menor…

¡Entonces vénceme… y me tendrás! – hablo el peli verde, en un susurró, mirando directo a aquellos ojos, que brillaban de rabia…

¡Te venceré… mañana al anochecer, en la arena de batalla… una vez concluido nuestro enfrentamiento… tú iras sumiso a mi lecho… ¿me oíste?! – dicho esto Osiris soltó a Shun, y levantándose se dirigió hacia la puerta… - ¡Si me vences… cumpliré tu voluntad, como el más fiel de tus amigos!

Shun se incorporó en su lecho… le vio salir… paulatinamente aproximó sus dedos a sus labios… su corazón latía con violencia… “Se parecen”… “Realmente… se parecen”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 2:42 pm

La cena transcurrió tranquila… al enterarse del duelo que se llevaría a cabo al día siguiente, Pandora demostró su disconformidad, más al Rey Ares le pareció bien… aunque claro… advirtió que no podrían lastimarse seriamente… otra cosa de la que se hablo, y eso incomodó a los compañeros de Shun, fue que si este llegara a perder… y por tanto aceptara el compromiso con Osiris (pues ninguno de los dos, Shun y Osiris, mencionaron lo que pasaría entre ellos de perder Shun), que lo guerreros de Shun también debían hacer lo mismo que su señor… o sea, que deberían unirse a los guerreros que servían al nuevo príncipe de Averno…

¡Y eso te incluye Afrodita! – mencionó al fin el Rey, lo que ocasionó que su sobrino estuviera a punto de atragantarse con su comida…

¡Me temo que eso no será posible!... ¡Yo ya tengo mi palabra empeñada en compromiso! – hablo Shaka, algo nervioso…

¡Eso es cierto, mi Rey! – Shun se dirigía a Ares respetuosamente…

¿Quién? – preguntó este….

Krishna de Crysaor…. Su majestad – agregó el rubio…

¿Ummm?... ¿Pero el no sirve al príncipe Diogo, como consejero? – habló el rey pensativo… Shaka tragó duro al afirmar… - ¡Entonces ya no se hablará más del asunto… si no te agrada… tendrás que irte!

Shun miró a Shaka y luego a Ares… Shaka parecía muy serio…

¡Pero para eso… su majestad… mi príncipe tendría que perder… y eso… jamás ha pasado…! – dicho esto Shaka pidiendo disculpas se retira… Shun afirma y los demás siguieron a su amigo…

¡Lo siento! – murmuró al rey… - ¡Pero no perderé! – y después de hablar el menor también se retiró, esta vez acompañado de Afrodita…

En la mesa solo quedaron Osiris, Poseidón, Pandora, Ares y los generales de Osiris, quienes sonrieron mirando a su líder…

¡¿Recuerdas lo que te dije… del león?! – el Rey hablaba mirando aún hacia la puerta…

¡No perderé… he esperado demasiado como para hacerlo… y… descuida… ya aprendí a no subestimarle! – Osiris se levanta de la mesa y se retira… fue seguido de sus guerreros…, Poseidón se colocó a su lado…

¿Estas feliz?...

¡Mañana…. Mañana lo seré! – Osiris entro a su cuarto… en la puerta quedaron los demás… más el peli oscuro mirándolos soberbio y sonriendo los llama… - ¡Mi Emperador de lo Mares…!

¡Poseidón a tus servicios, mi señor! – dijo el peli azul haciendo una reverencia, y sonriendo…

¡Mi juez… mi Estrella Celestial de la Furia!

¡Radamanthys de Wyvern, siempre a sus órdenes mi príncipe! – hablo el rubio de ojos dorados.

¡Mi Estrella Celestial del la Ventaja!

¡Aiacos de Garuda, su alteza… a su total disposición! – un joven de unos fríos ojos color añil, y de cabellos azul marino, se dirigía a Osiris…

¡Mi Estrella Celestial del Valor!

¡Minos de Grifo, siempre a sus órdenes, su alteza! – esta vez era un joven de unos largos cabellos grises, y de unos ojos también dorados quien hablaba…

¡Mis Gemelos de la Muerte!

¡Saga de Géminis, a sus servicios mi señor!

¡Kanon de Géminis, sólo para servirle a usted, mi príncipe! – ambos jóvenes de una impresionante semejanza, se dirigían a Osiris, ambos poseían la misma mirada esmeralda, y la misma cabellera azulada…

Jajajajaja… ¡no me he olvidado de ti… ¡Mi Gran Patriarca!!

¡Shión de Aries!... ¡Mi señor… solo ordene… que obedeceremos! – un joven de largos cabellos verdes y de ojos color violetas le respondía también con una sonrisa…

¡Mañana, seré yo quien venza… y espero me perdonen… pero así como yo desposaré a mi pequeña calamidad… ustedes tendrán que desposar a sus caballeros también! – Osiris sonreía al decir esas palabras… veía cierta complicidad en la mirada de sus guerreros - ¡Creo que no será un problema… ¿o sí?!

---

¡Jamás ha perdido en ningún enfrentamiento, mi príncipe! – Shaka acomodaba a Shun en el lecho - ¡Debe descansar!

¡Primero que nada… ¡Shun!... y segundo… no voy a confiarme… haré lo posible por vencer… pero si no logro hacerlo! – Shun miró serio a Shaka… - ¿Te irás?

¡Si no lo logra… tendré que aceptar mi destino… porque definitivamente yo jamás te abandonaría Shun! – Shaka hablo tan tiernamente que el pequeño se sonrojó… - ¡Aunque te digo… ninguno de los guerreros de ese bandido me parece siquiera aceptable!

¿Ni tu compañero de viaje? – dijo burlón Milo…

¡Cállate Milo… o dormirás en el piso! – hubo una risitas generalizada…

Shun los observaba desde la cama… ellos habían decidido dormir ahí… y después de lo ocurrido con Osiris le pareció buena idea… poco tiempo después llegó Afrodita… quien al igual que Sorrento y Mime, se acomodaron junto a Shun para dormir… Camus y Milo, dormían en un diván y Shaka y Mu en otro…

¡¿Seguro que no es incómodo?! – preguntó el peli verde observándolos…

¡¡¡Estamos bien!!!

Esa noche… Shun soñó con espadas… y con sangre… una solitaria lágrima bajaba por sus mejillas, mientras sus labios dejaban escapar susurrantes un nombre…

¡Ikki!...

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pesadamente iba abriendo sus ojos… como siempre sonrió al percibir que estaba entre los brazos de su mejor amigo… él había incluso renunciado a su pueblo, para quedarse a su lado… y a pesar de su disgusto con lo del compromiso con Diogo, nunca lo dejó solo… eso siempre lo iba a recordar…y siempre se lo iba a agradecer… soltó el agarre cuidadosamente… podía notarse que aún era muy temprano… después de todo, ese castillo, no sabía como, se iluminaba con los rayos provenientes del exterior… muy tranquilamente se levantó de la cama, se colocó sus vestimentas y salió del cuarto…

Afuera no había mucha vigilancia… sonrió al pensar que no le costaría nada salir de ahí… aunque se le borró al intentar imaginar cómo haría para salir de Giudecca… sólo conocía una forma de entrar y salir… y de seguro, se le iba a complicar llegar hasta allí… por donde se lo imaginaba, Giudecca era una impresionante fortaleza… ya de pequeño lo había creído… en ese lugar, su gente entrenaba… poseían armas… y lo más importante… tenían el espíritu de patriotismo que preferiría la muerte antes que rendirse y dejar sus tierras en manos extranjeras…

Se cobijo mejor con su capa… hacía mucho frío… aunque él sabía que sólo era así por no estar acostumbrado a esas temperaturas… salió por uno de los pasillos, había un lugar al que quería ir… cuando al fin lo pudo ver… se dejó llevar por las fragancias y por la belleza del lugar… “Eliseo”… aún tenía frío… pero repentinamente este empezó a desaparecer debido al abrazó de unos poderosos brazos… “¿Hades?”… se volteó a ver ansioso…

¡Ah… Osiris!

¡Parece desilusionado… hace frío… ¿qué hace fuera de la cama su alteza?! – el peli negro acomodaba su capa alrededor del pequeño príncipe… luego se percató del lugar a donde quería ir… y sonrió… - ¡Así que cayó bajo el hechizo de Eliseo!...

Shun no contestó… volteo a ver aquel jardín con el que había soñado tantas noches desde aquel día… y luego volvió a mirar al guerrero…

¡Hoy lo venceré!

¿Y si no lo hace? – dijo sonriendo el mayor al ver esos hermosos ojos que sólo lo veían a él.

¡Eso no pasará!... – Shun apartó la mirada… tenía intenciones de volver a su cuarto.

¿Irá sumiso a mi lecho? – Osiris no se había movido de su posición… él también observaba Eliseo…

El silencio fue la respuesta que quería escuchar… “orgulloso”… sabía que lo haría… cerró sus ojos para aspirar mejor aquel aroma a flores, y se imaginó unos dulces labios recorriendo su cuerpo… y unas suaves manos acariciándolo… “No escapé del infierno, sólo para dejarte ir”…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 2:44 pm

Capítulo 8º: El Duelo

“Esta es la primera vez, que no deseo perder… nunca lo he hecho… pero… ahora estoy algo nervioso… ese hombre… es tan impredecible… se parece a”…

¡Hades! – Shun se encontraba alistándose para el duelo, seria con espadas… como lo exigía la costumbre… no se sentía como siempre… le preocupaba eso último que le dijo, y que él acepto… “sumiso a su lecho”… suspiró largamente… definitivamente tenía mucho que perder… se sonrió ante una idea… “Ni siquiera contra Hades yo perdería”…

Shaka ingresaba acompañado por Milo… ambos se notaban tranquilos… y no era para menos, los dos fueron los encargados de entrenar a Shun, en el arte del combate… Shaka ya lo había hecho antes incluso de que Milo apareciera…al fin y al cabo… le había prometido eso a Ikki, por tanto estaba seguro que Shun no perdería la concentración tan fácilmente… pues el pequeño tenía la frialdad propia de un guerrero… una mente aguda, y era un estratega virtuoso… Milo le enseño a pelear… Shun ya sabía hacerlo, pero este pulió su técnica, le enseñó a leer los movimientos de su enemigo… durante mucho tiempo, y siempre a escondidas de su padre y de Diogo, entrenaban arduamente…

Shun les dirigió la mirada… vio la confianza reflejada en la mirada de ellos… sonrió por eso…

¡Su alteza, ¿Está listo?! – preguntó Shaka.

¡Es Shun, Shaka!... ¡y sí estoy listo… será interesante… es la primera vez que me mediré con alguien mostrando quien soy realmente! – Shun se colocaba sus guantes… - ¡Aunque podría perder! – sonrió al decir eso - ¡Que raro… “Yo no suelo pensar así”!...

¡No piense en eso, Shun… no perderá…! – Milo le tomaba del hombro… - ¡Y si lo hace… solo es aceptar un compromiso!

Jijijiji… si…. Solo es eso… - Shun miró hacia Eliseo… luego al voltearse, lució aquella careta que lo caracterizaba… - ¡Es hora! – dijo firme al salir del cuarto.

---

¡Recuerde, mi señor… que en el bosque, su pequeña alteza aún estando bajo efectos de ese influjo, pudo vencerlo! – Saga le hablaba a Osiris mientras este terminaba de alistarse.

¡Lo se!... ¡Pero tú recuerda, que en esa ocasión lo subestime… no volverá a pasar! – contestaba el peli oscuro…

¡¿Está ansioso?!... ¡nunca en todos los años que lo conozco lo vi así! – hablaba el peli azul…

¡Lo estoy… “ni te imaginas cuanto”! jajajajajaja ¡pero bueno… creo que ya es tiempo… mejor no hacer esperar a mi pequeña calamidad! – Osiris salía del cuarto… en el camino lo esperaba Poseidón, quien le sonrió en complicidad… - ¿Y bien? – le susurró…

¡Digamos que tiene una concentración difícil de romper… fue entrenado por Shaka! – susurró Poseidón… y Saga simplemente se les adelantó para darles mas libertad al hablar… - ¡Si logras romper esa concentración… no se distraerlo quizás… podrás vencerlo!... ¡Tu padre lo considera capaz de vencer a cualquiera… siempre lo creyó muy hábil!

¿A sí?... ¡Bien… mi padre cree entonces que él podría vencer a Hades… e incluso a Osiris!

Sí… eso me dio a entender… después de que hablo con Afrodita… ¿Pero… no entiendo tu punto?

¡Simple… quizás el podría vencer a Hades y a Osiris!… pero… a que él…

¿A que él, qué?

¡A él que no espera enfrentarse a los dos…! Jajajajaja

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando se hubieron reunido todos… guiados por el Rey y por Pandora, fueron escoltados al lugar en donde se realizaría el enfrentamiento… Tanto Shun, como los guerreros del mismo, tuvieron que vendar sus ojos, menos Afrodita, para llegar a aquel lugar, puesto que estaba en la superficie… al llegar, sus vendas fueron retiradas y pudieron apreciar el lugar establecido para el duelo… a Shun le recorrió un escalofrío de pies a cabeza… hacía mucho frío…

Osiris se percató de ello… y acercándosele le dijo…

¡Podemos cambiar de lugar si quiere! – Shun lo observó detenidamente, la verdad es que hasta ese momento pudo notar la manera, casi dulce en que el mayor lo miraba…

¡Estoy bien!... ¡Gracias! – murmuró apartando la mirada…

Ares dio las indicaciones pertinentes… tenían prohibido, cualquiera de los caballeros de ambos bandos, intervenir en la batalla… tampoco estaban permitidos, y esto iba dirigido a Osiris y Shun, los golpes bajos… herir al oponente de muerte, fuera de esos detalles… todo estaba permitido… Osiris sonrió al ver la expresión del más niño… parecía no estar conforme con el lugar seleccionado para realizarse el duelo… era un lugar rocoso, el piso estaba impregnado por nieve… mirando hacia arriba podía verse el cielo que empezaba a oscurecerse… unas antorchas habían sido dispuestas en las paredes del lugar para alumbrar una vez que la noche avanzara…

Era como un gran hoyo… tanto Osiris como Shun bajaron a él… una vez adentro caminaron hacia el centro… y fue allí que Shun sintió pavor… pues pudo notar cómo en los alrededores de ese lugar empezaban a agolparse los habitantes de la ciudad…

¡Vinieron a ver a su príncipe!... – Shun vio a aquellas personas… y Osiris no pudo evitar sentir dolor… la mirada del más joven mostró temor… - ¡A aquel al que prometieron aceptar, respetar y proteger!... ¡No temas pequeño… ¿acaso no entiendes que este es tú hogar?… nadie te haría daño… jamás lo permitiría!

Shun miró a Osiris con sorpresa… sintió que se formaba un nudo muy molesto en su garganta… cerró sus ojos, sólo por un instante… respiró profundamente, y cuando hubo abierto los ojos se mostró tranquilo… soberbio y seguro de sí…

¡Ya es hora! – Osiris sonrió ante aquel radical cambio… asintió a aquellas palabras y se puso en guardia.

---Flash Back---

¿Y por qué tengo que dormir con usted? – un pequeño peli verde miraba disgustado al joven que comenzaba a cambiarse…

¡Dormirás en mi cuarto… ya que en Giudecca no se preparó otro que puedas ocupar! – contestaba el mayor con una sonrisa pícara - ¡Deja de estar molesto… sólo fue un beso… y no te quejaste en ese momento! – el peli oscuro subía a su cama aproximándose al más joven - ¡Qué divertido fue ver como caías bajo el hechizo de Eliseo!

El menor lo miró con desprecio… volteó la cara a un lado, se acomodó en la cama dándole la espalda y tapándose con todas las cobijas que sus manos pudieron agarrar…

¿Por qué tengo que dormir aquí? – dijo ya bajo las sábanas el menor.

¡Te dijes que dormiríamos aquí…! – el joven se aproximó más a la criatura y comenzó a destaparle - ¡Deja de quejarte… hace frío… no sería muy prudente salir a estas horas!... ¡Además no debería preocuparte el que dirán… eres mi prometido… se supone que debes hacerlo… estar conmigo..!

¡¿Se supone?!... – Shun se había destapo, volteó a ver al mayor con soberbia al momento de acotar - ¡Este compromiso es una farsa… en la primera oportunidad que tenga… acabaré con ella!

¿Y crees que yo lo voy a permitir? – Hades tomó al más joven del mentón… - ¡Lo siento… pero estás equivocado… no voy a permitir que nadie que no sea yo… siquiera roce tus labios!

¡O sea Diogo… ¿verdad?! – el menor tomó las manos del mayor, y alejando su rostro soltó el agarre - ¡Realmente amaba a mi hermano… ¿Tanto hirió su orgullo?!

¡Lo amo!... ¡Te aseguro que con Ikki, lo último que demostré jamás fue orgullo! – Shun miró directo a esos ojos color jade…

¡¿Si aún lo ama… por que no me deja ir?! – Shun hablo en un susurro.

¡Egoísmo!... – Hades acarició ese delicado rostro…

¡Entonces mi hermano hizo bien en no amarlo… lo que indica que Diogo debe ser mil veces mejor que usted! – Shun no pensó en sus palabras… la respuesta del mayor le molestó tanto que lo único que pasó por su mente, fue la idea de herirlo.

¡¿Ah sí?! – El peli verde tembló al ver ese brillo peligroso en la mirada del mayor, y la frialdad de su voz… Hades simplemente lo recostó colocándose sobre él, con una de sus manos lo tomó por el mentón y le instó a mirarlo… - ¡Dime que me amas! – no fue un pedido… sino más bien fue una orden.

¡No diré algo que no siento! – Shun perdió el miedo al escuchar esas palabras… ya había accedido a demasiados caprichos del príncipe mayor… a ese definitivamente no iba a acceder.

¡Entonces no dormirás en toda la noche!

¡Me da igual! – susurró el menor…

Hades destapó por completo al menor… Shun lo miró curioso… el peli negro tomó una pluma que estaba sobre una de las mesas próximas a la cama… se aproximó nuevamente a Shun, se sentó alado, dándole la espalda… sujetó sus pequeños pies, les quitó las medias y dijo…

¡No podrás dormir… y yo tampoco! – dijo el mayor tomando firmemente ambos pies, que intentaban por todos los medios soltar el agarre - ¡Soy un experto en tortura… ¿Sabías?!

¡YA BASTA… ¿QUE HACE?! - dijo enfadado el menor.

¡La única manera en que me detenga, será escucharte decir… que me amas!

¡ESTA LOCO!...

Lo que le siguió a aquellas palabras fueron cosquillas… la pluma decía el mayor… así de delicada, es una verdadera arma de tortura… mientras tanto, un desesperado niño intentaba liberarse… y ya sin poderlas contener… reía… reía con desesperación y enojo…

¡Por… jajajaja… ya…. Jajajaja… pare…!

¡Me pareció escuchar algo… ah sí… risas! – Hades de tanto en tanto volteaba a mirar a aquel niño… al que si era sincero consigo mismo, era la primera vez que oía reír…

¡Lo amo!... jajajaja…

Esas palabras detuvieron la tortura e hicieron voltearse al mayor… que se colocó justo sobre el más joven…

¿Qué dijiste? – susurró expectante al tenerlo cara a cara…

¡Eres un Idiota! – susurró el más joven casi si aliento.

¡Ahhhhh!... ¡Creo que escuche mal! – Hades estaba a punto de volver a su tarea de tortura… más unas pequeñas manos que sujetaron su rostro lo detuvieron…

¡Te amo! – dijo la criatura al momento de aproximarse para depositar un dulce beso en los labios del mayor… Se quedó dormido poco rato después… más Hades no podía dejar de mirarlo, y el sueño, parecía no estar dispuesto a llegar hasta él, esa noche…

---

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Dom Abr 26, 2009 2:44 pm

¡¿Qué pasó hijo?… solo fueron a dar un paseo… y no pudiste dejar de pelear con él! – recriminaba el rey a su hijo…

¡Ya padre! – dijo el oji jade, alejándose del mayor, para ayudar a su prometido a subir al carruaje.

¡Cuídese para la próxima batalla!... ¡Se que irá así que espero que sea prudente! – el príncipe menor miraba frío a su prometido al decir esas palabras…

¿Preocupado? – dijo irónico Hades… - ¿Tiene la esperanza de librarse de mí? – el peli verde suspiró… miró al padre de su prometido que parecía muy entretenido mirando la cantidad de nieve que había sobre unas rocas…

¡Te amo! – fue apenas un susurro, seguido de un fugaz beso… y una sonrisa, que a pesar de pícara era triste…

El carruaje rápidamente se alejo… más Hades seguía parado en su misma posición… aún en transe… su padre se colocó a su lado… y sonrió…

¡La próxima vez… sería bueno…!

¡Llenar de flores el castillo… y le regalaré un caballo… le enseñaré a montar… y sería bueno, también que le enseñe a nadar!... ¡¿No crees padre?!

¡Si! – dijo el mayor sonriendo… la expresión de su hijo era soñadora… hacía tanto tiempo que no lo veía tan feliz…

---Fin del Flash Back---

“Es muy bueno”… “No esperaba menos del primo de Hades”… Shun se defendía y atacaba con mucha seguridad… no perdía detalle de las actitudes de Osiris, las cuales para su sorpresa, no podía predecir… Osiris también estaba impresionado… “Eres muy ágil… no dudas un segundo… tu expresión es tan fría que no pareces esa misma criatura”… ninguno de los dos parecía dispuesto a perder…

Las personas que se habían acercado a observar estaban preocupadas… deseaban que gane su amado príncipe… claro… sin lastimar a su muy adoradísimo pequeño… por que eso era lo que sentía ese pueblo por el joven extranjero… desde que lo vieron siendo presentado por Hades, simplemente les robo el corazón… y deseaban, igual que su Rey, que el pequeño príncipe permaneciera en Giudecca… al lugar, que según ellos, él siempre perteneció…

Ares casi ni parpadeaba… Shun había superado sus expectativas… sabía que era bueno… pues antes, en sus cartas solía contarle que entrenaba a escondidas… y que sus maestros le decían que lo hacía muy bien… desde pequeño, había demostrado ser brillante… y eso solo se asemejaba a su gran orgullo… “Osiris no debes perder… pero ten cuidado también si ganas… si no quieres que te odie… debes ser astuto al vencerle”…

¡¡VAMOS SHUN! – Milo y Camus ya no podían de la impaciencia… ambos miraban a su pequeño, frente a ese energúmeno… pero si se atrevía a lastimarle… ya vería…

Afrodita no apoyaba abiertamente a nadie… Poseidón lo observó…

¿Deseas que gane tu príncipe?... – susurró para que sólo el menor pudiera oírle…

¡Lo que yo desee no importa… podría decir también que me gustaría quedarme en casa… pero la verdad, iré donde vaya él! – Afrodita no miró al mayor… apretó fuertemente sus manos… Shun casi sale herido por uno de los ataques de Osiris - ¡Juro que ahora sí morirá y será por mis manos… si se atreve a lastimarlo!

¡Tranquilo… él menos que nadie quiere hacerle daño! – Afrodita miró al mayor… sonrió y volvió su vista a la batalla…

¡Vaya, alteza!... ¡Nada mal! – Osiris sonreía al hablar… podía notar lo cansado de la expresión del menor… y no lo creía para menos… la temperatura estaba cada vez más baja… y él simplemente no estaba acostumbrado… a pesar de eso, sin embargo… seguía con su mismo porte… esa expresión calculadora y con su espada dispuesta a atacarle…

La batalla se estaba alargando… la resistencia física, sería la que marcaría la diferencia… eso tanto Shun como Osiris lo sabían… por lo que Shun, percibiendo su desventaja… optó por acabar lo antes posible… atacó directamente a Osiris… este pudo defenderse sin mucha complicación… ambas espadas volvían a encontrarse, una y otra vez… Osiris hizo un movimiento rápido, casi lanza la espada del menor quien tomando el contra filo de la espada con su otra mano minimiza la fuerza del golpe, evitando así que por esa influencia pudiera soltar el puño de su arma.

Las personas… permanecía en silencio… alguna contenían la respiración… gracias a la nieve y debido al brillo de la luna que se empezaba a asomar podían ver con claridad la batalla…

Shun respiraba dificultoso… a la distancia Shaka temió por su condición… sabía que si le pedía al rey que detuviese el duelo, humillaría a su pequeño… pero si no lo hacía… podría pasarle algo malo… por fin lo decidió se dispuso a hablarle al Rey de Averno, pero alguien lo detuvo, volteó a verlo enojado…

¡Esta demostrando que es merecedor de toda su confianza… no le haga eso! – aquel hombre de largos cabellos azules le había hablado… su gemelo asentía a sus palabras… Shaka se sentó nuevamente… se mordió el labio inferior… más que nada… gane quien gane… solo quería que ya acabe…

“Casi no puedo respirar… ¿qué haré?… El es muy bueno…”… Shun lanzó un nuevo ataque al mismo momento que Osiris, ambos quedaron uno frente a otro… con sus espadas justo en medio…

¡Eres muy bueno con la espada… no habría guerrero o fiera que pudiera contigo… pero yo creo que…! – Osiris hablaba susurrante, justo en el momento en que la visibilidad para el público se hacía casi nula, debido a una nube que cubría la luna, y a que ambos jóvenes estaban a una gran distancia de las antorchas - ¡Con una caricia tuya… dominarías a cualquier animal! – dicho esto, y ante la sorpresa del menor, en un osado movimiento tomó la mano de menor levantándola por encima de su cabeza, e inclinándose un poco… le roba un fugaz beso.

Shun lo empuja saliendo rápido del shock… sintió su corazón latir con fuerza… al igual que volvía a aparecer ese molesto nudo en su garganta, dificultándole aún más su respiración… “No perderé así nada más”… haciendo acopio de las fuerzas que le quedaban, fijo su mirada en la parte media de la espada del mayor… no lo pensó siquiera, atacó directo en ese punto… Osiris no creyó que se recuperaría tan pronto… se defendió del ataque utilizando su espada y…

Su sorpresa fue grande… al mover su espada, el ataque fue a darle justo por debajo del medio del arma… él esquivo maravillosamente el ataque, pero su espada simplemente se partió… Osiris miró lo que quedaba de su arma, y no pudo evitar sonreír… debido a los constantes ataques se había debilitado la hoja… la de Shun también se partía, pero la de él cayó primero…

¡Bravo… es un placer para mí, perder ante ti! – Shun miró al joven, sus fuerzas simplemente se desvanecieron, y su conciencia se perdió, justo al momento en que los rayos de luna volvían a alumbrarlos… Osiris lo sostuvo en brazos… el público lo vitoreó… Él había vencido…

El mayor sonrió irónico, cargo al más joven cobijándole con una capa que le pasara Poseidón… acarició sus sonrosadas mejillas… miró al gran Rey, que orgulloso también aplaudía… luego suspiró largamente…

¡ME TEMO QUE HE PERDIDO! – Osiris con sus palabras hizo enmudecer a los presentes - ¡FUE MI ESPADA LA QUE CAYÓ PRIMERO… POR TANTO NO PUEDO ACEPTAR ESTA VICTORIA!

Ares sonrió y Pandora fue la que hablo…

¡Sin embargo, primo… creo que tampoco se puede decir que el triunfador sea él… ya que yace inconsciente en tus brazos!... ¡Yo creo padre… que lo justo… es un empate!

El público aplaudió la idea… miraron expectantes a su príncipe para saber su opinión… Shaka y los demás también esperaban esa resolución…

¡Se hará su voluntad! – dijo al fin Osiris… - ¡El compromiso sólo procederá, si ese es su deseo! – y sin más con ayuda de sus caballeros y de los de Shun sale de de ese hoyo… y se dirige, nuevamente los guerreros de Shun tuvieron que vendar sus ojos, a Giudecca… En su interior Osiris no podía evitar reprenderse… “¡Este compromiso es una farsa… en la primera oportunidad que tenga… acabaré con ella!”… acarició ese suave rostro antes de incorporarse…

¡Está helado… será mejor que le cambien y lo calienten! – dicho esto el príncipe salió, dejando sumamente sorprendidos a los jóvenes guardianes de Shun…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Por qué lo hiciste?... ¿No logro entenderte? – Poseidón observaba a su líder recostado en su lecho, mirando al techo…

¡La verdad… yo tampoco estoy seguro…!... ¡pero me dolió sabes…! – Osiris hablaba cerrando los ojos… - ¡En ningún momento se quejó… me hirió el temor que se reflejo en su mirada al ver a todas esas personas… me lo imaginé en su propia tierra, victima del desprecio de su gente, sólo por no ser Ikki! – Osiris se incorporaba y miraba al peli azul - ¡Y cuando luchaba, me dejó maravillado… pensé… ¡Nunca vi a Ikki luchar con tanta entrega, con tanta destreza!... jajajaja su mirada ni siquiera daba muestras de cansancio… aunque era visible que apenas podía mantenerse en pie!

¡Osiris!...

¡No!... ¡Me humilló el pensar… que si estábamos en un campo un poco más cálido… habría perdido sin lugar a dudas! – el peli negro se levantó de la cama, y miró su reflejo en un espejo…

¡Se que no hubieses perdido! – esta vez el peli azul hablaba con mayor ímpetu - ¡Tú y yo, nos hemos enfrentado a tanto… jamás te he visto darte por vencido, ni aún bajo las torturas a las que te sometieron!... ¡Tú tienes todo el derecho sobre ese niño… él te pertenece!

¡LE PERTENECE A HADES!... ¡NO LO ENTIENDES… YO QUIERO QUE AME A OSIRIS! – rugía el oji jade.

¡MALDICIÓN HADES… OSIRIS Y TÚ SON LA MISMA PERSONA! – Poseidón tomaba a su amigo por lo hombros y lo obligaba a mirarle… -¿Por qué no se lo dices de una buena vez?

¡Por qué él nunca creyó a Hades capas de amarlo debido a Ikki!... ¡A Osiris si le dará esa oportunidad! – dijo al fin con un tono derrotado…

¡Primo!... ¡No habrá oportunidad si el se va! – Poseidón tomaba al mayor por el mentón, y lo obligaba a mirarle… se sorprendió al ver una sonrisa en su rostro…

¡Primito… ¿que te hace pensar que me he dado por vencido?! – el peli oscuro miró hacia la puerta… en el rostro de su amigo, sólo había confusión… “Con esa decisión jugué mi última carta”…

---

¡Entonces Osiris dejó en sus manos la decisión! – terminaba de contar Sorrento a quien le ponía toda su atención desde el lecho - ¿En que piensa?...

Ummm - Shun se acurrucaba entre las colchas… sonrió por las palabras de su amigo… no pudo evitar creer que Osiris era más sinvergüenza que el mismo Hades… “¡Es tan fuerte… él sería un gran Rey!”... - ¿Ustedes… aceptaran la decisión que yo tome? – los jóvenes a su alrededor asintieron… Shaka lo miró con dulzura al sonreír… por primera vez en mucho tiempo, veía a su pequeño, feliz…

¡Claro, Shun! – dijo por fin el rubio…

¡Debo descansar!... – dijo el peli verde… se acostó… sus amigos pronto siguieron su ejemplo… cada uno en su cuarto… excepto Afro… al cual más entrada la noche el menor miró con curiosidad…

¿Dónde crees que vas? – decía el peli turquesa al leer en esos bellos ojos que algo se traía entre manos…

¡Hay algo que debo hacer!... ¡No te preocupes amigo! – Shun rozaba delicadamente los labios del mayor al despedirse…

¿Dónde vas?

¡Con mi prometido! – dijo esto último con una sonrisa… justo al momento de salir…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 3:36 pm

Capítulo 9º: Condiciones, Besos y Algo Más

“¿Qué debo hacer?… la verdad no estoy seguro de lo que tengo que hacer… pero… hay algo… que me molesta”… Shun detuvo su andar justo frente a la puerta… “Sumiso a mi lecho”… suspiró… intentó relajarse… y una sonrisa algo maliciosa se formó en su rostro… “Yo se… que la paciencia no era una de sus virtudes”…

Entró sigiloso al cuarto… este estaba a medio iluminar… sobre el lecho, semi recostado, estaba Osiris quien al verlo ingresar sonrió…

¡Te esperaba! – Osiris lo miró fijamente… extendió una de sus manos en dirección al más joven… este miró dubitativo la mano… luego mirándolo fríamente la tomo… - ¡Eso quiere decir, que aceptas lo del compromiso!

¡Si! – Shun prácticamente susurró mientras era atraído por el mayor a la cama… cuando ya lo tenía sobre el lecho… no pudo evitar ver algo en su expresión…

¿Bajo que condiciones? – soltó su mano al decirlo… ya se lo esperaba… “¿Qué estará tramando?”…

Shun se arrodillo en la cama y lo miró soberbio… una idea asaltó su mente…

¡Yo lo vencí! – murmuró como recordando…

¡Lo se!... ¡Solo le quiero decir… que lo del compromiso de nuestros guerreros es una costumbre que va más allá de nuestra voluntad! – Osiris quiso dejar claro ese punto, aunque sabía que Shun debía saberlo ya… “Definitivamente se trae algo entre manos”…

¡Si, ya lo suponía!... ¡Pero no era eso lo que le quería decir…!... ¡Mi presencia aquí no es solo para decirle que acepto lo del compromiso! – el peli verde sonrió al mencionar esas palabras… - ¡Pues… si mi memoria no me falla usted dijo…!

¡Si me vences… cumpliré tu voluntad, como el más fiel de tus amigos!... si lo recuerdo – Osiris sonrió por sus propias palabras… “¿Me estas probando?...

¡Si… esas mismas palabras…! – Shun se acercó más al mayor mirándolo seriamente… Osiris también lo miró de la misma forma - ¡Nuestro compromiso, es sólo un arreglo… pero tanto usted como yo, no sentimos nada el uno por el otro!

¡Te advierto que mi tío desea que nos unamos lo antes posible! – dijo con tono frío el mayor…

¡Si lo se… y justamente es por ese motivo que quiero hablar con usted! – Shun se sentó mejor sobre la cama… miró fijo al mayor antes de continuar - ¡Aceptaré lo del compromiso… e incluso… la boda… pero bajo ciertas condiciones!

¿Cuáles?... – preguntó Osiris acomodándose en su cama… miró la imagen del más joven, estaba dispuesto a complacerle… por lo menos… por ahora…

Sobre el compromiso no tengo mucho que decir… aunque espero que le informe a sus guerreros de que no podrán obligar a nada a los míos – Shun cayó y vio la afirmación que hacía el mayor – confío en que me respetará en el tiempo que dure el compromiso…

¡No lo dude… soy un caballero aunque no lo parezca! – dijo divertido ante esa suposición…

Y… si se llegara a concretar el matrimonio… pues espero ese mismo trato – Shun lo dijo muy lentamente, no perdía detalle de las expresiones de Osiris, quien no parecía muy seguro de haberlo entendido bien…

¿Qué lo respete como esposo?... ¡De eso no tiene por que dudar! – Osiris temía saber a la perfección en que sentido se lo estaba pidiendo el pequeño, y un punzante deseo de someterlo nació en su interior…

¡Me refiero… a respetarme en todos los sentidos!... – Shun pareció gozar al pronunciar esas palabras, más al notar el enfado que empezaba a formarse en el rostro del mayor - ¡Lo que quiero decir… es que nuestro matrimonio no se consumará!

Jajajajaja ¡¿Ah no?! – dijo con ironía el peli oscuro - ¿Y por qué no?

¡Por que así será fácil de anular… yo no lo amo señor… y usted a mi tampoco… no veo el problema de que entonces nos unamos bajo esas condiciones! – Shun se levantó del lecho y se dirigió hacia la puerta… Osiris lo siguió y lo intercepto sujetándolo de uno de sus brazos forzándolo a voltearse para poder mirarlo a los ojos - ¡¿Y si me niego?!

¡Pues no habrá compromiso! – Shun notaba su desventaja, y la ira que empezaba a notarse en la mirada del mayor… pero luego se sorprendió, Osiris le soltó del brazo, suspiró y acotó…

¡Me parece perfecto! – Shun lo miró confuso - ¡Sin embargo… ya que no podré tocarlo… espero que me permita tener un amante!

Shun pareció descolocado… lo miró confuso… luego con un brillo casi imperceptible en la mirada, dijo…

¡Claro…!... solo espero que no me lo imponga… - Shun lo dijo muy tiernamente…

¡Descuide! – dicho esto Osiris pudo ver salir al peli verde… Este tuvo que utilizar todo su autocontrol para no ir a buscarlo, y traerlo por la fuerza… “Tal vez otra sesión de tortura le ayude a cambiar de opinión”…

¡Ummm!... “me sorprendió… bueno tal vez si me equivoqué”… jhu jhu jhu “Hades jamás habría permitido una idea como esa”… Shun suspiró y su mirada pareció apagarse un poco… “¡No es”!...

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Jajajajajajaja pero que ocurrencia! – Poseidón no podía mantenerse en pie, por lo que se sentó… sentía cómo empezaba a dolerle el vientre de tanta risa.

¡Jajajaja realmente jajajaja muy astuto jajajaja! – Pandora ya estaba recostada sobre la cama, miraba divertida a Osiris quien tenía cara de muy pocos amigos…

¡BASTA! – Osiris no lo soportó mas, su mirada daba a entender que ahí terminó el chiste… ambos jóvenes se tranquilizaron aunque las risitas aún se escapaban de ellos… Poseidón fue el primero en recuperarse…

¡Y bien… ¿Qué harás?! – preguntó recuperando la seriedad el peli azul.

¡Se hará su voluntad!... – Poseidón y Pandora miraron sorprendidos al peli oscuro… - ¡Pero una vez que sea mi esposo… las cosas pueden cambiar!

¡Hades!... ¡Ten cuidado con lo que haces!... ¡Nuestro padre le tiene un cariño especial a ese niño! – Pandora dijo muy firme esas palabras…

Hades no dijo nada… se quedó pensando en la gran oportunidad que tenía… era cierto… el pequeño no amaba a Osiris… y de seguro, odiaba a Hades… pero… tenía la oportunidad de hacer que eso cambie… sin fantasmas… por lo menos de su parte…

---

¿Y él acepto, Shun? – Afrodita preguntaba curioso, al igual que sus camaradas…

¡Si!... – Shun sonrió al decirlo…

Pequeño… dime… ¿Si fuera Hades, le hubieras hecho esto? – Camus era quien preguntaba, ocasionando un silencio sepulcral en la habitación.

¡Hades nunca me dio la posibilidad de nada… a él… no creo… si fuera él, huiría y me casaría con un verdadero bandido sólo para hacerlo rabiar… siempre fue un cretino… a él nunca le importe… era muy orgulloso… si lo hería ahí era capas de matarme! – Shun dijo eso muy rápido, de pronto sintió odio por el mayor… más no era porque lo odiase… sentía rabia de que no estuviera ahí… a pesar de todo… él si… - ¡Quiero estar solo!

Shaka y Mu ya habían presenciado una vez un arranque así… justo después de que recuperara el habla luego de que le entregaran la espada que llevaba Hades en aquella batalla… la que él le había regalado en nombre de su padre… la que llevaba su sangre impregnada, y le indicaba que no podría cobrarse las humillaciones de las que fuera victima cuando le fue a visitar en aquel invierno… todos los jóvenes salieron, incluso Afrodita…

Cuando estuvo solo, comenzó a llorar… “¡Hades!”… le dolía haber pensado que Osiris pudiera haber sido su antiguo prometido… de serlo, no hubiera podido salir de aquel cuarto… “Se parecen tanto… como es posible”… su alma estaba torturada… si hubiera sido Hades, desde un principio le hubiera reclamado lo del compromiso con Diogo… “Solo por egoísmo… lo hubieras hecho”… cuando sintió que ya no podía llorar más… se dio un baño… se cambió, abrigó mejor y salió del cuarto… ya no podía llorar por Hades… “él jamás lo hubiera hecho por mi”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 3:37 pm

Se acercó a uno de los balcones del patio interior… abajo estaban Camus, Milo y Mu… un poco más distantes de los primeros se hallaban Shaka, Mime y Sorrento… sonrió al ver aquellas escenas… pues además de sus guerreros estaban los de Osiris…

¿Ummmm?

¿Qué ocurre su alteza? – Shun miró tranquilamente y sin exaltarse a quien se acomodaba a su lado, y le cobijaba con un gran abrigo… - ¿Hace frío?

¡Osiris!...

¡Por lo que veo, no quieren perder el tiempo… mi tío les informo del compromiso… ah… jijijiji… por cierto… supongo que querrá hablar con él acerca de la fecha de la boda! – Osiris miraba atento a sus guerreros…

¿Podría ser más tarde… me siento algo cansado? – Al decir estas palabras el menor dejo que su cuerpo se recostaba por el del mayor que se encontraba justo detrás… Osiris sonrió y lo envolvió entre sus brazos - ¿Me dirá quienes son… y a quien pretenden?

¡Bueno…! – Osiris posó su cabeza sobre uno de los hombros del menor, para decirle susurrante a su oído - ¡El de cabellos grises es Minos, es un gran guerrero y estratega, proviene de una de las nobles familias de Averno… y realmente se mostro muy interesado en Camus!

¡Enserio… Camus es muy frío… pero yo lo consiento… si es que mi caballero esta de acuerdo! – Shun susurraba mientras un leve rubor adornaba sus mejillas… se sentía bien… “Este abrazo se siente bien”…

¡El que está a su lado, es Aiacos… uno de los mejores con la espada… quedó impresionado por las habilidades de Milo, y es a él a quien le gustaría cortejar! – al sentir el asentimiento del menor continuó - ¡Al peli verde ya lo conoces… aunque por si no lo sabes, se llama Shión… él me dijo que le gustaría cortejar a Mu, ya que ambos provienen de zonas hermanas… y tienen muchas cosas en común, pues a ambos les apasiona la medicina!

¡Si ya me había dado cuenta de donde provenía… y supongo que Mu también… a él nunca le gusto Dokko… por lo que tu guerrero le ha de agradar más! – Shun dirigió la mirada hacia donde se hallaban Sorrento, Mime y Shaka… luego miró al mayor que aún lo abrazaba, quien sonrió y continuó hablando.

¡Los dos gemelos, Kanon y Saga… el primero me dijo que Mime le ha robado el sueño… y en lo que respecta a Saga… jajaja… bueno, creo que él se ha propuesto enamorar a Shaka! – Shun sonrió por eso último…

¡A Shaka le gusta su prometido… no creo que tu guerrero pueda hacer que cambie de opinión… ¿A ver… el es un sabio? – Shun se volteó entre sus brazos para poder mirar a los ojos al mayor… este se sitió complacido por esto.

¡Es sabio en las batallas… muy inteligente y astuto… difícilmente se le escapa algo… aunque… considerando a Shaka… me temo que erudito no es…!... ¡Aunque le dije que si esta seguro, pues que lo intentara!

¿Qué hay de Kanon?… ¡Le advierto que a Mime no le gustaba Alberich por ser un frío guerrero…!

¿Ahmmm?… ¿Alberich era su prometido?… ¡pues Kanon es un gran guerrero, algo impulsivo e incluso lo consideraría un poco melancólico… tal vez si funcione!... ¡Ahhh!... ¡y en lo que respecta al tu amigo, Sorrento, creo… Poseidón me ha pedido cortejarlo!...

¿Poseidón?... ¡Qué raro, yo creí que a él le gustaba Afrodita! - Osiris acarició ese hermoso rostro delicadamente… deseaba besarlo… aunque se contuvo… - ¿Y qué hay de Afrodita?… - Shun se había percatado de que él faltaba…

¡Ahhhh! – Osiris dio un largo suspiro, y Shun lo miró seriamente… - ¡Afrodita!... jajajajaja… ¡el ya tiene un prometido… de hecho, lo tiene desde que nació!…

¡Afro nunca me lo mencionó… ¿pensé que mis guerreros debían comprometerse con los suyos, Osiris? – Shun miró al mayor entre confuso y enfadado…

¡Después de Poseidón, es en quien más confío… de hecho… ya lo viste… Radamanthys! – el menor abrió grandemente sus ojos…

¡No puede ser… ese sujeto no tolera a Afrodita, me contó Sorrento que lo escucho llamándolo traidor! – Shun se mostraba muy disgustado con la noticia - ¡Afrodita es mi mejor amigo, y no voy a consentir que este a lado de alguien que lo maltrate de alguna manera, ya bastante fue que tuviera que aguantar a Shura! – Osiris escucho atento todas las palabras que el menor pronunciaba… lo último que dijo, lo molestó…

¡¿Acaso Shura le hizo algo?! – Shun se asustó por el tono que empleó el mayor…

¡No… jamás lo permití… pero si lo trataba muy mal… solía decirle que solo cuando sean esposos sería de confianza… y que aprendería a respetarlo… cosas así! – Shun hablaba lento, miraba cauteloso al mayor, mientras le contaba esos detalles…

¡Enserio!... ¡Descuide su alteza… Rada tendrá todos los defectos del mundo… pero adora a Afrodita… aunque claro, nunca ha sido correspondido!

¿Ah no?

¡Es una larga historia… ¿la quiere conocer? – Osiris se sintió muy feliz al ver la curiosidad en aquellos hermosos ojos…

¡Yo quiero…!

¡Entonces mejor vayamos a un lugar más cálido… ¿Qué le parece?! – el menor miró con un dejo de desconfianza… pero la verdad moría de la curiosidad por saber algo de Afrodita, este era muy reservado con respecto a sus sentimientos…

¡Esta bien!... ¿A dónde vamos?

¡Eliseo!... – ambos fueron hacia ese hermoso lugar… bajo la atenta mirada del rey y su hija, quienes se miraron en complicidad…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Llegaron a esos maravillosos campos… Shun le devolvió al mayor el abrigo que este le hubiese puesto hacía unos minutos, pues en aquel lugar la temperatura era muy agradable… Osiris colocó el abrigo sobre la yerba y lo invitó a sentarse sobre ella… Shun lo pensó un segundo y luego acepto…

¿Y bien?... – dijo curioso el menor, mirando atentamente al mayor…

¿Por donde empezare?... ummmm… ahhh… quizás diciendo que Afrodita ha estado comprometido desde que nació, cosa que obviamente nunca le gusto… su prometido era ocho años mayor que él… por tanto cuando Afro fue creciendo se encontró con un joven que ya había empezado su carrera militar, y…

¡A Afrodita no le gustan los guerreros… dice que son unos brutos! – murmuró Shun divertido interrumpiendo el relato…

¡Exacto… ya de pequeño no le gustaban, su padre murió en batalla, por lo que él detestaba los enfrentamiento… y más por que su hermano también era un guerrero! – Osiris miró atento al niño… sonrió al verlo tan interesado… - ¡Bien… cuando en aquel verano, Hades fue a visitar a tu hermano, se llevó tanto a Julián como a Afrodita… y vino sin él! Jajajaja… Radamanthys se puso furioso, retó a duelo a Julián por haberlo permitido, creo que duró todo el día… al final, no le quedó más que aceptar… siempre quiso ir a visitarlo… pero sus obligaciones no le dejaban… supongo que otra cosa que le molestaba era que Afrodita jamás le incluía en sus cartas… y ni hablar de mandarle a él alguna!

¿Pero yo nunca los vi juntos, cuando vinimos? – Shun intentaba atraer algún recuerdo de aquella época…

¡Y no lo estuvieron… Si no estaba con Julián, estaba contigo, o con mi tío… pero sólo… jamás… aunque sí hablaron… según me contó el propio Radamanthys… a Afrodita no le quedó más que aceptar casarse con él, cuando… bueno… cuando Hades y tú lo hicieran! – Osiris miró de una manera muy penetrante al pequeño… quien no pudo evitar sonrojarse…

¡Ahhhh! ¡Entonces… ahora…! – empezó a decir el menor mirando para otra parte…

¡Ahora no piensa dejarlo ir!

---

Afrodita daba la vuelta una esquina, y se encontraba con la última persona en toda Giudecca con la que quería cruzarse… sin ánimo de hablar intentó pasar a su lado, sin prestarle ninguna atención… pero…

¡Y cómo esta el traidor!... ¡Justo a mí tenía que tocarme el traidor de Averno! – Radamanthys se colocó justo en frente del peli turquesa…

¡Si tanto le molesta estar comprometido con un traidor… es fácil… anule el compromiso de una buena vez! – Afrodita se volteó dispuesto a alejarse, pero su intento fue evitado cuando el mayor lo tomó por el brazo y sin hacer caso a sus quejas se lo llevó por la fuerza… lo metió en una habitación… sin miramientos lo lanzó a la cama… y posándose sobre él, lo sujetó firmemente de las muñecas para que no pudiera huir… - ¿Qué te estas creyendo?… ¡Suéltame!... – dijo molesto el peli turquesa…

¿Y por qué?... ¿No te trataba así ese extranjero? – Rada comenzó a besar bruscamente los labios del menor… quien se removía violentamente bajo él…

¡Suéltame!... ¡sue… éltame! – Afrodita intentaba soltar el agarre del mayor, más el rubio no parecía dispuesto a permitírselo… de hecho infringía más fuerza - ¡Me haces… daño! – fue apenas un susurro… para su sorpresa el mayor disminuyó la fuerza del agarre, y se alejó lentamente del menor, sin salir de encima suyo, pero sin apoyar el peso de su cuerpo contra el cuerpo de Afrodita.

El peli turquesa lo miró y sus mejillas se tiñeron suavemente de carmín, al bajar sus manos de la posición en la que estaban…

¿Cómo querías que te reconociera?... ¡No te veías exactamente a como te recuerdo… estabas sucio y tu cabello largo… yo!... – dijo avergonzado Afrodita… el gesto del mayor no había mejorado… - ¡Los guerreros de Tierra o Atlantis no le llegan ni a los talones a los de Averno… jamás les permití acercárseme!

¿Qué hay del compromiso? – dijo mirando directamente a aquellos ojos de manera muy fría…

¡Pensé que todos habían muerto… yo no tuve alternativa… era uno de los caballeros de Shun… tenía que aceptar! – Radamanthys resoplo indignado, a lo que el menor se apresuró a acotar - ¡Pero me hice respetar!… ¡Deja de juzgarme… no sabes por lo que he pasado… las humillaciones que tuve que aguantar… solo por pertenecer a Averno!

¡¿Y por qué no volviste?! – su reclamo era muy sentido… había furia contenida en aquellas palabras…

¡Porque me encariñe con él!... ¡Sal de encima… ya te dije… la solución a tu muy humillante situación!... ¡rompe el compromiso…! – Afro no pudo terminar su fase… Radamanthys lo beso… al alejarse… casi ladinamente dijo…

¡Eso es lo que quieres… y sólo por eso, prefiero obligarte a estar conmigo! – Afrodita comenzó a derramar amargas lágrimas por aquellas palabras… eso sorprendió al mayor quien… - ¡No!... ¡No llores… ¿acaso soy tan repulsivo?… ¿que tengo que hacer mi primavera… dime?! – el oji dorado parecía sufrir inmensamente al expresar esas palabras… Afrodita lo miró impactado… luego… delicadamente acarició su rostro…

¡¿Cómo podía yo fijarme en Shura, si eres mil veces más fuerte que él?!... ¡Me la pasaba comparando a todos mis pretendiente contigo!... ¡Me dolieron tus palabras… porque sentí que me odiabas… y eso me hirió! – Afrodita levanto su cabeza aproximando sus labios a los del mayor… quien se había quedado perplejo por las palabras del más joven.

Radamanthys no contuvo más sus deseos, asalto, esta vez mas apasionado, esos labios que lo enloquecían… Afrodita respondía con la misma pasión… con el mismo deseo… sintió las manos de rubio que levantando la camisa comenzaba a acariciar su cintura, su pecho… el peli turquesa gemía tímidamente, mientras se dejaba hacer a la voluntad de su prometido…

Sus ropas rápidamente dejaron sus cuerpos… dulcemente el menor recorría con sus manos la fuerte espalda del rubio, quien al sentir esas manos sobre su piel, sonreía complacido… mientas las de él, no dejaban nada a la imaginación… deseaba saber como se sentía… como sabía, cada parte de su pequeño… ya lo había soñado tanto, que no iba a dejar pasar una noche más sin poseerlo… no permitiría que se le fuera nuevamente… definitivamente, no…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 3:37 pm

La reunión con Ares fue muy larga… el Rey estaba encantado con lo del compromiso… a Shun eso le provocaba algo de felicidad… en especial cuando el hombre le dijo que al fin formaría parte de su hogar… como un hijo más… esa expresión de cariño dibujo en el joven rostro una nostalgia que no fue desapercibida por los presentes… y fue Pandora quien acotó…

¡Su padre también formará parte de esta familia… una vez que se haya dado cuenta del error en el que ha actuado… se lo aseguro! – Shun miró a la joven y se sonrojó… odiaba más que nada en el mundo, dejar notar sus debilidades ante los demás…

Osiris también lo observaba… le resultaba adorable su expresión… luego… disimuladamente miró al Rey y le sonrió…

¡Bien Shun… tú cumples años dentro de dos días! – Shun miró sorprendido al Rey… casi ni recordaba ese acontecimiento con todo lo que había vivido… - ¡Ese día ibas a casarte… ¿No es así?!

¡Si!... – Shun miró dudoso al Rey…

¡Entonces aprovechemos eso… pequeño… Osiris y tú se casarán ese día! – Ni siquiera Pandora parecía haberse esperado esa salida de su padre… el Rey sonrió con una expresión de… “Aquí no hay nada más que discutir”… se levantó y antes de retirarse acotó - ¡Empezaremos con los arreglos de inmediato!

Pandora siguió a su padre presurosa… Shun no dijo absolutamente nada… estaba en shock… parpadeó como despertándose de un absurdo sueño, y miró a Osiris quien parecía de lo más normal con la noticia…

¿No dirá nada al respecto? – preguntó incrédulo el menor…

¡Al pueblo de Averno le encantan las bodas! – y dicho eso siguió al rey…

¡Já!... – Shun no sabía cual era exactamente la manera en que debía actuar… cuando decidió ir a hablar seriamente con el Rey… se encontró con el cuadro de… “¡Hades!”… se sintió extrañamente triste, tanto que cuando salió fue directo a su cuarto… “No volveré a llorar… no lo haré”… pensaba mientras unas rebeldes lágrimas se le escapaban de los ojos.

---

¿Aún sigue ejecutando la flauta? – Poseidón se dirigía a Sorrento quien buscaba insistente a Afrodita…

¿Disculpe?... ¿Cómo sabe que yo la ejecuto? – el joven miró curioso a ese hombre…

¡Me lo dijeron… me preguntaba… si hallaría algún problema en pasear conmigo!... – el peli azul sonrió ante la expresión de sorpresa del joven… quien después de mirarlo atento acotó…

¡¿Pensé que su interés estaba con mi amigo Afrodita?! – Sorrento fue mordaz con la pregunta…

¡Afrodita es una persona muy especial para mí… probablemente daría la vida por él… pero… es más un afecto fraternal… que otra cosa… fui amigo de su hermano… digamos que se lo debo! – Sorrento se sorprendió por la respuesta… en alguna ocasión, hacía ya mucho tiempo, un peli azul le había dado una respuesta semejante… el joven lo miró con detenimiento… “El cabello era más corto… pero esos ojos”… Sorrento quiso salir corriendo pero el mayor se lo impidió…

¡Julián! – una sonrisa se dibujo en el serio rostro del guerrero de Averno… - ¡No es posible!...

¡Por lo que veo, ni a mi hermano, ni a ti… he logrado engañar!... ¡Hace tiempo me hiciste una promesa… quiero saber si aún está vigente! – el mayor se acercó lentamente a esos rosados labios… sin apartar un solo segundo su mirada de la del más joven… quien sin entender bien el por qué de lo que estaba pasando, se dejó besar…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La noche pasó sin demasiados sobre saltos… tanto Afrodita como Sorrento actuaban, según Shun, de una manera muy extraña… pero decidió no darle mucha importancia… cuando todos se fueron a dormir… el joven príncipe simplemente no pudo conciliar el sueño… estaba intranquilo… no quería admitirlo… pero, estaba asustado… era muy riesgoso aceptar a Osiris como esposo… no sabía de lo que pudiera ser capaz su padre o Diogo… aunque el Rey Ares le había dicho que no importaba… que estaba a salvo ahí… ese no era su reino… sería una irresponsabilidad de su parte quedarse, y olvidarse de Tierra…

¡No voy a poder dormir! – dijo al fin derrotado el menor… se levantó de la cama, se cobijo con un abrigo… y salió afuera… “¿Qué me estarán ocultando Afro y Sorrento?... no ha de ser nada malo… pude notar que estaban… ¡alegres!”… se sonrió ante la idea de que pudieran haberse sentido felices por sus actuales prometidos… el único al que no parecía hacerle muy feliz la idea era Shaka…- ummm… ¡Milo también se quejo y Camus… pero cuando no! – sonrió nuevamente ante la perspectiva… “Mu ya me confesó que se siente interesado en Shión… Mime no quiere hablar aún al respecto”… suspiró sonoramente, y un rubor adornó sus mejillas al ver a dónde lo habían llevado sus pies…

Ingresó cuidadosa y silenciosamente… no había nadie en el cuarto… eso era raro pues era bastante tarde… “¿Y si está con su amante?”… la idea le disgustó bastante… por lo que cerrando la puerta tras de sí, empezó a investigar… algo ocultaba Osiris… y él quería saber qué… vio una de las puertas entre abiertas… justamente la del cuarto de baño… Shun se debatía entre el “ver o no ver”… y bueno… como no era gato… optó por el ver… Un sonrojo generalizado adornó su tez… Osiris era un hombre realmente atractivo, tanto con ropa, como sin ella… parecía que ya se había bañado y en ese preciso instante se estaba secando el cuerpo con una toalla, para luego, colocarse unos pantalones, una sonrisa adornó el rostro del pequeño… pero… algo lo inquietó, y lo pusieron al descubierto ante el peli oscuro… quien al verlo a través del espejo… simplemente se quedó quieto…

Shun se le aproximo… en sus mejillas ya no habían rastros de rubor… su mirada estaba entre mezclada entre la pena y el horror… la espalda del mayor… estaba totalmente marcada con cicatrices de azotes… “¡Ningún príncipe es azotado!”…

¿Quién le hizo esto?... – Osiris pareció meditar su respuesta…

¡Durante la guerra con los habitantes del Norte… caí prisionero… sólo diré que estas marcas son simplemente un recordatorio de las tantas torturas a las que suelen someterse a los enemigos, cuantos estos se dejan atrapar! – Shun parecía ido… sentía un increíble desprecio ante aquellas personas que le hicieran eso al mayor…

¿Cómo hizo para soportarlo? – el peli verde ya no podía con la simple idea… a él simplemente jamás le habían sometido a una situación parecida… y dudaba de su fortaleza para aguantarla…

¡El deseo de venganza… ayuda a contener los gritos de dolor! – decía fríamente el mayor… - ¡Y la esperanza… te da las fuerzas suficientes para no dejarte morir!

¿Esperanza? – pregunto el más joven mirando aún esas marcas… y luego el rostro del mayor, por medio del espejo, en el cual se dibujaba una sonrisa…

¡Esperanza… de que unas delicadas manos… te regalen una… caricia!

Shun aproximó tembloroso una de sus manos a aquella espalda… tiernamente la acarició… pudo sentir el ligero temblor que ocasionó ese tacto en el mayor… el peli verde usó ambas manos… y se fue aproximando un poco más al cuerpo del peli oscuro… para luego recostar su cabeza y acurrucarse en esa fuerte, y marcada espalda…

Osiris se volteó para observar mejor a esa criatura, que en ese mismo instante parecía a punto de romper a llorar… esa imagen, le desgarró el corazón… y le hicieron sentir peor incluso, a cuando era azotado… levantó el mentón… sabía lo que había prometido… pero no importo… pues fue el propio Shun, quien parándose en puntitas, fue él mismo el que lo beso…

Lentamente los brazos, antes sobre el pecho de Osiris, se dirigían a rodear el cuello del mayor, mientras las manos de este rodeaban la cintura del más joven, facilitando así que pudieran seguir besándose con pasión… el mayor cargó en brazos al menor… llevándolo a su alcoba, lo depositó en su lecho… seguía besándolo casi con desesperación… cuando dejó sus labios, para besar su cuello… se sintió dichoso al escuchar pequeños gemidos de aquella dulce boca… más escuchar algo, definitivamente lo dejó helado… entre la felicidad máxima y el deseo absoluto…

¡Hades! – el peli oscuro no pudo evitar detenerse, su sorpresa no permitió que su rostro reflejen su alegría… más la expresión del más joven, indicaba todo menos felicidad… sus ojos se llenaron de lágrimas… “Lo confundí”… un sonrojo producto de la más absoluta vergüenza adornaron su tez… miró temeroso al mayor, quien aún no salía de su asombro… - ¡Lo siento! – al decir eso, Shun simplemente lo empujo y salió presuroso del cuarto… Osiris pareció reaccionar al fin… lo siguió sin dudar… cuando el peli verde estaba por ingresar al cuarto que le servía de refugió… escucho…

¡De todos soy celoso… menos de mi primo Hades! – Osiris se acercó lentamente al menor, que se había quedado de piedra al escucharlo hablar… acarició sus cabellos con delicadeza y los besó… - ¡Yo te amo, sabes!

¡Buenas Noches! – Shun reaccionó… ingresó a su cuarto, cerrando la puerta con seguro… su corazón latía con violencia… una sonrisa se dibujo en sus labios… sintió como todas sus fuerzas lo abandonaban… sus piernas simplemente no pudieron con el peso de su cuerpo… “¡Dijo que… me ama!”

Osiris apenas y durmió… o quizás era Hades el que no podía hacerlo… se sentía increíblemente feliz… lo había llamado… en el fondo de su ser… aquellas palabras que le dijera Diogo… por fin le resultaban completamente falsas… si se había enamorado de él… a pesar de lo tonto que había sido… si había logrado conquistarlo…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 3:39 pm

Capítulo 10º: Pesadilla. Primera Parte

“Me siento bastante mal… me duele la cabeza”… el joven príncipe lentamente abría sus ojos… recordaba a la perfección lo ocurrido esa noche… por lo que suponía era ese el motivo de su malestar… Estaba empezando a convencerse de que no era un buen día… y que lo mejor que podía hacer era… dormir… más él nunca había sido un irresponsable… y menos que menos un cobarde, debía levantarse… “Hades… ¿Cómo pude llamarlo… justo a él?”… sentía tanta vergüenza… y de nuevo retumbaba en su mente… “¡De todos soy celoso… menos de mi primo Hades!”…

¡Idiota!... ¿Cómo diablos me deje llevar? – terminó de abrir sus ojos y lentamente se incorporó en el lecho… - No me siento bien… - susurró sólo para él…

Luego de unos minutos tocan a la puerta… a duras penas el más joven se levanta… había cerrado con seguro… y más le valía quitarlo… justo cuando lo destrancó Shaka intentaba abrir la puerta… se encontró con su príncipe frente a frente… el rubio tenía una expresión seria… Shun lo miró atento, intentado olvidar su malestar… pocas veces había visto a Shaka así…

¡Debemos hablar… su alteza! – dijo el rubio ingresando al cuarto, cerrando la puerta tras de sí…

¿Qué ocurre?

Muy temprano en la mañana, un mensajero de su padre hizo llegar una nota – Shun mira a Shaka sorprendido – iba dirigida a mí… el Rey Ares me la entrego… y una vez que la leí la destruí…

¡No entiendo!... ¿Por qué mi padre te envió una nota a ti y no a mí? – Shun se sentía aún algo débil, más no quería que Shaka se diera cuenta, por lo que intentaba mantenerse sereno…

¡Su padre ya sabe lo del compromiso su alteza… aunque supongo que desconoce aún que Ares sigue con vida… él no esta de acuerdo… y me ordenó informarle… que de no volver a Tierra… ¡Lo desterrará! – Shaka terminó de hablar… calló esperando la respuesta del más joven… el cual sentía que su cabeza definitivamente iba a explotar…

¡Desterrarme… él no puede… y… yo soy su hijo! – Shun sentía un nudo en la garganta… volteo a ver al mayor… lo notó sumamente serio…

¡Su alteza… debemos volver a Tierra! – dijo al fin el rubio…

¿Volver?...

¡Exacto… su padre no le hará daño… seguro le perdonará por haber huido… además entenderá que fue secuestrado!

¡Te recuerdo que en esta ocasión quienes encabezaron la huida fueron ustedes… tal vez a mi no me hagan nada… pero ustedes serán castigados! – Shun hablo casi con desesperación… no estaba creyendo las palabras que le dijera su Shaka en ese momento…

¡Él prometió no lastimar a nadie… mandará a alguien de confianza en un lugar que ya me indicó para buscarnos!

¡No te estas escuchando Shaka… no puedo irme… di mi palabra de unirme con Osiris…!

¡Osiris no es más que la copia del príncipe Hades!... ¡Por más semejanzas que tengan… usted sabe igual que yo… que su antiguo prometido murió hace cuatro años… ¡Vio las pruebas!! – Shaka parecía exaltado tomó al menor por los hombros para hacerle entrar en razón… él definitivamente no iba a permitir que Shun perdiera la corona que por derecho le correspondía… ellos podrían huir de eso estaba seguro… - ¡Su hermano no le perdonaría si deja a su pueblo…!... ¿Y por qué?... ¡Averno no es su hogar!

¡Cállate!... ¡Sabes perfectamente que mi pueblo, como tú lo llamas… jamás ha sentido afecto por mí… Averno es mi hogar! – Shun comenzaba a llorar… esa actitud molestó más al mayor…

¿Qué clase de príncipe es?... ¡Yo no lo eduque así! – esas palabras sorprendieron al menor quien miró a su maestro con una mescla de sorpresa y tristeza…

¿Y qué es lo que me aconsejas? – susurró tan bajito… que si no fuera por que el rubio estaba junto jamás lo habría escuchado…

¡Nos iremos esta noche… organizaré todo… su cumpleaños lo pasará con su padre alteza… y con el prometido… que él escogió para usted! – Shaka terminó de hablar y salió… no se volteó a ver al pequeño, porque sabía que de verlo mal… se arrodillaría a sus pies y le pediría perdón… “Lo siento Shun… tú perteneces a Tierra… no voy a permitir que un fantasma te ate a Averno”…

¡Shaka… no… no hagas eso… “¡Yo te amo, sabes!”… - Shun no logró contener sus lágrimas… cayo al piso y comenzó a llorar con amargura…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Parece que tu prometido no se siente muy bien! – Pandora ingresaba a la biblioteca, donde la esperaban tanto su padre como Hades - ¡Supongo que son los nervios por lo de la boda… padre creo que es precipitado hacerlo mañana… es su cumpleaños… deberíamos hacer una celebración por su cumpleaños… y al día siguiente celebrar la boda!

Jajajaja ¡mi pequeña! – Ares se dirigía a su hija - ¡Me temo que estos, casi seis años, fueron una espera más que suficiente para tu hermano!

¡¿Tú qué opinas… Hades?! – la joven dama miraba curiosa al mayor…

¡Me preocupa la nota que recibió Shaka… Saga me comentó que la leyó, y luego la quemó! – decía el mayor pensativo…

¡Hablo de la boda! – insistió haciendo un puchero la mujer…

¡Prefiero que se convierta en mi esposo lo antes posible… si Sein fue capas de planear todo lo que planeó en nuestra contra… no me imagino lo que se le podría ocurrir para alejar a mi niño de mí! – Hades se levantaba de su lugar, y sin más se retiró… Pandora lo siguió con la mirada sorprendida… luego observó a su padre, quien parecía casi tan serio como su hermano…

---

¡Me dijeron que no se sentía bien! – Osiris ingresó al cuarto de Shun, quien en ese momento se hallaba comiendo algo en la cama - ¿Por qué estuviste llorando? – el mayor pudo notar esos casi imperceptibles rastros sobre esas pálidas mejillas, lo que le ocasionó un gran disgusto…

Shun lo miró fríamente… aunque, más bien era perdidamente… eso notó el mayor… la mirada del más joven parecía vacía…

¡Estoy bien… sólo cansado! – Shun volvió su atención al plato de sopa que intentaba ingerir…

¡Con respecto a lo que pasó anoche…! – comenzó a decir el peli oscuro mirando tiernamente a Shun…

¡No volverá a pasar…!... ¡Usted hizo una promesa… y espero que la cumpla! – el joven príncipe, volvió a mirar a los ojos a Osiris… su corazón latió con violencia, y sintió el terrible deseo de arrojarse a sus brazos para rogarle que no le deje ir... aunque en lo más profundo de sus anhelos, lo que realmente quería es que ese fantasma sea real…

¡Bueno… lo dejaré descansar! – Osiris no se mostró nada feliz por las palabras del niño… y más, por la soberbia con la que las decía…

¡Hades! – Shun llamó al hombre que estaba por retirarse… lo miró casi suplicante…

¡Si le hace feliz… puede llamarme así! – Osiris dijo eso sin voltearse a mirar… “¿A qué estás jugando, Shun?”…

¡Descuide, Osiris… no volverá a pasar! – sólo fue un segundo de incómodo silencio… que Shun rompió con esa afirmación… cuando el mayor hubo salido… dejó el plato sobre una mesita que se hallaba próxima… se levantó del lecho, se miró al espejo… con una de sus manos acarició el medallón en su cuello… “Adiós Hades”…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 3:40 pm

Ya había anochecido… el Rey Ares preocupado por la salud del pequeño, envió a Afrodita a ver si se encontraba bien, considerando que el peli turquesa y el príncipe eran amigos desde siempre… Afrodita había aceptado gustoso ir… se metió al cuarto encontrando al menor sujetándose los cabellos en una cola baja…

¡Ummm!... ¡Parece que ya te sientes mejor, Shun! – Afrodita se acercaba al menor y le acomodaba el cabello… cuando le volteó para verlo a los ojos los vio hinchados… de todos los guerreros él era el que mejor reconocía cuando el príncipe lloraba… además le preocupó verlo tan pálido…cuando intentó tocarle la frente el menor se alejó…

¡Afro… tengo una orden que darte! – dijo sin ánimo el más joven…

¿Qué ocurre, Shun? – Afrodita empezaba a preocuparse… su niño nunca le hablaba así…

¡Quiero que le entregues esto a tu primo! – Shun extiende su mano, y le entrega a Afro el medallón…

¡¿Pero… por qué te lo quitas…?! – Afrodita no pudo terminar la pregunta, con un certero golpe en su espalda, Mime lo había noqueado… cuidadosamente, el peli naranja lo sostiene para que no caiga al suelo… y con la ayuda de Shaka, quien también había llegado sin ser notado colocan a Afrodita en la cama de Shun…

¡Es hora! – dijo el rubio firmemente…

Shun asintió, pero antes de irse, coloca el medallón nuevamente en las manos de Afrodita junto con una nota… “¡Perdóname amigo… pero este es tu hogar!”… Mime no quiso preguntar que era esa nota, pues ya se lo suponía… él menor se cubrió con una capa abrigada… miró a Shaka fríamente…

¿Dónde están los demás?

Milo y Camus, nos esperan a orillas del río… debían conseguir caballos… Sorrento y Mu, están afuera vigilando… - fueron las escuetas palabras del mayor…

Shun sabía a la perfección, que si se proponían escapar, podrían hacerlo… odió no estar equivocado… simplemente nadie los descubría… en algunos momentos se vio tentado en hacer algún ruido que alertara a los guardias… pero sabía que no lo haría… se acercaron rápidamente a la entrada por la que ellos habían ingresado… Shun sentía que su cabeza empezaba a palpitar… estaba oscuro… apenas se alejaron un poco más de la ciudad encendieron una antorcha… Llegaron justo frente a la parte posterior de la cascada… era una visión realmente hermosa… el peli verde se detuvo un momento a verla…

¡Shaka!... – Shun hablo firme, aunque su cuerpo empezaba a temblar… sus compañeros lo miraron - ¡Realmente… no quiero ir!

¡¡¡Alteza!!! – decían sorprendidos Sorrento, Mime y Mu…

¡ME ALEGRA ESCUCHAR ESO! – la voz sobresaltó a los jóvenes, Osiris se encontraba justo detrás de ellos… Shun lo miró asustado… sus caballeros desenvainaron sus espadas… igual lo hizo el menor, al ver como aparecían de entre las tinieblas los guerreros de Osiris totalmente listos para pelear…

Shun miró al mayor… quien con un gesto detuvo el ataque de sus guerreros… este miró al joven peli verde… el lugar era a penas alumbrado por la antorcha que portada Mu… Hubo un incómodo silencio… que rompió Mime…

¿Qué haremos su alteza?

Shun no apartaba la vista de Osiris, y pudo ver que sus labios se movieron… dando a entender un… “Quédate a mi lado”…

¡Saben… que hacer! – dijo el príncipe con unas solitarias lágrimas saliéndole de sus ojos - ¡Rendirnos! – dijo al fin, más…

¡No le enseñé a rendirse! – Shaka tomó al pequeño en brazos y saltó con él a la cascada, bajo la atónita mirada de los hombres pertenecientes a Averno, justo en el momento en que Mu avienta la antorcha también al agua ocasionando que el lugar quede totalmente a oscuras… momento que Mime pudo aprovechar para salir… mientras que tanto Sorrento como Mu, fueron capturados…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Camus había ayudado a Shaka y a Shun a salir del agua… estaban muy fríos los dos, rápidamente fueron alcanzados por Mime… Milo pregunto por sus otros compañeros, pero el peli naranja negó… por lo que con voz autoritaria Shaka les instó a continuar… envolvieron a Shun en una cobija y emprendieron camino… Los peli azules habían conseguido cuatro caballos… Milo llevó a Shun en el suyo… mientras Shaka indicaba el camino… agradecían que mientras más entraba la noche el cielo despejado hacía que el brillo de la luna y las estrellas, les permitieran distinguir el camino…

Llegaron a un campamento improvisado… en él había una pequeña comitiva, al parecer esperándolos… cuando llegaron ahí… los recibieron, Shaka fue el primero en bajar, para informar que tanto él como Shun estaban empapados, y que debían cambiar, en especial a su alteza, para que no enfermase…

¡Su alteza… me pone feliz verlo con nosotros! – hablo un corpulento hombre de piel morena y cabellera plateada… sus ojos mostraron mucha frialdad al dirigir su mirada a Camus y Milo… - ¡Es mejor que le vistan con las ropas principescas de Tierra… su padre y su prometido estarán felices su alteza!

¡¿Mi prometido?! – dijo el peli verde sacando fuerzas de su gran orgullo para enfrentar la mirada del mayor… parándose sin la ayuda de sus guerreros…

¡Su alteza… lo que ocurrió en la cueva fue lamentable… mi señor se haya profundamente arrepentido… yo no me encontraba ahí para orientarle… le aseguro que no permitiré que le falten al respeto! – Krishna hablo seguro de sus palabras, luego mirando a Shaka y a Mime, les sugirió que ayudaran a Shun a cambiarse…

¡Puedo solo! – Shun sonaba tan firme… que nadie se atrevió a cuestionarle… antes de marcharse hasta la tienda que le indicaba el mayor… le dirigió a Shaka una mirada de profunda desilusión…

Tras Shun fueron Camus, Milo y Mime… Shaka se quedó de piedra al ver aquella expresión…

¡Tranquilo… terminará agradeciéndotelo!... ¡Ve a cambiarte tú también!... ¡Mejor que se cambien todos! – dijo Krishna acercándose al rubio para depositar un tierno beso en sus labios…

---

Una vez que se hubieron cambiado… Shaka les mencionó que debían apurarse, ya que seguramente el príncipe de Averno no les dejaría huir tan fácilmente… fue entonces que Mime explotó…

¡No tenías ningún derecho! – tanto Camus como Milo, lo miraron confusos… - ¡El quería quedarse… se rindió…! – el tono de voz del oji naranja era moderado… no quería ser escuchado por Shun que se hallaba a una pequeña distancia de ellos…

¡Es por el bien de Shun, iban a desterrarlo!… ¿Acaso prefieres que pierda su corona? – Shaka también moderaba la voz…

¡De todas maneras va a perder su corona ante Diogo… una vez casados él será quien gobierne… ¿Qué más daba entonces?! – Mime estaba muy disgustado… Sorrento y Mu se habían quedado prisioneros… y lo que más le molestaba era que a Shaka parecía no importarle nada… - ¡Solo lo hiciste por egoísmo… para estar con tu amado monje!

¡No sabes lo que dices… pero esta bien… se los diré… el Rey me informó que fue justo el Rey Ares y su hijo Hades los que tramaron el asesinato de Ikki…! – Shaka había dicho eso, seria y fríamente, pero sin subir la voz… los demás jóvenes se mostraron sorprendidos… hasta que dos de los guerreros de Diogo, Aldebarán y Aioria, ingresaron a la tienda y tomado de los brazos a Camus y Milo, los sacaron afuera por la fuerza… Shun alertado por el bullicio los siguió al igual que lo hacían Shaka y Mime…

¿Qué significa esto? – Shun salió fuera de la tienda… sus ojos brillaban, sus mejillas hacían ver una palidez no muy normal en él… vestía prendas de color blanco… mismo color que su abrigo… y de sus largas botas…

¡Su alteza… Camus y Milo, serán castigados ahora mismo por mí… por su traición hacia su príncipe! – Krishna hablo tranquilamente luego de hacer una reverencia ante el menor…

¿Cómo que castigarlos por traición? – Shun se había puesto aún más pálido…

¡Dijiste que no castigarían a nadie! – era Shaka ahora el que hablaba angustiado, viendo cómo Milo era atado por un árbol, mientras que Camus lo miraba todo con mucha angustia…

¡No es el mismo trato, Shaka… los guerreros de Tierra no serían lastimados… pero estos dos, le deben fidelidad a Atlantis… y faltaron a su deber… sólo serán azotados… no los mataré, aunque ese es el verdadero castigo que les corresponde… mis amigos me pidieron tener piedad! – Krishna se dirigió a Mime al decir - ¡Mejor acompaña a su alteza adentro de la tienda… no es correcto que vea estas cosas!

“¿Piedad?”… ¡No te atrevas a hacerlo! – Shun hablaba firmemente… - ¡No me iré de aquí!

¡Entonces perdone su alteza… tendrá que ser en su presencia! – dicho esto el peli plateado con un gesto con la mano, le indicó a Aldebarán empezar a castigar al peli azul…

Milo intentaba no emitir ningún quejido… Shun se había quedado de piedra, mirando con los ojos vidriosos… Camus no emitía ningún sonido… Mime parecía a punto de desmayarse… Shaka tampoco lo podía creer…

¡Sabes que hacer! – Shun susurró apenas, más su voz fue oída por Mime, quien lo miró… y poniéndose serió observó a Camus… sus miradas se dijeron todo sin siquiera un gesto…

Shun se arrodilló en la nieve… y sin que nadie pudiera hacer nada al respecto… tomando una fina daga que tenía escondida en su bota, la incrustó en la pierna de Aldebarán, justo al momento en que Mime atacaba a Aioria, quien soltó a Camus… el peli azul a su vez le quitó a su opresor su espada, y liberó a su hermano de sus ataduras… Shaka también se había puesto en guardia y sacó del combate a varios soldados… Con ayuda de Milo, vencieron a Aioria… Aldebarán se había quitado la daga de la pierna… Shun miraba sus manos cubiertas de sangre… Mime lo tomó del brazo… Camus ya había obtenido un caballo y subió al príncipe con él… Milo y Mime fueron en otro… sin mirar atrás, tras oír las palabras de Shaka…

¡LLEVENSELO DE AQUÍ… YO LOS DETENDRÉ… PAGARÉ CON MI VIDA HABER DESOBEDECIDO A MI PRÍNCIPE!...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 3:41 pm

Capítulo 10º: Pesadilla. Segunda Parte

Su huida desesperada los llevó por senderos desconocidos… la verdad, no tenían ni idea de para donde iban… sólo querían que eso fuera lo suficientemente lejos de los hombres de Diogo… Mime no paraba de lagrimear… “¡Shaka!”… Milo no decía nada… mientras que Camus… a más de su preocupación por el rubio… le preocupó más el estado del príncipe… temblaba, y lo que era peor… es que estaba seguro de que tenía fiebre…

¡Debemos buscar un refugio de la noche! – dijo Camus… los otros asintieron… cuando ya habían recorrido una distancia… que debido a la hora, al frío y al cansancio, les pareció bastante… pudieron vislumbrar lo que parecían una rocas… al acercarse más pudieron constatar que eran unas ruinas… las ruinas de un castillo…

Desmontaron, y guiaron a sus caballos dentro del lugar para ocultarse… el lugar parecía no haber sido visitado en años… Camus encontró una cobijas… las sacudió… encontraron un lugar que tenía una parte techada, y ahí se ubicaron… a pesar del miedo, por llamar la atención… el frió era tanto que no tuvieron más remedio, que encender una pequeña fogata… se cubrieron con las cobijas… Mime derritió algo de nieve… limpió con el líquido resultante las manos de Shun… y con el resto de una tela, la mojaron y se la colocaron en la frente al menor… este estaba mal… deliraba bajito llamando a su hermano… a Shaka… a su padre… y también nombraba a Hades…

¿Qué haremos? – susurró Milo… preocupado…

¡Rayos!... ¡Ojala estuviera Mu! – Mime no pudo acallar sus pensamientos… de pronto los tres jóvenes sonrieron con ironía… al entender que habían pensado lo mismo…

---

Todo indicaba que habían estado ahí… que hubo un enfrentamiento… había rastros de sangre… dos diferentes direcciones tomadas… Osiris se acercó lentamente a una daga que se hallaba tirada sobre la nieve… él la reconoció inmediatamente como la que le había regalado Hades al príncipe Shun en su séptimo cumpleaños…

¡Nos dividiremos! – hablo el peli negro… miró a los gemelos ellos asintieron - ¡En aquella dirección parece que sólo fueron unos pocos… vayan hacia ahí!

¡SI! – ambos peli azules se dirigieron a esa dirección presurosamente…

¡Nosotros iremos por allá…! – termino de decir el príncipe montando nuevamente en su caballo, guardando la daga en su bota…

---

¡Te creí mas inteligente Shaka!... ¡Tienes suerte de que sienta algo por ti! – el rubio se encontraba amarrado contra un árbol… tenía una herida en la pierna que sangraba bastante… a pesar de sentir dolor, no se quejó…

Una vez que fuera desarmado por Krishna… este le hirió en la pierna… ordenó a los demás ir tras el príncipe… amarró las manos del joven y lo montó a su caballo… sabía que ese lugar ya no era seguro… habían recorrido un largo trecho… a orillas del caudaloso río… esperarían a sus compañeros… el peli plateado amarró entonces a Shaka a un árbol… de espaldas al tronco… tenían una pequeña comitiva que los había acompañado… tres soldados específicamente…

¡No piensas decirme nada!...

¡Me mentiste… me usaste para que te trajera a Shun! – dijo casi sin ánimo el rubio…

¡Lo que te dije en la carta es la verdad… lo hice por orden de tú Rey! – Krishna acarició el rostro del menor…

¡Si voy a serte honesto… consideró que el atentado a Ikki, es más propio de Arles y Diogo, que del Rey Ares y su hijo! – a sus palabras siguió una bofetada por parte del mayor, que le partió el labio…

¡No creíste eso en un principio!... ¡Tú príncipe le pertenece al mío… así como tú me perteneces a mí! – y ordenando a los soldados que se retiren comenzó a besar los labios del peli rubio… quien no podía hacer nada para evitarlo… - ¡Vas a aprender a respetarme!...

¡Pero que actitud tan propia de un sabio! – Saga salía de las penumbras empuñando su espada… justo en el momento en que el peli plateado comenzaba a despojar al rubio de sus prendas… - ¡Parece que interrumpo algo bueno! – Krishna se sobresaltó…

¡SOLDADOS!

¡Me temo que no van a poder venir! – Kanon también salía embozando una maliciosa sonrisa…

¡Yo puedo con ustedes… lacayos! – el peli plateado atacó sin contemplación a Saga, que lo enfrentó con bravura… la batalla no duró mucho… pues el peli azul… rápidamente pudo desarmar a su oponente… Kanon simplemente observaba divertido… su hermano no estaba nada contento…

¡No eres más que un monje… deberías pensarlo mejor, antes de retar a un guerrero! – dicho esto Saga le propinó a Krishna un golpe tan fuerte en el rostro que le hizo escupir sangre… Kanon sostuvo al hombre mientras su hermano se aproximaba a Shaka, que en toda la batalla no había levantado su rostro… cuando sintió la proximidad del gemelo mayor…

¡Mátame!... no merezco vivir… no soportaré volver a ver la desilusión en su rostro! – susurró Shaka al mayor… este le levanto el rostro tomándolo por el mentón… limpió la sangre… y firmemente dijo…

¡Un muerto no puede pedir perdón!... ¡creo que será peor saberte responsable de su pena…! – Saga cortó los amarres de Shaka y lo cargó en brazos… Kanon ya se había encargado de Krishna… lo había desnudado y atado a un árbol…

¡Jajajajaja!... ¡Quien es el lacayo ahora! – murmuró al retirarse…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Esta ardiendo en fiebre! – murmuraba Camus… en el rostro de todos se reflejaba preocupación… - ¡Debemos buscar ayuda!...

¡Shun!...

Milo fue alertado por unos ruidos… inmediatamente apagó la fogata y tapó la humareda con una de las cobijas… Camus y él se miraron, y luego dirigiéndose a Mime…

¡No importa lo que oigas… tú te quedas aquí… no lo dejes solo! – Mime asintió y fuertemente abrazo a Shun a su cuerpo… mientras que sigilosamente Camus y Milo iban hacia afuera… pudieron vislumbrar a Aioria y Aldebarán, quienes ordenaban investigar… cuando los soldados se alejaban de ellos, Milo decidió atacar a los mayores… Camus evitó la represaría de los soldados a los que él se enfrentó…

Mime escuchaba los sonidos de espadas… y gritos… Shun temblaba entre sus brazos y llamaba a Hades…

¡Mi príncipe!… - Mime cobijo a Shun como si de un bebé se tratara… y lo ocultó en un hueco no muy profundo, pero que lograba cubrir por completo al menor… besó delicadamente sus labios… tomó su espada, y se dirigió al lugar de la batalla… su espada llegó a tiempo para evitar que Aldebarán hiriera a Milo… ya los tres justo en el centro… dispuestos para luchar… aunque en desventaja numérica, estaban dispuestos a dar batalla… la luna, pronto dejó de emitir su brillo… unas nubes le salieron al paso… pero sólo un momento… cuando sus rayos volvieron a iluminar, comenzó la batalla… era por lo menos en una proporción de tres contra uno…

Mime perdió su espada contra uno de los guerreros… que amenazándolo con su espada lo arrinconó contra una pared… Camus no era rival para Aioria… este simplemente lo desarmó y lo sujetó con fuerza entre sus brazos… Milo, era el mejor con la espada… vio a su hermano y a Mime…

¡Maldición!... ¡Ojalá tuviera otra espada!…

¡Ríndete!... – Aldebarán le observaba victorioso… más el guerrero no iba a dejarse vencer así nada más…

¡Prefiero la MUERTE! – atacó con desesperación al mayor… pero se detuvo al ver que alguien se le interponía, y se enfrentaba con él…

¡Pediste otra espada! – Aiacos miró de soslayo al joven al momento de tomar su lugar en esa batalla…

Aioria tuvo que soltar a Camus, para esquivar el ataque de otro guerrero de una larga cabellera gris… mientras que Mime fue socorrido por Radamanthys y Poseidón… de ahí en adelante la batalla parecía mucho más pareja…

---

Su mente estaba perdida entre recuerdos… extraños sucesos que bien sabía habían sucedido hacía mucho tiempo… tres sujetos que de la nada atacaban a su hermano… uno que lo sujetaba e intentaba taparle el rostro… más él lo vio… vio como dos lograron sujetar a Ikki, y el tercero se acercaba a su hermano, acariciaba su rostro… no pudo entender lo que decían… más si entendió que aquellas palabras provocaron dolor en su hermano… y entonces…

¡Ikki…!... ¡hermano… no! – aquel hombre atravesó el cuerpo del príncipe mayor, con una espada… señaló hacia él… pero luego se retiró… huyó como un cobarde… unos caballos llegaron… - ¡Hades…! – ultimaron a aquellos sujetos… pero llegaron tarde… Ikki le había regalado solo una sonrisa triste antes de morir… - ¡hermano…!

Escuchaba sonidos de espadas enfrentarse… abrió sus ojos con pesadez… su hermano estaba a su lado… también vio la sombra de su padre… unas lágrimas brotaron de sus ojos, cuando se formuló en su mente… “¿Por qué?”... comenzó a sentir aún más frío… otra sombra se le acercaba… parecía Ares… no tenía fuerzas ni para sonreírle… más cuando estuvo a punto de tocarlo… se desvaneció… de hecho… todas las sombras se desvanecieron…

---

Habían vencido a los invasores… Mime, Milo y Camus, miraron algo asustados a sus rescatadores… en especial a Osiris, quien tenía una expresión de furia…

¡Díganle al Rey Sein y a Diogo… que el príncipe Shun, le pertenece a Hades! – Osiris habló firme y frío… sus palabras inquietaron a los guerreros del peli verde… - ¡Llévenlos a las fronteras… y cerciórense de que se larguen! – ordenó el príncipe a Radamanthys y a Poseidón… quienes escoltados por sus soldados se dispusieron a cumplir esa orden… mientras los veía alejarse, Osiris se dirigió a los otros extranjeros… su mirada, que los hizo retroceder de miedo... les dio a entender su pregunta…

¡Por… allá mi señor! – fue Mime el que contesto…

¡Están bien! – Minos preguntaba a los jóvenes quienes asintieron… aunque su apariencia parecía hacer notar todo lo contrario…

---

El silencio le aterró… rogaba a su cuerpo que le respondiera, y se pusiera de pie… pero ni su cuerpo ni su mente, le hacían caso… intentó abrir nuevamente sus ojos… otra sombra se le aproximaba… era grande… una tenue luz le ilumino el rostro… lo vio con su mirada altanera… su cabello perfectamente recortado… apariencia altiva…

¡Hades!... – Shun susurró… vio que se le acercaba… y de pronto aquella apariencia se desvaneció… pero alguien seguía allí… más su mirada era furibunda, su expresión fría… sus cabellos eran largos… extendió sus manos a su rostro, y lo acarició con ternura…

¡Aquí estoy! – Shun ya no supo nada de sí…. Le pareció… que flotaba momentos después… una potente voz llamaba a alguien… el tono de voz era preocupado…

“¡Hermano… me siento muy mal… Hades… ven por mí!”… “Sabía que no debía… levantarme de la cama”… el menor cayó bajo un profundo sueño negro… más ya en un lecho… pudo percatarse, aunque en su inconsciente… que unas fuertes manos, nunca soltaron la suya…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“¿Fue una pesadilla?”… “¡Que halla sido una pesadilla!”… “¡Shaka… todos… que estén a salvo!”… abría sus ojos con pesadez… aún sentía un cansancio que le impedía manejar su cuerpo a su antojo… pues a pesar de que sentía su espíritu totalmente restablecido… su cuerpo resentía aún las consecuencia de su enfermedad… con mucho esfuerzo logró sentarse… miró a la habitación… “¡No es mi cuarto… no estoy en Tierra… tampoco es mi cuarto en Giudecca!”… miró a un costado de la gran cama… recostado sobre un diván, yacía dormido Ares… y sobre el lecho, apenas sentado sobre él, y también durmiendo recostado sobre unas almohadas que le apoyaban la espalda…

¡Osiris! – susurró el menor, e inmediatamente el aludido despierta… al verlo sentado sobre la cama y observándolo… se le aproxima, acariciando su rostro, luego de comprobar su temperatura…

¡Estas bien!...

¡Tuve una… pesadilla…! – dijo el menor al momento de buscar calor entre los brazos del mayor…

¡Les perdonaré la vida… si prometes no volver a intentar huir! – Osiris hablo luego de acunarlo entre sus brazos…

¡No puedo… de haber estado en condiciones… ya estaría ante mi padre! – susurró intentando contener las lágrimas…

El mayor levantó el rostro… delineó los labios… lo miró severamente… luego suspiró…

¡Entonces… no esperes que cumpla yo mi promesa esta noche… Feliz Cumpleaños, pequeño!

¡De todas maneras… no la ibas a cumplir… nos es así!… “Hades” – Shun no levantó la mirada… sí… estaba casi seguro de sus sospechas… más calló… el Rey también despertó, se le acercó dándole un cálido abrazo… que el menor aceptó… - ¡Lo siento… en verdad!

¡Tranquilo… vas a estar bien… después de esta noche… pertenecerás a mi familia… y podré protegerte como un padre a su hijo! – Shun… sentía paz en ese abrazo… lo que sucedería esa noche… bueno, eso estaba por verse… por ahora, necesitaba recuperar fuerza… recuperar fuerzas y pensar…

_________________
Volver arriba Ir abajo
Zafira
Angel - Poseidón
avatar

Cantidad de envíos : 259
Edad : 34
Alas de Fuego : 162999
Fecha de inscripción : 16/02/2009

MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   Lun Abr 27, 2009 10:12 pm

Capítulo 11º: Boda

“¡Hades!”… Shun se miraba nuevamente al espejo, sus vestimentas correspondían a Tierra, Pandora había creído correcto que las usara… pues después de ese día… le correspondería usar ropas principescas de Averno… no podía decir que se sentía bien, aunque tampoco se sentía del todo mal… no le habían permitido ver a sus caballeros en todo el día… y no es que haya estado despierto tanto tiempo, había despertado casi a las once de la mañana… y según le informó el Rey… los festejos comenzarían a las diez y siete horas… “¡Por favor… que las fuerzas no me abandonen en pleno festejo!”…

¡No me he recuperado del todo! – el peli verde suspiraba mientras un mareo lo obligaba a sentarse en su cama… Ares presenció esto y se apresuró a ayudarlo…

¡Tranquilo… no te esfuerces… todos en Giudecca han venido para demostrarte su alegría de que al fin formes parte de mi familia… ellos saben que enfermaste… así que entenderán la palidez de tu rostro y el que permanezcas más tiempo sentado! – Ares acaricia tiernamente el rostro de Shun… sonrió al recordar la hermosa criatura que conociera ya hacía trece años…

¡Gracias! – sólo con el Rey de Averno, el joven solía mostrarse realmente como era… el mayor le inspiraba confianza… sabía muy dentro de sí… que a pesar de no ser su hijo, lo estimaba como tal…

El Rey lo escolto hasta donde se realizarían las celebraciones… se sentía nervioso… sintió su cuerpo estremecer cuando desde un palco, pudo observar a todas aquellas personas… miró hacia un lado y pudo ver por fin a Shaka y a los demás… aunque Osiris, colocándose a ese mismo costado, le tapo la vista…

¡Hablarás con ellos después! – fue lo único que dijo el mayor… luego rodeó su cintura con uno de sus brazos y lo atrajo hacia sí… los habitantes de Giudecca aplaudían la bella pareja… clamaban por una demostración de afecto entre los dos prometidos… - ¡Al pueblo… lo que el pueblo quiere! – a Shun no le dio tiempo de reaccionar, cuando se percató de lo que había ocurrido, ya Osiris le estaba besando apasionadamente…al separarse, el mayor lo miró directo a sus ojos… el peli verde, notó picardía en aquella mirada… lo que hizo que un leve color carmín adornase sus mejillas…

Las demostraciones eran muy variadas… era como uno de esos festivales… no faltaron las presentaciones teatrales de algún romance épico… ni las risas provocadas por las gracias de los bufones… y desde luego, danzas, acrobacias… aunque lo mejor… se daría al día siguiente, los combates, que eran tradición en Averno…

Shun aplaudía animosamente el show, sonreía ante las payasadas de los bufones, aunque no podía evitar marearse de tanto en tanto, debía admitir, que sentir los protectores brazos de Osiris rodeándolo cuando eso sucedía, le gustaba bastante… lo único que no le gustaba era el hecho de que el mayor, no le permitiera hablar con sus amigos… en especial con Shaka, este no se atrevía ni a mirarlo… el único que si estaba a su alcance era Afrodita… quiso disculparse con él… pero, alguien no le daba oportunidad de hacerlo… aunque se supo perdonado cuando el peli turquesa lo miró, le hizo un guiño con el ojo y sonrió.

Cuando Pandora le indicó que lo mejor era que se retire para arreglarse, supo lo que venía… de pronto se sintió asustado, y buscó con la mirada a Shaka… con quien por fin había coincidido, el rubio esta vez no pudo apartarle la vista, Shun sonrió nerviosamente y el mayor supo que lo necesitaba…

---

Shun había terminado de arreglarse para la fiesta, con ayuda de Afrodita, Mime y Sorrento… sus demás guerreros también estaban en el cuarto… aunque nadie decía nada… sólo una vez listo, Shun se volteó a verlos, o más bien a ver a Shaka, quien aún tenía la cabeza gacha…

¡No… Shaka!... ¡Mírame a los ojos… no estoy enfadado… perdóname tú, perdónenme todos… no es justo para ustedes que su destino esté unido al mío! – Shun dijo eso seria y tristemente, cuando se disponía a continuar… Shaka se le acercó y lo abrazó con fuerzas…

¡Nosotros aceptamos este destino… perdóname… por haber olvidado a quien le debía mi fidelidad! – Shun sonrió por ese abrazo… y lo devolvió… luego suspiro, y comenzó a temblar…

¿Qué hago? - Mime miró a Afrodita quien se sonrojó… y luego miraron a Shaka y Mu…

¡Descuida… él prometió respetarte! – comento Afrodita, más se sorprendió al ver negar al pequeño…

¡Eso fue antes de huir! – susurró, y volvió a mirar a los mayores… quienes se miraron nerviosamente…

¡Usted no debe preocuparse, su alteza! – fue Milo el que hablo, algo divertido debido a las expresiones en los rostros de los mayores… - ¡Le aseguro… que llegado el momento ya se le ocurrirá algo, para librarse de esa situación!

Shun se sonrojo acaloradamente… Camus reprendió a su hermano con un golpe cariñoso en la cabeza… al final todos rieron… aunque al recordar, que posiblemente su príncipe si lograría librarse de… “cumplir”… les preocupo entender que ellos quizás, no tendrían esa misma suerte con sus actuales pretendientes, pues la boda entre los príncipes solo vaticinaba, la de ellos mismos.

Afrodita se acercó y abrazó cariñosamente a Shun, quien acepto aquel gesto tiernamente… los demás empezaban a salir del cuarto… fue entonces que el peli turquesa aprovecho para susurrarle a su oído lentamente…

¡No te preocupes… él te guiará… y cuidará de ti… sólo tendrás que dejarte… llevar! – luego con una sonrisa pícara también salió del cuarto… dejando al menor, más rojo… y con una sola cosa que no entendía…

¿Dejarme llevar a donde?

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En un principio la fiesta era tal y como Shun recordaba había sido la de Hades… tuvo que bailar con cada una de las personas que lo habían invitado, sin poder negarse… todo parecía ir bien, más el pequeño hacía un gran esfuerzo por cumplir con cada pareja de baile que tenía… y es que entre tantas vueltas y cambios de ritmo, sus escasas fuerzas lo estaban abandonado… cuando un mareo pareció dispuesto a terminar abruptamente con el baile… unos fuertes brazos que se cernieron alrededor de su cintura, y que con delicadeza lo voltearon a la vez que lo sostenían, llegaron a su rescate…

¡No me siento bien! – susurró para que sólo Osiris lo escuchara…

¡Descuida… estoy aquí! – el peli oscuro se lo llevó afuera… el olor de Eliseo llegó hasta los sentidos del menor, lo que ocasionó que sonriera, al mirar hacia aquellos campos que tanto le gustaban… pudo notarlos iluminados de más… - ¡Ya es tiempo!

Osiris cargo al menor en sus brazos y se dirigió a Eliseo… Shun lo miró entre confuso y sumamente nervioso, aunque esto último lo disimulaba muy bien… en el lugar, ya se encontraban los generales de cada príncipe… cada uno de los generales de Averno portaba el emblema de su familia, Shun notó que el de Poseidón era semejante al de su amigo Afrodita… “¡Así que eres Julián!”… los generales de Shun portaban unas joyas que inmediatamente el peli oscuro reconoció como un obsequio que hacía mucho su padre le hiciera a su prometido…

Toda la noche, el príncipe de Tierra había exhibido las elegantes vestimentas de su pueblo… con su característico color blanco, su abrigo del mismo color, fue el que Ares le pidió le entregase para comenzar la ceremonia… Shun se quitó su abrigo, y fue cuando el oji jade pudo ver, que este también portaba una esclava, justo en el brazo izquierdo… esas joyas eran características de Averno… Osiris se pregunto entonces, si eran las mismas que su padre le regaló, o eran otras…

---

La ceremonia fue sencilla y tradicional oficiada por el sacerdote principal del país… primero se llevaba acabo la aceptación del compromiso matrimonial, en el que se juraban lealtad y respeto… este juramento se sello con un pacto de sangre, cada prometido debía cortarse la mano derecha, con una fina daga de oro con hermosas incrustaciones de piedras preciosas, la cual tenía un excelente filo, el modo era muy simple, ambos debían sujetar el filo de la daga con su mano derecha… Osiris colocó la mano de Shun en la parte fina de la daga, agarrando él la parte más gruesa, cuando ambos lo hubieron sujetado, el sacerdote estiraba la daga hacia arriba, sujetándola del mago, y de esta manera ambos jóvenes recibían la herida del ritual… después una sacerdotisa, que para sorpresa de Shun, era Pandora, unía ambas manos mezclando así la sangre, y según lo rezado por la joven, uniéndolos hasta el fin de la eternidad. A esa parte de la ceremonia, lo siguieron los vítores de los presentes, quienes contenían la respiración de la pura emoción del momento.

Lo siguiente que correspondía era la entrega de las alianzas… Osiris sonrió con superioridad al colocar la sortija en el dedo anular de la mano izquierda de Shun… mientras que el menor, con la misma actitud fría que había demostrado durante toda la ceremonia, le colocó a Osiris la suya. El rito culminaba con un dulce beso entre los recién casados… el príncipe mayor, sonrió a los presentes antes de tomar a Shun por la cintura para acercarlo más a su cuerpo, mientras con su otra mano, lo tomaba de su mentón para al fin cobrarse el tan anhelado beso… Shun contestó tímidamente al frenesí que demostraba el mayor… cuando se hubieron separado… las danzas y los cantos volvieron… todo eran festejos… Shun sintió un cálido abrigo ceñirse sobre su cuerpo, Osiris se había quitado el suyo para colocárselo a él.

La algarabía era total, bebían, comían, danzaban, todo con la mayor de las felicidades… el pequeño empezaba a impacientarse… “¡Nada… no se me ocurre nada!”… pensaba nervioso… le ofrecieron una bebida, y sin más la acepto, sin siquiera preguntar que era la bebió completa… cuando iba a tomar la segunda… alguien sujetó su mano… volteó el rostro para ver quien era…

¡Osiris!...

¡Quiero que estés sobrio! – y sin decir nada más cargó al pequeño entre sus brazos y se dirigió hacia el castillo… sólo algunos se dieron cuenta de esto… entre los que estaban, por supuesto, el Rey, Shaka, Poseidón y Pandora…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

_________________
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA   

Volver arriba Ir abajo
 
Compromiso Pactado (ShunxHades) COMPLETADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Melody of Love :: El Universo de las Moiras :: El Reino de los Arcangeles :: Zafira-
Cambiar a: