The World of the Creative Dreams
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Una tarde de hojas secas (ShunxHyoga) *COMPLETADA*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
RingoX
Angel - Baldur Hyoga - Zeus Ikki
avatar

Cantidad de envíos : 159
Edad : 35
Alas de Fuego : 176303
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Una tarde de hojas secas (ShunxHyoga) *COMPLETADA*   Vie Jun 20, 2008 12:19 am

Resumen: Shun es un estudiante que sólo piensa en él, ¿podrán unas simples frases escritas en un cuaderno capturar su escurridizo corazón?

Una tarde de hojas secas.


-Astronómicamente, el otoño comienza en el Hemisferio Sur con el Equinoccio de Otoño, cuando - a su vez - se produce el Equinoccio de Primavera en el Hemisferio Norte, entre los días 20 y 21 de marzo.
Durante los equinoccios, los dos polos se encuentran a la misma distancia del Sol, por lo que la duración del día es igual a la de la noche en todo el planeta: 12 horas justas – Shun se removió inquieto en su puesto, tratando de tomar nota a lo que decía el maestro, sin embargo le fue imposible seguirle el ritmo. ¿Qué haría ahora? El examen sería mañana y necesitaba todas las notas completas o fallaría. Miró a su alrededor y fijó su mirada en el muchacho que se sentaba frente a él y parecía muy concentrado al escribir.

-En el sur, el Equinoccio de Otoño termina con el Solsticio de Invierno el 21 de junio, fecha en que comienza el Solsticio de Verano en el norte. Lo contrario sucederá el 21 de diciembre, cuando nosotros recibamos todo el calor del verano, y los del norte los días fríos y lluviosos del invierno – Shun simplemente no lo podía creer, no entendía una sola y puta palabra de todo eso. Sintió frustración, nunca perdía detalle en las clases, siempre se concentraba al máximo y jamás había necesitado nota en un examen final, porque siempre se eximía. Pero esto, esto era un insulto a su inteligencia, que no pudiera retener las frases ni procesar las palabras, simplemente pasaban por su cerebro como el viento en una caña hueca.

-La palabra "equinoccio" viene del latín "equi", igual, y "nocte", noche. Y durante el equinoccio es el único momento en que el sol está situado justo en el plano del Ecuador terrestre – Los ojos de Shun se explayaron, dejó caer el lápiz con derrota y su mirada fulminó a aquel muchacho rubio que escribía apasionado apenas levantando la cabeza de su cuaderno… ¿Quién era ese individuo insulso?

El resto de la clase pasó de igual forma. Cuando el maestro miró el reloj sobre la pared, volteó conforme de su clase del día para decir sus últimas palabras.

-Espero, jóvenes mentes insípidas, que algo de lo que he dicho el día de hoy, quedara en sus cerebros frágiles. Mañana a esta misma hora será el examen final. Para aquellos que han eximido mis felicitaciones y para los que tienen que rendir el examen, mucha suerte… la necesitaran – Se dio media vuelta y tras una pequeña carcajada malévola, abandono el salón.

Shun sintió pánico, si preguntaba algo sobre el día de hoy, no sabría que responder. Lo peor es que no tenía amigos a quien pedir ayuda, era el típico estudiante arrogante que jamás le preguntaba nada a nadie ni tampoco le explicaba a los demás. “Cada uno vela por su propia seguridad”. Eran las palabras que se repetía constantemente.

-¿Estás bien? – Escuchó como las palabras llegaban como de muy lejos. Miró al chico que le hablaba, aquel rubio afanado sobre las hojas de su cuaderno.
-Sí… - Respondió inseguro.
-Me he eximido y tengo la tarde libre, dime… ¿Te apetecería tomar algo? – Le preguntó asustado y pudo notar que sus mejillas habían enrojecido levemente.
-Yo no he eximido, así que tengo que estudiar – Respondió molesto guardando sus cosas en su bolso.
-Si quieres puedo ayudarte a estudiar – Se apresuró el muchacho con sus ojos brillando intensamente, Shun se fastidió más.
-Me gusta estudiar a solas – Lo miró de arriba abajo, era el típico chico popular que nunca va a todas las clases y que se las da de galán, eso lo enfureció aún más, ¿Cómo alguien como él, podía sacarse el examen de encima? – Seguro tienes algo mejor que hacer.
-Te he observado mucho tiempo, ¿Crees que podamos quedar para otro día? – Preguntó retomando fuerzas de quien sabe donde, Shun lo miró completamente hastiado.
-Imposible, no salgo con… chicos de tu tipo – Contestó con obvia intención de herirle. Sus celos en ese momento dominaban la situación. El chico lo miró largamente, con algo parecido al dolor en sus pupilas, tanto así que le hizo sentir culpable. Vio como volteaba y recogía su bolso para comenzar a bajar los escalones del salón.
Lo miró detenidamente, tenía un cuerpo bonito, era muy apuesto, sin embargo en su interior deseaba que se tropezara y rodara escaleras abajo.

-Espera - Lo llamó para retenerlo -Quizás podamos quedar un día – Habló en voz alta justo cuando el muchacho salía del salón por la puerta. Se detuvo extrañado y miró inquieto a todas partes, como no creyendo que era con él – Si quieres ayudarme con el examen de mañana… - Y ahí venía la razón verdadera de su repentino entusiasmo – Puedes prestarme tus apuntes.
-¿Mis apuntes? – Preguntó sorprendido el otro, pasando su mano descuidadamente por su frente.
-Sí, tus apuntes, puede que tomaras nota de algo que se me pasara a mí – Explicó tratando de ocultar su desesperación.
-Bueno, si crees que puedan servirte de algo – El rubio se acercó a él y le entregó su cuaderno con algo de temor, Shun no entendía por que.
-Gracias – Dijo recibiendo el cuaderno y guardándolo de inmediato dentro del bolso – Nos veremos por ahí… te regreso el cuaderno cuando te vea – Decía mientras salía con prisa del salón – Y quedamos para algo – Se despidió con un gesto de la mano y desapareció entre la multitud dejando al chico totalmente deprimido y triste en el salón.


Llegó a su casa y le pidió a sus padres que le subieran la cena al cuarto, tenía demasiado que estudiar y aprender esa noche, y todo para mañana. Sacó una bebida energética que había comprado en la farmacia y acomodó sus cosas para comenzar a estudiar.
Repasó una y otra vez sus apuntes, miró en los libros y hasta buscó un par de cosas en el Internet. Eran pasadas las 12 de la noche cuando decidió ver el cuaderno de aquel muchacho. Abrió la tapa del cuaderno gastado, se notaba que no lo cuidaba y quizás hasta cenaba sobre él. En la primera hoja estaba el nombre, escrito como si fuera un graffiti callejero. “Hyoga” Se rió por dentro, preguntándose si sería su nombre real o un apodo. Aunque removiendo en sus recuerdos, un par de veces escuchó a los maestros llamarlo así, por lo tanto debía ser su nombre real.

Buscó las últimas hojas donde había escrito y comenzó a leer.

"El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno"

Se detuvo sorprendido, no recordara que el maestro hubiera dicho aquello y continuó algo molesto la lectura.

“Nostálgica, melancólica, reflexiva, bella, cálida, triste.

¿De que demonios hablaba?

En otoño las temperaturas bajan, el sol apenas calienta, los días se hacen más cortos y la tierra comienza a prepararse para enfrentar el duro invierno.
Las hojas verdes de los árboles se vuelven amarillentas, luego cafés, hasta que se secan y caen al suelo, ayudadas por el viento que también comienza a soplar con más fuerza durante esta época del año.
Algunos animales se preparan para hibernar y comen o guardan grandes cantidades de alimentos en sus madrigueras para pasar el invierno.
Esta es también la estación favorita de los enamorados, que salen a caminar por los parques llenos de hojas”

-¡Pero que mierda! – Exclamó molesto el muchacho pasando a la siguiente página y descubriendo que la temática no cambiaba mucho – ¿Es esto lo que escribía en clase?


Mañana que ya no puedan
encontrarse nuestros ojos,
y que vivamos ausentes,
muy lejos uno del otro,
que te hable de mí este cuaderno
como de ti me habla todo.
Te amo Shun.

Se sintió de piedra al leer las líneas. “Te amo” ¿Era eso en serio? Pero ¿Cómo? Esa era la primera vez que se hablaban… o mejor dicho, la primera vez que el le respondía a él.
Pasó nuevamente las hojas del cuaderno, sin encontrar apuntes de la clase, ni notas de apoyo. Simplemente palabras de “otoño viejo y raído”. El cuaderno de un niño de primaria.

Revisó las otras estaciones, primavera, verano…invierno. Nunca tomó notas, jamás registró algo sobre equinoccios, sólo palabras y frases sueltas, incoherencias y desvaríos… ¿Cómo se eximió del curso?


Última edición por RingoX el Mar Jun 24, 2008 7:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
RingoX
Angel - Baldur Hyoga - Zeus Ikki
avatar

Cantidad de envíos : 159
Edad : 35
Alas de Fuego : 176303
Fecha de inscripción : 06/06/2008

MensajeTema: Re: Una tarde de hojas secas (ShunxHyoga) *COMPLETADA*   Vie Jun 20, 2008 12:19 am

Lanzó el cuaderno lejos de él. Seguramente no le había prestado el verdadero cuaderno, debía ser una burla… ese egoísta no había pensado realmente en ayudarlo.

“Te amo”

Rebotó la frase en su cerebro y sintió que las mejillas se le enrojecían, seguramente de rabia, de frustración. Aquél cuaderno quedó olvidado en el rincón de su cuarto, tras la cama blanda donde dormía. No volvió a pensar en él, en sus palabras inútiles en el lápiz barato que escribió las letras.

El resto de la noche su mente divagó entre rotaciones de la tierra, traslación y posiciones del sol en el ecuador hasta que se quedó dormido. Al día siguiente rindió el examen.

Cuando terminó de responder, se sentía levemente más tranquilo. Si había reprobado o no… ya no había nada que hacer. Caminó fuera de la sala sin comentar con nadie las respuestas o la dificultad del Tes. Nunca lo hacía ni tenía con quien hacerlo.

-¿Cómo te fue? – Le preguntó una voz temerosa, Shun adivinó de quien.
-Hyoga – Pronunció sin entusiasmo, sin sorpresa, sin vida.
-Sabes mi nombre… - Habló casi en un susurro el chico de cabello rubio.
-Lo he visto en tu cuaderno – Contestó con molestia.
-Claro – Respiró profundamente - ¿Tienes algo que hacer hoy? El día está hermoso y el parque…-
-Quedemos en el parque, a las 6, quizás podamos caminar juntos – Le dijo Shun con una sonrisa fingida, recordando brevemente ciertos pasajes escritos en el cuaderno, para Hyoga que jamás lo había visto sonreír, le pareció las más hermosa y verdadera de las sonrisas.

-¿En serio?... quiero decir ¡Genial! – Sonrió nervioso el rubio acercándose repentinamente y robándole un beso en la mejilla, para alejarse luego con prisa.
-¡Te veo en el parque! – Gritó desde lejos, entre la gente, Shun sólo miró molesto sintiéndose observado.
-¡A las 6… estaré allí! – Gritó nuevamente para desaparecer por fin.

Justó a las 6 de aquella tarde de verano, un muchacho esperaba a las afueras del parque caminando de un lado a otro, nervioso, sosteniendo en su mano un cuaderno. Otro cuaderno como muchos otros, donde le confesaba en silenciosas palabras sus sentimientos. Sin embargo el tiempo pasó y la noche llegó pronto, cubriendo el pasto verde del parque con un manto oscuro de desilusión. Apretó aquel cuaderno con fuerza, tratando de herirse las manos con él, quizás así el dolor en su palma aliviara el de su corazón. Aún cuando sabía que él ya no vendría, se negaba regresar a casa, porque hacerlo sería aceptar que lo habían dejado esperando si esperanza, sin consideración. Sintió frió y continuó esperando que la noche invitara a todas la estrellas a mirarlo, como plomo pesado sobre su alma.


Cuando Shun aprobó el examen se sintió feliz, satisfecho y tranquilo para continuar el resto del año con su mismo temperamento, con las mismas fuerzas de superioridad. Había dejado esperando a Hyoga deliberadamente porque él, también había jugado con sus sentimientos al darle un cuaderno de idioteces. Pensó que su mensaje había sido claro, porque no volvió a toparse con él en ninguna clase, en ningún pasillo a ninguna hora. Pensó o dedujo que si antes no lo había visto, porque lo vería ahora. Simplemente las cosas eran tal y como antes. Regresó a su casa y se arrojó sobre su cama para descansar. Sin duda había estado sometido a mucha presión aquellos días. Se revolvió un par de veces sobre la cama estirando los músculos. Cuando fijó su mirada en el techo sólo una imagen se apodero de mente. Hyoga. Con esos ojos tan celestes, esa boca que parecía tan cálida. Frunció el seño al darse cuenta que parecía estar pensando en sus cualidades y no en sus defectos. Pero había algo muy efectivo para dar un giro de 180 grados. Buscó el cuaderno arrumbado y lo hojeó para de esa forma recordar cuando lo detestaba.
Releyó alguna de las frases tontas y sin sentido.

Sueño con el murmullo de tu risa
Girando y danzando sobre mis labios
Una tarde de hojas secas en que me miras y yo te miro

Te esperaré pensando en tus pestañas
En tu boca, en tu mejilla fría.
Una tarde de hojas secas en que soy tuyo y eres mió

Si me dejas esperando, con los rojos cálidos en el viento
Seré el amarillo nostálgico sin reprocharte mi crujir seco
Una tarde de hojas secas en que me desprecias y yo sólo sonrío

Llévame en el rubor de tu mejilla, sólo eso te pido
Cuando pises las hojas secas sobre ese corazón que es mió
Una tarde de hojas secas en que espero a que vengas sin ver que hace frío.

Shun terminó de leer las frases con una sensación de asco, su estomago estaba apretado y casi le dolía. Había pasado mucho tiempo desde aquel día, no recordaba el momento, ni la fecha ni el día. ¿Una semana? ¿Dos?
Guardó el cuaderno en su bolso y terminó de embalar sus cosas. Se preguntaba si él había sabido que no iría a la cita de aquel día.
Sin embargo eran frases simples, no tenían nombre ni apellido, no estaban dirigidas a él y por lo tanto no tenía por que pensar en ellas.

“Te amo”

Recordó su mente ágil que había visto su nombre acompañando esas palabras y deseó nunca haber sido tan listo, tan rápido y preciso. Salió de su casa y caminó al parque, un hermoso día había atraído a muchas personas. Por más que miró y trató de imaginar donde lo habría estado esperando aquella vez, no pudo deducir el lugar exacto. El calor del verano lo ahuyentó finalmente y continuó con su camino pisando suelo firme de regreso.

Pasaron los días, los mese y algunos años. En su mente rondaba siempre el recuerdo de aquel muchacho. Ahora pensaba en él más que nunca, casi lo veía entre la multitud. No entendía porque no había ido a la cita, quizás hubieran terminado juntos, como pareja. Ahora sólo pensaba en como sabrían sus besos, sus caricias. ¿Qué expresión tendría si el le sonriera con sinceridad? Con amor… después de tantos años no podía dejar de hojear y hojear aquel cuaderno descubriendo cada vez más que lo amaba.

Sin embargo había perdido en su propio juego de egoísmo y ahora no podía revertirlo. Recordaba su expresión alegre cuando propuso él mismo la cita, cuando confirmo estar a las 6 esperándolo aquella tarde de otoño en el parque. Cuando él lo debió de esperar y esperar hasta que anocheció. Casi no podía soportarlo.

Cuando las hojas comenzaron a caer finalmente, regresó a ese parque tan popular, más como una retribución, decidió que lo esperaría como algún día él lo hizo con tanta ilusión y así por fin dejarlo ir de sus pensamientos. Darse la oportunidad de buscar un amor y perdonarse por su error.
Era simplemente su manera de pedir perdón por lo cruel que fue.

Hyoga había adivinado que él no iría a aquella cita, que no cumpliría que… simplemente no lo quería. Pero no era su culpa, ¿Cómo podía enamorarse así de repente? Pero el amor es así, espontáneo y el no había podido darle una oportunidad.

-¿Shun? – Le preguntó una voz que recordaba muy bien. Volteó sorprendido sin poder creer lo que veía.
-…Hyoga…- Dijo con la voz raspada.
-No creí que te volviera a ver un día, menos aquí – Habló el rubio acomodando su corbata para sentirse menos acalorado bajo el sol de verano.
-Yo… - Dudó un momento, pero sintió que si estaba ahí una vez más, frente a él, era para poder pedir perdón – Yo lo siento, lo siento mucho.
-¿…? – El rubio lo miró extrañado, sin entender a que se refería.
-Siento no haber venido a la cita – Confesó el peliverde.
-Ho, es eso… ya ha pasado mucho tiempo, lo he olvidado – Respondió el otro – No tienes que disculparte.
Shun sintió que sus ojos se aguaban inevitablemente. No podía decir lo que sentía, ¿Con qué derecho?
-Yo lo recuerdo todos los días – Murmuró sintiéndose estúpido, de respuesta sólo recibió una mirada intensa.
-Eso si es una sorpresa – Declaró el otro nervioso.
-Yo leí tu cuaderno, lo he leído cientos de veces… siempre lo leo – Trató de explicase.
-Entiendo… bueno ya debo irme – Dijo el muchacho acomodando su corbata nerviosamente – A menos que tengas algo más que decirme – Inquirió mirándolo con algo parecido a la ilusión, Shun tembló y agachó la cabeza. Hyoga suspiró.
-Adiós Shun, que tengas suerte – Se dio la vuelta y caminó alejándose de él.

El calor del verano lo hacía sudar, sintió que su corazón se apretaba fuertemente y la garganta se le entumecía.
-Espera – Habló tan bajito que nadie podría haberlo escuchado – Espera – Pidió con algo más de volumen – ¡Te amo Hyoga!
El rubio se detuvo al escuchar casi en un grito ahogado la confesión del peliverde.
Se dio la vuelta para mirarlo, sin creer que era cierto lo que escuchaba, pero no lo pondría en duda, si tenía la oportunidad, incluso después de tanto tiempo… la tomaría. Regresó sobre sus pasos y lo sujetó con fuerza para llevarse sus labios justo a su boca. Se besaron largamente, con el deseo contenido de tantos años, con necesidad, con amor.

-¿Puedes perdonarme… por ser tan…? – Pero fue callado por un nuevo beso, más largo y más apasionado.
-Es tal y como lo soñé – Habló el rubio con la voz ronca.
-No lo es – Sonrió el peliverde – Faltan las hojas secas, la brisa de otoño, los tonos naranja.
-Sí que leíste mi cuaderno – Rió el rubio abrazándolo contra su pecho y observando el rostro hermoso de Shun.
-Muchas veces… - Suspiró pasando su mano por la mejilla caliente de Hyoga.
-Entonces, si cierras los ojos… veraz que no necesitamos más que estar juntos para que la tierra giré más a prisa… y sea todo justo como soñamos-
Shun cerró sus ojos mientras era besado nuevamente por esos labios que habían permanecido en sus pensamientos por años. Se estremeció cuando sintió una brisa abrazarlo por sobre los brazos calientes de Hyoga, abrió los ojos y vio a su alrededor el pasto cubierto de hojas secas multicolores, la tarde anaranjada, un crujir seco bajo sus pies… un otoño para amantes.
- Durante el equinoccio es el único momento… - Habló Shun mientras Hyoga lo miraba embelezado - En que el sol está situado justo en nuestro corazón.
-Buen intento – Sonrió para luego besarlo otra vez.

Una tarde de hojas secas en que soy tuyo y eres mió


Fin
Volver arriba Ir abajo
alandra_luavel_andromeda
Persefone
avatar

Cantidad de envíos : 34
Alas de Fuego : 159280
Fecha de inscripción : 13/04/2009

MensajeTema: Re: Una tarde de hojas secas (ShunxHyoga) *COMPLETADA*   Miér Abr 15, 2009 6:08 am

Vaya esos parecen mis apuntes, que o bien desvario o bien llevo algo en los margenes frases de todo tipo.

Muy bonito Ringox, ya no recuerdo si lo ley o no pero desde luego una vez releido te digo que si lo lei me gusto olvidarlo, porque asi lo he leido de nuevo como la primera vez.

Aunque siempre fui mas de los rollitos de Verano y que en mi pareja es un romance invernal, debo de decir que este romance otoñal tambien me ha gustado mucho y que es ideal para disfrutar de una estancion tan dorada como el otoño.

Me ha gustado mucho y me alegro de haber pasado, seguire leyendo tus cosas como siempre.

ALANDRA
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una tarde de hojas secas (ShunxHyoga) *COMPLETADA*   

Volver arriba Ir abajo
 
Una tarde de hojas secas (ShunxHyoga) *COMPLETADA*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Cómo hacer hojas de personaje?
» ¿Cómo puedo colocar lluvia de hojas de otoño?
» cambiar el diseño de las barras de las hojas de personaje
» Las hojas de personaje de justifican a la derecha no a la izquierda
» Aspecto de las hojas de personaje en el perfil

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Melody of Love :: El Mundo de los Creativos :: El Reino de los Fanficker :: El País del Anime :: Saint Seiya :: Yaoi-
Cambiar a: